Brasil ha llegado a registrar más de 2.800 muertes diarias por coronavirus. Pero el presidente Jair Bolsonaro mantiene sus prioridades: por encima de la salud, está la economía. La presión le llega ahora del Parlamento.

Según informes de prensa, un Airbus A310 de la Bundeswehr, las Fuerzas Armadas alemanas, partirá del aeropuerto de Colonia hacia Brasil, para llevar 80 ventiladores a Manaos. Se necesitan con urgencia en la metrópoli amazónica. El sistema de salud allí colapsó nuevamente por la afluencia de pacientes con COVID-19.

Hace alrededor de un año, el pasado mes de abril, imágenes en las que los fallecidos eran enterrados en fosas comunes, porque se agotaba el espacio en los cementerios de Manaos, dieron la vuelta al mundo. Este enero, se agotó temporalmente el oxígeno para quienes enfermaban de gravedad por COVID-19.

Brasil es considerado hace tiempo como uno de los epicentros de la pandemia de coronavirus a nivel mundial. Imágenes y noticias dramáticas como las de Manaos sustentan esta imagen. Sin embargo, observar las cifras del país en su conjunto, ayuda a poner esto en perspectiva.

Según “Our World in Data”, el portal de estadísticas de la Universidad de Oxford, la incidencia de nuevas infecciones por cada 100.000 habitantes en 7 días es de 239 en Brasil, lo que, en comparación mundial, coloca al país entre Francia y Luxemburgo en la última semana.

Brasil también puntúa mejor en términos de mortalidad de lo que parece a primera vista: siete países de la UE, incluida Alemania, tienen una tasa de mortalidad más alta. Una razón para esto podría ser su población relativamente joven.

Manaos: señal de advertencia

No obstante, el gigante suramericano se tambalea actualmente entre un récord negativo y otro. Debido a la llamada “mutación brasileña”, el virus se está propagando más rápido que nunca en el país, que ha registrado recientemente alrededor de 80.000 nuevas infecciones por día. Más de 2.800 personas han llegado a morir en un solo día en Brasil a causa de una infección por COVID-19, en este crítico momento de la pandemia en el país y en el mundo.