OMS: “Esta pandemia está lejos de terminar”

La pandemia de coronavirus “está lejos de haber terminado”, advirtió ayer martes el director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, quien descartó terminantemente que la variante ómicron, que se propaga velozmente en todo el mundo, sea benigna.

“Ómicron está provocando hospitalizaciones y muertes; e incluso los casos de menor gravedad desbordan los centros de salud”, dijo Adhanom Ghebreyesus a periodistas.

“Esta pandemia está lejos de terminar y teniendo en cuenta el increíble crecimiento de ómicron en el mundo, es probable que nuevas variantes aparecerán”, agregó.

El 11 de enero, la Agencia europea de medicamentos (EMA) había considerado que, aunque la enfermedad siga en fase pandemia, la propagación de la variante ómicron transformará a la COVID-19 en una enfermedad endémica con la que la humanidad tendrá que aprender a vivir.

“Con el aumento de la inmunidad en la población y con ómicron, habrá mucha inmunidad natural además de la vacunación y avanzaremos rápidamente hacia un escenario que será más cercano a la endemia”, había declarado Marco Cavaleri, jefe de estrategia de vacunación en la EMA, con sede en Ámsterdam.

En Suiza, el ministro de Salud Alain Berset también consideró la semana pasada que la variante ómicron podría ser “el inicio del fin de la pandemia”.

Pero el jefe de la OMS se muestra más prudente y subrayó de nuevo que la variante ómicron no es benigna.

“En algunos países, los casos de COVID-19 parecen haber alcanzado un límite, lo que deja esperar que lo peor de esta última ola pasó, pero ningún país ha salido totalmente del problema”, dijo este martes a los medios.

Se mostró muy preocupado porque muchos países tienen bajas tasas de vacunación contra el coronavirus: “la población puede tener más riesgos de sufrir formas graves de la enfermedad o de morir si no se vacunan”.

“Ómicron es tal vez menos grave en promedio, pero decir que se trata de una enfermedad benigna es inexacto, afecta a la respuesta global y cuesta más vidas”, señaló Tedros.

Ómicron ya es dominante en el mundo, con casi un 60 % de casos

El informe destaca que la variante ómicron es capaz de “evadir la inmunidad”, ya que existe transmisión incluso entre vacunados y personas que habían superado con anterioridad la enfermedad.

La variante ómicron, que hace dos semanas sólo había sido detectada en un 1,6 por ciento de los casos globales analizados en laboratorios, ya está presente en un 58,5 por ciento de esos análisis, por lo que ha superado a la delta y se ha convertido en la dominante a nivel mundial, según dijo este martes (11.01.2022) la Organización Mundial de la Salud.

El informe epidemiológico semanal publicado hoy por la OMS muestra que de los más de 357.000 análisis realizados por la red global de laboratorios GISAID en los últimos 30 días más de 208.000 detectaron la variante ómicron.

Por otro lado, 147.000 (un 41 %), correspondieron a la variante delta, que en el anterior resultado de hace semanas aún concentraba un 96 por ciento de los casos y fue la principal cepa dominante durante gran parte del año 2021.

El informe destaca que la variante ómicron es capaz de “evadir la inmunidad”, ya que existe transmisión incluso entre vacunados y personas que habían superado con anterioridad la enfermedad y habían desarrollado anticuerpos.

Puede producir aumento de hospitalizaciones

La OMS también subraya por otro lado “crecientes evidencias” de que la ómicron es menos grave que formas anteriores de la enfermedad.

Pese a ello, en otro informe de la OMS publicado también hoy la organización resaltó que los riesgos sanitarios que presenta la variante ómicron siguen siendo “muy altos”, ya que puede producir un aumento en las hospitalizaciones y muertes en poblaciones vulnerables.

El récord diario de contagios en más de dos años de pandemia hasta ahora se sitúa en el pasado 6 de enero, con más de 2,6 millones de positivos globales, una cifra que la propia OMS reconoce que podría ser mucho mayor en la realidad por los muchos contagios diagnosticados con tests domésticos y no reportados.

Desde entonces, la barrera de los 2 millones de casos se ha superado en varias jornadas, y todavía no se ha confirmado un pico en los contagios, pese a que algunos países primeramente afectados por la variante ómicron, como Sudáfrica, si parecen haberlo alcanzado.

OMS critica refuerzo de vacunas contra el virus chino sin antes alcanzar la vacunación del 70% en primera dosis

La Organización Mundial de la Salud (OMS) aseguró que mientras continúa aumentando en todo el mundo la incidencia de la variante Ómicron del COVID-19, subrayó que es fundamental incrementar la ayuda para que todos los países puedan recibir cuanto antes las vacunas contra el coronavirus y conseguir esa meta a mediados de 2022.

“Dado que la probabilidad de que se produzcan nuevas variantes del coronavirus es mayor en las zonas superpobladas en las que aún no se ha vacunado a la población, es de interés global alcanzar el objetivo de cobertura mundial del 70% de la población más que administrar dosis de refuerzo”, afirmó la organización.

 El mensaje de un epidemiólogo de la misma OMS, el doctor Abdi Mahamud, destacó que los países no podrán “acelerar” en su vía de escape de la pandemia mientras la variante Ómicron siga propagándose con la misma “intensidad” que la variante delta.

Mahamud explicó que antes de iniciarse las fiestas de navidad, unos 128 países ya habían notificado casos de Ómicron e indicó que aún no se dispone de datos suficientes para decir que Ómicron sea más leve que otras variantes del coronavirus.

El experto de la OMS indicó que, en Sudáfrica, el país que detectó en primer lugar la aparición de la variante, se experimentó inicialmente un marcado aumento de casos y luego un descenso relativamente rápido, con unas tasas bajas de hospitalizaciones y muertes.

Sin embargo, argumentó que en otras ciudades como Londres, que se ha visto “muy afectada” por el aumento del número de infecciones por COVID-19, las tasas de hospitalización son ahora casi un 20% más bajas que en 2020, antes de que se dispusiera de las vacunas.

“Así que el mensaje principal es: si te vacunas, estás protegido; pero si eres una persona en situación de vulnerabilidad o no te has vacunado, Ómicron, por muy leve que sea para los demás, podría afectarte gravemente. Así que la vacunación es fundamental”, dijo.

Ómicron: ¿por qué los vacunados también se contagian de coronavirus?

El mundo está atravesando un nuevo alza de la pandemia de covid-19.

Países como Estados Unidos, Francia, Reino Unido, Brasil y muchos otros están viendo cómo las cifras de contagio de la enfermedad rompen récords debido a la conjunción de las variantes delta y ómicron.

Sin embargo, la comunidad de científicos, médicos y las instituciones sanitarias continúan confiando en el poder de las vacunas probadas y aprobadas en varias partes del mundo.

Analizamos cómo están ayudando a contener la pandemia.

La falsa controversia gana terreno

Dadas las noticias y los registros diarios de nuevos casos de covid-19 en países como EE.UU., Francia y Reino Unido, la efectividad de las vacunas se ha convertido nuevamente en un tema de discusión en las redes sociales.

Mientras algunos usuarios critican medidas impuestas por diferentes autoridades para incentivar la inoculación, otros denuncian los potenciales efectos secundarios de las vacunas.

Hasta ahora, los principales efectos secundarios observados son leves y desaparecen naturalmente después de unos días. Entre las principales molestias enumeradas, destacan las siguientes: dolor y enrojecimiento en el lugar del pinchazo, fiebre, dolor de cabeza, cansancio, dolores musculares, escalofríos y náuseas.

Los eventos más graves, como anafilaxia, trombosis, pericarditis y miocarditis (inflamación del corazón), son considerados raros por las autoridades, y los beneficios de tomar las dosis superan con creces los riesgos observados, aseguran las agencias.

En cuanto a la discusión sobre la eficacia y el hecho de que los individuos vacunados se contagien y transmitan el coronavirus, el pediatra y especialista en enfermedades infecciosas Renato Kfouri le explicó al periodista André Biernath de BBC Brasil que la primera ola de vacunas contra la covid-19, que incluye CoronaVac y los productos desarrollados por Pfizer, AstraZeneca, Janssen, entre otros, tiene como objetivo reducir el riesgo de desarrollar las formas más graves de la enfermedad, que están relacionadas con hospitalizaciones y muertes.

“Las vacunas protegen mucho mejor contra formas más graves que contra formas moderadas, leves o asintomáticas de covid. Cuanto más severo es el resultado, mayor es su efectividad”, resume Kfouri, director de la Sociedad Brasileña de Inmunizaciones (SBIm).

El objetivo principal de estos inmunizadores, por lo tanto, nunca fue detener la infección en sí, sino hacer que la invasión de coronavirus fuera menos dañina para el organismo.

Este mismo razonamiento se aplica a la vacuna contra la gripe, que ha estado disponible durante décadas.

La dosis, que se ofrece todos los años, no necesariamente previene la infección por el virus de la influenza, pero evita las frecuentes complicaciones en los grupos más vulnerables, como los niños, las mujeres embarazadas y los ancianos.

Mirando el escenario más amplio, esta protección contra las formas más severas tiene un impacto directo en todo el sistema de salud: reducir la severidad de las infecciones respiratorias es sinónimo de salas de emergencias menos concurridas, mayor disponibilidad de camas en las salas o UCI y, por supuesto, más tiempo para que el equipo de atención médica trate a los pacientes adecuadamente.

Y los datos muestran que las vacunas están jugando muy bien ese papel: según el Commonwealth Fund, la aplicación de dosis contra el coronavirus evitó, hasta noviembre de 2021, un total de 1,1 millones de muertes y 10,3 millones de hospitalizaciones solo en Estados Unidos.

El Centro Europeo para el Control y la Prevención de Enfermedades (ECDC) y la Organización Mundial de la Salud (OMS) estiman que se ha salvado la vida de 470.000 personas mayores de 60 años en 33 países del continente americano desde que comenzó la vacunación contra la enfermedad.

¿Qué explica la situación actual?

Frente a la información sobre el papel principal de los inmunizadores, es innegable que la frecuencia de reinfecciones o diagnósticos positivos entre las personas vacunadas ha aumentado en los últimos tiempos. Y esto se puede explicar por tres factores.

El primero es simple: acabamos de salir del período de Navidad y Año Nuevo, cuando la gente se reúne y festeja. Esto, en sí mismo, aumenta el riesgo de transmisión del coronavirus.

En segundo lugar, casi un año después de que las dosis estuvieran disponibles en algunas partes del mundo, los expertos han aprendido que la inmunidad contra la covid después de la vacunación no dura para siempre.

“Con el tiempo, hemos visto que el nivel de protección cae. Esta caída será mayor o menor según el tipo de vacuna y la edad de cada individuo”, explica Kfouri.

“Esto puso en evidencia la necesidad de aplicar una tercera dosis, primero para los ancianos e inmunosuprimidos, luego para toda la población adulta”, agrega el médico.

Ómicron ya se ha convertido en el virus más contagioso de la humanidad

La variante ómicron ya se ha convertido en el virus más contagioso de la humanidad en apenas un mes desde su hallazgo. Actualmente, es la variante dominante en la mayor parte del planeta.

Ómicron supera al sarampión como virus más infeccioso

Hasta la aparición de ómicron, el virus que se consideraba como el más infeccioso era el sarampión. Una persona con sarampión puede originar de media 15 casos nuevos en 12 días. Por su parte, ómicron provocaría en ese tiempo 216 contagios.

Pero, afortunadamente, “es una variante que se está comportando como una gripe común”, señala María José Abadías, subdirectora asistencial del Hospital Vall d’Hebrón. Asimismo, algunos expertos señalan que habrá que convivir con el virus.

Flurona

Israel detectó su primer caso de contagio simultáneo de coronavirus y virus de la gripe, conocido como “flurona”, en un mujer embarazada sin vacunar, confirmó hoy a Efe el Ministerio de Sanidad israelí.

La mujer fue dada de alta el pasado 30 de diciembre después de ser tratada por síntomas leves derivados de esta doble infección, añadió el digital Times of Israel.

Los casos por “flurona” fueron detectados por primer vez en Estados Unidos durante el primer año de pandemia de coronavirus.

Expertos del Ministerio de Sanidad creen que hay casos similares, todavía no identificados, cuando el país registra casi dos mil personas hospitalizadas por gripe, al tiempo que aumentan los positivos de coronavirus por la variante ómicron.© Proporcionado por Metro

La circulación de los virus de la gripe y de Covid-19 a la vez preocupa por el elevado riesgo para la población, sobre todo vulnerable, ya que las dos enfermedades afectan al sistema respiratorio superior, alertan los expertos.

“Hoy, estamos viendo casos tanto de coronavirus como de gripe que están comenzando a asomar la cabeza. Estamos viendo cada vez más mujeres embarazadas con gripe”, declaró al digital Ynet el director del Departamento de Ginecología de los hospitales, Arnon Vizhnitser.

Variante Ónmicron: finaliza otro año marcado por la pandemia del Covid-19

Se suponía que 2021, el segundo año de la pandemia de covid-19, no iba a terminar así, pero hay esperanza en el horizonte.

El año amaneció con la esperanza de que las nuevas y eficaces vacunas contra el covid-19 -gratuitas y disponibles para todos- librarían al país de la peor emergencia de salud pública en 100 años, en la que ya habían muerto 350.000 estadounidenses. La promesa de un nuevo presidente, Joe Biden, de acabar con el virus resonó en los oídos de la nación después de que su predecesor mintiera sobre la gravedad del covid-19, chapuceara la respuesta del gobierno y primara sus objetivos políticos sobre la salud.

Pero el año termina en un lugar oscuro. Los hospitales están inundados de pacientes de covid-19, la red de transportes está colapsada y una nueva variante del coronavirus -ómicron- está contagiando incluso a los ciudadanos más cuidadosos.

Este año ha sido más mortífero que el anterior. Solo en Estados Unidos ya han perecido más de 820.000 personas a causa del covid-19. Los Centros de Control y Prevención de Enfermedades de EE.UU. (CDC) prevén 44.000 muertes en las próximas cuatro semanas. La cifra, antes impensable, de un millón de estadounidenses muertos parece deprimentemente creíble, y otra Casa Blanca ha parecido a menudo superada y esperando en vano que se desarrollen los mejores escenarios a medida que el virus va asestando nuevos ataques.

“Creo que ahora mismo estamos en la crisis de salud pública de nuestras vidas”, dijo el jueves a CNN el Dr. Jonathan Reiner, profesor de medicina y cirugía de la Universidad George Washington.

Habló mientras las hospitalizaciones aumentan rápidamente en todo el país -incluyendo Nueva York, Michigan, Colorado y Maryland- y la variante delta del coronavirus se aferra y causa focos de tensión en otros lugares.

Otro experto, Michael Osterholm -cuyo análisis ha sido corroborado por los acontecimientos de la pandemia-, advirtió que potencialmente entre el 10% y el 20% de la población activa de EE.UU. podría estar infectada en un momento dado, una cifra que podría desencadenar el caos en los sectores de la sanidad, la alimentación, el comercio minorista y los viajes, por no hablar de cuando los colegios vuelvan a la actividad tras las vacaciones la próxima semana.

“Será cuestión de semanas que tengamos toda una tormenta viral en todo el país”, dijo Osterholm, director del Centro de Investigación y Política de Enfermedades Infecciosas de la Universidad de Minnesota, a Laura Coates de CNN el miércoles.

Una nueva fase de la crisis

La aterradora realidad del mes que se avecina sugiere pocos motivos para un ambiente nacional de celebración o nuevos comienzos en esta víspera de Año Nuevo.

Sin embargo, esta última fase de la pandemia, una pesadilla mundial que entra en su tercer año, ha sido la más desorientadora hasta ahora. Pero, paradójicamente, el aumento de la infección ubicua de ómicron puede contener semillas de esperanza.

Aunque está infectando a muchas más personas que las cepas anteriores del virus y, por tanto, proporcionalmente enviará a más personas al hospital -una crisis que podría hacer tambalear al sistema médico-, ómicron parece causar una enfermedad menos grave y prolongada, según un conjunto creciente de pruebas científicas. Para muchos estadounidenses que están totalmente vacunados y recibieron refuerzos, no es tan amenazante como las anteriores oleadas del virus, e incluso puede manifestarse como un resfriado o no causar síntomas.

Sin embargo, eso no significa que los 90 millones de residentes que no cumplen los requisitos para vacunarse o que han optado por rechazar las vacunas -muchos de ellos por motivos políticos- no sigan corriendo un grave riesgo, ya que sus posibilidades de esquivar la infección son ahora mucho peores con la nueva variante. En su inmensa mayoría, los muertos son aquellos que decidieron no protegerse.

Ómicron obliga a cancelar casi 8.000 vuelos en el mundo

Cerca de 7.900 vuelos fueron cancelados en todo el mundo hasta ayer domingo por las compañías aéreas tras el fin de semana largo de Navidad debido a la progresión meteórica de la variante ómicron del COVID-19, que está afectando en particular a las tripulaciones de los aviones.

Según el último informe del sitio web Flightaware, solo el domingo fueron cancelados cerca de 2.200 vuelos y otros 7.200 han registrado retrasos. Además, las perturbaciones deberían continuar el lunes, con al menos 800 cancelaciones previstas y una menor cantidad para el martes (170 hasta ahora).

Numerosas compañías debieron poner en cuarentena a pilotos, asistentes de vuelo y otros miembros del personal que se vieron expuestos al covid. Por ese motivo Lufthansa, Delta y United Airlines debieron cancelar vuelos.

Las condiciones climáticas contribuyeron a las supresiones de vuelos.

En el oeste de Estados Unidos, se pronosticaron tormentas de nieve y fuertes caídas de las temperaturas, complicando aún más una situación ya caótica.

Aerolíneas chinas cancelaron más de 2.000 vuelos

Las aerolíneas chinas fueron las responsables de la mayoría de las cancelaciones: solamente entre China Eastern y Air China cancelaron más de 2.000 vuelos.

Todas estas cancelaciones constituyen un duro golpe a la tan ansiada reanudación de los viajes en las vacaciones de fin de año, después de una Navidad de 2020 duramente marcada por la pandemia.

La última  variante del COVID-19 está alterando los planes de vacaciones de decenas de miles de viajeros. Delta, United, JetBlue y American han culpado a Omicron de la escasez de personal que obligó a las cancelaciones. “Esto fue inesperado”, dijo la portavoz de United, Maddie King, sobre la variante del efecto sobre el personal.

En todo el mundo, las aerolíneas desecharon más de 2.700 vuelos hasta el domingo de la noche del domingo, acercándose a las más de 2.800 cancelaciones del día anterior, según los datos de FlightAware.

Más automóviles en movimiento

En Estados Unidos, según estimaciones de la Asociación del Automóvil, se esperaba que más de 109 millones de personas abandonaran su área inmediata en avión, tren o automóvil entre el 23 de diciembre y el 2 de enero, un aumento del 34% con respecto al año pasado.

Hasta las 11H00 GMT de este domingo la pandemia había causado la muerte de al menos 5.394.775 personas en todo el mundo desde que la oficina de la OMS en China informó de la aparición de la enfermedad a fines de diciembre de 2019 en ese país, según un informe elaborado por la AFP a partir de fuentes oficiales.

La ciudad china de Xi’an, donde se encuentran confinados 13 millones de habitantes, anunció este domingo una desinfección “total” y endureció las restricciones, en el momento en que el país registra su pico más alto de contagios en 21 meses.

En el mar, el covid también ha impactado a los temporadistas. Las autoridades de Estados Unidos monitoreaban este domingo a más de 60 cruceros, golpeados por casos de COVID-19 mientras navegaban en aguas del país.

The Washington Post informó que a varias embarcaciones se les negó arribar a puerto en sus destinos programados, como el Carnival Freedom, devuelto de la caribeña isla de Bonaire, según el diario estadounidense. 

Ómicron no da tregua en Navidad: reportan más de 2,000 vuelos cancelados en todo el mundo

Más de 2,000 vuelos han sido cancelados en todo el mundo en el día de Nochebuena, marcado por el avance de la variante ómicron, informó la empresa estadounidense Flight Aware, especializada en proporcionar datos en tiempo real sobre vuelos.

Reportó que hasta este sábado ya se habían suspendido en todo el mundo 2,045 vuelos, de los que 457 tenían como destino o punto de partida Estados Unidos.

Además, 4,604 trayectos han experimentado retrasos a nivel global, de los que 509 se dirigían hacia EE.UU. o partían desde ese país.

Según Flight Aware, las aerolíneas estadounidenses con más retrasos son United con el 9 % de sus vuelos cancelados y el 3 % con retrasos, así como Delta que tuvo que anular el 6 % de sus itinerarios y el 2 % se retrasaron.

En un comunicado, un portavoz de Delta explicó que las cancelaciones se están produciendo por una “combinación de problemas” que incluyen dificultades meteorológicas en algunas áreas, así como el impacto de la variante Ómicron, que ha hecho que algunos trabajadores tengan que quedarse en casa.

Contagios con Ómicron impactan a empleados de aerolíneas

Mientras tanto, en otro comunicado, United afirmó que ómicron está teniendo un “impacto directo” en las tripulaciones de vuelo y el resto del personal de la compañía.

Detrás de las cancelaciones en EE.UU. se está librando un pulso entre los directivos de las grandes aerolíneas y los sindicatos.

Justo ayer jueves, el grupo de presión Airlines for America, que representa a Delta, United y American, entre otras, envió una carta a la directora de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, en inglés), Rochelle Walensky, para pedirle que flexibilice las directrices de esa institución sobre el periodo de aislamiento que deben cumplir quienes hayan estado expuestos al virus.

Actualmente, los CDC aconsejan un aislamiento de 10 días, pero Airlines for America quiere que sea un máximo de cinco.

En respuesta el sindicato de los auxiliares de vuelo, conocido como AFA, escribió también a Walensky una carta para pedir que se mantengan los diez días de aislamiento.

La variante Ómicron ha provocado un aumento de contagios en todo el mundo y ha hecho que algunos países europeos, como Alemania, Portugal y Finlandia, vuelvan a imponer restricciones en los sectores del ocio y la restauración.

Según los CDC, esa variante ya se ha convertido en la predominante en Estados Unidos, ya que entre los pasados 12 y 18 de diciembre supuso el 73.2% de nuevos casos. 

OMS: nadie ha muerto por la variante Ómicron todavía

Nadie ha muerto con la nueva variante supermutante Ómicron Covid, a pesar de que la cepa se ha detectado en 38 países, reveló la Organización Mundial de la Salud (OMS).

La variante fue detectada por primera vez en Botswana el 9 de noviembre y el día 26 de ese mes, la OMS la designó como una variante de preocupación bajo la letra griega Ómicron.

Estados Unidos, Australia y México se convirtieron en los últimos países en confirmar los casos de transmisión local de la variante, mientras las infecciones por Ómicron elevaron el total de casos de Sudáfrica a más de tres millones.

La India confirmó el sábado su tercera infección por Ómicron, y ahora también se han detectado casos en Sri Lanka, Corea del Sur y Malasia.

La OMS advirtió que podría llevar semanas determinar qué tan infecciosa es la variante, si causa una enfermedad más grave y qué tan efectivos son los tratamientos y las vacunas contra ella.

“Vamos a obtener las respuestas que todo el mundo necesita”, dijo al Daily Mail, el director de emergencias de la OMS, Michael Ryan.

La OMS dijo ayer que todavía no había visto ningún informe de muertes relacionadas con Ómicron, pero la propagación de la nueva variante ha llevado a advertencias de que podría causar más de la mitad de los casos de Covid en Europa en los próximos meses.

La nueva variante también podría ralentizar la recuperación económica mundial, tal como lo hizo la tensión del Delta, dijo el viernes la jefa del Fondo Monetario Internacional, Kristalina Georgieva.

“Incluso antes de la llegada de esta nueva variante, nos preocupaba que la recuperación, mientras continúa, está perdiendo algo de impulso”, dijo.

“Una nueva variante que puede extenderse muy rápidamente puede dañar la confianza”.

Los datos oficiales muestran que la proporción de pruebas positivas de Covid con una mutación sinónimo de la cepa altamente evolucionada va en aumento.

Al igual que Alpha, o la ‘variante Kent’, Ómicron tiene una alteración específica que significa que puede detectarse mediante pruebas de PCR sin necesidad de secuenciación genómica.

Seis estados más de EE.UU. confirmaron el viernes casos de infecciones por la variante, pero la cepa Delta probablemente sigue siendo una amenaza mayor a medida que se acerca el invierno y los estadounidenses se reúnen para las vacaciones, dijeron los expertos.

Nueva Jersey, Maryland, Missouri, Nebraska, Pensilvania y Utah informaron cada uno de sus primeros casos de la variante Ómicron el viernes.

India refuerza control de pasajeros por nueva cepa sudafricana

Las infecciones por coronavirus se mantienen estables en la India desde hace semanas, con 10.549 nuevos casos este viernes (26.11.2021), pero la detección de una nueva variante por las autoridades sanitarias de Sudáfrica ha hecho que el Gobierno indio pida un control “riguroso” de los pasajeros.

“Se ha informado de que esta variante tiene un número significativamente alto de mutaciones, y por ello supone una seria implicación para la salud pública (de la India)”, dijo el secretario de Salud, Rajesh Bhushan, en una carta dirigida a los estados y recogida por la agencia local de noticias PTI.

Científicos y autoridades sanitarias de Sudáfrica confirmaron el pasado jueves la detección de una nueva variante del coronavirus, identificada como B.1.1.529, con varios casos detectados además en la vecina Botsuana y Hong Kong.

Los científicos sudafricanos han mostrado su preocupación por la treintena de mutaciones de la variante, ya que algunas de ellas podrían tener un impacto en la transmisibilidad y por su potencial capacidad de evadir la inmunidad o protección previa.

India abrió sus fronteras a turistas

Bhushan afirmó que era “imprescindible” que los estados indios “sometan a un riguroso escrutinio” a todos los viajeros que procedan o hayan transitado por estos tres países.

La aparición de esta nueva variante ha inquietado a las autoridades indias, que el pasado 15 de noviembre abrió sus fronteras para los turistas extranjeros después de que el Gobierno indio limitara la entrada al país para contener la expansión de la pandemia.

No obstante, Sudáfrica y Botswana se encuentran en la lista de países en riesgo del Gobierno indio, y los pasajeros procedentes de estos países deben someterse ya a controles adicionales a la llegada al país asiático.

En las últimas semanas, el número de infecciones por coronavirus se ha mantenido estable en torno a las 10.000 diarias.

Muertes por Covid-19 en el mundo llegan a 5 millones

La pandemia de COVID-19 lleva casi dos años y todavía sigue causando estragos en varios países del mundo.

La pandemia del COVID-19 superó este lunes la cifra de cinco millones de muertes en todo el mundo, según datos de la Universidad John Hopkins, y aunque su intensidad ha descendido en muchos países, otros siguen lidiando con récords de infecciones y de fallecimientos.

Las naciones con más muertes: Estados Unidos (745.837), Brasil (607.824) y la India (458.437) han comenzado a reponerse y a regresar poco a poco a la normalidad, pero atentas a las sorpresas de un virus que a casi dos años de su aparición ha resurgido en momentos en que lucía desaparecer.

Los expertos advierten que la amenaza no ha pasado debido al surgimiento de nuevas variantes que podrían poner en peligro los adelantos alcanzados por medio de medidas contra la propagación y las vacunas.

El COVID-19 lanzó al mundo a una crisis que devastó a países pobres y ricos, afectando a los sistemas de salud más avanzados y sumiendo a la economía global en una recesión que todavía pone trabas al comercio y las cadenas de suministros.

Es un virus que surgió en China a finales de 2019 y se propagó globalmente en pocos de meses, confundiendo a los expertos por su facilidad de transmisión y por la forma en que es capaz de destrozar la inmunidad de algunas personas mientras que otras apenas experimentan síntomas.

Ninguna otra pandemia anterior sirvió de guía para luchar contra el COVID-19. Muchos especialistas confiaban en que desaparecería por su cuenta, como otros virus, con la llegada del verano, pero lo que hizo fue arreciar.

Después de un año 2020 hundido en confinamientos y restricciones de movimiento, se logró la vacuna, que en realidad fue la luz al final del túnel. Estadísticamente, con las campañas de vacunación comenzó a verse una disminución real de casos y muertes.