Tag: PRESOS

Bill Richardson fracasa en misión para liberar a ocho estadounidenses presos en Venezuela

El exdiplomático estadounidense Bill Richardson da por fracasada su misión para liberar a ocho estadounidenses encarcelados en Venezuela, informó su fundación a través de un comunicado.

El exgobernador del estado de Nuevo México, dijo que se reunió en persona este jueves con Nicolás Maduro, después de haber conversado con él por teléfono el martes y mantenido tres encuentros con el ministro de Comunicación de Venezuela, Jorge Rodríguez, reseña hispantv.com.

En total son ocho los ciudadanos estadounidenses encarcelados en Venezuela, seis de ellos son exdirectivos de la petrolera Citgo, filial de la compañía estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA), quienes fueron detenidos en 2017 por malversación de fondos públicos, concierto de funcionario público con contratista, lavado de activos y asociación ilícita.

Otros dos estadounidenses detenidos en Venezuela son Luke Denman y Airan Berry, que fueron arrestados mientras planeaban una fallida incursión armada en el país en mayo.

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, informó el pasado 5 de mayo de la detención de los dos exmilitares estadounidenses, y explicó que lideraron a un grupo de mercenarios para dirigirse a las costas del estado Aragua en un intento de desembarcar y secuestrar al líder chavista para trasladarle a Estados Unidos.

Según confesó Denman, Jordan Goudreau, un veterano militar estadounidense y exguardaespalda del presidente, Donald Trump, lideró la misión llamada “Operación Gedeón” que tenía como objetivo ejecutar un golpe de Estado en Venezuela y secuestrar a Maduro.

Pompeo: haremos lo posible para repatriar a ciudadanos americanos detenidos por Maduro

Mike Pompeo aseguró que “utilizaremos todas las herramientas disponibles para traer de regreso” a los estadounidenses detenidos por el régimen de Maduro.

El Secretario de Estado de los Estados UnidosMike Pompeo dijo que el gobierno estadounidense trabajará para repatriar a sus ciudadanos que fueron detenidos el pasado domingo 3 de mayo, por el régimen de Nicolás Maduro.

“Si el régimen de Maduro decide retenerlos, utilizaremos todas las herramientas que tengamos disponibles para tratar de traerlos de regreso”, dijo Pompeo este miércoles en rueda de prensa.

Asimismo, el Secretario de Estado reiteró que EEUU no participó en ninguna de las acciones militares vinculadas a la Operación Gedeón. “Si hubiéramos estado involucrados, habría sido diferente”, aseveró.

El régimen venezolano afirmó que detuvo a dos estadounidenses a quienes acusa de participar en una incursión por mar perpetrada con el fin de arrestar al dictador Nicolás Maduro.

La televisión estatal venezolana no proporcionó los nombres de los estadounidenses, pero el exboina verde Jordan Goudreau, quien radica en Florida, dijo el lunes que estaba trabajando con los dos hombres en una misión lanzada el día anterior con la que se pretendía “liberar” a Venezuela. Goudreau se adjudicó la responsabilidad de la operación del domingo, en la que murieron ocho personas, según el régimen.

Los estadounidenses arrestados por la dictadura venezolana fueron identificados por Goudreau como Luke Denman y Aaron Berry. Los tres fueron desplegados en Irak y Afganistán por el ejército estadounidense.

Un venezolano que también fue detenido, de quien se dijo se llama Josnars Adolfo Baduel, afirma en un video difundido por la televisión estatal que entre los arrestados había dos estadounidenses. En un video publicado en la cuenta de Twitter de Diosdado Cabello, el jefe del partido socialista acusado de narcotráfico por Estados Unidos, se ve a Baduel mientras habla con un agente de seguridad.

Goudreau dijo que los hombres formaban parte de una supuesta misión llamada “Operación Gedeón” lanzada el domingo antes del amanecer en la que se pretendía llegar en botes a una playa cerca del puerto de La Guaira.

El Coronavirus se ensaña con las cárceles de EEUU

Una ola de contagios de coronavirus está afectando a la población carcelaria de Estados Unidos, la más grande del mundo, pese a que el país comienza a retomar la actividad económica con el argumento de que ha detenido el avance de la pandemia.  

 Um reporte de Radio Francis Internacional y de la Aencia AFP reporó que la prisión en Marion, Ohio, es la más infectada del país, con más del 80% de sus casi 2.500 reclusos y 175 empleados contagiados.

 Las muertes por la covid-19 están aumentando en las cárceles del país, y los funcionarios tienen pocas opciones: no pueden garantizar el distanciamiento adecuado en las abarrotadas celdas y enfrentan escasez de personal médico y de equipos de protección.

  La amenaza para un total de 2,3 millones de presos se palpó la semana pasada con la muerte de Andrea Circle Bear, una mujer estadounidense de 30 años de Dakota del Sur.

  Bear entró embarazada en marzo en una prisión federal de Texas por cargos de drogas. Pronto se contagió y fue intubada. Dio a luz por cesárea y murió unas semanas más tarde.

  Los presos de cárceles de los estados de Washington y Kansas ya han protagonizado algunos disturbios por la protección inadecuada y la lentitud en las respuestas de las autoridades penitenciarias.

Ademas, los casos de COVID-19 entre los funcionarios de prisiones han hecho que las instituciones sean aún más difíciles de gestionar.

 El jueves, en el Centro Correccional de Lansing, en Kansas, el guardia David Carter renunció después de 15 años profesión porque que era mejor quedarse sin salario que arriesgar su salud y la de su familia.

 “Ya no puedo trabajar más en un centro que es una bomba de tiempo”, dijo en su carta de renuncia.

  Se cree que el brote de la prisión de Marion es solo la punta del iceberg.

Debido a la mezcla de organismos que administran las cárceles (las autoridades federales, estatales y locales tienen las propias, y muchas están a cargo de empresas privadas con fines de lucro), las pruebas y la información otorgada ha sido caótica.

Covid Prison Data, un grupo de expertos en justicia penal y datos, afirmó que, según información pública, 13.436 reclusos y 5.312 trabajadores de prisiones del país han dado positivo por coronavirus.

Pero muchos estados, así como el sistema penitenciario federal, han realizado pocas pruebas. Cinco de los 50 estados ni siquiera ofrecen datos.

Las razones por las que las cárceles son más propensas a sufrir el coronavirus están claras: las poblaciones carcelarias son más densas y más difíciles de separar que los hogares de ancianos o los cruceros, dos sectores muy golpeados por la pandemia.

 También la higiene es más precaria, y una gran cantidad de reclusos tienen patologías previas. Sin olvidar que para las autoridades, la prisiones no son una prioridad máxima.

Las cifras publicadas la semana pasada muestran la dimensión del problema.

La Oficina Federal de Prisiones, que cuenta con 152.000 presos y 36.000 empleados, encontró brotes de covid-19 en más de la mitad de sus 122 instalacione

 Sin embargo, se han hecho menos de 3.000 test, a los que 1.842 presos y 343 empleados dieron positivo. Un total de 36 reclusos ya han muerto por la pandemia.

Solo el jueves, la oficina informó de tres muertes en la prisión de Terminal Island, cerca de Los Ángeles, donde cerca del 60 % de los 1.050 reclusos está enfermo de coronavirus.

 El director de la Oficina de Prisiones, Michael Carvajal, se quejó de la escasez de pruebas y dijo que la cuarentena es difícil. “No tenemos la opción de cerrar nuestras puertas, o elegir quién o cuándo ponen a alguien bajo nuestra custodia”, dijo el miércoles.

La situación aún está menos clara en las cárceles estatales, donde está la mayor parte de la población de presos del país.

 Algunos estados como Ohio ahora están incrementando la cantidad de pruebas y publican datos. Otros están haciendo menos. Un indicador de lo que podría ser la realidad: CoreCivic, una empresa privada que opera decenas de prisiones, hizo 2.725 pruebas entre reclusos y personal de la cárcel de Trousdale Turner, en Tennessee. Unos 1.299 reclusos y 50 empleados dieron positivo, casi todos sin síntomas.

  Grupos de defensa de presos denuncian que se ha hecho poco a nivel estatal y federal para liberar a los presos que no son violentos o los que están a punto de cumplir su condena. Esto disminuiría el riesgo de contagio y dejaría más espacio en las instalaciones.

De los más de 10.000 en las prisiones de Kansas, “solo seis encarcelados han sido puestos en libertad”, dijo la defensora pública Heather Cessna.

 Brian Miller, funcionario de la prisión de Marion, advirtió que la situación empeorará.

 Miller, que padece la covid-19, dijo que, con tantos enfermos, no tienen suficiente personal para limpiar las instalaciones y administrar a los internos.

   A las prisiones solo dan un plus de riesgo de 1,85 dólares adicionales por hora, señaló. “Las cosas se han desbordado en esta instalación”, dijo. “En este momento es el infierno”.