Tag: PAQUETE DE ESTIMULO

Trump pide al Congreso que apruebe un paquete de ayuda económica para el coronavirus

Las reglas de inmigración para estudiantes internacionales en universidades de Estados Unidos han pasado por múltiples cambios bajo la administración Trump. En su plan de transición, el proyectado presidente electo Joe Biden propone cambiar algunas de ellas para relajar las restricciones en las visas.

Biden, no se refiere específicamente a estudiantes internacionales de licenciatura en su ‘Plan para Asegurar Nuestros Valores como una Nación de Inmigrantes’.  Pero afirma que aumentará el número de visas para “la inmigración permanente basada en el empleo, y promoverá mecanismos para reducir temporalmente el número de visas durante tiempos de alto desempleo en Estados Unidos”.

Los estudiantes internacionales identifican las barreras que hay para las oportunidades de empleo permanente en Estados Unidos como una de las razones por la que algunos no escogen al país como un destino educativo, según el Instituto para la Educación Internacional (IIE, por sus siglas en inglés).

“Los estudiantes internacionales son bienvenidos”, ratifica Estados UnidosAunque la declaración del Departamento de Estado reafirma la bienvenida a los estudiantes internacionales, confirma que “aún tendrán que obtener la visa apropiada y pueden estar sujetos a otras restricciones de viaje o procesamiento de visa debido a la COVID-19”.

Las universidades estadounidenses inscribieron a más de un millón de estudiantes internacionales el año pasado, pero tras décadas de incrementos, la inscripción se ha estancado en los últimos dos años”, dice el IIE.

La emisión de visas de estudiante F-1 ha disminuido en los últimos cuatro años, según datos del Departamento de Estado. Durante el año fiscal 2016, se emitieron 502.214 visas F-1. En el 2017, el número fue reducido a 421.008.

Las visas de estudiantes son emitidas por el Departamento de Estado y administradas por el Departamento de Seguridad Nacional.

“Biden cree que graduados extranjeros de un programa estadounidense de doctorado deberían recibir una tarjeta de residencia con sus diplomas y que perder a estos altamente cualificados trabajadores ante economías extranjeras es un perjuicio a nuestra propia competitividad económica”, dice la página web del proyectado presidente electo.

La mayoría de los estudiantes internacionales vienen con visas F-1. Tras graduarse algunos solicitan participar en un programa que les permite trabajar en su área de estudio por hasta doce meses. Estudiantes especializados en ciencias, tecnología, ingeniería o matemáticas (STEM, por sus siglas en inglés) pueden extender su estadía laboral hasta los 24 meses.

Los estudiantes interesados en permanecer en Estados Unidos y adquirir experiencia laboral, especialmente aquellos en campos STEM, piden la visa H-1B después de su primer estadía laboral.

Más del 30% de los estudiantes internacionales vienen de China y un 20% de India. Esos estudiantes típicamente buscan títulos en materias STEM, según el IIE.

El presidente Trump se enfocó en casos de robo de propiedad intelectual por parte de estudiantes internacionales que trabajaban en compañías estadounidenses o agencias federales, como el fundamento para reducir la inmigración de estudiantes. La administración también citó el espionaje entre estudiantes internacionales y trabajadores invitados para justificar las limitaciones a su acceso a Estados Unidos.

Los estudiantes internacionales contribuyeron 45.000 millones de dólares a la economía estadounidense y generaron 458.290 empleos en el año académico 2018-2019, según la Asociación de Educadores Internacionales.

Asimismo, estudiantes de un país cuyos visitantes sobrepasen su estadía autorizada en más de un 10% o aquellos de países que el Departamento de Estado tenga en su lista de patrocinadores del terrorismo, serían limitados a dos años. El Departamento de Seguridad Nacional aceptó comentarios de la ciudadanía hasta el 26 de octubre y la regla sigue bajo consideración.

California demanda al gobierno de EE.UU. por restricción de visas a estudiantes internacionalesLa Universidad de California también anunció tomará medidas legales y así se sumaría a otras instituciones que ya lo hicieron como la Universidad de Harvard y el Instituto Tecnológico de Massachusetts. (MIT).

Julio 2020: La agencia de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés) anunció una modificación que llevaría a los estudiantes internacionales registrados sólo en cursos virtuales en universidades estadounidenses, a estar presentes en los recintos universitarios durante la pandemia, o arriesgarse a ser deportados.

La modificación fue anulada luego que la Universidad de Harvard y el Instituto de Tecnología de Massachusetts presentaron una demanda contra ICE con firmas de apoyo de funcionarios de por lo menos 200 universidades estadounidenses.

Junio 2020: La administración Trump emitió una orden suspendiendo las visas H-1B, J y otras visas de trabajo temporal. La prohibición afectó a solicitantes hasta finales de este año.

Mayo 2020: El 29 de mayo, el presidente Trump emitió una orden ejecutiva prohibiendo que estudiantes de posgrado chinos con visas F o J pudieran entrar al país.

Las personas con visas J pueden participar en programas de intercambio académico de estudio y trabajo en Estados Unidos.

La Casa Blanca publicó varias declaraciones diciendo que China estaba involucrada en adquirir tecnología estadounidense y propiedad intelectual “en parte para robustecer la modernización de sus fuerzas armadas” y que algunos “estudiantes chinos de posgrado e investigadores posdoctorado operan como recolectores no tradicionales de propiedad intelectual. La orden no afectó a estudiantes chinos de licenciatura o a residentes permanentes.

China ha enviado el mayor número de estudiantes internacionales a Estados Unidos durante 10 años consecutivos: 369.548 de un total de 1.095.299 en 2019, según el Instituto para la Educación Internacional.

La regla estableció un “período máximo de estadía autorizada” para reducir las tasas de permanencia no autorizada y para disminuir “la confusión sobre cuánto tiempo se pueden quedar legalmente en Estados Unidos”.

Junio 2019: Estudiantes internacionales crearon peticiones o escribieron cartas citando los prolongados tiempos de procesamiento para las autorizaciones federales de empleo y le pidieron ayuda a sus universidades. Algunos estudiantes perdieron pasantías laborales y dinero gastado en vivienda y vuelos de avión.

Mayo 2019: El Departamento de Seguridad Nacional anunció aumentos en los cobros por gestiones inmigratorias de estudiantes internacionales, visitantes de intercambio y otras escuelas.

Para estudiantes internacionales con visas F o M, el cargo aumentó de 200 a 350 dólares. Para los visitantes de intercambio, el cargo por la visa J aumentó de 180 a 220 dólares. Las visas M le permiten a estudiantes internacionales participar en estudios vocaciones no académicos. Las visas J le permiten a estudiantes o académicos internacionales participar en programas de trabajo y estudio mediante intercambios con universidades estadounidenses.

Reducción de estudiantes extranjeros golpeará finanzas de universidades de EE.UU.El miedo al COVID-19 ya era un problema, y ahora las restricciones de visas a estudiantes extranjeros tienen a las universidades preparándose para una fuerte reducción de los estudiantes internacionales y los ingresos que estos representan.

Para escuelas con certificación vocacional, donde los estudiantes necesitan visas F o M, la solicitud de certificación pasó de 1700 a 3.000 dólares.

Mayo 2018: El Servicio de Inmigración y Ciudadanía (USCIS, por sus siglas en inglés) emitió un memorándum cambiando la forma en que calculan “la presencia ilegal” de no inmigrantes con visas F, J y M, y sus dependientes. Los graduados que sobrepasen en período de estadía de sus visas podrían afrontar bajo dicha política una exclusión de poder entrar a Estados Unidos durante 10 años.

El cambio busca “reducir el número de casos en que se pasaban del tiempo de estadía” y para “mejorar como USCIS implementa las bases para no admisibilidad debido a presencia ilegal” en Estados Unidos”, indicó USCIS.

USCIS publicó un memorándum con una revisión a dicha política tras recibir retroalimentación del público.

Los afectados fueron personas con visas de inmigrante o no inmigrante de Irán, Siria, Sudán, Somalia, Libia y Yemen, incluyendo a estudiantes. La lista, desde entonces, ha sido enmendada y ahora aplica a 13 países.

El diario The New York Times reportó que unos 17.000 estudiantes en Estados Unidos fueron impactados por la prohibición, la mayoría de ellos en universidades en el nordeste del país y California.

Estiman que este semana haya acuerdo para aprobar nuevo paquete de estímulo

Las conversaciones para aprobar un paquete de estímulo bipartidista continúan mientras el presidente Donald Trump está hospitalizado y a pesar de que tres senadores han dado positivo por coronavirus.

A principios de esta semana, la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, y el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin retomaron las estancadas negociaciones y se mostraron optimistas por los avances.

“Estamos avanzando”, dijo la demócrata este domingo en el programa Face the Nation. “Solo depende de si ellos entienden lo que hay que hacer para vencer al virus“, añadió.

Varios cargos de la Casa Blanca han indicado en conversaciones privadas que podría haber al menos esbozos de un acuerdo a mediados de la próxima semana, según informó The Washington Post, que cita a una fuente anónima.

Pero, incluso si las negoiaciones con la Casa Blanca salen bien, la propuesta de ley necesita el respaldo del Senado -de mayoría republicana- antes de se convierta en ley con la firma de Trump.

El presidente ha presionado desde el hospital para que lleguen a un acuerdo. “Nuestro gran Estados Unidos quiere y necesita estímulo. Pónganse a trabajar juntos y consíganlo. Gracias”, escribió este sábado el republicano en su cuenta de Twitter.

Aunque las sesiones en el Senado quedaron suspendidas después de que tres senadores dieran positivo de coronavirus, el líder de la mayoría republicana en el Senado, Mitch McConnell, dijo pediría a los senadores volver a la Cámara Alta en caso de necesitar sus votos para aprobar la propuesta de ley.

Retrasan votación en el Congreso sobre el nuevo paquete de estímulo

La mayoría demócrata en la Cámara de Representantes retrasó la votación prevista para este miércoles sobre el nuevo proyecto de ley de un estímulo económico por coronavirus de $2.2 billones de dólares. Esperan llegar a un acuerdo con la Casa Blanca para un plan que ayude a los estadounidenses a hacer frente a la pandemia.

La votación quedó pospuesta al jueves para dar margen a la presidenta de la Cámara, Nancy Pelosi, y a los negociadores de la Casa Blanca para llegar a un acuerdo bipartidista, según informó un asistente demócrata y se hizo eco USA Today. La fuente no pudo hacer públicas la deliberaciones internas.

Pelosi y el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, se reunieron este miércoles en el capitolio para sus primeras negociaciones en persona desde agosto.

Los desacuerdos en torno al monto y alcance del paquete de estímulos ha mantenido estancadas las conversaciones, pero legisladores de ambos partidos han presionado para que lleguen a algún tipo de acuerdo antes de la cita electoral del próximo 3 de noviembre.

“Hemos avanzado mucho en los últimos días. Todavía no tenemos un acuerdo, pero tenemos más trabajo pendiente. Y vamos a ver donde terminamos”, dijo Mnuchin el miércoles.

El plan demócrata es una nueva versión del que ya aprobaron en la Cámara baja en mayo pero que no tuvo recorrido en el Senado, con mayoría republicana. Los senadores de este partido se resisten a asignar a la recuperación económica los $3.4 billones de dólares que propone la ley Héroes.

Republicanos en el Senado de EEUU se preparan para votar nuevo paquete de estímulo

Los republicanos del Senado se están preparando para aprobar esta semana un plan de recuperación mucho menos ambicioso del que presentaron hace unas semanas. Lo harían sin los demócratas, que ya se han opuesto contundentemente a una financiación de menos de dos billones de dólares.

El líder de la mayoría en la Cámara alta, Mitch McConnell, se mostró escéptico ante la idea de que el Congreso alcance un acuerdo antes de noviembre porque, según dijo, “el espíritu de cooperación que teníamos en marzo y abril se ha disipado a medida de que nos acercamos a las elecciones“.

La cantidad que están barajando los republicanos está entre los $500,000 millones y los $700,000 millones, tal y como informó Axios, que cita a fuentes cercanas a las negociaciones.

La mayoría de los senadores republicanos, especialmente quienes se juegan su escaño el próximo noviembre, están de acuerdo en que deben hacer algo para amortiguar el golpe económico de la pandemia. Sin embargo, dentro del propio partido están en desacuerdo sobre cómo debería ser la legislación.

Es por ello que, según comenta el citado medio, han decidido reducir la cuantía del proyecto de ley para conseguir un apoyo más amplio de los republicanos. La propuesta incluiría dinero para las escuelas, protecciones de responsabilidad generalizadas y beneficios de desempleo reestructurados.

Sin embargo, muchos republicanos esperan en privado que esta propuesta tampoco consiga los apoyos para poner contra las cuerdas a los demócratas, cuyos representantes aprobaron la Ley Héroes (de más de tres billones de dólares) en mayo.

Secretario del Tesoro pide acuerdo bipartidista sobre paquete de estímulo

El secretario de Tesoro de Estados Unidos, Steven Mnuchin, aseguró el martes que el gobierno está aún dispuesto a llegar a un acuerdo para aprobar un nuevo paquete de estímulo e inyectar capital a los pequeños comercios en medio de la recesión económica creada por la pandemia del coronavirus.

“Seguiremos trabajando con el Senado y la Cámara de manera bipartidista en la fase cuatro del paquete de estímulo”, dijo Mnuchin en una audiencia en la Cámara de Representantes.

El secretario Mnuchin expresó también que espera que se llegue a un acuerdo entre el partido Demócrata y el Republicano sobre la ayuda gubernamental. “Creo todavía que se debe alcanzar un acuerdo bipartidista” para suministrar “fondos sustanciales para las escuelas, para hacer pruebas diagnósitcas, vacunas” y créditos a los pequeños comercios.

Las conversaciones entre los líderes políticos sobre un nuevo estímulo están estancadas desde principios de agosto, cuando ambas partes se levantaron de la mesa ante la imposibilidad de llegar a un acuerdo.

EE.UU.: ¿Qué incluye el nuevo paquete de ayuda por COVID-19 de los republicanos?El paquete viene a reemplazar la ayuda federal anterior aprobada en mayo que expira el viernes 31 de julio.

Mientras que los demócratas han rebajado su petición desde los 3,4 billones de dólares hasta los 2,2 billones, según propuso esta semana la presidenta de la Cámara, Nancy Pelosi, la Casa Blanca sigue enrocada en su propuesta de 1,3 billones.

Mnuchin comentó sobre la discusión en la audiencia: “No apoyo los 2,2 billones”. El secretario del Tesoro, no obstante, dijo durante la audiencia que está dispuesto a sentarse con la presidenta de la Cámara “en cualquier momento” e incluso prometió llamarla en cuanto se acabara la sesión.

La ayuda de 600 dólares semanales que los millones de estadounidenses desempleados recibieron por cuatro meses expiró el 31 de julio y, a pesar de que Trump emitió un orden ejecutiva para extender los beneficios —reduciendo la ayuda a 400 dólares— los estados están luchando por hacer llegar el dinero a sus ciudadanos.

Por más de 20 semanas consecutivas, más de un millón de estadounidenses han solicitado beneficios de desempleo, mientras que los casos de coronavirus en EE.UU. superan los seis millones y se ha producido un repunte en estados del Medio Oeste.

¿Por qué el congreso americano no ha aprobado el nuevo paquete de ayuda económica?

Se espera que los republicanos del Senado introduzcan un “ligero”paquete de estímulo del coronavirus que podría incluir US$10,000 millones destinados a aliviar la crisis económica de la oficina de correos de Estados Unidos (USPS) y US$300 semanales como parte del seguro por desempleo, similares a los firmados por la acción ejecutiva del presidente Donald Trump, informó el sitio Web Politico, el lunes 17 de agosto.

La capacidad de USPS para servir durante las próximas elecciones presidenciales y las preocupaciones sobre su capacidad de manejar el aumento de boletas electorales enviadas por correo, han dirigido el debate sobre el nuevo proyecto de ley hacia una nueva dirección. 

El domingo 16 de agosto, la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, dijo que interrumpirá el receso de la cámara baja para realizar una votación sobre la legislación independiente que detendría los cambios que dañan al Servicio Postal de Estados Unidos. Sin embargo, todavía es incierto si también se votará sobre el nuevo paquete económico, el cual podría incluir el envío de un segundo cheque. 

El Senado suspendió la sesión siguiendo los pasos de la Cámara de Representantes, y tienen planeado regresar el 8 y el 14 de septiembre, respectivamente. Se espera que la legislación en torno a USPS llegue el sábado 22 de agosto, después de la Convención Nacional Demócrata, que comenzó el lunes 17 de agosto y se extenderá hasta el jueves 20 de agosto.

Cuando sea que se vayan a reanudar las negociaciones sobre el próximo paquete económico, está claro que ambas partes están tratado de aprobar un proyecto de ley completo, aunque estén en desacuerdo sobre lo que esto significa. Estas son cinco razones por las que creemos que se aprobará un nuevo proyecto de ley de estimulo económico. 

Ambos lados quieren reiniciar negociaciones

Todos los conflictos y señalamientos han revelado algo, que tanto demócratas como republicanos reconocen la necesidad de otro paquete de rescate económico para ayudarle a las personas a recuperarse de la crisis provocada por la pandemia de coronavirus y sus consecuencias.

Sin embargo, a pesar de haber firmado cuatro acciones ejecutivas, el presidente Donald Trump tuiteó el 14 de agosto su apoyo ––al mismo tiempo que criticó a los demócratas–– para la aprobación de un nuevo proyecto de ley, incluyendo la reapertura de las escuelas como parte de su agenda personal. 

“No podemos esperar hasta el 30 de septiembre”, dijo Pelosi el 13 de agosto sobre la aprobación del proyecto de ley de estímulo. “La gente morirá”.

Las directivas del presidente, conformadas por una orden ejecutiva y tres memorandos, abarcan temas como el beneficio de desempleo máximo de US$400, examinan las protecciones contra desalojos, el aplazamiento de los pagos de los préstamos estudiantiles y proponen un recorte de impuestos sobre la nomina. 

Senadores republicanos preparan un nuevo paquete de estímulo para la economía estadounidense

Sin acuerdo bipartidista en el horizonte, los senadores republicanos preparan la presentación de un nuevo plan de estímulo fiscal, que reduce la factura incluida en su anterior proyecto de ley. Una situación que no promete aunar posiciones con los demócratas, que rechazan aprobar un estímulo troceado y de menor tamaño.

Aún así, según adelantan Bloomberg y Politico, la nueva propuesta light busca extender las ayudad adicionales a los desempleados hasta los 300 dólares semanales. También amplia la financiación del Programa de Protección de Nóminas (PPP, por sus siglas en inglés), que ofrece créditos a fondo perdido a las pequeñas y medianas empresas del país. Así lo reportó el periodista José Luis de Haro para el periódico El Esconomista.es

Otras medidas incluyen protección legal para los empleadores, más dinero para las escuelas públicas de cara al regreso a las clases y destinar 10.000 millones de dólares al Servicio Postal de EEUU (USPS, por sus siglas en inglés).

La propuesta representaría una versión reducida del proyecto de ley por valor de un billón que los senadores republicanos ya introdujeron a fines de julio como contrapunto al plan de 3,5 billones de dólares que los demócratas aprobaron en la Cámara Baja el pasado mayo.

Los republicanos aprovechan ahora la polémica sobre el Servicio Postal estadounidense y responden a los demócratas, que actualmente están dispuestos a acortar su receso para votar un proyecto de ley que otorgue 25.000 millones de dólares al USPS de cara las próximas elecciones del 3 de noviembre.

El voto por correo se ha convertido en un importante punto de fricción a este lado del Atlántico. El director general de correos, Louis DeJoy, anunció el martes que suspenderá ciertos cambios en el USPS hasta después de las elecciones de 2020 para “evitar la apariencia de que esto podría tener impacto alguno en el correo electoral”.

DeJoy, cuyas medidas de reducción de costes hacían saltar las alarmas sobre los retrasos generalizados en el envío y entrega postal que podrían afectar a la importante cita electoral de noviembre, explicó en un comunicado que anulará temporalmente “algunas de las iniciativas operativas” que son anteriores a su desembarco en el servicio de correos.

Previamente, el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, señaló en una entrevista con la CNBC que consideraba posible llegar a un acuerdo con los demócratas si estos “quisieran ser razonables”. Mnuchin justificó que la cantidad de dinero propuesta por los republicanos para ayudar a apuntalar el servicio de correo patrio coincide con el acordado por los demócratas en negociaciones anteriores sobre un paquete de estímulo más amplio que no llegó a buen puerto.

Si bien dichos detalles no se hicieron públicos en su momento, la presidenta de la Cámara de Representantes, la demócrata, Nancy Pelosi y el líder de la minoría del Senado, Chuck Schumer, han reiterado en múltiples ocasiones que no aceptarán un paquete de estímulo descafeinado. Ambos argumentan que se debe alcanzar un acuerdo sobre un proyecto de ley que incluya, además de financiación al USPS y una extensión de los subsidios adicionales a los desempleados, entre otras partidas, ayudas para los gobiernos estatales y locales.

A tan solo 77 días para las elecciones generales, la Casa Blanca y los republicanos no han logrado alcanzar un acuerdo con los demócratas sobre el próximo plan de estímulo económico. Pese a que el presidente de EEUU, Donald Trump, rubrico varios decretos extendiendo mínimamente algunas provisiones, la Reserva Federal ha avisado que, con gran parte del estímulo aprobado el pasado 27 de marzo ya agotado, los riesgos para la economía aumentan cada día que pasa sin un acuerdo a amplio alcance.

Conozca el monto del segundo paquete de estímulo económico

La actual pandemia del coronavirus le ha hecho mucho daño a la economía, tanto así que ha causado que se alcancen las más altas cifras de desempleo desde la Gran Depresión. Si bien el gobierno de los Estados Unidos ya emitió un cheque de estímulo de $1,200 dólares para los ciudadanos, es posible que se apruebe un segundo cheque en el siguiente paquete de estímulo, de acuerdo con el portal informativo de I Heart Radio.

Este lunes, el periodista Charles Gasparino compartió la primicia de que el próximo paquete de estímulo podría ser de más de $1 billón de dólares.

Entre los apoyos que podrían darse, en fechas recientes, se habló de la posibilidad de ofrecer un cheque de $4,000 dólares para alentar a los ciudadanos a viajar dentro del país.

Además, aunque todavía no se ha confirmado nada, el presidente Trump dijo que su administración solicitará dinero adicional para apoyar a los ciudadanos. Asimismo, el asesor económico del presidente, Kevin Hassett, también dijo que las probabilidades de que se apruebe otro paquete de estímulo son muy altas.

Por otro lado, la Cámara de Representantes ya aprobó la Ley HEROES. Sin embargo, ésta aún debe ser aprobada por el Senado. De ser así, sí de distribuirá un segundo cheque de estímulo en el futuro cercano.

Nuevo estímulo económico daría un crédito de impuestos por tomar vacaciones

Salir de vacaciones sería recompensado por el gobierno en un nuevo paquete de estímulo económico.

Funcionarios del gobierno de Donald Trump insinuaron este fin de semana que el presidente respaldaría una ley para inyectar a la economía del país otros $2 billones de dólares.

“Hemos pasado por la fase de rescate y ahora estamos en la fase de reapertura de transición y creo que, en términos generales, nos gustaría pasar a una fase de incentivo de crecimiento para la economía futura”, dijo a CNN Peter Navarro, consejero de la Casa Blanca.

El nuevo paquete incluiría un segundo cheque de estímulo, según declaraciones del secretario del Tesoro, Steve Mnuchin. A esto se sumarían créditos tributarios como uno de $4,000 a las familias que tomen vacaciones dentro de Estados Unidos en los próximos tres a seis meses. El objetivo es estimular a la industria del turismo, una de las más golpeadas por la pandemia del coronavirus.

Otros créditos que estudian los republicanos son un descuento al impuesto de nómina, un bono de regreso al trabajo para aquellos que perdieron su empleo, y algunos incentivos para las empresas manufactureras que abandonen su contratación en el exterior.

La presión por un nuevo estímulo fue retomada la semana pasado cuando la bolsa de valores se desplomó.

Senadores republicanos están abiertos a un paquete de ayuda pero no apoyarán al de los demócratas

El líder de la mayoría republicana en el Senado, Mitch McConnell, dijo ayer jueves que está abierto a otro paquete de ayudas destinado a aliviar el impacto económico que está causando el coronavirus. McConnell, que se opone a la propuesta demócrata que se votará este viernes en la Cámara de Representantes, adelantó que está hablando con la Administración Trump sobre una posible legislación.

Aunque el máximo republicano en el Congreso se negó a responder en Fox News cuándo su partido empezaría a negociar un nuevo estímulo, sí adelantó que “su línea roja” es incluir protección a empresas e instituciones contra cualquier tipo de responsabilidad civil.

“Todos estamos hablando sobre esto. Y yo lo estuve hablando ayer con el secretario del Tesoro, con el jefe de gabinete del presidente y con el presidente” Donald Trump, dijo. “Todos creemos que probablemente será necesario otro proyecto de ley”.

McConnell aprovechó para volver a desestimar la ley Héroes que han propuesto los demócratas de la Cámara de Representantes y que contempla una partida de $3 billones de dólares y el envío de otros $1,200 dólares a la mayoría de contribuyentes. El líder del Senado se refirió al proyecto de ley, que se vota mañana en el Congreso, como un “desfile de absurdos”.

La ley demócrata tendría que aprobarse también en el Senado -algo que parece improbable- antes de llegar a Trump, que ya ha amenazado con vetarla.

Cámara Baja de EEUU vota el viernes plan de alivio de COVID-19 por US$ 3 billones

La Cámara Baja del Congreso de Estados Unidos, controlada por la oposición demócrata, intentará aprobar el viernes un paquete récord de 3 billones de dólares para responder a la crisis del coronavirus y proporcionar pagos de emergencia a millones de hogares estadounidenses. 

“Nuestro próximo paso es aprobar el proyecto de ley. Lo haremos mañana”, dijo el jueves a periodistas la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi.

“El desafío es claro, y estamos muy orgullosos de la ‘Ley de Héroes’, que aborda las necesidades urgentes y las acciones que queremos tomar para satisfacerlas”. 

Pelosi dio a conocer la legislación de 1.815 páginas recién el martes. 

Los republicanos la cuestionaron rápidamente, tildando la iniciativa de “lista de deseos progresista” y dijeron que moriría en el Senado controlado por el gobernante Partido Republicano.

Los líderes de la Cámara Alta han dicho que aún no se necesitan nuevos fondos de emergencia, un sentimiento del que se hizo eco el presidente Donald Trump. 

Pero con más de 1,4 millones de infecciones registradas de la COVID-19, más de 85.000 muertes y una economía en caída libre por las órdenes de confinamiento para evitar contagios, los demócratas abogan por un rápido apoyo adicional para las familias y empresas estadounidenses. 

“Estamos poniendo nuestra propuesta sobre la mesa”, dijo Pelosi. “Estamos abiertos a negociarla”. 

La medida incluye una segunda ronda de pagos directos a la mayoría de las familias, de hasta 6.000 dólares por hogar, cuando unos 36,5 millones de estadounidenses han perdido sus empleos en la pandemia.

Además, destina casi 1 billón de dólares a los gobiernos estatales y locales cuyos recursos se han agotado por la lucha contra los brotes. 

También proporciona un pago por labores de riesgo para los trabajadores de la salud y socorristas, amplía las pruebas y el rastreo del virus, aumenta los préstamos a las pequeñas empresas, refuerza la asistencia para vivienda y fortalece la seguridad alimentaria para las familias pobres. 

Pelosi señaló que el proyecto de ley también financiaría al Servicio Postal de Estados Unidos, cuya viabilidad financiera está amenazada justo cuando los demócratas presionan para ampliar las opciones de voto por correo antes de las elecciones presidenciales de noviembre. 

Trump ya ha promulgado cuatro leyes de alivio por la pandemia, incluyendo un histórico plan de estímulo de 2,2 billones de dólares en marzo y otra norma por 483.000 millones para inyectar fondos adicionales en un programa de préstamos para pequeñas empresas afectadas. 

La Cámara Baja también votará el viernes sobre un cambio en las antiguas reglas del Congreso para permitir que los legisladores voten por poder durante crisis como una pandemia.