Tag: MELANIA TRUMP

Partidarios de Trump lo reciben en Palm Beach tras no asistir a toma de posesión del presidente Biden

Donald Trump dejó calladamente de ser presidente de Estados Unidos este miércoles en su club Mar-a-Lago de Palm Beach (Florida), adonde llegó poco antes de que el demócrata Joe Biden asumiera la Presidencia en una ceremonia en Washington de la que él estuvo ausente por voluntad propia.

Acompañado de su esposa, Melania, su hija Tiffany y el flamante prometido de esta, Michael Boulos, Trump, que aún no concedió la victoria de Biden, llegó a Palm Beach siendo todavía presidente a bordo del Air Force One, que había partido de la base Andrews, en Maryland.

En contra de su costumbre, no hizo declaraciones en el aeropuerto y se dirigió directamente a Mar-a-Lago, la mansión convertida en un club privado donde estableció su domicilio particular desde fines de 2019.

No hubo mítines ni tampoco multitudes para darle la bienvenida a Florida, su nuevo hogar, como se esperaba.

Los canales de televisión, incluido Fox News, que fue su fiel seguidor en los cuatro años de su Presidencia, no cortaron la transmisión de la ceremonia de investidura de Joe Biden y la vicepresidenta Kamala Harris, primera mujer en llegar a ese cargo en la historia de Estados Unidos, para mostrar la llegada de Trump.

A lo largo del camino que lleva desde el aeropuerto, situado en West Palm Beach, a Palm Beach, una isla plagada de lujosas mansiones y unida al continente por varios puentes, se apostaron partidarios de Trump con banderas, carteles, gorras y camisetas.

La comitiva no se paró en ningún punto del recorrido, que se hace en unos 13 minutos, y Trump solo saludó a sus seguidores desde el interior del vehículo que lo transportaba.

Melania Trump rompe una tradición de las primeras damas estadounidenses

La primera dama Melania Trump rompió una de las tradiciones de las primera damas.

En medio de la tensión política y social por la invasión al Capitolio y la salida poco pomposa que tendrá el presidente Donald Trump, la Primera Dama no hizo el recorrido previo por la Casa Blanca a Jill Biden, esposa del presidente electo Joe Biden.

“Melania Trump se convertirá en la primera primera dama moderna en no invitar a la mujer que la reemplazará a la Casa Blanca para un recorrido por las habitaciones privadas en el segundo y tercer piso“, adelantó Kate Andersen Brower, experta en historia de las primeras damas.

Destaca que Michelle Obama invitó a Melania Trump, incluso después de que Trump lanzó una teoría sobre la ciudadanía del presidente Barack Obama.

“Esta tradición ha sido, durante mucho tiempo, una de las muchas obligaciones no escritas de la Primera Dama y Melania Trump lo ha descartado”, lamenta Andersen Brower en una editorial en CNN.

Agrega que el motivo puede ser la forma en que el presidente Trump ha lidiado con la derrota electoral.

“Quizás no sorprenda que Melania Trump haya burlado una norma social de su posición”, indica. “Cada presidente de un solo periodo y su esposa han sentido el dolor de la derrota, pero a diferencia de su esposo, ninguno de ellos se ha negado a aceptar los resultados de las elecciones”.

Pone de ejemplo a Betty Ford, quien estaba furiosa cuando su esposo perdió la competencia en 1976 ante Jimmy Carter.

“No importa quién te siga, sabes que no merecían estar allí”, dijo.

De hecho canceló en dos ocasiones el recorrido a Rosalynn Carter, pero la tercera cita ocurrió. “Fue breve, pero cordial”, dijo entonces la primera dama entrante.

“Estas reuniones no siempre están llenas de tensión; a veces preparan el escenario para relaciones duraderas. Michelle Obama y Laura Bush pudieron trabajar juntas más tarde, en parte debido a esas primeras interacciones”, señala la experta.

Melania Trump se pronuncia sobre el asalto al Capitolio

La primera dama de Estados UnidosMelania Trump, finalmente se pronunció el lunes sobre la toma del Capitolio la semana pasada por parte de simpatizantes de su esposo, denunciando haber sido objeto de “ataques” y trato malintencionado.

Su silencio había llamado mucho la atención luego de la crisis nacional que estalló el miércoles, cuando el presidente Donald Trump, quien insiste en que le robaron la reelección, alentó a una gran multitud de seguidores a marchar hacia el Congreso, que entonces se aprestaba a certificar el triunfo de Joe Biden.

La turba enardecida irrumpió en el Capitolio saqueando oficinas y enfrentándose con la policía, forzando la evacuación de los legisladores y generando un caos que impactó al mundo entero. La asonada dejó cinco muertos.

La primera reacción pública de Melania Trump fue a través de una declaración llena de errores tipográficos publicada en el sitio web de la Casa Blanca, donde la primera dama se dijo “decepcionada y desanimada con lo sucedido la semana pasada”. 

“Condeno absolutamente la violencia que tuvo lugar en el Capitolio. La violencia nunca es aceptable”, escribió.

Pero su decepción aparentemente tuvo que ver también con el trato que siente que recibió luego del asalto sin precedentes al corazón de la democracia estadounidense.

“Me parece vergonzoso que en torno a estos trágicos eventos haya habido chismes lascivos, ataques personales injustificados y acusaciones falsas y engañosas contra mí, de personas que buscan ser relevantes y tienen temas que quieren avanzar”, escribió Melania Trump, sin especificar esos ataques. 

Melania Trump: “Cada voto legal debe ser contado”

La primera dama de EE.UU., Melania Trump, pidió el domingo que se cuente “cada voto legal” y llamó a proteger la democracia del país con “total transparencia”, después de que las proyecciones de los medios dieran la victoria electoral al candidato demócrata, Joe Biden.

“El pueblo estadounidense merece elecciones justas. Cada voto legal -no ilegal- debe ser contado. Debemos proteger nuestra democracia con total transparencia”, escribió la primera dama en Twitter.

La esposa del presidente estadounidense, Donald Trump, se pronunció después de que Biden fuese declarado ganador de los comicios del 3 de noviembre, resultado que el actual gobernante se ha negado a reconocer.

Trump exigió el pasado jueves en su cuenta de Twitter: “¡PAREN EL RECUENTO!”, en letras mayúsculas, y posteriormente reclamó que “¡CUALQUIER VOTO QUE LLEGÓ DESPUÉS DE LAS ELECCIONES NO DEBE SER CONTADO!”.

Al respecto, el portavoz de la campaña del republicano, Jason Miller, explicó ese día a la prensa que el mandatario no quiere que se sigan contando las papeletas que llegaron por correo, un recurso que 65 millones de estadounidenses usaron para evitar aglomeraciones en la jornada electoral debido al coronavirus.

Trump se ha posicionado en contra del voto por correo porque los datos muestran que los demócratas usaron esa fórmula en mayor proporción que los republicanos, que prefirieron esperar a la jornada electoral.

El sábado, Twitter, la red social preferida por Trump, marcó como “cuestionado” un tuit del gobernante en el que se declaraba ganador de las elecciones, cuando los principales medios del país ya han proyectado la victoria de Biden.

En su mensaje, Trump prosiguió las acusaciones de días anteriores según las cuales se habrían producido irregularidades en las votaciones y en el escrutinio, pese a que no existen pruebas de ello.

“A los observadores no se les permitió entrar en las salas de cómputo de los votos. Gané la elección, logré 71.000.000 de votos legales. Cosas malas ocurrieron y no se permitió verlas a nuestros observadores. Jamás antes había ocurrido. Se enviaron millones de papeletas por correo a gente que no las había pedido”, escribió Trump.

Twitter marcó el mensaje con la nota “Esta acusación de fraude electoral es cuestionada” y evitó esconderlo parcialmente o limitar su difusión como sí ha hecho con decenas de tuits del presidente durante los últimos cuatro días, en los que Trump ha insistido en reclamar la victoria y lanzar acusaciones de fraude.

Biden se presentó el sábado en su discurso de la victoria como el líder conciliador que buscará acabar con la polarización en el país y aseguró que “es el momento de sanar a Estados Unidos”.

La victoria de Biden desató celebraciones en distintas ciudades del país, aunque muchos de los partidarios republicanos y el presidente -que este domingo volvió por segundo día consecutivo a su club de golf a las afueras de Washington- se niegan a reconocer los resultados.

Melania Trump aún no aparece en público tras contraer COVID

El presidente Donald Trump y su esposa, Melania, fueron diagnosticados con COVID-19 el mismo día. Él ya regresó a los actos de campaña, pero la primera dama sigue sin reaparecer en público.

La última vez que Melania Trump proporcionó una actualización de su estado de salud fue hace más de una semana, cuando señaló que sus síntomas eran leves, y la Casa Blanca no ha dicho cuándo será su próxima aparición pública.

El papel que desempeñará en las últimas semanas de la campaña electoral sigue siendo una interrogante en momentos en los que Trump arranca un calendario de mítines diarios hasta las elecciones del 3 de noviembre.

“¡Mi familia agradece todas sus oraciones y su apoyo! Me siento bien y seguiré descansando en casa”, tuiteó la primera dama el 5 de octubre, tres días después de que el presidente anunció que ambos se habían contagiado de coronavirus y estarían en cuarentena.

“Gracias al personal médico y a los cuidadores de todas partes, y mis continuas oraciones para aquellos que están enfermos o tienen un familiar afectado por el virus”, escribió.

Melania Trump fue vista por última vez el 29 de septiembre, cuando acompañó al presidente a Cleveland para su debate televisado a nivel nacional con el candidato demócrata a la presidencia Joe Biden.

Antes de ese viaje, asistió el 26 de septiembre a una reunión en la Rosaleda de la Casa Blanca, que ahora se cree que fue un evento de “súper propagación” del virus. Ese día, el presidente presentó a su nominada a la Corte Suprema, la jueza Amy Coney Barrett, a decenas de invitados que se sentaron a poca distancia unos de otros, muchos de ellos sin mascarillas. Posteriormente, varios de los presentes dieron positivo al COVID-19.

La oficina de la primera dama no proporcionó el martes alguna actualización sobre su estado de salud. La campaña del mandatario refirió las preguntas a la Casa Blanca.

¿Cómo se contagiaron de COVID-19 Trump y Melania?

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunció la madrugada de ayer viernes que él, y la primera dama, Melania Trump, han dado positivo por coronavirus

Trump y su esposa se hicieron la prueba después de que este jueves se conociese el positivo de una de las más cercas asesoras del mandatario, Hope Hicks.

Hicks, de 31 años, viajó varias veces esta semana a bordo del Air Force One junto a Trump, la última este miércoles a Minesota, donde el mandatario tenía un mitin de campaña. También viajaron juntos el martes a Cleveland (Ohio) para el debate presidencial y el sábado a Pensilvania a otro mitin.

Medios estadounidenses informaron de que la asesora experimentó síntomas de coronavirus en el vuelo de vuelta a Washington desde Minesota, fue puesta en cuarentena en el avión presidencial y este jueves se confirmó su positivo por COVID-19.

A Hicks se la vio sin mascarilla en distintos momentos de estos viajes, lo mismo que Trump, que no usa tapabocas en público.

Trump reconoció su positivo por coronavirus dos horas después de anunciar que él y la primera dama iniciaban un “proceso de cuarentena” debido al positivo de Hicks.

“Hope Hicks, que ha estado trabajando muy duro sin siquiera tomarse un pequeño descanso, acaba de dar positivo en COVID-19. ¡Terrible! La primera dama y yo estamos esperando los resultados de nuestras pruebas. Mientras tanto, ¡comenzaremos nuestro proceso de cuarentena!”, dijo el mandatario.

Tras confirmarse el positivo, la Casa Blanca modificó la agenda de Trump para este viernes al suspender los actos que tenía previstos fuera de la Casa Blanca, que incluían un encuentro con simpatizantes en su hotel de Washington y un mitin en Sanford, cerca de Orlando (Florida).

El positivo de Trump impacta de lleno en la campaña presidencial estadounidense, cuyos comicios están previstos para el próximo 3 de noviembre.

Melania Trump dice que tiene “síntomas leves” de COVID-19 y se siente “bien”

La primera dama de EE.UU., Melania Trump, dijo este viernes que tiene “síntomas leves” de COVID-19 y se encuentra “bien”, horas después de que su marido, el presidente estadounidense Donald Trump, revelara que ambos han dado positivo por la enfermedad causada por el nuevo coronavirus.

“Gracias por el amor que nos están transmitiendo. Tengo síntomas leves, pero en general me encuentro bien. Espero recuperarme rápidamente”, escribió la primera dama en un corto mensaje en su cuenta oficial de Twitter.

Su tuit llegó poco después de que el jefe de gabinete de la Casa Blanca, Mark Meadows, confirmara que Donald Trump también tiene “síntomas leves” de COVID-19.

“Él sigue no solo con buen ánimo, sino con mucha energía. Hemos hablado varias veces esta mañana. Como cada mañana, me ha comunicado las cinco o seis cosas que quiere que haga”, afirmó Meadows a los periodistas en la Casa Blanca.

Trump anunció esta madrugada que él y su esposa habían dado positivo por coronavirus, y en un comunicado posterior, el médico presidencial, Sean Conley, detalló que ambos “están bien y planean permanecer en su hogar en la Casa Blanca durante la convalecencia”.

El mandatario canceló la agenda que tenía prevista para este viernes, que incluía un mitin en el estado clave de Florida, y planea permanecer en cuarentena, lo que ha dado un vuelco a la campaña electoral a apenas un mes de las elecciones del 3 de noviembre.

En otro tuit esta madrugada, Melania Trump reconoció que su diagnóstico de COVID-19 es el mismo que han recibido “demasiados estadounidenses este año”, dado que Estados Unidos es el país con más casos y muertes por coronavirus.

“Nos sentimos bien y yo he pospuesto todos mis compromisos. Por favor, asegúrense de tener cuidado y todos juntos lo superaremos”, añadió la primera dama.

Barron, el hijo de 14 años de Trump y Melania que vive con ellos en la Casa Blanca, ha dado negativo en la prueba de COVID-19, al igual que Ivanka Trump y su esposo Jared Kushner, que son asesores del mandatario y están en contacto frecuente con él.

Al menos dos figuras cercanas a los Trump han dado positivo hasta ahora: la asesora del presidente Hope Hicks, cuyo contagio se hizo público este jueves, y la presidenta del Comité Nacional Republicano (RNC, secretariado), Ronna McDaniel, quien fue diagnosticada el miércoles y estuvo con el presidente hace una semana.

Trump se expresa antes de ir al hospital: “Creo que estoy muy bien”

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, publicó un vídeo momentos después de que fuera trasladado a un hospital militar a pasar unos días tras su diagnóstico de COVID-19. El primer mandatario aseguró estar sintiéndose “muy bien”.

“Quiero agradecer a todo el mundo por el inmenso apoyo. Voy al entro Médico Militar Nacional Walter Reed, creo que me va muy bien pero vamos a asegurarnos de que las cosas funcionen”, dijo Trump en el mensaje grabado desde la Casa Blanca.

El viernes temprano, la Casa Blanca dijo que el médico de la Casa Blanca le había inyectado a Trump un cóctel de anticuerpos experimentales para batallar el virus.

Trump finalizó su mensaje diciendo que “nunca olvidará” los mensajes de apoyo que le han enviado desde que se conoció que era positivo al virus.

Trump salió de la Casa Blanca en helicóptero a última hora del viernes. La Casa Blanca dijo que la visita fue de precaución y que trabajaría desde la suite presidencial del hospital, que está equipada para permitirle continuar con sus funciones oficiales.

Confirmado: Trump y Melania tienen Coronavirus

El presidente Donald Trump informó en la madrugada de este viernes en Twitter que él y la Primera Dama Melania Trump dieron positivo a la prueba de Covid-19, están en cuarentena y comenzarán el tratamiento.

Donald J. Trump@realDonaldTrumpTonight, @FLOTUS and I tested positive for COVID-19. We will begin our quarantine and recovery process immediately. We will get through this TOGETHER!12:54 a. m. · 2 oct. 2020

Trump y su esposa entraron en cuarentena por sospecha de COVID-19

El presidente estadounidense Donald Trump y la primera dama Melania Trump están confinados por sospecha de coronavirus, informaron medios locales este 1 de octubre. Ambos están a la espera de las pruebas que se les realizaron.

Según Fox News, la alarma llegó a la Casa Blanca luego de que la asesora principal, Hope Hicks, dio positivo a la COVID-19. “Acabo de hacerme una prueba… llegará más tarde el resultado supongo, y la primera dama también porque pasamos mucho tiempo con Hope”, dijo Trump.

Hicks es la funcionaria de mayor rango de la Casa Blanca en dar positivo hasta ahora, según Associated Press, después de viajar con el presidente Trump a un mitin en Duluth, Minnesota.

Hicks, se desempeña como consejera del presidente, viajó con él a bordo del Air Force One al debate del martes por la noche y a su mitin en Minnesota al día siguiente.

En un comunicado, el portavoz de la Casa Blanca, Judd Deere, dijo que el presidente “se toma muy en serio la salud y la seguridad de sí mismo y de todos los que trabajan para apoyarlo a él y al pueblo estadounidense”.

Abuchean a Trump y a Melania en homenajes a Ruth Bader Ginsburg en Washington

Una multitud abucheó ayer jueves al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, durante su visita al Tribunal Supremo, donde hay una capilla ardiente con los restos de la juez de esa corte Ruth Bader Ginsburg, fallecida el viernes pasado y a la que el mandatario quiere reemplazar antes de las elecciones de noviembre.

Trump y su esposa Melania hicieron una fugaz visita a la sede del máximo tribunal, en cuya escalinata principal se encuentra desde ayer el féretro de la célebre jueza, todo un icono del movimiento feminista en Estados Unidos. Ataviados con sendas mascarillas, Trump y la primera dama se situaron a ambos lados del ataúd de Ginsburg y guardaron apenas un minuto de silencio, mientras los abucheos de la multitud congregada frente al Supremo se hacían más fuertes.

A esta carrera por el voto floridano se sumó esta semana la posibilidad de que una jueza cubana de Miami, Barbara Lagoa, llene la vacante dejada en el Tribunal Supremo tras el fallecimiento el viernes pasado de Ruth Bader Ginsburg.

La inclusión de Lagoa en la lista de candidatas de Trump, con la que al parecer se reunirá por estos días en Florida, tuvo automáticamente visos políticos para movilizar el voto cubano.

El republicano tiene previsto este viernes una reunión con “Latinos por Trump” en Miami, y el jueves se dirigirá a sus seguidores en Jacksonville, en el norte de Florida.

Para intentar recuperar terreno perdido en este estado, el exalcalde de Nueva York Michael Bloomberg no solo prometió una inyección de 100 millones de dólares para impulsar a Biden en Florida sino que está apoyando el registro de exreos de crímenes no violentos.

Bloomberg ha recaudado más de 16 millones de dólares para que exprisioneros floridanos que recobraron el derecho al voto puedan pagar multas judiciales pendientes para poder inscribirse y votar.

El exalcalde espera que por los menos 32.000 de estos exreos, en su mayoría afroamericanos, que se identifican más con los demócratas, pero también latinos, podrán volver a votar gracias a esta donación.

ENCUESTAS

Unos pocos votos pueden marcar la diferencia, pues, según la encuesta de St. Pete Polls, Biden le saca 3 puntos porcentuales a Trump en Florida, pero otro sondeo de The Washington Post y ABC señala que Trump lo aventaja por 4 en este estado.

Para Casey Klofstad, profesor de Ciencia Política de la Universidad de Miami (UM), “las encuestas son “fiables, pero no infalibles”, al recordar que en 2016 daban como ganadora a Clinton.

En un análisis publicado por UM, el experto detalló entre las posibles explicaciones que muchos pudieron dar por ganadora a Clinton y no salieron a votar y la existencia de trumpistas tímidos que ocultaron su preferencia en las encuestas.

Melania Trump reconoció en la convencipon republicana que la pandemia ha generado “mucha ansiedad”

Melania Trump, la primera dama de Estados Unidos, reconoció este martes que la pandemia ha cambiado “drásticamente” las vidas de los estadounidenses y les ha generado mucha ansiedad, en un contraste con el mensaje triunfalista de otras figuras que hablaron en la convención republicana.

En su discurso ante la convención republicana, desde la recién renovada Rosaleda de la Casa Blanca, Melania Trump, también reflexionó sobre el racismo en el país y admitió que “la dura realidad es que no estamos orgullosos de algunas partes de la historia” de Estados Unidos.