Tag: NEGOCIACIONES

Congreso y Gobierno americano se dan 24 horas más para negociar nuevo proyecto de estímulo económico

La jefatura demócrata de la Cámara de Representantesy el gobierno deDonald Trump están enfrascados en el último esfuerzo antes de las elecciones para aprobar un proyecto de estímulo económico que permita mitigar el impacto del coronavirus.

Las expectativas sobre un acuerdo legislativo de última hora son bajas, en momentos en que las propuestas demócratas y republicanas están muy distanciadas, a cinco semanas de las elecciones presidenciales y legislativas del 3 de noviembre.

Pero, se trata de una legislación con altas implicaciones para Puerto Rico debido al alto número de asignaciones y el impacto directo que aún propone la versión reducida del proyecto demócrata aprobado a mediados de mayo en la Cámara de Representantes.

Sin incluir las asignaciones generales de la legislación, un análisis de El Nuevo Día indica que el nuevo proyecto demócrata pudiera tener un impacto de más de $14,000 millones en Puerto Rico, incluidos fondos de alivio fiscal a la Isla, asistencia por desempleo y otro cheque de por lo menos $1,200 para una gran mayoría de los ciudadanos en la isla.

Vaticinan que un segundo cheque de estímulo podría demorarse más de lo esperado por los estadounidenses

Los congresistas de Washington empezaron la semana pasada su descanso de verano sin llegar a un acuerdo sobre el estímulo económico por coronavirus. En estas semanas, ambos partidos celebran sus respectivas convenciones nacionales por lo que no se espera que el foco permanezca sobre el pago único que tantas familias necesitan.

El líder de la mayoría en el Senado, el republicano Mitch McConnell, dijo que los senadores interrumpirían sus vacaciones si se llega a un acuerdo y tienen que votarlo.

Se espera que personalidades importantes demócratas y republicanas -algunas implicadas en las negociaciones- hagan su aparición durante los eventos de sus partidos, algo que podría retrasar las conversaciones al menos hasta septiembre y que acaba con cualquier esperanza de alcanzar un acuerdo antes del Día del Trabajo (7 de septiembre). El 8 de septiembre, los senadores tienen programado volver a Washington.

La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, dará su discurso la noche de este miércoles durante la convención demócrata. El evento de su partido -que empezó el pasado lunes- está teniendo lugar de manera virtual para evitar la propagación del coronavirus y se espera que el exvicepresinte Joe Biden acepte la nominación demócrata la noche del jueves.

Antes de empezar sus vacaciones el pasado jueves, Pelosi dijo que no retomaría las negociaciones hasta que los republicanos suban su oferta en un billón de dólares, pero el partido de McConnell se ha negado a hacerlo. El proyecto de ley demócrata (Ley Héroes) contempla un presupuesto que dobla al que proponen los republicanos en su Ley Heals.

La convención republicana se celebrará entre el 24 y el 27 de agosto. Aunque cientos de delegados se reunirán el lunes en Charlotte, North Carolina, para volver a nominar oficialmente al presidente Donald Trump, el resto de la convención será virtual,

Millones de personas pierden el beneficio por desempleo tras el fracaso de negociaciones en el Senado

Aproximadamente 30 millones de estadounidenses perdieron su beneficio de desempleo semanal de 600 dólares. Demócratas y republicanos fracasaron el jueves en sus negociaciones para aprobar una extensión de estos pagos. La pérdida de este ingreso es dramática debido a la fuerte recesión que vive el país provocada por la pandemia de coronavirus y que ya ha llevado a la mayor caída en la producción económica de Estados Unidos.

El Senado no llegó a un acuerdo para aprobar un nuevo proyecto de ley de ayuda para paliar la crisis, lo que significa que la mayoría de los estadounidenses sin trabajo pasarán a recibir 330 dólares semanales a medida que expiren los beneficios de emergencia por desempleo.

La inacción del Senado se produce cuando las nuevas solicitudes de desempleo han vuelto a aumentar, numerosos negocios echan el cierre y casi 30 millones de estadounidenses revelaron en una encuesta que no tuvieron sufiente comida la semana pasada. El jueves fue el cuarto día consecutivo que Estados Unidos reportó más de 1,000 muertes por coronavirus y casi 70,000 contagios.

Mientras tanto, la Casa Blanca y algunos de sus aliados republicanos en el Senado señalaron el jueves que quieren extender, al menos de manera temporal, un subsidio adicional por desempleo de 600 dólares a la semana que ha mantenido a las familias y a la economía a flote durante la pandemia. La propuesta parece llegar demasiado tarde. Los republicanos han tratado de reducir el subsidio adicional por desempleo en el próximo paquete de ayuda por la pandemia, pero el presidente, Donald Trump, y algunos senadores republicanos sugirieron que podrían aceptar mantener el beneficio en 600 dólares por ahora. Se tienen previstas negociaciones nocturnas en el Capitolio. “Queremos una prórroga temporal del subsidios por desempleo mejorado”, dijo Trump en la Casa Blanca.

“Esto brindará un remedio crucial para los estadounidenses que perdieron sus empleos a causa de la pandemia, no por su culpa”. “Tiene que ser substancial”, añadió. Sin embargo, los demócratas han rechazado un enfoque por partes, señalando que la próxima propuesta de ayuda necesita ser un paquete completo. Antes de que Trump hablara, el principal republicano en el Senado, Mitch McConnell, levantó la sesión en la Cámara por el fin de semana, al tiempo que tomó una medida procesal que podría permitir una votación sobre un posible acuerdo la próxima semana.

Hasta ahora, las negociaciones han logrado pocos avances. “No soy muy optimista sobre que tendremos cualquier clase de acuerdo en un proyecto integral en el futuro cercano”, dijo Mark Meadows, jefe de despacho de la Casa Blanca. Señaló que incluso dudaba de que se pudiera alcanzar un acuerdo la próxima semana. Las negociaciones sobre el paquete de ayuda están estancadas con pocas razones para tener optimismo pese a un amplio acuerdo entre los principales maniobreros de que el Congreso debe aprobar más ayuda en los próximos días y semanas.