Tag: PROPUESTA

Biden presenta hoy plan de infraestructura con inversiones de US$ 4 trillones

El presidente de EEUU Joe Biden presentará hoy la primera etapa de una amplia propuesta de infraestructura y empleos de dos frentes este miércoles. Su gobierno lanzará su esfuerzo esperado de meses para aprobar propuestas que totalizarán entre US$ 3 y US$ 4 trillones, según altos funcionarios de la administración.

Biden, quien detallará la parte de la propuesta de infraestructura y clima en Pittsburgh, se enfocará en reparar la infraestructura física del país mientras impulsa inversiones significativas en infraestructura climática e investigación y desarrollo.
«El presidente tiene un plan para arreglar nuestra infraestructura y un plan para pagarla», dijo el lunes a los periodistas la secretaria de Prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki. «Pero también estamos abiertos a tener una discusión, y ciertamente esperamos tener una discusión con los miembros del Congreso en el futuro».

La propuesta de Biden marcará el primer paso de lo que se espera sean largas negociaciones con los legisladores en el Capitolio. Allí, los demócratas han trabajado en sus propias versiones de varias piezas clave de la propuesta y también están en medio de la elaboración de posibles fuentes de ingresos para pagar parte o todo el plan, dicen los asesores.

Pero la decisión de seguir adelante con las promesas de campaña para un amplio paquete de empleo, infraestructura y red de seguridad social subraya el deseo de Biden y sus principales asesores de continuar impulsando propuestas que tienen el potencial de ser transformadoras para la economía de Estados Unidos, si eso significa que el apoyo del Partido Republicano será difícil de asegurar.

Biden anunciará la propuesta en la misma ciudad de Pensilvania donde lanzó su campaña presidencial en 2019.

Joe Biden propone medidas para hacer frente a la pandemia del COVID-19

El presidente electo de Estados Unidos, Joe Biden, presentó ayer lunes a los miembros de su nuevo grupo de expertos sobre el coronavirus que tratará de remediar la pandemia en el país más golpeado por casos y muertes de covid-19 en el mundo.

Desde sus oficinas en Delaware, Biden dijo que una de sus “batallas más importantes” será el control del aumento de casos en EE.UU. y cómo distribuir una vacuna segura y viable entre la población.

Junto a la vicepresidenta electa, Kamala Harris, lanzó un sitio web para la transición en el que afirman que también se enfocarán en la economía, migración, cambio climático y el racismo, entre otros temas.

Pero el presidente electo necesitará la ayuda de una agencia federal llamada Administración de Servicios Generales para comenzar el proceso de transición. Su director, del gobierno de Donald Trump, no ha dado ninguna indicación de cooperación.

El presidente Trump se ha negado a reconocer a su rival como el vencedor y ha lanzado una serie de impugnaciones legales a los resultados en varios estados clave.

La victoria de Biden se declaró el sábado con una proyección de votos mientras varios estados siguen con sus propios recuentos.

Designó a tres copresidentes y diez miembros para integrar ese equipo.

Entre los copresidentes se encuentra Vivek Murthy, quien fue nombrado cirujano general de EE.UU. -cargo que lo acredita como jefe del Cuerpo Comisionado del Servicio de Salud Pública- por el presidente Barack Obama en 2014 y quien fue destituido por el presidente Trump en 2017.

Otro de los miembros es el inmunólogo Rick Bright, quien en el pasado ha denunciado que fue ignorado y destituido por la administración Trump por sus primeras advertencias sobre los riesgos del covid-19.

En un comunicado, Biden dijo que la junta ayudaría a controlar la propagación del virus, brindaría alivio a las familias trabajadoras, abordaría las disparidades raciales y trabajaría para reabrir escuelas y negocios.

Se fijó como prioridades:

  • Escuchar a la ciencia.
  • Garantizar que las decisiones de salud pública estén informadas por los profesionales de la salud pública.
  • Promover la confianza, la transparencia, el propósito común y la rendición de cuentas en nuestro gobierno.

Los comentarios del presidente Trump sobre la pandemia a menudo han entrado en conflicto con la opinión de los científicos, incluido su experto en enfermedades infecciosas Anthony Fauci.

¿Quién ganó el tenso último debate presidencial?

Fue un debate más civilizado pero no por ello exento de duros ataques.

El aspirante a la reelección presidencial en Estados Unidos, Donald Trump, y su rival por el Partido Demócrata, Joe Biden, vivieron la noche de este jueves un intenso cara a cara en el cual, respetando todas las formalidades, intercambiaron fuertes acusaciones personales.

El encuentro, realizado en la localidad de Nashville (Tennessee), estuvo marcado por las duras acusaciones de Trump contra la familia de Biden por supuesta corrupción y por las de Biden contra el mandatario, al que tachó de racista.

Trump intentó dibujar a Biden como el “típico político”, con constantes referencias a su larga carrera y, en especial, a sus dos periodos como vicepresidente de Barack Obama.

“¿Por qué no lo hiciste en los 8 años? (…) Es todo habladuría, ninguna acción”, le espetó el aspirante republicano en varias ocasiones a Biden, cuando este hablaba de sus propuestas de gobierno.

El político demócrata, por su parte, buscó mostrar a Trump como un mandatario que ha llevado al país a una profunda crisis, pero que no asume sus responsabilidades, que divide a los estadounidenses y que está desconectado de la vida de los ciudadanos comunes.

“Esto no se trata de su familia o de la mía, sino de tu familia”, dijo Biden mirando a la cámara y hablándole directamente a los electores de clase media, con cuyas dificultades intentaba mostrar empatía.

“Yo seré presidente de todos los estados, no de azules o rojos”, subrayó.

Como es usual en él, durante sus intervenciones Trump utilizó numerosas frases con pegada tanto para hablar de sus propuestas pero sin ofrecer detalles.

Así, por ejemplo, dijo que habrá una vacuna contra el coronavirus en pocas semanas pero, al ser repreguntado por la presentadora Kristen Welker, de la cadena NBC, no pudo dar detalles.

También presumió de ser “el presidente que más ha hecho por los afroestadounidenses desde Abraham Lincoln” (el mandatario que abolió la esclavitud) y de ser “la persona menos racista en esta habitación”.

“Este Abraham Lincoln de acá es uno de los presidentes más racistas que hemos tenido en la historia moderna. Le echa gasolina a cada uno de los fuegos racistas”, le respondió sarcásticamente Biden, quien recordó que Trump inició su primera campaña presidencial diciendo que iba a librar a Estados Unidos de los “violadores mexicanos” y que luego, como mandatario, “prohibió (la entrada al país de) los musulmanes porque son musulmanes”.

El encuentro entre ambos candidatos había generado mucha expectativa tras un duro primer cara a cara el 29 de septiembre y de la cancelación del segundo debate, previsto para el pasado 15 de octubre, luego de que Trump fuera diagnosticado de covid-19 y de que los equipos de campaña no lograran ponerse de acuerdo sobre las reglas del mismo.

A 12 días de las elecciones, y en un momento en el que ya millones de estadounidenses han comenzado a ejercer su derecho al voto por correo o de forma anticipada, este debate representaba una oportunidad crucial para que ambos candidatos intentaran no solo hacer llegar su mensaje a la mayor cantidad de votantes potenciales sino marcar una diferencia ante su adversario.

“Creo que el debate fue una estrecha victoria por puntos para el presidente Trump. Él tuvo algunas buenas líneas de ataque y se benefició por las bajas expectativas existentes tras su primer debate”, señaló Paul Danahar, editor en jefe de la BBC en Estados Unidos.

“Pero Trump necesitaba arrasar para detener la campaña de Biden y no lo consiguió”, concluyó.

Trump propone usar $ 300.000 millones para otorgar más cheques de estímulo

El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, dijo que el Congreso debería redirigir $300 mil millones de dólares en fondos de ayuda para la pandemia del Coronavirus que no se han utilizado para dar a la gente un segundo cheque de estímulo a los ciudadanos, según informó en el portal WGN9.

“Tenemos $300 mil millones listos para usarlos, todo lo que el Congreso tiene que hacer es decir ‘úsenlo’”, dijo Trump.

Trump no especificó de dónde sacó la cifra de $300 mil millones, aunque es posible que esté hablando del dinero de los préstamos comerciales no utilizados incluidos en la Ley CARES aprobada en marzo.

El vicepresidente Mike Pence también expresó su apoyo para que se den más cheques de estímulo.

“Nadie quiere dar pagos directos a las familias estadounidenses más que el presidente Donald Trump. Enviamos esos cheques a familias estadounidenses (y) ayudaron a las personas a atravesar este momento difícil”, dijo Pence.

Asimismo, a principios de esta semana, el secretario del Tesoro, Steve Mnuchin, dijo que la administración sigue dispuesta a trabajar en un acuerdo bipartidista para ayudar con más apoyos económicos a las pequeñas empresas, los desempleados, los niños y las escuelas.

Los legisladores aún no han aprobado un segundo paquete de alivio, el cual se espera que se otorgue este año.