Hay voces en el Congreso que consideran seriamente ampliar el crédito fiscal para niños, para que el apoyo recién aprobado en el Plan de Rescate Estadounidense (ARP) sea permanente.

La senadora Kirsten Gillibrand (Nueva York) es una de esas voces, que considera importante mantener el debate de esa ayuda, tan popular como los $1,400 dólares directo a estadounidenses.

“Creo que este crédito fiscal para niños puede transformar la lucha contra la pobreza… poner recursos en las manos de las familias para niños aliviaría la pobreza infantil, esto es realmente importante”, expuso.

Al destacar que la pandemia de COVID-19 ha afectado todavía más a las comunidades de color, incluidas las latinas, Gillibrand indicó que debe ponerse atención en los cupones de alimentos o SNAP y asistencia para vivienda y otros “derechos humanos básicos”.

“De nuevo, este desproporcionado impacto en las mujeres de color, porque además son proporcionalmente las que cuidan a las familias”, señaló.

Desde 2017 existe un crédito tributario para hijos, el cual proporciona entre $1,400 y $2,000 dólares por menor de 17 años.

Los demócratas incrementaron esa ayuda para proporcionar hasta $3,600 dólares anuales para niños menores de 6 años y de $3,000 dólares para menores entre 6 y 17 años.

A partir de julio, los padres podrán reclamar los fondos, los cuales serían enviados por IRS mensualmente en depósitos de entre $250 y $300 dólares, dependiendo el caso.

Al menos 83 millones de niños serán beneficiados con los fondos en 2021, según el Instituto de Política Fiscal y Económica.

No hay actualmente un plan formal en el Congreso para hacer permanente el programa ampliado, pero en ambos partidos hay congresistas empujando esa idea.

Con información de La Opinión.com