Tag: nueva york

Por el Covid-19, Nueva York recibe el año sin grandes festejos

Tanto el jefe de la policía de Nueva York, Estados Unidos, Terence Monahan, y autoridades como el alcalde, Bill de Blasio, y el gobernador, Andrew Cuomo, recomendaron a los ciudadanos no asistir a Times Square a la tradicional noche de Año Nuevo.  La cancelación no es un tema nuevo, pues desde el 23 de septiembre la Alianza por Times Square anunció que la tradicional caída de la bola y el conteo para despedir al año se haría de manera virtual.

Tampoco habrá fuegos artificiales en Manhattan, Coney Island ni en Prospect Park, en Brooklyn, ya que para evitar reuniones masivas las autoridades decidieron cancelar los eventos. La tradición del festejo de fin de año en Times Square data de 1907 e inició como un acto de promoción del diario New York Times, en ese tiempo dueños del edificio. La caída de la bola se suspendió en 1942 y 1943 durante la Segunda Guerra Mundial, dos años en los que las multitudes se reunieron en la mítica plaza a guardar un minuto de silencio en memoria de las víctimas del conflicto.

Y ahora, por la pandemia de covid-19, el evento se realizará de manera virtual. En la primavera, Nueva York llegó a ser la región más afectada del mundo por el nuevo coronavirus, aunque luego se logró domar la curva de los contagios, llegando a tener los niveles muy bajos en todo el país durante agosto y septiembre. Con la reapertura de muchas de las actividades no esenciales, el turismo ha regresado a la Gran Manzana y aunque no a los niveles acostumbrados, sí lo suficiente como para encender de nueva cuenta las alertas.  Ayer, el gobernador, Andrew Cuomo, informó que hasta el martes había casi 8 mil personas hospitalizadas por covid-19 en el estado. También, anunció que el porcentaje de positivos asciende ya a 8.66% —llegó a estar abajo de 1 % en el verano— además de que hubo 144 fallecidos el 29 de diciembre.

Vacuna contra el virus chino llegará a Nueva York el 15 de diciembre

El inicio del proceso de vacunación contra el COVID-19 en el estado de Nueva York ya tiene fecha: el 15 de diciembre.

El gobernador Andrew Cuomo anunció este miércoles que a partir de ese día se esperan las dosis suficientes de inmunizaciones para 170,000 personas, en un proceso que en el arranque tendrá como prioridad el personal hospitalario, además de los internos y trabajadores de los ancianatos.

Será una tarea titánica, es apenas el inicio de un camino que será complicado. Debemos reiterar que con esta noticia, eso no significa que la pandemia está vencida”, insistió el mandatario en medio de una preocupante segunda ola de contagios que solo en el caso de la Gran Manzana ya está rozando el 5% de tasa de infección durante los últimos siete días. Además se registra el número de pacientes hospitalizados más alto desde el pasado 27 de mayo.

El Gobernador fue claro: administrar estas dosis que serán distribuidas por los laboratorios Moderna y Pfizer Inc. antes de fin de año, será muy complicado. Primero, por la desconfianza inicial que existe alrededor de estas vacunas y segundo por la serie de situaciones que comprometen su distribución equitativa.

El camino será más largo porque la población necesita dos dosis para garantizar la efectividad de la inmunización. Las farmacéuticas enviarán las segundas dosis necesarias del medicamento aproximadamente tres semanas después para inocular completamente a este grupo de receptores.

“Los expertos dicen que del 75 al 85 por ciento de la población debe vacunarse para que la economía vuelva a una apariencia de normalidad. Incluso si recibimos 300,000 dosis de vacunas para fin de año y tuviera 300,000 personas dispuestas a recibirlas de inmediato. Eso es solo el 1.5 por ciento de la población de Nueva York”, subrayó.

Largo y costoso proceso

El proceso de inmunización probablemente se prolongará hasta junio o septiembre, dependiendo de la eficiencia del proceso de distribución, que fue descrito como “la mayor operación gubernamental emprendida desde la Segunda Guerra Mundial“.

La cantidad inicial de dosis que recibirá Nueva York este año no será suficiente para los 85,000 residentes de hogares de ancianos y 130,000 empleados de estas instalaciones en el estado.

“Tenemos la expectativa que muchas personas de estos grupos prioritarios, no tengan confianza en esta innovación de la medicina y no autoricen su aplicación. Eso está también en nuestro tablero”, puntualizó Cuomo.

De los 600,000 trabajadores de la salud en todo el estado, quienes tendrán prioridad para recibir la vacuna serán los que están al frente de departamentos de emergencia y las unidades de cuidados intensivos.

Nueva York ya tiene su propio panel independiente que deberá aprobar la autorización de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de cualquier antídoto contra el coronavirus, antes de que llegue a los residentes del estado.

El costo de distribuir las vacunas en el estado rondaría los $1,000 millones de dólares, puntualizó el Gobernador, quien también acusó a la Administración Trump de no ayudar a Nueva York con fondos federales para “nuestra recuperación” por los efectos devastadores que sigue teniendo la pandemia en la economía.

Después de las fiestas…

Cuomo describió el inicio del plan de inmunización como una pequeña luz al final del ‘túnel pandémico’, pues en su opinión “vienen 37 días de fiestas” en donde no tiene dudas que se incrementarán las reuniones familiares y la segunda ola de contagios podría llegar a niveles complicados.

“Creo que a partir del 2 de enero, es cuando vamos a poder a empezar a aplanar la expansión de virus producto del aumento de la sociabilidad en las próximas semanas. Estamos preparados y tenemos el foco puesto principalmente en nuestra capacidad hospitalaria”, aseguró.

De acuerdo con el seguimiento de las autoridades de Salud aproximadamente dos tercios de los contagiados nuevos están vinculados a reuniones privadas en hogares.

Neoyorquinos preparan manifestación masiva este sábado por conteo de votos

Mientras continúa el conteo de votos en varios estados para determinar oficialmente quien será el presidente que lidere los destinos de Estados Unidos desde el 2021, entre Biden Trump, muchos neoyorquinos siguen manifestándose por el derecho a que todos los votos sean contados, y hoy sábado 7 de noviembre se llevará a cabo una nueva marcha.

Un reporte de Edwin Martínez de El Diario de Nueva York informó que la organización “The Workers Assembly Against Racism” está convocando la protesta para hoy, que se suma a varias manifestaciones ocurridas esta semana en diferentes puntos de la Gran Manzana desde el miércoles pasado, en medio de tensión con el NYPD. De acuerdo a denuncias de activistas, hasta ahora las protestas han dejado más de 50 arrestos, con algunas acciones violentas de la policía, entre ellas una en Union Square, donde agentes fueron captados empujando a manifestantes con sus bicibletas, como muestran varios videos.

La marcha, empezará a la 1:00 de la tarde en la calle 59, en Columbus Circle y se movilizara hacia Downtown, en Manhattan, y desde este viernes el NYPD ya estaba preparándose para garantizar que todo transcurra con normalidad, con el despliegue de varios oficiales en la zona y el cierre de algunas calles con barricabas.

“Tenemos varias prioridades aquí. Numero uno, que se proteja el derecho de la gente a protestar, y esperamos que continúe durante el futuro cercano, por lo que vamos a estar en contacto con aquellas personas que están realizando las protestas”, aseguró el comisionado del NYPD, Dermont Shea.

El jefe del Departamento de policía de Nueva York agregó que aunque estarán prestos a prestar apoyo, también los oficiales garantizarán que no haya desmanes ni actos de vandalismo que no tengan nada que ver con las protestas.

Sobre el número de arrestos revelado por activistas, la detective del NYPD, Sophia Mason, mencionó que hubo 19 detenciones el pasado jueves.

Prolongada tensión post electoral ya deja más de 50 detenidos en NYC en medio de protestas

El clima de tensión post electoral en la Gran Manzana sigue inyectando más combustible que podría ser explosivo, mientras continúa el largo duelo cerrado en varios estados clave por la Casa Blanca y a la par que el presidente Donald Trump reitera mensajes que exigen que se “detenga el conteo de los votos”.

Un trabajo de Fernando Martinez publicado en www.eldiariony.com señaló que tras el avivamiento de la coalición nacional ‘Cuenten cada voto’ y los primeros movimientos en la ciudad de Nueva York que lo respaldan,  ya este jueves el Departamento de Policía de la Ciudad de Nueva York (NYPD) salió al paso de las denuncias que  señalan a sus oficiales de haber tratado de evitar las primeras manifestaciones que recorrieron este miércoles en la noche varios puntos de Manhattan.

En un comunicado que divulgaron en medio de una lluvia de cuestionamientos sobre su supuesta agresividad en el momento de las detenciones, la Uniformada precisó que “apreciamos y valoramos la importancia de la libertad de expresión. Nuestra máxima prioridad es y siempre será la seguridad”.

Activistas que marchaban hacia Washington Square Park después de que el aspirante a la reelección republicano anunció que presentará demandas en Michigan y Pensilvania para detener el conteo de votos en curso, relataron que el número de arrestados ascendía a 50. Además, denuncian la obstrucción de componentes policiales a la protesta pacífica. El cuerpo policial confirmó las detenciones.

“Hemos arrestado a quienes intentaron infiltrase en una protesta pacífica encendiendo fuego, arrojando basura, atacando policías y lanzando huevos en Manhattan” especificó la comunicación del NYPD.

Más combustible a las protestas

Pero a medida que aumenta la incertidumbre por el escrutinio electoral en varios estados y el presidente Trump envía mensajes sobre nuevos recursos legales para detener el conteo de los sufragios, también se dispara la posibilidad de nuevas agitaciones. La Ciudad teme que se puedan salir de control.

Por lo menos, nueve manifestaciones con lemas como “Rechaza el fascismo” o “No dejemos que Trump robe las elecciones” se habían registrado en Brooklyn, Manhattan y Queens en las últimas horas.

En localidades como Union Square, en Manhattan, un tradicional centro de concentraciones de activistas por los derechos civiles de la ciudad, el sector comercial seguía protegiendo sus fachadas y gran parte decidió no abrir sus puertas.

El colombo americano Roberto Urquía, de 21 años, un joven estudiante que decidió unirse al movimiento ‘Cuenten cada voto’ predice que si no se respeta “la voluntad de las mayorías las calles no estarán tranquilas”.

Fue muy malo el estreno de las nuevas unidades de NYPD para controlar estas primeras marchas. No había necesidad de tanta violencia. Nosotros sabemos que estamos aquí luchando por la democracia y en contra del fascismo, pero también contra la brutalidad policial. Son dos objetivos”, explicó Roberto.

Reportan protestas y arrestos de manifestantes en varias ciudades de EEUU

Cientos de personas protestaron ayer miércoles en Filadelfia y decenas fueron arrestadas en Nueva York y en Mineápolis, durante manifestaciones en rechazo al gobierno de Donald Trump y para exigir el recuento de todos los votos depositados en las elecciones presidenciales del martes.

La Policía de Nueva York confirmó 20 detenidos y alegó que que “intentaron apropiarse de una protesta pacífica encendiendo fuegos, lanzando basura y huevos en Manhattan”, según la cuenta oficial de Twitter del Cuerpo, que dijo valorar la “libertad de expresión” y priorizar la “seguridad” ciudadana.

Las manifestaciones ocurren cuando todavía no concluye el recuento de votos en algunos estados y mientras las proyecciones de los medios dan ventaja al candidato demócrata a la Presidencia, Joe Biden, sobre el presidente republicano Donald Trump, que busca la reelección.

En Nueva York, los manifestantes recorrieron primero las calles aledañas al parque Washington Square, en la zona suroeste de la Gran Manzana, al grito de “No Trump, No KKK (Ku Klux Klan), No Facist USA” y “No hay justicia, no hay paz. Maldita policía racista”, cuando los agentes, montados sobre bicicletas, arrestaron a varios de ellos por estar ocupando la calzada. 

Tras dispersarse buena parte del grupo, cerca de medio centenar de policías antidisturbios acorralaron a los manifestantes a la altura de la calle West 8 con la Quinta Avenida, donde comenzaron a cargar contra ellos e iniciaron detenciones de los ciudadanos, que participaban en una protesta pacífica. 

Reclamos de libertad

Varios manifestantes fueron arrestados también durante una manifestación en Mineápolis (Minesota), donde según la cadena CBS Local Minnesota, marcharon con varias reivindicaciones. A principios de la semana, los organizadores anunciaron que emplearían lemas como “No permitan que Trump robe las elecciones” y “Una victoria de Biden no dará la libertad que demandamos”.

En ese sentido, señalaron que les gustaría que ganara el ex vicepresidente demócrata, aunque no ven que vaya a suponer un cambio en las vidas de la gente que sufre la pandemia, el racismo y la recesión.

Mineápolis fue escenario de graves disturbios raciales entre finales de mayo y junio, tras el asesinato el 25 del primer mes de George Floyd, un afroamericano que fue asfixiado por un policía blanco.

En tanto, en Filadelfia, centenares salieron a las calles para pedir que se cuenten todos los votos y se respete el proceso democrático que debe finalizar con el recuento de las papeletas enviadas por correo, después de que Trump acusara a los demócratas de pretender “robarse” las elecciones.

Cuomo cree que el gobierno podría compartir con ICE datos de receptores de la vacuna anti-COVID-19

El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, advirtió ayer lunes que la Administración Trump podría usar información de quienes se pongan la vacuna del coronavirus para perseguir a inmigrantes indocumentados.

“El Gobierno federal acaba de enviar un acuerdo de formulario de intercambio de datos a los estados. Este es solo otro ejemplo de cómo intentan extorsionar al estado de Nueva York para obtener información que puedan usar en el Departamento de Seguridad Nacional e ICE y que usarán para deportar personas. Eso es lo que es esto. No lo haré”, dijo el demócrata en una conferencia telefónica.

Según Cuomo, la Administración Trump ha pedido a los estados que reciban la vacuna participar en un acuerdo para compartir datos de quienes se pongan la vacuna.

“Quieren el nombre, quieren la dirección, quieren la fecha de nacimiento, quieren la etnia, quieren la raza, el sexo y quieren el número de identificación“, aseguró el gobernador neoyorquino. Aportar esta información sería necesario para que los estados reciban la vacuna cuando este.

El acuerdo sería que agencias como la red de Centros para la Prevención y Control de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) tengan acceso a la información, pero Cuomo dice que teme que agencias de inmigración como ICE también tengan acceso a esos datos.

“Ya he pasado por esto antes”, aseguró el demócrata. “Esta es una administración que ha sido implacable desde el primer día con el muro en su búsqueda de indocumentados”.

El gobernador dice que prefiere establecer un programa público estatal que gestione el programa de vacunación, pero agrega que el Gobierno federal no ha aceptado proporcionar fondos para ello.

Di Blasio emite orden para permitir a pequeños negocios vender en las aceras en NYC

Con la época de fiestas a la vuelta de la esquina, sobre todo la Navidad que se caracteriza por la compra de regalos, el alcalde Bill de Blasio emitió este miércoles una orden ejecutiva para crear el programa ‘Open Storefronts’, que permitirá a los pequeños negocios vender sus productos en las aceras adyacentes a sus tiendas, y lograr así sobrevivir a la grave crisis económica que enfrentan debido a la pandemia del coronavirus.

Un reporte de El Diario de Nueva York informó que la medida, que es parecida a la de ‘Open Restaurant’ que permitió el dar servicio al aire libre a clientes, autorizará a los pequeños comerciantes a poner mesas en la acera exactamente en las afueras de sus tiendas, para vender sus productos a clientes que, debido al coronavirus, no deseen ingresar al interior.

El programa comenzará este viernes 30 de octubre y estará vigente hasta el 31 de diciembre, precisamente la época en que muchos comerciantes esperan lograr más ganancias con las ventas relacionadas con el feriado de Acción de Gracias y de Navidad.

“Hemos visto a muchos pequeños negocios golpeados por esta crisis tratando de sobrevivir, y por ello debemos buscar nuevas soluciones para ayudarlos”, dijo el Alcalde poniendo el ejemplo de los restaurantes. De Blasio agregó: “Es difícil sobrevivir con pequeños espacios y con las restricciones existentes, y por eso debemos abrir los espacios de afuera para estos negocios también”.

Este programa, según explicó el Alcalde, permitirá ayudar a por lo menos 40,000 pequeños negocios inicialmente en los cinco condados, y a 450,000 empleados.

Cómo fue la “Operación Padrino” de la DEA contra la red de narcotráfico del ex ministro mexicano Cienfuegos

La “Operación Padrino”, como bautizó la Administración de Control de Drogas (DEA), a la investigación contra Salvador Cienfuegos, exministro de Defensa de México, ha tumbado la presunta red de narcotráfico del general retirado en Estados Unidos.

El que fuese ministro de Defensa (2012-2018) del hoy expresidente mexicano Enrique Peña Nieto fue acusado este viernes de narcotráfico y lavado de dinero, horas después de ser detenido en el Aeropuerto Internacional de Los Ángeles.

Los crímenes, según la acusación, se habrían cometido de 2015 a 2017, cuando Cienfuegos estaba al frente de la Secretaría de la Defensa Nacional de México

En total, la Fiscalía Federal del Distrito Este de Nueva York acusó este viernes a Cienfuegos de cuatro delitos relacionados con el narcotráfico y el blanqueo de dinero. Tres de los cargos están relacionados con la producción, tráfico y distribución de estupefacientes y un cuarto con el blanqueo de capitales, según un documento de la Fiscalía.

El gran jurado que debía determinar si había pruebas suficientes para juzgar a Cienfuegos, cuya detención se considera un nuevo golpe al legado de Peña Nieto, ha decidido imputarlo de esos cuatro delitos.

  • El primero de los cargos de narcotráfico es por conspirar para la producción y distribución internacional de heroína, cocaína, metanfetaminas y marihuana
  • el segundo por conspirar para importar estupefacientes
  • el tercero por conspirar para distribuirlos

“El acusado Salvador Cienfuegos Zepeda, también conocido como ‘El Padrino’ y ‘Zepeda’, junto con otros, conspiró a sabiendas e intencionalmente para fabricar y distribuir una o más sustancias controladas, con toda intención, a sabiendas y teniendo una causa razonable para creer que tales sustancias serían importadas ilegalmente a Estados Unidos desde un lugar fuera del mismo”, dice el texto.

La “Operacion Padrino” de la DEA

De acuerdo con los documentos judiciales, la “Operación Padrino” está asociada con el proceso judicial contra un exfiscal mexicano Édgar Veytia, sentenciado a 20 años de prisión en septiembre del año pasado en Estados Unidos. En el momento de los hechos de los que fue acusado, el exfiscal era el principal representante de la ley en el estado mexicano de Nayarit.

Según la justicia estadounidense, Veytia ayudó e instigó a los narcotraficantes que traían sus productos a Estados Unidos a cambio de sobornos. También se alega que utilizó su posición para obstruir las investigaciones y procesamientos de narcotraficantes en México, incluida la liberación ilegal de lacusados y el bloqueo de la detención de otros traficantes.

Ahora, EE.UU. acusa a Cienfuegos de haber tenido lazos con “H-2”, Juan Francisco Patrón Sánchez, líder del cártel de los Beltrán Leyva.

“Gracias a la asistencia corrupta del acusado, el cártel de H-2 llevó a cabo su actividad criminal sin interferencia significativa del Ejército Mexicano e importó miles de kilos de cocaína, heroína, metanfetaminas y marihuana a Estados Unidos”, señaló la Fiscalía en su acusación.

La seguridad de México en entredicho

El escrito de la Fiscalía, firmado por el titular del Distrito Este de Nueva York, Richard Donoghue, acusa a Cienfuegos de estar implicado en la producción, tráfico y distribución de 1,000 kilogramos de marihuana, 500 gramos o más de metanfetamina, 5 kilos o más de cocaína y 1 kilo de heroína entre diciembre de 2015 a febrero de 2017.

Antes de conocer los cargos, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, quien asumió el poder con la promesa de limpiar la corrupción de los gobiernos anteriores, aseguró que el arresto “es una muestra inequívoca de la descomposición del régimen” anterior.

En conferencia de prensa este viernes, calificó de “lamentable” la noticia y la comparó con el arresto el año pasado, también en Estados Unidos, de Genaro García Luna, secretario de Seguridad durante el gobierno de Felipe Calderón (2006-2012), por recibir supuestos sobornos del narcotráfico.

El arresto de García Luna, quien habría protegido al Cártel de Sinaloa de Joaquín “El Chapo” Guzmán a cambio de sobornos, y ahora el de Cienfuegos, máximo responsable del Ejército, pone en cuestión la estrategia de seguridad llevada a cabo en México durante más de una década.

Cuomo amenaza con retener fondos para la ciudad de Nueva York por no aplicar ley y frenar el COVID-19

El manejo de la crisis sanitaria tras el surgimiento de focos de contagios por COVID-19 en varias zonas de la ciudad de Nueva York tomó un nuevo giro este miércoles. El Gobernador del estado Andrew Cuomo envió un ultimátum a los gobiernos locales y a las escuelas públicas y privadas, en el que les advierte que perderán los fondos estatales si no cumplen las regulaciones de seguridad para frenar el virus.

“En primer lugar, estamos enviando una notificación a los gobiernos locales precisando que deben hacer cumplir la ley de salud pública bajo la Sección 16. Si el gobierno local no hace cumplir la ley de manera efectiva, retendremos los fondos”, advirtió.

Cuomo agregó que, si los gobiernos locales y a las escuelas públicas y privadas violan la orden de la Sección 16, “retendremos los fondos. Esta es una última advertencia”.

Temor a consecuencias políticas

En su comparecencia diaria con los medios, Cuomo se mostró claramente decidido a exigir el cumplimiento de las regulaciones y de paso dejó entrever que en Borough Park, Brooklyn, varias yeshivas (escuelas ortodoxas judías) privadas han ignorado la orden de cierre, como consecuencia de la pasividad del Alcalde.

El gobernador insinuó que el alcalde De Blasio teme las consecuencias políticas asociadas con la aplicación de las órdenes de cierre en ese vecindario judío.

“No quieren hacer cumplir la ley. ¿Por qué? Porque es políticamente sensible. La comunidad de la que estamos hablando hoy es una comunidad políticamente poderosa … así que entiendo que no quieren incurrir en la ira y las desventajas políticas”, dijo Cuomo sin citar al Alcalde por su nombre.

El Gobernador ofreció una panorámica sobre la situación sanitaria y destacó que la tasa de pruebas positivas en las áreas identificadas como ‘puntos calientes‘ es del 6.29%; la positividad en el estado de Nueva York sin las áreas de enfoque de la zona roja incluidas es del 0.95 % mientras se produjeron 7 muertes por COVID-19 en el estado el miércoles.

Retención de fondos

Cuomo hizo énfasis que el estado de Nueva York retendrá fondos para las localidades y escuelas en las zonas identificadas por su alta positividad por COVID-19 que no cumplan con las leyes de salud pública.

“Sabemos que se supone que las escuelas públicas y privadas en las zonas rojas deben estar cerradas. Hemos confirmado que hubo infracciones donde estaban operando las yeshivas, tanto como en las reuniones religiosas que excedieron las pautas. Esto es particularmente un problema en los condados de Brooklyn, Orange y Rockland”, declaró el gobernador Cuomo.

El ejecutivo explicó que el Departamento de Salud del Estado de Nueva York (DOH) enviará una carta advirtiendo a los gobiernos locales de las ‘zonas rojas’, que perderán los fondos estatales si no hacen cumplir los límites estatales sobre las reuniones y el cierre de las escuelas. El documento, detalló Cuomo, se enviará a la ciudad de Nueva York, el condado de Orange, el condado de Rockland, la ciudad de Ramapo y el pueblo de Spring Valley.

Cuomo se mostró frustrado y comentó que intentó por varios medios motivar a los líderes locales a que apliquen la ley, pero, dijo, no obtuvo resultados. “Así que espero que esto los motive, porque nada más de lo que he hecho los ha motivado”, dijo Cuomo sobre el ultimátum.

Al responder sobre el monto al que podrían llegar las retenciones a la ciudad de Nueva York, el Gobernador se limitó a decir que “podría ser una cantidad significativa”.

“Tenemos la autoridad para incautar todos los fondos a una localidad. ¿Cuánto los penalizaremos? Depende, y será a nuestra discreción”, concluyó.

De Blasio: “Hemos hecho algunos avances”

En contraste, el alcalde De Blasio se mostró optimista de los esfuerzos de su administración para contener la propagación de la COVID-19 y destacó que el “progreso” alcanzado se había alcanzado gracias a un esfuerzo comunitario en los vecindarios identificados como “puntos calientes”.

“Lo que estamos viendo, afortunadamente, es algo que se estabiliza, ciertamente en la ciudad en general y en particular en las comunidades que se han visto más afectadas”.

El gobernador Cuomo, particularmente ha sido crítico de la gestión del alcalde en el manejo de la crisis del coronavirus, particularmente en cuanto a la ejecución de las precauciones y medidas de seguridad. El mandatario estatal ha apuntado contra De Blasio como responsable de los recientes brotes de COVID-19, diciendo que son el resultado directo de la falta de aplicación rigurosa de las medidas de prevención.

De Blasio ha sido cauto y su estrategia más bien se enfila a mostrar sus propios resultados e insistió en que, “el panorama general es estable y eso es una buena noticia”.

“Necesitamos ver más avances, obviamente, en las zonas de mayor preocupación. Estamos monitoreando otros vecindarios, áreas circundantes, para asegurarnos de que la situación esté contenida. Pero lo que estamos viendo en general, en términos de indicadores de la ciudad, sugiere que estamos haciendo algunos avances”, reiteró De Blasio.

El alcalde resumió señalando que esta es una semana verdaderamente decisiva.

“Tenemos que evitar que una segunda ola golpee la ciudad de Nueva York y tenemos el poder para hacerlo. Pero todos tienen que ser parte de esto. Las personas que no están haciendo lo correcto, por supuesto, tendrá que someterse a las disposiciones de ley”, subrayó De Blasio.

El alcalde anunció que iniciará una segunda ronda entre los neoyorquinos para instarlos a seguir hacerse la prueba y seguir los consejos básicos, que los expertos de salud han estado dando desde hace meses.

Ahora, una de las cosas que haremos es una nueva campaña, es recordarle a la gente, por ejemplo, lo importante que es usar una máscara en interiores de forma regular a menos que esté con personas que viven bajo el mismo techo. Es muy importante usar esa máscara con regularidad. Si vas a trabajar, si vas a una tienda, si estás en algún lugar con gente con la que no vives, usar esa máscara, hace una gran diferencia”, insistió.

Gobernador Cuomo extiende la moratoria de desalojos en Nueva York hasta el 1 de enero

Las secuelas de la crisis económica provocada por la pandemia del coronavirus siguen más vigentes que nunca, con miles de personas que permanecen desempleadas y enfrentando la dura realidad de decidir si comprar comida o pagar la renta. Y para dar una mano a esos neoyorquinos en serios problemas financieros, este lunes el gobernador Andrew Cuomo anunció otra extensión a la moratoria de desalojos hasta el 1 de enero.

Mientras Nueva York continúa luchando contra la pandemia, queremos asegurarnos de que los neoyorquinos que todavía están pasando dificultades económicas no se vean obligados a abandonar sus hogares como resultado del COVID“, dijo el Gobernador.

Cuomo anunció por primera vez una moratoria estatal sobre los desalojos residenciales y comerciales el 20 de marzo para garantizar que ningún inquilino fuera expulsado durante el apogeo de la emergencia de salud pública, y luego firmó la legislación ‘Tenant Safe Harbor Act’ el 30 de junio, que entró en vigor de inmediato. Y ahora, con la orden ejecutiva emitida este lunes, la ley se extiende por tres meses adicionales.

Estamos extendiendo las protecciones de la Ley hasta el 1 de enero porque queremos que los inquilinos tengan una estabilidad fundamental en sus vidas mientras nos recuperamos de esta crisis”.

Judith Goldiner, abogada de la organización defensora de los inquilinos ‘The Legal Aid Society’, indicó que “el diablo está en los detalles de la medida, y todavía tenemos que ver cuáles son esos detalles de la orden ejecutiva”.

Goldiner agregó que una verdadera moratoria “protegerá a todos los inquilinos independientemente de las circunstancias y no incluirá ninguna exención que los propietarios pudieran aprovechar para llevar a nuestros clientes a los tribunales por motivos frívolos. Además, Nueva York todavía estará en medio de una crisis de salud pública en 2021, y el alivio para los inquilinos debe extenderse mucho más allá del final de la pandemia”.

A principios de este mes, y también mediante una orden ejecutiva, el gobernador Cuomo había extendido la moratoria estatal sobre los desalojos hasta el 20 de octubre. Ya otras órdenes ejecutivas anteriores también han prohibido cargos extras o tarifas por pagos de alquiler atrasados, y los inquilinos que enfrentan dificultades financieras aún pueden usar su depósito de seguro como pago y tener la posibilidad de reembolsar ese dinero.

El virus chino obliga a la cancelación de la celebración del Año Nuevo en Times Square

Mientras no se consiga una vacuna que evite la propagación del coronavirus, los eventos masivos seguirán estando en la lista de cosas que no podrán volver a la normalidad. Y esta es una dura realidad que sigue causando ‘victimas’ en la ciudad de Nueva York, al anunciarse este miércoles que ya no se realizará la multitudinaria celebración de Año Nuevo en Times Square, y que se suspenderá por completo la temporada de ópera del 2020-21 del Met.

Ambos anuncios representan un fuerte golpe a las industrias del entretenimiento y el turismo de la Gran Manzana, ya socavadas por la cancelación de las obras de Broadway a comienzos de la pandemia, y que no está previsto que retornen en lo que resta del año.

Al faltar exactamente 100 días para la llegada del 2021, el alcalde Bill de Blasio y el presidente de la Times Square Alliance Tim Tompkins anunciaron este miércoles que la masiva fiesta para recibir el Año Nuevo ahora será una “una gran celebración virtual”.

Y aunque no dieron grandes detalles, indicando que los anunciarán pronto, sí dijeron que en la celebración sí participará de forma presencial un grupo extremadamente limitado de homenajeados, quienes deberán cumplir con el distanciamiento social, y quienes reflejarán los temas, desafíos e inspiraciones de 2020.

“La gente de todo el mundo está lista para unirse a los neoyorquinos para dar la bienvenida al nuevo año con el icónico ‘Ball Drop’ (descenso de la bola). Felicito a Times Square Alliance, Jamestown Properties y Countdown Entertainment por encontrar una forma segura, creativa e innovadora para que todos podamos continuar celebrando esta tradición centenaria. Un nuevo año significa un nuevo comienzo, y estamos emocionados de celebrarlo”, dijo De Blasio.

“Una cosa que nunca cambiará es el paso del tiempo y la llegada de un Año Nuevo a la medianoche del 31 de diciembre”, expresó Tompkins, agregando que por la pandemia, “este año habrá ofertas virtuales, visuales y digitales significativamente nuevas y mejoradas para complementar cualquier entretenimiento o experiencia en vivo limitada que tendrá lugar en Times Square”.

Baja el telón del Met

Y en una devastadora decisión que golpea aún más la vida cultural de la Gran Manzana, este miércoles también se anunció la cancelación en su totalidad de la temporada 2020-21 de la Metropolitan Opera, debido a que no se puede garantizar el distanciamiento social en medio de la pandemia del coronavirus.

La directiva del ‘Met’ indicó que un comunicado: “Debido a los cientos de artistas que deben ensayar y actuar en lugares cerrados y debido a la gran audiencia que atrae la ópera, se determinó que no sería seguro para el Met reanudar su actividad hasta que una vacuna se use ampliamente, se establezca una inmunidad colectiva y el uso de máscaras y el distanciamiento social ya no sea un requisito médico”.

La decisión se tomó, según explicaron los directivos, después de reuniones con las autoridades de Salud que asesoraron al Met y al Lincoln Center, sobre cuál debía ser la medida más apropiada de acuerdo a la actual realidad.

“Los funcionarios de Salud han dicho que esto probablemente tomará al menos cinco a seis meses después de que una vacuna esté disponible inicialmente. No queremos nada más que volver a crear magia operística como solo el Met puede hacerlo, pero la seguridad de nuestra empresa y la audiencia a la que servimos debe ser lo primero”, concluyeron.

La temporada 2021-22 del Met está programada para comenzar el 27 de septiembre de 2021, con el estreno de la ópera “Fire Shut up in my Bones” de Terence Blanchard, la primera de un compositor negro que se presenta en el Met.

¿La vitamina D puede prevenir cuadros graves de Coronavirus?

Los ancestros cazadores recolectores se exponían a la radiación solar y seguramente “fabricaban” miles de unidades de vitamina D por día, pero en la actualidad, con el coronavirus, esto ha cambiado. Su deficiencia está ampliamente extendida. Estudios locales muestran que sus niveles descienden en invierno y que más de 80% de los mayores de 65 clínicamente sanos la padecen.

Se calcula que en la última década alrededor de 30.000 publicaciones analizan el impacto de la vitamina D en la salud. Sin embargo, con la propagación de la pandemia, equipos científicos de muchas partes del mundo la pusieron bajo la lupa para analizar su administración terapéutica en cuadros graves del virus.

Numerosos trabajos observacionales sugieren que las personas con deficiencia de vitamina D podrían tener mayor mortalidad y riesgo de infectarse por coronavirus. Así lo demostró un estudio en 489 pacientes de la Universidad de Chicago, Estados Unidos, publicado en JAMA Online. El análisis mostró que aquellos con menos de 20 nanogramos (ng) por mililitro (ml) tenían casi el doble de probabilidades de resultar positivos para coronavirus en comparación con los que tenían niveles adecuados.

Otro de los análisis se realizó por investigadores del Queen Elizabeth Hospital Foundation Trust y la Universidad de East Anglia, en el Reino Unido. En él, cruzaron los niveles promedio de vitamina D de cada país con su tasa de mortalidad relativa por coronavirus y encontraron una correlación entre ambas cifras. Otro realizado en Suiza midió los niveles de esta prohormona en individuos covid positivos y negativos, y encontró diferencias ostensibles en cada grupo.