Tag: POLITICA EEUU

Republicanos eligen a seguidora de Trump como nueva líder de bloque

Los republicanos elevaron el viernes al liderato de su bloque en la Cámara de Representantes de Estados Unidos a una ardiente defensora de Donald Trump: la representante Elise Stefanik, con la esperanza de poner fin a su acerba guerra civil en torno a la lucha implacable de Liz Cheney contra el expresidente.

Stefanik, una moderada convertida en partidaria de Trump que ha difundido muchas de sus denuncias falsas de fraude electoral, ocupará el puesto número tres del liderato que Cheney ejerció durante dos años.

Con Stefanik, de 36 años, los republicanos intentarán cambiar de tema al consagrar a una de las fieles de Trump —y una de las escasas mujeres que tiene el partido en el Congreso— en lugar de la desafiante Cheney.

Respaldada por Trump y los dos dirigentes principales del bloque, Stefanik derrotó al contendiente Chip Roy por 134-46 en una votación a puertas cerradas.

La elección de Roy parecía más que difícil, pero al menos fue una señal a la conducción de que los derechistas intransigentes esperan tener una voz fuerte en lo sucesivo.

En momentos en que Cheney y otros republicanos antitrumpistas tratan de alejar al partido del expresidente, Stefanik ratificó su importancia y el control que ejerce sobre sobre ellos.

“Los votantes determinan quién es el líder del Partido Republicano y el presidente Trump es el líder al que aspiran”, dijo, antes de añadir que Trump “es una voz importante en el Partido Republicano y esperamos con ansia trabajar con él”.

Los republicanos echaron a Cheney de la conducción luego de que ella atacó reiterada y públicamente a Trump, quien alentó a sus seguidores en el asalto al Capitolio el 6 de enero y persiste en su mentira de que el fraude electoral le costó la reelección en 2020.

Cheney ha dicho que seguirá enfrentando a Trump y que se esforzará en derrotarlo si intenta regresar a la Casa Blanca en 2024.

Liz Cheney es destituida por republicanos en el Congreso

 Los republicanos destituyeron ayer miércoles a su correligionaria Liz Cheney del cargo que tenía en la dirección del partido en la Cámara de Representantes debido a su persistente repudio de las falsedades electorales de Donald Trump, lo cual pone de relieve el control que el exmandatario mantiene sobre esa fuerza política pese a que enfrentó un juicio político en dos ocasiones.

Cheney insistió en que continuará intentando arrancarle el partido a Trump y sus “mentiras destructivas”.

En una reunión a puertas cerradas y mediante voto oral, los legisladores republicanos tardaron menos de 20 minutos para quitarle a Cheney su cargo como la 3ra dirigente más importante de ese partido en la cámara baja. La destitución, solicitada por Trump y otros republicanos de alto rango, mostró la capacidad del expresidente para trastocar las carreras de sus antagonistas, incluso las de los miembros de mayor rango en el Partido Republicano.

Cheney, hija del exvicepresidente Dick Cheney, ha reprochado reiteradamente a Trump por su mentira repetida frecuentemente de que le robaron la reelección de 2020 y por haber alentado a sus simpatizantes a que invadieran el Capitolio el 6 de enero. El miércoles, Cheney arremetió de nuevo sin arredrarse.

“Si ustedes quieren líderes que permitan y propaguen las mentiras destructivas de él, no soy su persona”, les dijo Cheney a sus colegas antes de la votación, según un colaborador que facilitó las declaraciones de la legisladora a condición de guardar el anonimato. “Tienen muchos más a quienes escoger. Ese será su legado”.

Pocos minutos después de que acusó a sus colegas republicanos de apuntalar deshonestamente a Trump, el líder de la minoría en la Cámara de Representantes, Kevin McCarthy, dijo ante reporteros en la Casa Blanca: “Me parece que nadie está cuestionando la legitimidad de la elección presidencial. Creo que eso ya esta superado”.

McCarthy emitió sus declaraciones una semana después de que Trump difundiera un comunicado en el que afirmó: “¡La Fraudulenta Elección Presidencial de 2020 será conocida, desde este día en adelante, como la gran mentira!”.

Los detractores de Cheney dicen que su ofensa no son sus puntos de vista sobre Trump, sino su persistencia en manifestarlos públicamente, socavando la unidad que desean que los líderes del partido muestren en antelación a los comicios del año entrante, en los que confían lograr el control de la cámara baja. Varios aseguran también que la lealtad de los electores republicanos a Trump significa que sin él las perspectivas electorales para el partido serían pésimas.

La destitución de Cheney significa de hecho que el Partido Republicano está imponiendo un requisito notable para formar parte de sus puestos más importantes: adherencia, o cuando menos silencio, frente a la aseveración falaz de Trump de que hubo un fraude electoral generalizado. En diversos estados del país, autoridades y jueces de ambos partidos no encontraron evidencia que sustentara las afirmaciones del expresidente.

Cheney, de 54 años, al parecer enfrenta un camino difícil en su intento por modificar el rumbo del Partido Republicano para que se aleje de la influencia e imagen de Trump.

La legisladora dijo a los republicanos que no renunciará a la Cámara de Representantes y que intentará ser reelegida el año entrante, aunque es casi seguro que tendrá que sobrevivir al desafío que le oponga algún oponente escogido por Trump en las elecciones primarias. Incluso si logra renovar su periodo en la cámara baja, se desconoce cuál será la influencia de su voz dentro de un partido que prácticamente la ha repudiado.

“Échenmelo”, dijo Cheney en referencia al posible aliado de Trump que le disputará la candidatura, en una porción de una entrevista difundida por NBC News.

Y aunque Cheney proviene de un sector convencional republicano y apoya las posturas conservadoras clásicas de esa fuerza política, parece que el partido ha desarrollado otra fisonomía.

Según encuestas, Trump mantiene una influencia profunda y amplia entre los electores republicanos.

___

Cuomo en la cuerda floja: senadores federales demócratas Chuck Schumer y Kirsten Gillibrand exigen su renuncia

Los senadores Chuck Schumer y Kirsten Gillibrand, que representan a Nueva York en el Senado de los Estados Unidos, pidieron al gobernador Andrew Cuomo que renuncie, ya que enfrenta múltiples acusaciones de acoso sexual y un escándalo derivado de su manejo de la crisis de Covid-19, reportó CNBC.

Schumer y Gillibrand, ambos demócratas, son los funcionarios más destacados que han pedido la renuncia de Cuomo.

El viernes temprano, Cuomo resistió un número creciente de llamadas para renunciar.

“Nunca acosé a nadie, nunca agredí a nadie, nunca abusé de nadie”, dijo el gobernador demócrata de tres mandatos en una conferencia de prensa.

La oficina de Cuomo no respondió de inmediato a una solicitud de comentarios que hizo CNBC sobre la declaración de Schumer y Gillibrand.

Una de las acusadoras de Cuomo, Lindsey Boylan, amenazó el viernes con iniciar un PAC para apoyar a los principales contendientes contra Schumer y Gillibrand, quienes para entonces no habían pedido la renuncia del gobernador.

Más de la mitad de la delegación demócrata del Congreso de Nueva York ha pedido la dimisión de Cuomo, al igual que docenas de legisladores demócratas estatales.

Esta es la declaración de la senadora Kirsten Gillibrand en la que pide a Cuomo su dimisión:

“Enfrentar y superar la crisis de Covid requiere un liderazgo firme y seguro. Felicitamos las valientes acciones de las personas que se han presentado con serias acusaciones de abuso y mala conducta. Debido a las múltiples acusaciones creíbles de acoso sexual y mala conducta, está claro que el gobernador Cuomo ha perdido la confianza de sus socios gobernantes y de la gente de Nueva York. El gobernador Cuomo debería dimitir”.

Facebook autoriza de nuevo anuncios políticos

Facebook dijo que va a levantar su prohibición de anuncios políticos y de asuntos sociales impuesta tras la elección presidencial estadounidense del 2020.

Los candidatos políticos, grupos y otros podrán colocar anuncios en Facebook e Instagram a partir del jueves.

La restricción de los anuncios políticos tras los comicios de noviembre estuvo entre las medidas implementadas por la red social el año pasado en un intento para asegurarse de que la plataforma no era usada para sembrar caos y diseminar desinformación.

Facebook frenó los anuncios políticos en Estados Unidos cuando cerraron las urnas el 3 de noviembre, en una extensión de una restricción previa nuevos anuncios políticos en la semana hasta el día de la elección. Dijo entonces que la prohibición sería temporal pero no ofreció una fecha para su fin.

“Hemos recibido numerosas opiniones sobre esto y aprendimos más sobre anuncios políticos y electorales durante este ciclo electoral”, dijo la compañía en un mensaje de blog el miércoles. “Como resultado, planeamos utilizar los próximos meses para examinar atentamente cómo esos anuncios funcionan en nuestro servicio trabajan para ver dónde se necesitan más cambios”.

Twitter ha prohibido los anuncios políticos permanentemente.

Analistas: Trump sigue gozando de gran popularidad en el partido republicano

Con la absolución en su segundo “impeachment”, Donald Trump ha demostrado que mantiene las riendas del Partido Republicano gracias a su enorme popularidad entre los votantes, quienes ya están haciendo pagar un alto precio a los conservadores que quisieron declararle culpable.

Uno de los siete republicanos que apoyó la propuesta de los demócratas para condenar a Trump por el asalto al Capitolio es Bill Cassidy, senador de Luisiana y que anoche fue “censurado” por el Partido Republicano de su estado, en lo que se considera uno de los mayores castigos que puede aplicar una formación local.

No obstante, en una entrevista este domingo en la cadena ABC, Cassidy se mostró confiado en que el tiempo hará entender su decisión a los vecinos de Luisiana y consideró que la formación debe abandonar el culto a la personalidad de Trump para volver a sus valores tradicionales.

“El Partido Republicano es mucho más que una persona. El Partido Republicano son ideas. Fuimos el partido que se fundó para acabar con la esclavitud, fuimos el partido que preservó la Unión, fuimos el partido que aprobó la primera ley de derechos civiles, fuimos el partido que puso fin a la Guerra Fría”, reivindicó.

Con esas palabras, Cassidy retrató la guerra que se libra dentro del Partido Republicano para definir su identidad, ahora que Trump ya no es presidente.

La batalla por el alma de Partido Republicano

Parte de los republicanos quieren que el trumpismo siga atado al partido que lo acogió en 2016 con la llegada de Trump; pero, otros, como Cassidy, temen que esa ala más radical les haga perder votos en el centro y apuestan por volver a los valores tradicionales de la formación.

Además de Cassidy, otros dos republicanos que votaron contra Trump recibieron este domingo críticas de sus constituyentes. Se trata de los senadores Richard Burr de Carolina del Norte y Patrick Toomey de Pensilvania, quienes el próximo año se retiran de la política, por lo que gozaban de más libertad que sus correligionarios para votar a favor de una condena.

De hecho, de los siete republicanos que rompieron filas, solo una de ellos, Lisa Murkowski de Alaska, se presenta a la reelección en 2022; mientras que tres (Cassidy, Susan Collins y Ben Sasse) acaban de ser reelegidos, por lo que no tendrán que enfrentarse a las urnas hasta 2026.

Mientras tanto, Mitt Romney, excandidato presidencial republicano en 2012, se ha consolidado como una figura de oposición a Trump, algo que goza de cierta popularidad en su estado, Utah.

Senado de EEUU se prepara para votar en juicio a Trump

Los senadores de Estados Unidos están a punto de votar si Donald Trump fue responsable de incitar el horrible asalto al Capitolio luego de un rápido juicio político.
Los argumentos finales del histórico proceso al expresidente están listos para cuando los senadores se reúnan en una inusual sesión en sábado, todo bajo la supervisión de la Guardia Nacional, que sigue custodiando el icónico edificio.
Se espera que Trump salga absuelto en un Senado dividido al 50%.
Los abogados de la defensa respondieron alegando que el juicio político no es más que una “caza de brujas”
Aunque es poco probable que el Senado alcance los dos tercios de votos que necesita para condenarlo, varios senadores parecen estar decidiendo aun su voto. El líder de los republicanos en el Senado, Mitch McConnell, será seguido de cerca para obtener alguna pista, pero no está presionando a los representantes de su partido y dijo a los senadores que voten con conciencia.

Mike Pence se opone a invocar 25ª enmienda para destituír a Donald Trump

El vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, se opone a invocar la 25ª enmienda de la Constitución para destituir al presidente Donald Trump, pese a la presión de los demócratas y algunos republicanos, informa el New York Times el jueves.

Pence no se ha referido en público sobre la idea de apelar a un mecanismo jamás usado en la historia de Estados Unidos, aunque el diario cita a una persona cercana al vicepresidente que confirmó su negativa.

Los pedidos de destitución de Trump se multiplicaron luego de que el miércoles sus seguidores, a los cuales el mandatario había enardecido poco antes, invadieron y cerraron el Congreso cuando se aprestaba a certificar el triunfo electoral del demócrata Joe Biden.

Los demócratas pidieron que se tomara la medidapese a que solamente quedan 13 días de mandato del republicano.

“Esta es una emergencia de la mayor magnitud”, dijo la presidenta demócrata de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi. 

“Debe ser destituido del cargo”

“Al incitar a la sedición, como él lo hizo el miércoles, debe ser destituido del cargo”.

El Times dijo que la postura de Pence es respaldada por varios miembros del gabinete, cuyo apoyo necesita en caso de apelar a la 25ª enmienda.

El diario agregó que esos funcionarios “ven el esfuerzo como algo que se sumará al actual caos en Washington en lugar de detenerlo”.

En tanto, los demócratas en la Cámara de Representantes advirtieron que si la enmienda no es invocada, iniciarán entonces otro proceso de juicio político contra el presidente Trump.

“Tenemos un período de tiempo limitado para actuar”, dijo el presidente de Asuntos Legales de la Cámara de Representantes, Jerry Nadler, que lideró un juicio político contra Trump hace un año, antes de que el Senado dominado por los republicanos lo absolviera.

“Apoyo que los artículos para un juicio político vayan directamente al pleno de la Cámara”, dijo por medio de un comunicado.

Sepa que pasa en la segunda vuelta de las elecciones de senadores en Georgia

Dos elecciones de segunda vuelta muy importantes en Georgia determinarán qué partido controlará el Senado de Estados Unidos.

Los demócratas Jon Ossoff y el reverendo Raphael Warnock buscan derrotar a los actuales senadores republicanos David Perdue y Kelly Loeffler, respectivamente.

Las contiendas determinarán si los republicanos mantienen el control del Senado, lo que afectará en gran medida el tipo de legislación que el presidente electo Joe Biden podría aprobar en la cámara alta una vez que asuma el cargo a finales de este mes.

Si Ossoff y Warnock ganan la elección, el Senado quedaría empatado 50-50 de republicanos y demócratas. Pero la vicepresidenta electa Kamala Harris podría actuar como un voto de desempate, lo que le daría el control del Senado a los demócratas. Si los republicanos ganan uno o ambos escaños, el Partido Republicano mantendrá el control del Senado.

Biden, quien ganó en Georgia en las elecciones presidenciales, y el presidente Donald Trump viajaron al estado el lunes para hacer campaña por los candidatos de su partido.

¿Por qué hay elecciones de segunda vuelta?

Según la ley estatal, las elecciones al Senado avanzan a una segunda vuelta si ningún candidato supera el 50% de los votos. Ese fue el caso de los dos escaños de Georgia al Senado de Estados Unidos después de las elecciones de noviembre. Perdue recibió el 49,73% de los votos y Ossoff recibió el 47,95%. Por su parte, Warnock recibió el 32,9% en comparación con el 25,91% de Loeffler en la elección especial.

¿Quiénes son los candidatos?

Kelly Loeffler

En diciembre de 2019, Kelly Loeffler fue designada por el gobernador republicano Brian Kemp para ocupar el escaño en el Senado que ocupaba anteriormente el republicano Johnny Isakson. Este último se retiró por problemas de salud. Loeffler, quien asumió el cargo en enero de 2020, era una novata política, una destacada donante republicana y una mujer de negocios.

Era ejecutiva en una firma de servicios financieros en Atlanta, pero dejó el puesto para servir en el Senado. También es conocida como copropietaria del Atlanta Dream de la WNBA. Ella había considerado postularse para el Senado en 2014.

Raphael Warnock

Warnock, un demócrata, es pastor principal de la histórica Iglesia Bautista Ebenezer de Atlanta, que durante mucho tiempo ha sido un refugio para la lucha por la libertad de los negros. El Dr. Martin Luther King Jr. se convirtió en co-pastor de la Iglesia Bautista Ebenezer con su padre en 1960.

En un video que anunciaba su candidatura el año pasado, Warnock describió su camino desde el proyecto de viviendas Kayton Homes de Savannah hasta el púlpito.

«Algunos podrían preguntar por qué un pastor piensa que debería servir en el Senado», dijo Warnock. «Siempre he pensado que mi impacto no se detiene en la puerta de la iglesia. De hecho, ahí es donde comienza».

Jon Ossoff

Ossoff, demócrata, saltó a la fama nacional durante una elección especial en la Cámara de Representantes de 2017 que el recién llegado político casi ganó en un bastión conservador en Georgia. Finalmente perdió ante la republicana Karen Handel en lo que fue en ese momento la carrera por la Cámara más cara de la historia.

Ossoff se describe a sí mismo en el sitio web de su campaña como un ejecutivo de medios, periodista de investigación y propietario de una pequeña empresa. Comenzó a trabajar con un experiodista de la BBC, Ron McCullagh, en 2013, y luego usó el dinero de una herencia para comprar una participación en la compañía cinematográfica de investigación de McCullagh y la renombró Insight TWI, según The Atlanta Journal-Constitution. La compañía ha producido documentales sobre asesinatos masivos y esclavitud sexual por parte de ISIS, y una investigación de corrupción sobre jueces en Ghana.

Ossoff está intentando desbancar a Perdue.

David Perdue

Perdue, un aliado cercano de Trump, se ha desempeñado como senador de Georgia desde su elección en 2014.

Perdue ha sido miembro de las Comisiones de Servicios Armados, Banca, Presupuesto y Relaciones Exteriores, según su sitio web del Senado.

Nunca se había postulado para un cargo público antes de 2014, según su sitio web del Senado. Y antes de postularse para el cargo era el presidente ejecutivo de la marca deportiva Reebok y las tiendas Dollar General.

El mandato de Perdue expiró técnicamente el domingo cuando un nuevo Congreso tomó posesión, dejando su escaño temporalmente vacante, según Sydney Butler, jefe de gabinete del secretario del Senado, quien supervisa las operaciones y procedimientos de la Cámara. Los funcionarios de las oficinas del gobernador de Georgia, Brian Kemp y Perdue, dicen que incluso si se le proyecta como ganador el martes, el asiento permanecerá vacante hasta que se certifiquen los resultados de la segunda vuelta, lo que podría demorar hasta dos semanas.

Ocasio-Cortez pide un cambio de liderazgo de los demócratas en el Congreso

La congresista demócrata Alexandria Ocasio-Cortez cree que tiene que haber un cambio de liderazgo de los demócratas en el Congreso de EE.UU., y que algunos miembros del nuevo equipo del presidente electo Joe Biden tienen el mismo perfil que espoleó el ascenso de Donald Trump.

En una entrevista publicada este miércoles por el medio izquierdista The Intercept, Ocasio-Cortez pidió un relevo que deje atrás el liderazgo de la veterana presidenta de la Cámara Baja, la demócrata Nancy Pelosi, y el líder de la minoría del partido en el Senado, Chuck Schumer.

“Sí, creo que necesitamos un nuevo liderazgo en el Partido Demócrata”, opinó la influyente legisladora neoyorquina, que integra el ala más progresista de la formación opositora a Trump.

Ocasio-Cortez se apresuró a aclarar que ella no aspira a tomar el relevo de Pelosi: “La Cámara Baja es extraordinariamente compleja, y yo no estoy preparada. No puedo ser yo. Sé que no podría hacer ese trabajo”.

Los roces con Pelosi de Ocasio-Cortez y sus compañeras en el grupo informal progresista conocido como “La brigada” (“The squad”) son muy conocidos en Washington, pero la legisladora matizó que no cree que sea fácil reemplazar a la octogenaria presidenta de la Cámara Baja.

“Si creamos ese vacío (de poder), hay muchas fuerzas perversas que querrán llenarlo con algo aún peor”, afirmó la congresista de raíces puertorriqueñas.

Según Ocasio-Cortez, no hay alternativas viables a Pelosi porque los líderes actuales del partido han pasado muchos años concentrando poder sin “preparar realmente a una próxima generación de liderazgo”.

Schumer, de 70 años, fue reelegido en noviembre para otros dos años como líder de los demócratas en el Senado; mientras que Pelosi tratará de conseguir el próximo 3 de enero el respaldo de su partido para renovar su posición de presidenta de la Cámara Baja, en una votación en el pleno.

Ocasio-Cortez no dio ninguna señal de que votará en contra de la candidatura de Pelosi, que compite para el cargo sin ningún rival, pero sí abogó por que los progresistas intenten extraer concesiones relacionadas con sus prioridades a cambio de apoyarla.

Lo que sí indicó la legisladora es que los demócratas “realmente tienen que pensar” en quién reemplazará a Pelosi si no vuelve a presentarse como presidenta de la Cámara en 2023, como ha insinuado.

En cuanto a Biden, Ocasio-Cortez opinó que es “horrible” que el presidente electo haya incorporado a su equipo de transición -no necesariamente al que le acompañará a la Casa Blanca- a personas que han trabajado para la entidad financiera estadounidense Goldman Sachs, varias consultoras, Facebook y Google.

Sobre los futuros miembros del Gabinete y su equipo en la Casa Blanca, la congresista dijo que mientras algunos celebran que Biden haya recuperado a veteranos de la Administración de Barack Obama (2009-2017), no hay que olvidar que ese expresidente eligió a “muchos” nominados de la era de Bill Clinton (1993-2001).

Elevar a ese tipo de funcionarios y su forma de hacer las cosas es “una gran razón por la que fue elegido Donald Trump”, debido al “extremo desdén por el ‘establishment’ político y con dinero que dirige Washington”, opinó Ocasio-Cortez, de 31 años.

Biden anunciará nominados al gabinete esta semana

Los primeros nombramientos del gabinete del presidente proyectado Joe Biden se conocerán el martes y se están planeando cambios a la ceremonia de juramentación en enero debido a la pandemia, a medida que el equipo del demócrata avanza a pesar de los obstáculos de la administración de Donald Trump.

Ron Klain, jefe de despacho de Biden, no ofreció detalles sobre qué secretarios anunciará Biden. The Associated Press ha informado que el demócrata podría nombrar a su candidato para secretario de Estado o del Tesoro la próxima semana.

Biden se ha comprometido a construir el gobierno más diverso de la historia moderna, y él y su equipo a menudo hablan sobre su deseo de que su administración refleje a Estados Unidos. Está por verse si hará historia al nominar a la primera mujer para dirigir los departamentos de Defensa, Tesoro o el de Asuntos de Veteranos, o el primer afroestadounidense encabezando los departamentos de Defensa, Interior o Tesoro.

Biden dijo la semana pasada que ya tenía su elección para el Departamento del Tesoro.

Klain dijo que la negativa de la administración Trump a despejar el camino para que el equipo de Biden tenga acceso a información clave sobre agencias y recursos federales para la transición está afectando la planificación, incluido el proceso de selección del gabinete. La actual Administración de Servicios Generales aún tiene que reconocer que Biden ganó las elecciones, una determinación que eliminaría esos obstáculos.

“No estamos en condiciones de verificar antecedentes de los nominados al gabinete. Y, por lo mismo, hay impactos definidos. Esos impactos aumentan todos los días”, dijo Klain al programa “This Week” de ABC.

Incluso algunos republicanos se han desmarcado de con Trump en los últimos días y le han pedido que acepte los resultados de las elecciones.

Hoy, el exgobernador republicano de Nueva Jersey, Chris Christie, partidario de Trump desde hace mucho tiempo, dijo en ABC que era hora de que el presidente dejara de cuestionar el resultado. Christie dijo que el equipo legal de Trump era una “vergüenza nacional”.