Tag: NANCY PELOSI

Pelosi y chef español distribuyen comida entre custodios del Capitolio

La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, se ha unido al chef José Andrés para repartir alimentos entre los miembros de la Guardia Nacional y los trabajadores que custodian el Capitolio. Ella misma ha compartido en Twitter dos fotos en la que aparece distribuyendo comida y posando junto a parte de las tropas y el cocinero asturiano responsable de la ong World Central Kitchen, que desde 2010 lleva alimentos a comunidades desfavorecidas y a las víctimas de catástrofes naturales. “Dondequiera que haya una pelea en la que la gente hambrienta pueda comer, estaremos allí, debemos estar allí”, es su lema.

Este sábado, ayudado por Nancy Pelosi, José Andrés y los miembros de la organización han llevado a las puertas del Capitolio un menú pensado para que los militares puedan comerlo bien y sin dificultades, y además que sea saludable y sabroso. Un sándwich de rosbif, tomate secado al sol con alioli de albahaca y un plato caliente de estofado de pollo y una versión vegetariana a base de verduras y habas.

Es evidente que José Andrés es un cocinero de altura y aunque su propósito es llevar a alimentos a personas que lo necesitan por estar en una situación de vulnerabilidad o conflicto, como este caso, quiere que lo que prepara reúna todos los ingredientes como para conquistar al paladar más exigente; o los más exigentes porque ha servido varios miles de menús entre las tropas de la Guardia Nacional y quienes colaboran con ellas en estos momentos tan complicados en Washington. La acción de este sábado no es algo excepcional en las últimas semanas en la ciudad.

“Nadie está por encima de la ley”, dice Nancy Pelosi al firmar el impeachment a Donald Trump

a acusación al presidente Donald Trump en el Congreso de Estados Unidos confirmó que “nadie está por encima de la ley”, dijo el miércoles la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, luego del segundo “impeachment” al mandatario republicano en 13 meses.

“Hoy de manera bipartidista la Cámara demostró que nadie está por encima de la ley, ni siquiera el presidente de Estados Unidos”, dijo la máxima demócrata en el Congreso en una ceremonia en la que firmó el artículo de acusación.

Trump fue inculpado de “incitación a la insurrección” luego de que el 6 de enero exhortara a sus seguidores a marchar hacia el Capitolio y “luchar”, cuando el Congreso debía certificar la victoria electoral del demócrata Joe Biden.

Los líderes demócratas del Congreso claman por destituir a Trump tras el caos

Los líderes demócratas del Congreso clamaron este jueves por la destitución del presidente saliente de EE.UU., Donald Trump, después del caos vivido la víspera en Washington DC, donde una turba de seguidores del mandatario irrumpió en el Capitolio en unos hechos que se saldaron con cuatro muertos.

“Insto al vicepresidente (Pence) a que destituya de inmediato al presidente invocando la Enmienda 25. Si el vicepresidente y el Gabinete no lo hacen, el Congreso puede estar preparado para salir adelante con un juicio político”, apuntó la presidenta de la Cámara Baja, la demócrata Nancy Pelosi, en una rueda de prensa.

Pelosi indicó que Trump “incitó una insurrección armada contra EE.UU.”: “Una profanación del Capitolio de EE.UU., que es el templo de EE.UU., de nuestra democracia estadounidense y de la violencia que tuvo como blanco el Congreso”.

El miércoles, cientos de seguidores de Trump, que no ha reconocido su derrota en las elecciones al alegar sin pruebas que hubo un fraude, irrumpieron en el Capitolio durante una sesión conjunta de ambas cámaras, cuando iban a contar los votos del Colegio Electoral y ratificar la victoria del demócrata Joe Biden en los comicios del 3 de noviembre, en unos actos en los que cuatro personas murieron.

ENMIENDA 25 O SOBRE LA INCAPACIDAD DEL PRESIDENTE

Durante la jornada de ayer, Trump tuiteó justificando la actitud de sus seguidores y en un momento dado les pidió que fueran “pacíficos”, poco antes de que la red social decidiera suspender temporalmente su cuenta.

Además, Trump culpó a su vicepresidente, Mike Pence, que presidía la sesión en el Congreso, del caos generado por no haberse otorgado poderes que no le concede la Constitución para revocar la victoria electoral de Biden durante la sesión legislativa.

En sus declaraciones, Pelosi hizo referencia a la Enmienda 25 de la Carta Magna de EE.UU., que regula los casos de incapacidad del presidente y su sucesión.

Para invocar dicha enmienda se necesitaría que el vicepresidente, en este caso Pence, y una mayoría del Gobierno vote para destituir a Trump, alegando su incapacidad “para ejercer los poderes y deberes del cargo”, en un paso sin precedentes.

En una rueda de prensa, el líder de la minoría demócrata en el Senado, Chuck Schumer, reveló que él y Pelosi habían llamado a Pence para convencerle de que invoque esa enmienda para destituir a Trump, pese a que solo quedan días para la investidura de Biden, el próximo 20 de enero.

“Estuvimos en espera (al teléfono) durante 25 minutos y entonces nos dijeron que el vicepresidente no se pondría al teléfono, así que lo estamos haciendo público, porque debería hacerlo y hacerlo de inmediato (invocar la enmienda 25)”, dijo Schumer.

El senador demócrata consideró que si ni Pence ni el Gabinete actúan para echar a Trump de la Casa Blanca, el Congreso debería reunirse para iniciar un juicio político contra Trump tan pronto como sea posible.

En ese sentido, Pelosi destacó en su propia intervención ante los periodistas que el mandatario saliente es “una persona muy peligrosa que no debería continuar en el puesto”.

“Esto es urgente. Esta es una emergencia de la mayor magnitud”, dijo.

REPUBLICANOS, CRÍTICOS CON TRUMP

Mientras, crecen las voces entre los republicanos críticas con la conducta de Trump.

Uno de ellos es uno de sus principales aliados en el Congreso, el senador Lindsey Graham, quien lamentó que los logros de Trump en estos cuatro años se hayan visto ensombrecidos por lo ocurrido el miércoles.

El asalto al Capitolio “será una parte importante de su Presidencia. Es una herida autoinflingida. Fue ir demasiado lejos”, opinó Graham.

Por su parte, el gobernador republicano de Maryland, Larry Hogan, fue más contundente y aseguró este jueves que Trump debería ser destituido.

“Creo que no hay duda de que EE.UU. estaría mejor si el presidente dimitiera o fuera destituido del cargo, y si Mike Pence, el vicepresidente de EE.UU. dirigiera una transición pacífica del poder durante los próximos 13 días hasta que el presidente Biden jure”, resaltó.

En paralelo al debate político, las investigaciones sobre los sucesos en el Capitolio avanzan y este jueves el fiscal general de EE.UU. en funciones, Michael Sherwin, no descartó que Trump pueda ser procesado por los mismos.

Preguntado por un periodista durante una llamada con la prensa sobre si estaban llevando pesquisas sobre el papel de Trump, Sherwin respondió: “Estamos mirando a todos los actores aquí y a todo el mundo que tuvo un papel, y si las pruebas se ajustan a los elementos del delito, van a ser imputados”.

Desde la Casa Blanca, su portavoz, Kayleigh McEnany, quiso desvincular al presidente y al Gobierno de los disturbios: “Aquellos que asediaron violentamente nuestro Capitolio son lo opuesto a todo lo que esta Administración defiende”, dijo McEnany en una breve declaración a la prensa.

“La violencia que vimos ayer en el Capitolio de nuestra nación fue terrible, reprobable y contraria a la manera estadounidense. La condenamos, el presidente y esta Administración, en los términos más enérgicos posibles”, indicó McEnany.

Esto no ha impedido que las deserciones de la Casa Blanca de Trump comiencen y este jueves la secretaria de Transporte, Elaine Chao, anunció su dimisión.

Chao, casada con el líder de la mayoría republicana en el Senado, Mitch McConnell, es el primer miembro del gabinete presidencial que dimite tras los altercados del miércoles y apenas a dos semanas de que Trump concluya su mandato.

Cámara de Representantes reelige a Pelosi como presidenta en una votación ajustada

La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi (demócrata de California), ha sido reelegida este domingo para su puesto en una votación ajustada. La sesión se alargó durante horas debido a que los representantes tuvieron que votar en grupos de 72 como precaución al coronavirus.

Los demócratas se enfrentan a la mayoría más reducida que ha tenido cualquiera de los dos partidos en la Cámara Baja en los últimos últimos 20 años. Comenzaron la sesión con una ventaja de 222 a 211.

El Congreso número 117 se convocó este domingo al mediodía, tal y como recoge la Constitución. Durante el procedimiento, docenas de republicano trataron de sabotear el resultado de las elecciones que dieron la victoria a Joe Biden.

“Desde la división política hasta una pandemia mortal y adversarios en todo el mundo, los obstáculos que tenemos ante nosotros son muchos y graves”, dijo el líder de la mayoría del Senado, Mitch McConnell (republicano por Kentucky), después de prestar juramento junto a otros 31 senadores. “Pero hay también muchas razones para la esperanza”, añadió.

Pelosi, que tiene 80 años y es la primera y única mujer que preside la Cámara Baja, ha dicho que podría ser su último mandato de dos años en el puesto más alto de la cámara.

Varios legisladores demócratas desertaron durante la votación del domingo. El representante Jared Golden (Maine) votó por la senadora Tammy Duckworth (demócrata de Illinois) para que fuera la presidenta de la Cámara, el representante Conor Lamb (Pensilvania) votó por el representante Hakeem Jeffries (demócrata de Nueva York) y las representantes y las representantes Abigail Spanberger, Elissa Slotkin y Mikie Sherrill se abstuvieron.

Cámara de Representantes aprobó cheques de $2,000 pero el Senado podría bloquearlos

La Cámara de Representantes votó este lunes a favor de enviar una ayuda económica de $2,000 dólares a la mayoría de estadounidenses, una medida que el presidente Donald Trump había puesto como condición para convertir en ley el acuerdo de estímulos que el Congreso aprobó la semana pasada. Sin embargo, finalmente el mandatario firmó el domingo pasado la ley sin modificación alguna.

La postura de Trump tomó por sorpresa a los negociadores del proyecto de ley, que habían tardado meses en llegar a un acuerdo. Los demócratas -que tienen mayoría en la Cámara Baja- se han mostrado a favor de incrementar los pagos directos de $600 dólares a $2,000 dólares, pero los republicanos -que controlan el Senado- se oponen, pese a la insistencia de Trump.

La votación alcanzó este lunes la mayoría de dos tercios necesaria para que la Cámara de Representantes la apruebe. 275 representantes votaron a favor, frente a los 134 que votaron en contra. 44 republicanos se posicionaron con sus compañeros demócratas.

Este paso llegó días después de que Trump tachara de “vergüenza” el paquete de estímulo de $900,000 millones de dólares. El ataque más fuerte del presidente iba destinado al monto de la ayuda, aunque también criticó que la recibieran los ciudadanos casados con un indocumentado.

“El presidente de los Estados Unidos ha presentado esto como algo que quiere ver y parte de su (decisión de) firmar de la legislación ayer”, dijo la presidenta de California Nancy Pelosi. “Espero que los republicanos en el Senado compartan esa opinión, porque hoy aprobaremos este proyecto de ley”.

Al firmar el proyecto de ley de estímulo el domingo, Trump dijo en un comunicado que el Senado “iniciaría un proceso de votación” para aumentar los pagos directos y prometió que “vendrá mucho más dinero”.

Sin embargo, no está claro si la Cámara Alta considerará la medida. Los senadores republicanos se han resistido a aumentar los pagos y han dicho estar preocupados por el déficit presupuestario federal. Mitch McConnell, el líder de la mayoría republicana en el Senado, no mencionó los pagos de $2,000 dólares ni sobre ninguna de las afirmaciones que hizo el presidente en relación a este asunto.

Ocasio-Cortez pide un cambio de liderazgo de los demócratas en el Congreso

La congresista demócrata Alexandria Ocasio-Cortez cree que tiene que haber un cambio de liderazgo de los demócratas en el Congreso de EE.UU., y que algunos miembros del nuevo equipo del presidente electo Joe Biden tienen el mismo perfil que espoleó el ascenso de Donald Trump.

En una entrevista publicada este miércoles por el medio izquierdista The Intercept, Ocasio-Cortez pidió un relevo que deje atrás el liderazgo de la veterana presidenta de la Cámara Baja, la demócrata Nancy Pelosi, y el líder de la minoría del partido en el Senado, Chuck Schumer.

“Sí, creo que necesitamos un nuevo liderazgo en el Partido Demócrata”, opinó la influyente legisladora neoyorquina, que integra el ala más progresista de la formación opositora a Trump.

Ocasio-Cortez se apresuró a aclarar que ella no aspira a tomar el relevo de Pelosi: “La Cámara Baja es extraordinariamente compleja, y yo no estoy preparada. No puedo ser yo. Sé que no podría hacer ese trabajo”.

Los roces con Pelosi de Ocasio-Cortez y sus compañeras en el grupo informal progresista conocido como “La brigada” (“The squad”) son muy conocidos en Washington, pero la legisladora matizó que no cree que sea fácil reemplazar a la octogenaria presidenta de la Cámara Baja.

“Si creamos ese vacío (de poder), hay muchas fuerzas perversas que querrán llenarlo con algo aún peor”, afirmó la congresista de raíces puertorriqueñas.

Según Ocasio-Cortez, no hay alternativas viables a Pelosi porque los líderes actuales del partido han pasado muchos años concentrando poder sin “preparar realmente a una próxima generación de liderazgo”.

Schumer, de 70 años, fue reelegido en noviembre para otros dos años como líder de los demócratas en el Senado; mientras que Pelosi tratará de conseguir el próximo 3 de enero el respaldo de su partido para renovar su posición de presidenta de la Cámara Baja, en una votación en el pleno.

Ocasio-Cortez no dio ninguna señal de que votará en contra de la candidatura de Pelosi, que compite para el cargo sin ningún rival, pero sí abogó por que los progresistas intenten extraer concesiones relacionadas con sus prioridades a cambio de apoyarla.

Lo que sí indicó la legisladora es que los demócratas “realmente tienen que pensar” en quién reemplazará a Pelosi si no vuelve a presentarse como presidenta de la Cámara en 2023, como ha insinuado.

En cuanto a Biden, Ocasio-Cortez opinó que es “horrible” que el presidente electo haya incorporado a su equipo de transición -no necesariamente al que le acompañará a la Casa Blanca- a personas que han trabajado para la entidad financiera estadounidense Goldman Sachs, varias consultoras, Facebook y Google.

Sobre los futuros miembros del Gabinete y su equipo en la Casa Blanca, la congresista dijo que mientras algunos celebran que Biden haya recuperado a veteranos de la Administración de Barack Obama (2009-2017), no hay que olvidar que ese expresidente eligió a “muchos” nominados de la era de Bill Clinton (1993-2001).

Elevar a ese tipo de funcionarios y su forma de hacer las cosas es “una gran razón por la que fue elegido Donald Trump”, debido al “extremo desdén por el ‘establishment’ político y con dinero que dirige Washington”, opinó Ocasio-Cortez, de 31 años.

EEUU ultima un estímulo de casi 900.000 millones de dólares con más cheques a los contribuyentes

Después de meses frustrados en busca de un acuerdo que logre ser aprobado por ambas Cámaras del Capitolio, los líderes demócratas y republicanos encontraron terreno común en un estímulo de casi 900.000 millones de dólares. El propio líder del Senado, el republicano Mitch McConnell, reconoció el miércoles haber logrado “un gran avance” en sus negociaciones con la presidenta de la Cámara de Representantes, la demócrata Nancy Pelosi, y otros legisladores de primera fila.

Entre ellos destacaron también el líder demócrata del Senado, Chuck Schumer, y su homólogo republicano en la Cámara de Representantes, Kevin McCarthy, que volvieron a reunirse durante la jornada para ultimar detalles. El proyecto en curso comenzó a ganar impulso tras dejar de lado las medidas más contenciosas hasta la fecha, como la financiación de los gobiernos estatales y locales así como blindar a las empresas y otras entidades de su responsabilidad legal relacionada con la pandemia.

De esta forma, el senador republicano de Dakota del Sur, John Thune, adelantó que el acuerdo proporcionará pagos directos de 600 a 700 dólares por contribuyente, alrededor de la mitad de los cheques de 1.200 dólares distribuidos el pasado marzo, además de ampliar en 300 dólares semanales los subsidios adicionales por desempleo.

El proyecto contaría también con aproximadamente 300.000 millones de dólares en ayudas para las pequeñas empresas, incluyendo más fondos para los préstamos a fondo perdido del Programa de Protección de Nóminas (PPP, por sus siglas en inglés), así como un incremento en financiación para acelerar la distribución de la vacuna contra el Covid-19, pruebas y ayudas a los hospitales.

Los legisladores han incrementado su búsqueda de consenso ante los síntomas de fatiga que experimenta la recuperación económica a este lado del Atlántico. De hecho, el Departamento de Comercio indicó este miércoles como las ventas minoristas cayeron un 1,1% en noviembre, su mayor caída en 7 meses. De no alcanzarse un acuerdo, 12 millones de personas corren el riesgo de perder los subsidios por desempleo el día después de Navidad y millones mas podrían enfrentarse a sufrir desahucios.

Esta previsto que el estímulo, una vez avalado por ambas Cámaras, se endose a un proyecto de ley que combine dicho paquete con los 1,4 billones de dólares en financiación para el gobierno federal que deben aprobarse el 18 de diciembre para evitar el cierre de las operaciones del gobierno federal.

Manipulación de divisas

Por otro lado, el miércoles, el Departamento del Tesoro de EEUU calificó oficialmente a Suiza y Vietnam como manipuladores de divisas y sumó tres nuevos nombres (Taiwán, Tailandia e India) a una lista de vigilancia de países sospechosos de estar tomando medidas para devaluar sus monedas frente al dólar. Dicho listado incluye ya a China, Japón, Corea, Alemania, Italia, Singapur y Malasia.

En su informe semestral, el Departamento liderado por Steven Mnuchin, indicó que hasta junio de 2020, tanto Suiza como Vietnam habían intervenido en los mercados de divisas para evitar ajustes efectivos en la balanza de pagos. Asimismo, también hizo hincapié en que Vietnam había actuado para obtener “una ventaja competitiva injusta también en el comercio internacional”.

Para ser considerados manipuladores de sus divisas, los países deben tener al menos un superávit comercial bilateral de más de 20.000 millones de dólares con EEUU, una intervención en moneda extranjera que exceda el 2% del PIB y un superávit por cuenta corriente global que exceda el 2% del PIB.

Pelosi y Schumer presionan a republicanos por nueva ley de estímulo económico

El líder demócrata del Senado, Charles Schumer (Nueva York), y la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi (California) presionan a los republicanos para aprobar en el Congreso una nueva ley de estímulo económico contra el coronavirus.

Los demócratas emitieron una declaración conjunta, donde destacan la importancia de las negociaciones, tras un día de que se presentara un proyecto bipartidista, el cual es rechazado por el líder republicano Mitch McConnell (Kentucky).

Recuerdan que Estados Unidos está registrando un millón de nuevos casos de COVID-19 cada semana, además de que hay más de 270,000 muertes, lo que ha impactado a las familias y negocios en distintos niveles, incluido el económico.

“El pueblo estadounidense está atravesando actualmente el peor tramo de la pandemia”, consideran. “Muchos presupuestos familiares y pequeñas empresas se encuentran en su punto de quiebre”.

Mencionan que economistas han pedido implementar un nuevo paquete de estímulo económico, debido a que el país podría enfrentar una crisis más severa sin un alivio.

Critican al senador McConnell y al líder de la minoría en la Cámara, Kevin McCarthy (California), por detener los esfuerzos de un nuevo plan, el presentado este martes –de más de $900,000 millones de dólares– y respaldado por congresistas de ambos partidos.

“La necesidad de actuar es inmediata y creemos que con negociaciones de buena fe podríamos llegar a un acuerdo”, indican, aunque reconocen que hay proyectos más completos.

Urgen que la pronta disponibilidad de la vacuna es importante tener fondos adicionales para la distribución y realizar una campaña al respecto.

“Este esfuerzo de distribución será dirigido por los estados aumentando aún más la necesidad de financiamiento para los gobiernos estatales y locales”, indican. “A la luz de la urgencia de satisfacer las necesidades del pueblo estadounidense y la esperanza que presenta la vacuna, es hora de que el líder McConnell se siente con los demócratas para finalmente comenzar un verdadero esfuerzo bipartidista para satisfacer las necesidades del país”.

El martes, el senador McConnell rechazó el plan bipartidista, ya que aseguró que “no había tiempo” para un nuevo proyecto, pues se deberá tomar una decisión sobre la ampliación del presupuesto federal, donde podrían incluirse lineamientos para atender la pandemia.

“Simplemente no tenemos tiempo para perder el tiempo”, dijo el republicano.

Los demócratas han avanzado con dos proyectos de estímulo, incluida la Ley HEROES de $3.4 billones de dólares y una oferta reducida de $2.2 billones de dólares, ambas rechazadas por McConnell.

Anuncian que retomarán hoy conversaciones por el paquete de estímulo económico

Una vez que ha pasado la jornada de elecciones en Estados Unidos, el Senado regresará a sus labores en Washington y todo apunta a que se retomarán los diálogos sobre otro proyecto de ley de estímulo para los estadounidenses, publicó Cnet.

Después de una tensa semana de votación y donde el país cruzó por primera vez los 121,000 nuevos casos de Covid-19 en 24 horas, la población sigue esperando mejores bríos para la economía nacional, apoyados en una segunda versión del paquete de estímulo económico que les brinde un respiro a sus finanzas.

“Este (virus) no desaparecerá hasta que lo matemos. Así que ese es el trabajo 1”, dijo el miércoles el líder de la mayoría del Senado, Mitch McConnell, durante una conferencia de prensa. “Creo que tenemos que hacerlo, y creo que tenemos que hacerlo antes de fin de año. Creo que ahora que las elecciones terminaron, la necesidad está ahí y tenemos que sentarnos y resolver esto”, dijo McCnonell.

Por un lado está McConnell, quien dijo el viernes que “algo más pequeño” es “más apropiado”, según The Washington Post. Por otro lado, está la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, la principal negociadora demócrata, que ayudó a aprobar un proyecto de ley de 2.2 billones de dólares en la Cámara de Representantes el mes pasado.

La situación económica del país sigue en tensión para los habitantes, por eso Pelosi no acepta la idea de un paquete de estímulo estrecho. “Eso no es algo que debamos estar mirando” , dijo durante una conferencia de prensa el viernes por la mañana.

Aunque McConnell ha favorecido otro pago directo en el pasado, sus esfuerzos recientes han sido tratar de aprobar leyes limitadas que tienen una fracción del costo de las  amplias propuestas de ómnibus  y no incluyen más controles de estímulo.

Con la pandemia sin fin cercano, economistas han pronosticado que los crecientes casos de COVID-19 combinados con un lapso en los pocos beneficios restantes del estímulo que quedan afectarán  la economía y pondrá en riesgo de pobreza a millones de estadounidenses que no tendrán ni para pagar lo más básico de sus vidas.

Antes de las elecciones, el presidente Donald Trump dejó clara su posición. “Tendremos un tremendo paquete de estímulo inmediatamente después de las elecciones” , dijo el  30 de octubre. Al parecer, Trump basó su compromiso  en la condición de que él ganara y la Cámara de Representantes y el Senado solidificaran las mayorías republicanas. No está claro si ese entusiasmo se desmoronará si se convocan las elecciones para Biden antes del lunes.

¿Cuales son los posibles escenarios a desarrollarse en las próximas semanas y la inauguración del 20 de enero?
*Una oferta de la Casa Blanca se completa después del 3 de noviembre: se llega a un acuerdo y se vota en la Cámara y el Senado. Si Trump lo convierte en ley, los controles de estímulo y otras ayudas probablemente comenzarían a emitirse en unas semanas, y ciertos grupos recibirían ayuda financiera antes de fines de 2020.

*Una oferta de la Casa Blanca está finalizada y fracasa en el Senado: en esta situación, la Cámara podría votar sobre un acuerdo después de las elecciones, pero el Senado actual, que está liderado por los republicanos, podría rechazarlo, por lo que el proyecto de ley no se convertiría en ley. En este caso, el Congreso podría volver a intentarlo después de que los próximos miembros de la  Cámara de Representantes y el Senado se reúnan el 3 de enero.

*Algunos fondos podrían incluirse en un proyecto de ley que también financia al gobierno después del 11 de diciembre : es posible que una parte de los fondos, por ejemplo, un cheque de estímulo, ayuda por desempleo o una extensión de la suspensión de desalojo , pueda convertirse en un proyecto de ley para mantener el el gobierno financió el pasado 11 de diciembre y evitará un cierre .

*Las conversaciones una vez más se desmoronan hasta después del 20 de enero : si las diferencias partidistas impiden que se forme o apruebe un proyecto de ley, es probable que se reinicien de alguna manera después de la inauguración en enero.

No hubo acuerdo: aprobación de paquete de ayuda será después de las elecciones en EEUU

La ayuda tendrá que esperar. El Senado volverá a sesionar hasta el 9 de noviembre, por lo que un posible acuerdo por un nuevo paquete de ayuda económica no saldrá antes de las elecciones.

Tras la votación que ratificó el nombramiento de la jueza Amy Coney Barrett a la Surema Corte, el líder de la mayoría del Senado, Mitch McConnell, aplazó la próxima sesión del Senado hasta el 9 de noviembre, con lo que puso fin a la posibilidad de que se alcance un segundo acuerdo de estímulo para enfrentar la crisis producida por el coronavirus antes del 3 de noviembre. Aunque la líder de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, y el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, alcancen un acuerdo esta semana, la ayuda no saldrá.

“Estoy viendo esto, ¡no hay ningún acuerdo!”, dijo el presentador Chris Hayes.

Pelosi respondió: “¡Eso es exactamente correcto!”.

Mnuchin y Pelosi sostendrán este martes una nueva conversación, pero aunque concilien las diferencias sobre el proyecto de ley que incluiría los $1,200 dólares por persona, la legislación no será firmada por el presidente Trump. Con el cierre del Senado, sus miembros se retirarán a sus estados en los últimos días de campaña antes de las elecciones del próximo martes.

McConnell, que tiene serias diferencias con la administración Trump, cerró un ciclo de tres meses de agitadas negociaciones para un nuevo plan de ayuda contra el coronavirus, aunque había adelantado que lo pondría en votación si se lograba un acuerdo, nunca estuvo convencido de hacerlo.

Nancy Pelosi dice que negociaciones para la ayuda “van por buen camino”

La presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, la demócrata Nancy Pelosi, dijo hoy jueves que los negociadores están haciendo progresos en las reuniones con el gobierno para aprobar otra ronda de ayuda financiera por la pandemia del COVID-19 y que la ley podría elaborarse “muy pronto”.

“Van por buen camino”, dijo Pelosi en una entrevista a MSNBC, agregando que estaba viendo progresos. “Nos estamos acercando”.

Pelosi sostuvo que tiene previsto volver a hablar el jueves con el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, en un intento por alcanzar un acuerdo bipartidista antes de las elecciones presidenciales y legislativas del 3 de noviembre.

El presidente Donald Trump, que pidió recientemente más estímulo en un momento en que marcha por detrás de su rival demócrata Joe Biden en los sondeos nacionales, acusó a Pelosi en un tuit el miércoles de no estar dispuesta a forjar un compromiso aceptable.

Pelosi y Mnuchin han estado negociando un paquete de alivio en torno a los 2 billones de dólares, una iniciativa que genera oposición entre los republicanos en el Senado, que ya han mostrado su preocupación por el potencial impacto sobre un creciente déficit federal.

Siguen las negociaciones en el Congreso para aprobar paquete de ayuda económica

La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, demócrata por California, y el secretario del Departamento del Tesoro, Steve Mnuchin, acordaron continuar con las negociaciones para aprobar un paquete de estímulo económico por la pandemia antes de las elecciones presidenciales.

“La presidenta y el secretario Mnuchin hablaron este martes a las 3:00 p.m. durante aproximadamente 45 minutos. Su conversación proporcionó más claridad y puntos en común a medida que se acercan a un acuerdo”, tuiteó este lunes por la tarde Drew Hammil, subjefa de personal de Pelosi.

El anuncio se produce en la fecha límite que Pelosi había marcado para llegar a un acuerdo sobre las ayudas, que podrían o no incluir un cheque de $1,200 dólares para los estadounidenses, dependiendo del resultado de las negociaciones.

Pelosi aclaró este lunes que la fecha límite que ella misma impuso hace dos días no significaba que se llegaría a un acuerdo concreto hoy, sino que se sentarían los términos necesarios para continuar negociando.
“No es que este día fuese el día en que llegaríamos a un acuerdo”, dijo Pelosi durante una entrevista en Bloomberg. “Era un día en que tendríamos los términos sobre la mesa para poder dar el siguiente paso. Insisto, la legislación toma mucho tiempo”.

Las conversaciones entre Pelosi y Mnuchin continuarán mañana, mientras los presidentes de los comités en el Congreso se encargan de resolver diferencias sobre el nivel de financiamiento y el lenguaje del posible proyecto de ley, agregó Hammil.

La aprobación de un nuevo paquete de ayuda económica ha estado envuelta en dudas desde el inicio de las negociaciones hace cinco meses. Por un lado, porque las pláticas entre los demócratas y la Casa Blanca se han prolongado durante semanas sin llegar a un trato definitivo. Y, por otro lado, porque incluso en el caso de que se concretara ese acuerdo, nada asegura que los republicanos lo aprobarían.

Si bien en público el líder de la mayoría en el Senado, Mitch McConnell, republicano por Kentucky, dijo este martes que pasaría a votación ante el pleno de esa cámara legislativa cualquier proyecto de ley de estímulo económico en el que estuvieran de acuerdo Pelosi y Mnuchin, en privado mandó un mensaje muy distinto.

“Bueno, sí. Si un proyecto de ley aprobado por la presidencia pasa por la Cámara Baja, eventualmente lo presentaremos ante el pleno, así es”, dijo McConnell a periodistas en el Capitolio este martes.

Sin embargo, tres fuentes con conocimiento del tema consultadas por la agencia de noticias The Associated Press aseguraron que el líder republicano le dijo a sus compañeros de partido que le había recomendado a la Casa Blanca que no llegara a un acuerdo con Pelosi que consideraba inequitativo, porque podría dividir la bancada de cara a las elecciones del 3 de noviembre.