Tag: PLAN

Suministro de la vacuna es un dolor de cabeza para funcionarios del nuevo gobierno de EEUU

Funcionarios del gobierno de Joe Biden señalaron este domingo el suministro de la vacuna como uno de los retos que deberán superar cuanto antes para alcanzar la meta de 100 millones de dosis administradas en los primeros 100 días de Gobierno del líder demócrata.

El jefe de gabinete de la Casa Blanca, Ron Klain, llamó la atención sobre la ausencia de un plan de distribución de dosis por parte de la pasada Administración de Donald Trump.

“El proceso para distribuir la vacuna, particularmente fuera de los asilos de ancianos y hospitales, en la comunidad en su conjunto, no existía realmente cuando llegamos a la Casa Blanca“, advirtió el funcionario en una entrevista con el programa “Meet the Press”, de la cadena NBC News.

Klain indicó que la forma en que la gente se vacuna es “caótica y muy limitada” y reconoció que llevar las dosis a los estadounidenses “es el proceso difícil”.

“Ahí es donde estamos atrasados como país. Ahí es donde nos centramos en la Administración de Biden para incrementar eso”, agregó Klain.

Pese a admitir que “hay muchos cuellos de botella, como en todos los procesos complejos”, puntualizó que “la diferencia fundamental” entre el enfoque del Gobierno de Biden y el de Trump es que serán los “dueños” del problema y trabajarán en colaboración con los estados.

“Vamos a hacer el trabajo nosotros mismos. Vamos a establecer estos centros federales de vacunación para asegurarnos de que en los estados que no tienen suficientes lugares de vacunación, nosotros llenemos esos vacíos”, añadió.

También la directora de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), Rochelle Walensky, señaló el suministro de la vacuna como “la restricción más limitante desde el principio”.

“No tenemos tanta dosis como quisiéramos ahora para estados como Nueva York u otros estados que afirman haberse quedado sin vacunas”, afirmó en declaraciones al programa “Fox News Sunday”, de Fox News, y consideró esta situación como un “punto de presión” en este momento.

Walensky confió en que para fines de marzo la producción haya “aumentado dramáticamente” y dispongan de más suministro del que tienen ahora.

Sobre la meta de 100 millones de personas vacunadas en los primeros 100 días del Gobierno de Biden, el cirujano general de EE.UU. (máximo responsable de la salud pública en el Gobierno), Vivek Murthy, apuntó que es “un piso, no un techo”.

“También es un objetivo -explicó en el espacio “ThisWeek”, de la cadena ABC News- que refleja las realidades a las que nos enfrentamos, lo que podría ir bien, pero también lo que podría salir mal”.

En ese sentido, apuntó que “vacunar a tanto estadounidenses como sea posible” requerirá “de mucho trabajo”.

“Trabajar disipando la desinformación, trabajar en el suministro, aumentando los canales de distribución”, remató Murthy, para quien se deben establecer “canales de distribución”, como unidades móviles o centros de vacunación que lleguen hasta los ciudadanos a los que es más difícil acceder o que no cuentan con atención médica.

Republicanos moderados rechazan el plan económico de Biden

Algunos republicanos moderados clave en el Senado descartaron acelerar la principal prioridad del presidente, Joe Biden, de un paquete económico de 1.9 billones de dólares, e indicaron que los 1,400 dólares de estímulo que solicitó podrían tardar meses, o incluso, no llegar nunca.

Los demócratas necesitan convencer a 10 republicanos en el Senado, lo que podría requerir pedir menos fondos de los que Biden solicitó inicialmente, o pasar por encima del umbral de 60 votos utilizando una maniobra parlamentaria.

El equipo de Biden parece estar dispuesto a montar una campaña agresiva para conseguir que el Congreso actúe, a diferencia de la Administración anterior, que en gran medida no logró involucrar a los congresistas en las prioridades legislativas y no gastó el capital político para conseguir la aprobación de sus proyectos de ley.

Los republicanos, que son fundamentales para alcanzar la meta, se mostraron abiertos a recibir dinero adicional para acelerar la distribución de la vacuna COVID-19, pero se mostraron reticentes a la suma total propuesta por Biden. Algunos le pidieron que redujera el plan, mientras que otros sugirieron esperar unos meses para ver si persiste la necesidad económica.

La senadora republicana por Maine Susan Collins, una de las más moderadas, dijo que es “comprensiva” con el aumento de los fondos para las vacunas, pero que no ve la justificación de un proyecto de ley “tan grande”.© Proporcionado por Telemundo El presidente, Joe Biden.

“Me resulta difícil ver cuando acabamos de aprobar 900,000 millones de dólares de ayuda por qué tendríamos [que aprobar] un paquete tan grande”, dijo Collins a los periodistas el jueves. “Tal vez dentro de un par de meses las necesidades sean evidentes y tengamos que hacer algo significativo, pero ahora mismo no lo veo”, agregó.

La senadora republicana por Alaska Lisa Murkowski calificó la petición de Biden de “significativa” y añadió que “la tinta apenas se ha secado en el proyecto de ley de 900,000 millones de dólares”.

“Y por eso va a requerir, creo, una buena cantidad de debate y consideración”, comentó a los periodistas.

El senador republicano por Utah Mitt Romney, un conservador que tiene un historial de ruptura con su partido, aseguró a NBC News, cadena hermana de Telemundo, que no está dispuesto a pedir prestado otro billón de dólares o incluso 500,000 millones para un amplio paquete económico.

“Mi opinión es que lo que está frenando la economía es el COVID-19, no el dinero“, señaló. “Quiero hacer todo lo posible para sacar las vacunas. Pero una vez que la vacuna contra el COVID-19 haya salido y la gente esté inoculada, creo que se verá cómo vuelve la economía”, añadió.

La rápida resistencia significa que el plan de Biden tiene un camino difícil para conseguir los 10 votos republicanos necesarios para ser aprobado según el proceso normal, que el equipo de Biden dijo que favorece para este proyecto de ley.

Si el apoyo bipartidista no se materializa, dejaría a los demócratas con dos opciones: utilizar el proceso de reconciliación para evitar la obstrucción en las disposiciones presupuestarias, o recortarlo para buscar el apoyo bipartidista.

EE.UU. presenta plan sobre vacunas contra el virus chino

El gobierno estadounidense presentó el miércoles un plan para que las vacunas contra el coronavirus sean gratuitas, pese a que existe un escepticismo generalizado entre las personas sobre la seguridad de tales antídotos.

En un informe al Congreso y en un documento con recomendaciones para las agencias de salud estatales, federales y locales, así como para el Departamento de Defensa, se esbozaron planes para una campaña de vacunación que comenzaría gradualmente a finales de este año o en enero, y que eventualmente se ampliará para llegar a cualquier estadounidense que quiera vacunarse.

El Pentágono está involucrado en la distribución de vacunas, pero los trabajadores médicos civiles serán quienes las apliquen.

Los documentos señalan que en la mayoría de casos las personas necesitarán dos dosis, con 21 a 28 días de diferencia.

La campaña de vacunación no será una carrera de velocidad sino un maratón. Inicialmente, puede haber un suministro limitado, y la atención se centrará en los trabajadores de la salud, otros empleados esenciales y personas de grupos vulnerables.

La inyección en sí será gratuita gracias a los miles de millones de dólares en fondos de los contribuyentes aprobados por el Congreso y asignados por la administración del presidente Donald Trump.

Pero el plan enfrenta el escepticismo público. Solo la mitad de los estadounidenses se vacunarían, según una encuesta de The Associated Press realizada en mayo. Para proteger eficazmente a la nación del coronavirus, los expertos dicen que más del 70% de los estadounidenses deben estar inmunizados.

Trump dice su gobierno no tiene nada que ver con supuesto plan golpista en Venezuela

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijo el martes que la situación de Venezuela “no tiene nada que ver con nuestro gobierno”, refiriéndose a dos ciudadanos estadounidenses detenidos por Caracas.

Trump hizo el comentario a periodistas en la Casa Blanca después de que el presidente venezolano, Nicolás Maduro, dijo que había dos estadounidenses entre los 13 detenidos el lunes como parte de un grupo de “mercenarios” que intentó una incursión armada al país para generar violencia y tratar de asesinarlo.

Trump explicará esta noche su plan “volver a trabajar”

El presidente Donald Trump está en Camp Davis durante este fin de semana, celebrando reuniones con su jefe de gabinete Mark Meadows y otros asesores importantes como Ivanka TrumpJared Kushner, el Director del Consejo Económico Nacional Larry Kudlow y la secretaria de prensa Kayleigh McEnany, para planificar su mitin electoral televisado sobre el coronavirus, que se realizará en el monumento a Lincoln, en Washington DC, el domingo por la nochereporta POLITICO.

Trump anunciará en ese “mitin virtual” con los estadounidenses varias propuestas de políticas fiscales y regulatorias para impulsar la economía, según entrevistas sostenidas por POLITICO.com con media docena de altos funcionarios de la administración y con republicanos cercanos a la Casa Blanca.

Todo es parte de la estrategia más amplia de la Casa Blanca de cambiar su mensaje de coronavirus a uno económico, un movimiento que los asesores políticos del presidente creen que juega más con sus fortalezas como exdesarrollador inmobiliario.

Trump insistirá el domingo en que los estadounidenses deben “volver a trabajar”, a pesar de que el número de casos y muertes de coronavirus no cesa de crecer en el país, el mayor foco del mundo.

Mientras unos 15 estados continuaban su levantamiento gradual de las restricciones de movimiento para contener la propagación de COVID-19, Trump pasó la jornada reunido con varios de sus asesores en la residencia presidencial de Camp David, en Maryland.

El objetivo de Trump es realizar lo más parecido a un mitin electoral: un “encuentro virtual con votantes” retransmitido por la cadena de televisión conservadora Fox News y filmado en directo desde el monumento a Lincoln, uno de los lugares más patrióticos de la capital.

“Volver a trabajar”

Bajo el lema “Estados Unidos unido: volviendo a trabajar”, el mitin electoral televisado se emitirá en horario de máxima audiencia (a las 7:00 p.m. EDT, las 23:00 GMT) exactamente seis meses antes de las elecciones del 3 de noviembre, en las que Trump se enfrentará previsiblemente al virtual candidato demócrata, Joe Biden.

Preocupado por algunas encuestas que le muestran perdiendo terreno en algunos estados clave, particularmente entre los estadounidenses de edad avanzada, Trump ha hecho algunos cambios en la última semana en su política de comunicación, al reemplazar sus ruedas de prensa diarias por actos solemnes en la Casa Blanca.

Según informó este sábado el diario POLITICO, el acto televisado de este domingo forma parte de ese intento de encauzar los sondeos y perfilar la respuesta de la Casa Blanca como eficaz y contundente, en un momento en el que los casos de coronavirus superan 1 millón 120,000 y las muertes superan 65,000.

La entrevista, en la que Trump responderá a preguntas de votantes enviadas mediante las redes sociales y filtradas por periodistas de Fox News, dará al mandatario una nueva plataforma para insistir en que es necesario incentivar la economía y relajar las medidas de distancia social, algo que depende de cada estado.

Amagos de reapertura

Las recomendaciones de la Casa Blanca de mantener la distancia social caducaron este jueves y dieron paso a un panorama mezclado en EEUU, donde estados demócratas como California, Michigan y Nueva York apuestan por la prudencia mientras otros republicanos como Georgia o Florida abren playas, restaurantes y peluquerías.

La impaciencia de Trump por reabrir la economía ha orientado parte de las respuestas de los gobernadores republicanos e inspirado a muchos de los manifestantes que han salido a las calles en las últimas semanas en todo EE.UU. para protestar contra las medidas de confinamiento.

Este sábado, cientos de personas se congregaron en las capitales de Oregon y Kentucky para exigir la vuelta a la normalidad, mientras la reapertura gradual seguía en quince estados: Alabama, Colorado, Idaho, Illinois, Louisiana, Maine, Nebraska, Nevada, Nueva Jersey, Nuevo México, Pennsylvania, Tennessee, Texas, Wisconsin y Wyoming.

Aunque las directrices varían por estado, la mayoría permiten ya que los negocios no esenciales puedan ofrecer la recogida de productos y que sigan los trabajos de construcción.