Convivir largas horas en un espacio reducido, bajo las tensiones de la pandemia y posiblemente perfilando problemas económicos, está siendo el punto de quiebre para muchas parejas en Nueva York.

Así, los neoyorquinos están inundando las líneas telefónicas con consultas de divorcio, y se espera una avalancha de presentaciones una vez que los tribunales vuelvan a abrir, concluyeron varios abogados consultados por el diario New York Post.

“La gente se está dando cuenta de que no se soportan”, dijo la abogada Suzanne Kimberly Bracker, quien como muchos en su campo ya ha visto un aumento en los pedidos divorcio durante el coronavirus.

“En el medio de la noche recibí una llamada de una cliente que ahora se da cuenta de que no tiene nada en común con su esposo, excepto los niños, y que él no conoce nada sobre ellos”, dijo Bracker.

Según los abogados, los cónyuges están agrietados bajo la tensión de la cuarentena porque algunos se sienten “encarcelados”, incluso en viviendas grandes, aunque no es lo típico en Manhattan.

“Me volvió a llamar y me dijo: “¿Ya podemos comenzar el proceso?”, comentó sobre un cliente adinerado el abogado matrimonial Paul Talbert. “Tuve que responderle que no podemos presentar un divorcio en este momento”.

Además del espacio, los problemas de dinero también están agotando los matrimonios.

“Una de las principales tensiones que causan los divorcios, más que la infidelidad, son las tensiones monetarias”, opinó el abogado Steven J. Mandel.

“Junto con las personas confinadas en un lugar, (muchas) han perdido el 30% de su patrimonio neto o sus trabajos”, dijo Mandel. “Entonces eso es poner a la gente en una olla a presión”.

También la crisis está sacando a flote las diferencias de opinión existentes de las parejas.

Y algunas, más adineradas, ya están sacando cuentas, pues el día cuando se presenta un divorcio el valor de algunos de los activos más valiosos de un cónyuge, incluidos sus negocios y cualquier cartera de acciones autogestionadas, se congela.

Por lo tanto, tendrá mucho mejor sentido, financieramente, que muchos soliciten el divorcio antes de que esas acciones y negocios comiencen a recuperarse después del coronavirus, dijo el abogado William Beslow. “Eso está claramente en la mente de algunas personas”.

Fuente: MSN.com