Las autoridades de Bruselas decidieron prohibir la prostitución hasta nuevo aviso en un intento por frenar la propagación del coronavirus en la capital de Bélgica.

Además, las autoridades han cerrado tres hoteles que albergaban a trabajadoras sexuales porque no se respetaban las normas de distancia social, dijo Wafaa Hammich, vocera de la ciudad, a The Associated Press el martes. Se reforzarán los controles policiales para asegurar que se cumplen las restricciones, agregó.

La decisión se tomó luego de que Bruselas decidió imponer un toque de queda a los bares. Desde principio de semana, todos los bares y cafeterías deben cerrar entre las 23:00 y las 06:00 horas, y cualquier local donde se vendan bebidas o comida deben echar el cierre a las 22:00.

Bruselas enfrenta un aumento de los contagios por coronavirus.