Tag: PANDEMIACRISIS

Merkel dice que la pandemia empeorará, la vacuna es clave para vuelta a normalidad

La canciller alemana, Angela Merkel, opinó que la pandemia del Coronavirus iba probablemente a empeorar durante los próximos meses y que la vida no volvería a la normalidad hasta que no se desarrolle una vacuna eficaz.

La canciller señaló que su Gobierno respondería a la crisis sanitaria priorizando el bienestar de la sociedad en su conjunto, especialmente el de los más pequeños, y la economía.

El gobierno “hará todo lo posible para que los niños no sean los grandes perdedores de esta pandemia. Las escuelas y guarderías serán lo más importante”, indicó la canciller en una rueda de prensa.

El ejecutivo alemán también tratará mantener la economía en marcha, reactivándola en las áreas más golpeadas por la pandemia y preservando los puestos de trabajo.

Merkel explicó que la Comisión Europea está trabajando en la firma de nuevos contratos con empresas farmacéuticas para asegurar la obtención de vacunas contra la COVID-19.

Dado que ninguna de las muchas vacunas que se están desarrollando en el mundo ha pasado aún por la fase III de los ensayos, la Comisión Europea ha hecho un pago inicial de 336 millones de euros (400 millones de dólares) al fabricante británico de medicamentos AstraZeneca para garantizar al menos 300 millones de dosis de su potencial antídoto.“Se están preparando más contratos de este tipo”, indicó la canciller.

Alemania ha logrado mantener los casos de COVID-19 y las muertes en cifras relativamente bajas en comparación con las de otros países europeos. Pero el número de nuevas infecciones diarias ha ido en aumento desde principios de julio, acelerándose en las últimas semanas.

En ese contexto, Merkel se reunió el jueves con los líderes de los länder (estados federados) para acordar normas comunes sobre cómo detener la propagación del virus.

Estuvieron de acuerdo en la necesidad de mantener las escuelas abiertas y en la decisión de prohibir grandes eventos como los partidos deportivos y los conciertos hasta por lo menos final del año.

También acordaron introducir normas de cuarentena más estrictas para los viajeros que regresen de los países que figuran en la lista de alto riesgo del país germano.

La mayoría de regiones que configuran dicha lista son de fuera de Europa, aunque también figuran zonas de la UE, como París y la mayor parte de España.“No todo volverá a ser como antes del virus”, apuntó.

“Sólo sabemos un poco sobre el virus y sobre sus características”, dijo. “Cada vez que conozcamos algo nuevo, tendremos que tomar nuevas medidas. Será un proceso continuo”.

Estados Unidos vive su mayor ola de grandes bancarrotas en una década

Más de 400 grandes empresas se han declarado en bancarrota en EE.UU. desde que comenzó el año, el peor dato en una década debido a la pandemia de COVID-19, con miles de millones de dólares comprometidos de diferentes sectores, un terremoto económico que no da señales de amainar, según los analistas.

“Las bancarrotas han impactado en un amplio rango de sectores este 2020 en medio de la pandemia de coronavirus, pero las industrias centradas en el consumidor han sido perjudicadas desproporcionadamente”, indicó la firma S&P Global Market Intelligence en un informe que abarca empresas cotizadas con activos o deuda superiores a 2 millones de dólares y 10 millones en el caso de las privadas.

Sus analistas, Tayyeba Irum y Chris Hudgins, cifraban en 424 esas grandes bancarrotas acumuladas al comienzo de esta semana, “lo que excede el número de tramitaciones en ese periodo comparable desde 2010” por la aguda contracción de la economía.

Hasta finales de julio, más de 4.200 empresas comerciales de todos los tamaños se habían acogido a la bancarrota

Hay varios tipos de bancarrota según la ley estadounidense y las empresas comerciales generalmente se acogen al Capítulo 11, que les permite seguir operando con un plan de reestructuración de deuda que debe ser aprobado por los acreedores, aunque otras optan por liquidar sus activos y cerrar establecimientos para saldar el pasivo.

En total, según el American Bankruptcy Institute, la mayor asociación de profesionales de la bancarrota, que informa a los legisladores, hasta finales de julio más de 4.200 empresas comerciales de todos los tamaños se habían acogido a la bancarrota del Capítulo 11, y su directora ejecutiva, Amy Quackenboss, consideró que habrá un “incremento en los próximos meses”.

La plataforma BankruptcyData, que se atribuye la base de datos más amplia, señala que hasta ahora 46 firmas han declarado deudas superiores a 1.000 millones de dólares, algo más grave que en las dos últimas recesiones: a estas alturas en 2009 hubo 40 compañías tan endeudadas en su momento de bancarrota y en 2002 solo 25, lo que supondría la mayor magnitud “de todos los tiempos”.

El consejero delegado de New Generation Research, James Hammond, que gestiona esa plataforma, sostuvo en entrevista con Efe que “el ‘shock’ de demanda generado por los confinamientos ha acelerado las cosas” y hoy en día se escucha hablar de las cadenas de tiendas y restaurantes quebrados, pero también van a empezar a verse organizaciones sin ánimo de lucro, universidades, museos u hospitales.

Algunas de esas firmas ya tenían problemas antes de la COVID-19 y su llegada no hizo más que acelerar el proceso, sobre todo para las que requerían presencia física, como el comercio minorista, pero los expertos apuntan que la tendencia va a continuar por su debilidad y pese a los préstamos del Gobierno de EE.UU para proteger el pago de nóminas.

Minoristas y restaurantes, los más impactados

Con más de 100 grandes compañías en bancarrota, el sector más impactado es el consumo discrecional, según el informe, lo que engloba una veintena de minoristas con nombres históricos como Brooks Brothers, la marca de ropa más veterana del país; Lord & Taylor, que tenía los grandes almacenes más antiguos; y marcas populares como J.Crew o Ann Taylor.

Probablemente la debacle minorista más visible es la tienda de lujo por departamentos Neiman Marcus, que hace poco más de un año abría un establecimiento de 20.000 metros cuadrados en el centro comercial del exclusivo barrio de Hudson Yards, en Nueva York, y tras el parón provocado por la pandemia ha decidido dejarlo vacío.

Las empresas de construcción, inmobiliarias y las sanitarias y médicas se encuentran entre las más perjudicadas

“Los clientes están y seguirán comprando de manera diferente respecto a antes de la pandemia”, anticipó un portavoz de estos conocidos grandes almacenes de moda, que soportaban una deuda superior a 5.000 millones de dólares cuando se acogieron a la Ley de Bancarrotas, a principios de mayo.

Otras “víctimas” de la ola pertenecen a la restauración, como NPC International, que opera las franquicias de Pizza Hut y Wendy’s, afectado por el cierre de establecimientos y, como en Nueva York, por la ausencia del turismo, un problema que ha asfixiado a gran parte de locales comerciales de Manhattan.

Los siguientes sectores son el industrial y energético, que abarcan juntos otras 100 grandes empresas quebradas entre las que destaca Hertz, especializada en alquiler de vehículos, con unos 24.000 millones de deuda, y Chesapeake Energy, la pionera de la técnica del “fracking”, con casi 12.000 millones de pasivo.

Para BankrupcyData, las empresas de construcción e inmobiliarias están también entre las más perjudicadas, así como las sanitarias y médicas, ya que “los hospitales son duros de gestionar en buenos tiempos, pero si les quitas las cirugías electivas y añades el miedo a ir, hay un ‘shock’ de demanda en sí mismo”, agregó Hammond.

Un futuro sombrío

Según la firma Stifel, los cierres de tiendas sumados a la “migración” a la compra ‘online’ han contribuido a los apuros de los minoristas, que pueden contagiar a empresas “expuestas” a su deuda, mientras que la “caída sin precedentes en la demanda de energía” también hace prever más bancarrotas en esa industria.

Mientras se incrementan las solicitudes de préstamos para evitar despidos, un “dinero que ayudó a las empresas durante unos meses pero no lo suficiente, ya que la actividad de los consumidores simplemente no está ahí. Hay mucho miedo del virus, que sigue dejando huella en los estados”, dijo Ben Schlafman, jefe de operaciones de New Generation Research.

La Federación Nacional de Minoristas (NRF) de EE.UU., que destaca que su sector emplea a uno de cada cuatro estadounidenses y contribuye 3,9 billones de dólares al PIB, ha lanzado una campaña para apoyar a las firmas y reclamar al Congreso un nuevo paquete de estímulo fiscal que permita “proteger a trabajadores y clientes” .

“El optimismo sobre la economía y el gasto en el sector minorista está poniéndose a prueba cada día con la propagación del coronavirus”, dijo en una nota el economista jefe de la NRF, Jack Kleinhenz.”El tiempo dirá, pero la conclusión es que la economía está lejos de salir fuera de peligro”, dijo.

La economía de EE.UU. sufre un golpe histórico y cae un 32,9% en el segundo trimestre

Récord para la histórica. Este término se ha convertido en un lugar común para los expertos al constatar que el PIB de Estados Unidos, la medida centrada en la producción de bienes y servicios, cayó un 9,5% intertrimestral durante el segundo trimestre de 2020, el momento cumbre del cierre de negocios por el impacto del coronavirus. En términos anuales, la economía estadounidense se contrajo un 32,9%.

El colapso carece de precedentes. Este es el mayor retroceso y el más rápido que EE.UU. que se ha registrado desde que el gobierno empezó a publicar este dato, después de la Segunda Guerra Mundial, en 1947. Este retroceso, a partir del comunicado del Departamento de Comercio, significa el barrido de más de cinco años de crecimiento.

Economía americana

Cinco años de crecimiento contrarrestados

Los especialistas habían previsto una caída todavía peor, del 34,6% entre abril y junio. Antes de la pandemia, la cifra negativa más alta que se había contabilizado era del 10% en 1958. La contracción más severa en un trimestre durante el apogeo de la Gran Recesión, en el trienio 2007-2009, trepó hasta el 8,4%, número que ilustra la profundidad del castigo causado por la pandemia.

La pérdida de más de 40 millones de puestos de trabajo y la bajada de persianas de los negocios en aquello primeros momentos de la crisis sanitaria afectaron al núcleo de los hogares. La cantidad de dinero que los consumidores gastaron se precipitó en un retroceso del 35%, según datos de Wall Street.

El consumo representa en torno al 70% de la actividad económica de Estados Unidos. Esta contracción sin precedentes supone el principal factor en el declive del PIB

Perú reabre su economía aun cuando no ha dominado al virus chino

Con tres meses de confinamiento social y la economía peruana al mínimo, el Gobierno de Martín Vizcarra está en la urgencia de abrir los grandes centros comerciales e impulsar la recuperación del empleo a pesar del escepticismo que genera reactivar la economía con la COVID-19 aún en alza.

“Entiendo que hay que plantearse una reactivación de la economía, lo que pasa es que tiene que ser con condiciones muy distintas y nuevas”, resumió a Efe el economista Pedro Francke.

En opinión del catedrático, la noticia que Vizcarra dio el lunes de que se reabrirán esta semana los conglomerados y centros comerciales “es un anuncio que pareciera que no responde a la situación de la epidemia que vivimos, en el sentido que la famosa meseta no llegó, o estamos todavía en ella siendo muy optimistas”.

DOS MILLONES SIN EMPLEO

Mientras que el número de personas contagiadas por el coronavirus superó los 230.000 en Perú y sigue a un ritmo de 3.000 diarias, el confinamiento ha provocado la pérdida de 2,3 millones de empleos en Lima, entre marzo y mayo, y elevó la tasa de desempleo a 13 % en ese trimestre, según la Encuesta Permanente de Empleo.

Asimismo, la producción nacional bajó 40 % en abril por el estado de emergencia decretado a raíz de la pandemia, con una caída acumulada de enero a abril del 13 %, de acuerdo al reporte del Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI).

Vizcarra fue uno de los primeros gobernantes de la región en aplicar una inmovilización obligatoria, para dar tiempo a implementar una mejor respuesta sanitaria en el país, pero las medidas económicas adoptadas resultaron insuficientes para un mercado laboral que es informal en un 70 %.

FALTARON MÁS BONOS

“Entiendo que las familias no tienen ingresos pero, a mi juicio, el gran problema es el bono”, indicó Francke sobre el monto de 380 soles (algo más de 100 dólares) que el Gobierno destinó inicialmente a 5 millones de familias vulnerables.

El analista explicó que “la alternativa debía ser una entrega mucho más expeditiva y una segunda entrega del bono, antes que una reactivación rápida, que parece que puede tener costos en términos de salud pública bastante delicados”.

Después de haber destinado el 12 % del PIB a responder a la pandemia, con líneas de crédito baratas, subsidios y bonos, el Ejecutivo reabrió algunas industrias y el comercio online, mientras que las calles se fueron llenando de vendedores ambulantes.

Este lunes, Vizcarra anunció igualmente el programa “Arranca Perú” para crear un millón de puestos de trabajo en obras de transporte, vivienda, agricultura e infraestructura con una inversión de 6.436 millones de soles.

El comercio intenta recuperarse de la pandemia crisis y este feriado ofrece hasta un 50% de descuento

Ya llegó el fin de semana largo y con él muchos descuentos en algunas de nuestras marcas favoritas. Y es que, aunque estemos encerrados sin poder salir más que al supermercado o quizás a dar un paseo al parque, las ganas de comprar cosas bonitas que podamos usar después o incluso estando en casa, no se nos ha ido y con justa razón. Según expertos, tener algo nuevo en el clóset o recibir un paquete puede aumentar las hormonas de la felicidad y eso es algo que todos necesitamos en este momento de incertidumbre.

Así es que nada como un nuevo vestido, nuevo par de zapatos, un nuevo labial o incluso nuevas pijamas, para levantar el ánimo y estar más positivos hasta que todo esto acabe. Ahora bien, si encontramos esas cosas que necesitamos o simplemente queremos, con increíbles rebajas, aún mejor.

Eso es lo que tienen en este momento y por todo el fin de semana innumerables marcas, así es que este el momento perfecto para irte de “shopping virtual”.

Sunglass Hut

Lentes de sol de marcas como Ray Ban, Oakley, Tory Burch, Prada, Ralph Lauren y Emporio Armani tienen un 30% de descuento este fin de semana.

Bed Bath & Beyond

La tienda tiene un 40% de descuento en piscinas inflables y cojines para el patio. Además, ya estando en el site, puede aprovechar el 25% de descuento en artículos para la cama, al igual que un 30% en decoración para el hogar, entre muchos otros especiales.

Kate Spade

Disfruta de un 40% de descuento en artículos que ya están rebajados usando el código Sunnydays.

Ahí tienes una extensa lista para que te entretengas todo este fin de semana.

Macy’s

Puedes obtener entre un 20% y un 60% de descuento en muchas de las marcas que ofrece la tienda por departamentos.

Bloomingdale’s

La tienda tiene artículos con descuentos que pueden llegar hasta el 60% menos del precio original. Puedes encontrar desde ropa y zapatos, hasta joyería y carteras