Nueva York es el estado más reciente de los Estados Unidos en legalizar la marihuana para su uso recreativo, luego de que el Senado y la Asamblea Estatal neoyorquinos se alinearan con la medida que permite su uso a personas de 21 años o más.
El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, adelantó que estampará su firma en el proyecto una vez llegue a su escritorio.
“Por demasiado tiempo la prohibición del cannabis afectó de manera desproporcionada a las comunidades de color con duras penas de cárcel. Luego de años de arduo trabajo, esta legislación histórica brinda justicia a las comunidades marginadas por tanto tiempo, adopta una nueva industria que hará crecer la economía y establece importantes pasos de seguridad para el público”, indicó Cuomo por escrito.

El Proyecto del Senado S854A —que crea la Ley de Regulación e Impuestos sobre la Marihuana en Nueva York— fue aprobado con 40 votos a favor y 23 en contra en el Senado, y con 100 votos a favor y 49 en contra en la Asamblea Estatal.
Según estimados, el desarrollo de una industria del uso recreativo de la marihuana tiene el potencial de crear entre 30,000 y 60,000 empleos en el estado, sumados a los $350 millones anuales que podría producir en recaudación de impuestos.

El proyecto da paso a la creación de una nueva oficina para la regulación del cannabis. Además, permite que se borren récords criminales de quienes fueron sometidos en el pasado a procesos judiciales por poseer las llamadas “dosis personales”.
Dispone que no habrá sanciones por la posesión pública de hasta tres onzas de cannabis o 24 gramos de concentrados de marihuana. Los neoyorquinos podrán almacenar hasta cinco libras de cannabis en sus residencias.

Las expresiones de Cuomo son eco de la senadora neoyorquina Liz Krueger, promotora de la medida, quien ha señalado que “la prohibición de la marihuana es una política fallida que afecta de manera desproporcionada a las comunidades de color y desperdicia valiosos recursos policiales”.
Durante el debate del proyecto, la senadora detalló que el 20% de los ingresos por el uso recreativo de la marihuana irá dirigido a tratar adicciones serias, mientras que otro 40% se destinará a la educación de las comunidades.
En Estados Unidos, 15 estados han legalizado la marihuana para su uso recreativo, entre ellos California, Colorado, Washington, Nevada, Nueva Jersey, Michigan y Vermont. El uso del cannabis es ilegal en todas sus formas en seis estados.
Precisamente el senador por Vermont Bernie Sanders celebró la noticia de Nueva York al expresar que “la marihuana debería ser legal en todo el país. Todas las condenas por marihuana deben ser eliminadas. Es absurdo que el gobierno federal considere que la marihuana es tan peligrosa como la heroína”.