Tag: PROTESTAS

Reportan 11 heridos en protestas contra nuevo gobierno del Perú


La Coordinadora Nacional de Derechos Humanos (CNDDHH) de Perú reportó al menos 11 personas heridas tras la masiva movilización contra el nuevo gobierno de Manuel Merino.

A través de un comunicado, la entidad detalló que hay tres jóvenes con lesiones graves, además varios periodistas que cubrían la marcha del 12N resultados heridos.

Por ahora, se desconoce la identidad de tres manifestantes que aparecen en el listado de lesionados del CNDDHH.

Desde el gobierno de Merino respaldaron el actuar de la policía. El nuevo ministro del Interior, Gastón Rodríguez, defendió el uso de gases lacrimógenos para dispersar a los manifestantes y aseguró que “el uso de perdigones está restringido”.

“Los policías solo hicieron uso de bombas lacrimógenas luego de soportar un ataque”, añadió el secretario de Estado en entrevista con Radio RPP tras la movilización.

Además un joven de 27 años recibió perdigón en su rostro y está siendo atendido en el Instituto Nacional de Oftalmología. Se estima que podría terminar “con posibilidad de lesiones permanentes en su ojo izquierdo”.

El reporte de la entidad de Derechos Humanos además detalla que cuatro periodistas fueron heridos mientras cubrían la histórica movilización en el Lima.

La movilización del día jueves forma parte de las protestas contra el nuevo gobierno de Perú y es la más masiva desde que comenzaron las manifestaciones tras la vacancia de Martín Vizcarra en el Congreso el día lunes.

Estallan protestas en Italia por nuevas medidas para contener la segunda ola de la pandemia

Protestas violentas contra las nuevas restricciones para controlar la segunda ola de coronavirus sacudieron este lunes en la noche a Italia.

Enfrentamientos entre policías y manifestantes se presentaron en varias de las principales ciudades del país europeo.

En Turín, los manifestantes arrojaron bombas de gasolina a los agentes. Además, se produjeron actos vandálicos en varias tiendas de lujo, incluyendo la boutique Gucci.

Y en Milán, la policía antidisturbios lanzó gas lacrimógeno para dispersar a las masas, que gritaban “Libertad, libertad, libertad” en su marcha por el centro de la ciudad.

En Nápoles, al sur del país, también se reportaron distintas situaciones de violencia.

Las protestas comenzaron poco después de que entraran en vigor las nuevas restricciones dictadas por el gobierno nacional, que incluyen el cierre de restaurantes, bares, gimnasios y cines a las 6:00 pm hora local.

Muchas regiones han impuesto toques de queda en la noche, incluyendo Lombardía y Piamonte, donde se encuentran Milán y Turín respectivamente.

Las protestas también se produjeron en otra docena de ciudades importantes como Roma, Génova, Palermo y Trieste.

Italia combatió la primera ola del virus con un confinamiento estricto que fue acatado con disciplina por la población, pero el anuncio de estas nuevas medidas generó rechazo rápidamente.

Y es que los negocios pequeños argumentan que aún se están recuperando del primer confinamiento y que un segundo les llevaría a la bancarrota.

¿En qué consisten las nuevas medidas de Italia?

Los bares, restaurantes y cafés deben detener su servicio de mesa a las seis de la tarde y solo pueden vender comida para llevar hasta la medianoche.

Los deportes de contacto están prohibidos pero las tiendas y mayoría de negocios permanecerán abiertos.

Las nuevas restricciones, que estarán vigentes hasta el próximo 24 de noviembre, también afectarán al 75% de clases en las escuelas secundarias y universidades italianas, que se impartirán online en lugar de presencial.

Miles de mujeres protestan contra la jueza nominada por Trump para el Supremo

Miles de mujeres, y algún que otro hombre, protestaron este sábado en varias ciudades del país contra de la nominación de la jueza ultraconservadora Amy Coney Barrett, abiertamente opuesta al aborto, para cubrir una vacante en el Tribunal Supremo que hizo el  presidente Donald Trump, antes de la celebración de elecciones.

Tal es su indignación que la Marcha de Mujeres, que normalmente se ha celebrado en enero desde la investidura de Trump el día 20 de ese mes en 2017, ha decidido organizar una edición especial a solo 17 días de los comicios generales, en los que el presidente se presenta a la reelección, y en medio del proceso de confirmación de Barrett en el Senado, que casi con seguridad será refrendada el 26 de octubre en el pleno de la cámara.

La manifestación principal tuvo lugar en Washington DC, donde las participantes se concentraron en Freedom Plaza para marchar poco después rodeando el Capitolio y acabar en el Mall, la explanada monumental que une la sede del Congreso con la Casa Blanca.

Trump y los republicanos del Senado, donde tienen la mayoría, han acelerado el proceso para confirmar a Barrett antes de los comicios, tras la muerte en septiembre de la jueza progresista Ruth Bader Ginsburg, pionera del feminismo y de los derechos reproductivos.

Vuelven las protestas en Venezuela, pueblos se alzan ante el abandono del régimen chavista

Miles de venezolanos retomaron el lunes las calles en varias ciudades para protestar contra el régimen de Nicolás Maduro por la falta de gasolina y la interrupción en los servicios de agua, gas y electricidad, en lo que extiende un fenómeno que se viene registrando en el país petrolero desde hace varios días.

Las manifestaciones hasta el momento carecen de conducción política presentándose más bien como expresiones espontáneas de sectores de bajos ingresos que se han distanciado del chavismo, agobiados por el colapso de los servicios públicos, dijeron activistas.

El Observatorio Venezolano de Conflictividad Social (OVCS) ha contabilizado desde el viernes cerca de 100 protestas en casi todas las regiones del país debido a los mismos fallos en los servicios públicos.

“Las protestas de hoy son una continuación de las que se dieron el viernes, sábado y domingo. Se están produciendo por los problemas de servicio público y estamos viendo que incluso el germen viene de gente del chavismo, gente que ahora es disidente, y que es la misma gente que distribuía los CLAPS (los alimentos subsidiados del régimen)”, explicó el activista Carlos Julio Rojas, coordinador de la organización comunitaria Frente Norte de Caracas.

“En estas protestas la oposición, como tal, tiene muy poca incidencia. Allí no hay ninguna conexión del gobierno interno y todo estos movimientos son espontáneos, sin que haya algún tipo de conducción política”, agregó.

Pese a los esfuerzos del régimen por contener la información, informes circulando a través de las redes sociales muestran que una veintena de protestas se venían registrando en todo el país, algunas de ellas pequeñas pero otras sumando varios cientos de personas.

Informes de prensa señalan que más de 30 personas han sido detenidas por las fuerzas del régimen y que al menos un edificio público tuvo daños luego de una serie de protestas en el estado de Yaracuy, al oeste del país.

Aunque hasta el momento no ha aparecido ninguna vinculación entre las protestas y el gobierno interino del presidente Juan Guaidó, las manifestaciones han sido duramente reprimidas por agentes de la policía y la Guardia Nacional, con videos y fotos transmitidas a través de las redes sociales mostrando a jóvenes heridos de perdigones o padeciendo los efectos de gases lacrimógenos.

Guaidó es reconocido como el legítimo presidente de Venezuela por una coalición internacional de cerca de 60 países liderada por Estados Unidos.

En la isla de Nueva Esparta, al noroeste del país, el gobernador Alfredo Díaz atribuyó las manifestaciones a la suspensión casi total de los servicios públicos. Es una situación que “no la aguanta nadie y es la principal razón de las protestas”. En las últimas 72 horas, la isla ha registrado más de una decena de manifestaciones callejeras.

Las noticias locales nunca han sido más importantes

“Nueva Esparta se levanta para luchar por las justas demandas de su población”, apuntó Díaz en su cuenta de Instagram, en la que compartió una decena de fotografías que muestran a ciudadanos cortando vías públicas o quemando llantas.

“De aquí no nos vamos a mover hasta que llegue la gasolina“, así lo indicaron manifestantes a funcionarios de la Guardia Nacional en el estado Nueva Esparta, en declaraciones divulgadas a través de las redes sociales.

Las protestas se tornaron particularmente violentas el fin de semana en el estado Yaracuy, donde al menos uno de los alcaldes ligados al régimen de Maduro amenazó con hacer uso de las grupos paramilitares armados para silenciar las manifestaciones.

“Hay que marcar a la gente cuerpo a cuerpo. Si marcamos a la gente cuerpo a cuerpo, esa gente va a desistir. Pero tenemos que ser valientes, como somos los chavistas. Entromparles (golpearles) sin miedo”, manifestó el alcalde de Yaritagua, Juan Parada.

“No te vayas a quejar si eres un comerciante y te escoñetan (destrozan) tu comercio. No te vas a quejar después si salen los colectivos, porque los chavistas mochos no somos”, agregó.

Portales de noticias reportaron manifestaciones de mediana envergadura en otros estados, incluyendo Falcón, Aragua, Anzoátegui, Lara y Sucre, todas ellas relacionadas con la severa escasez de combustible que obliga a los venezolanos a hacer filas durante días a las afueras de las gasolineras para poder repostar.

Pese a contar con las mayores reservas probadas de petróleo en el mundo, Venezuela padece agudos problemas de suministros de combustible que mantiene a los habitantes de ciudades enteras esperando semanas para poder verter gasolina en sus autos.

Los problemas de la población también se han visto agudizada por la escasez de gas doméstico, utilizado por la mayoría de los hogares venezolanos para cocinar, y las frecuentes interrupciones del servicio eléctrico y de agua.

Gobernador de Kentucky autoriza a la Guardia Nacional a reprimir protestas

El gobernador de Kentucky Andy Beshear dijo ayer miércoles que autorizó el despliegue de algunas fuerzas de la Guardia Nacional luego de la decisión del gran jurado en el asesinato de Breonna Taylor.

Beshear dijo el miércoles que el despliegue sería “limitado” y “basado en operaciones muy específicas”, con el mandato de proteger la “infraestructura crítica” como los hospitales, según The Associated Press.

Mientras tanto, el alcalde de Louisville Greg Fischer dijo que el caso estaba “lejos de terminar”, citando la investigación en curso del FBI.

Fischer también dijo que la acusación contra el ex oficial Brett Hankison por cargos de peligrosidad injustificada justificaba la decisión de la ciudad de despedirlo.

Fischer agregó que el Departamento de Policía de Louisville Metro también continúa su investigación de la Unidad de Estándares Profesionales sobre el incidente.

“Volvamos el uno al otro, no el uno contra el otro”, agregó Fischer, instando a evitar los disturbios en la ciudad.

Breonna Taylor murió en una redada policial en marzo en su apartamento de Louisville.

La policía ingresó al apartamento con una orden judicial, momento en el que su novio Kenneth Walker disparó, y luego dijo que pensaba que eran intrusos en la casa.

La policía respondió al fuego y disparó a Taylor cinco veces. Los agentes y el fiscal general Daniel Cameron (derecha) han afirmado que la policía llamó a la puerta y se identificaron, mientras que Walker y otros testigos negaron haberse identificado.

Cameron anunció el miércoles por la tarde que Hankison sería el único de los tres agentes acusados, por tres cargos de peligro injustificado por disparar contra otros apartamentos, mientras ejecutaba la orden.

Beshear abordó el anuncio de Cameron el miércoles temprano y dijo en una conferencia de prensa: “Nunca sentiré el peso de 400 años de esclavitud, segregación y Jim Crow… pero puedo escuchar, puedo tratar de escuchar y puedo ser claro: el racismo sistemático existe en este mundo, en este país y en nuestra mancomunidad”.

El gobernador también pidió a la oficina de Cameron que haga pública la información que, según él, contribuyó a la decisión de no presentar cargos por delitos directamente relacionados con la muerte de Taylor.

Protestas en Portland cumplen 100 días este fin de semana

Mientras los disturbios continúan en Portland tras 100 días consecutivos de protestas, las autoridades dieron a conocer documentos judiciales adicionales que detallan los momentos previos al asesinato de un manifestante de derecha ocurrido el pasado fin de semana.

Los documentos incluyeron imágenes de un video de seguridad que mostraron al sospechoso, Michael Forest Reinoehl, ingresando a hurtadillas en un estacionamiento y llevándose la mano hacia un bolsillo o una funda en la cintura antes de salir para ir tras la víctima, Aaron “Jay” Danielson, simpatizante del grupo Patriot Prayer. Danielson llevaba en las manos un aerosol contra osos y una porra ampliable, así como una pistola Glock cargada en una funda en la cintura, según los documentos.

El ataque a tiros ocurrió momentos después y no fue captado por la cámara de seguridad. Los testigos dijeron a la policía que justo antes de escuchar los disparos alguien dijo algo como “¿quiere pelear?”, que a menudo es un desafío para una riña. Danielson fue baleado en el pecho y murió en el lugar.

En una entrevista videograbada y transmitida la noche de su muerte por Vice News, Reinoehl estuvo a punto e admitir que había disparado el 29 de agosto contra Danielson, simpatizante del grupo de derecha Patriot Prayer, después de que partidarios del presidente Donald Trump condujeran sus camionetas pickup por el centro de Portland. Reinoehl señaló que lo ocurrido fue en defensa propia porque pensó que él y un amigo estaban punto de ser acuchillados.

“Odio decirlo, pero estoy viendo una guerra civil a la vuelta de la esquina”, afirmó en la entrevista Reinoehl, quien tenía en el lado derecho de su cuello un tatuaje de un puño alzado y parcialmente cubierto.

Las protestas continuaron del viernes en la noche a primeras horas del sábado en Portland, donde la policía declaró ilegal una congregación de personas y arrestó a 27 de ellas.

Cientos de manifestantes se habían reunido el viernes en el parque Kenton antes de dirigirse al edificio de la Asociación de Policías de Portland, donde agentes les ordenaron retirarse de las calles y de la propiedad privada. Quienes desobedecieran podrían recibir un citatorio, se arrestados, enfrentar gas lacrimógeno, agentes para el control de multitudes o municiones de impacto, señaló la policía.

Alrededor de la medianoche, a policía recorría la calle, expulsó a manifestantes de la zona, derribó a personas y arrestó a quienes, según dijo, desobedecían las órdenes. Cuando algunas personas eran detenidas, eran arrojadas al piso y había manchas de sangre en el pavimento. Los policías utilizaron dispositivos de humo, dispararon municiones de impacto y arrojaron granadas aturdidoras mientras intentaban dispersar a la multitud, informó The Oregonian.

Trump amenaza con cortar fondos a Nueva York y otras ciudades en donde hay protestas

El presidente estadounidense, Donald Trump, amenazó este miércoles con recortar fondos federales a ciudades donde se han producido protestas notables contra el racismo, entre ellas Nueva York, Washington, Seattle y Portland (Oregon), que tachó de “jurisdicciones anarquistas”.

Trump firmó un documento distribuido por la Casa Blanca en el que declara que su Gobierno “no permitirá que los dólares de los contribuyentes federales financien ciudades que se han deteriorado hasta ser zonas sin ley”.

El mandatario ordenó al fiscal general de EE.UU., William Barr, que publique en el plazo de dos semanas una lista de “jurisdicciones anarquistas” que han “permitido que persista la violencia y la destrucción de la propiedad, y que se han negado a tomar medidas razonables para contrarrestar esas actividades criminales”.

Aunque esa lista aún está por elaborar, Trump mencionó en concreto cuatro ciudades donde ha habido fuertes protestas contra la violencia policial contra los afroamericanos en los últimos meses: Nueva York, Washington, Seattle y Portland, todas ellas gobernadas por la oposición demócrata.

El presidente instruyó al director de la oficina de presupuesto de la Casa Blanca, Rusell Vought, a recopilar en el plazo de un 30 días detalles sobre “todos los fondos federales proporcionados a Seattle, Portland, Nueva York y Washington, DC”.

A continuación, Vought deberá determinar cómo “restringir o desfavorecer la capacidad de las jurisdicciones anarquistas de recibir subvenciones federales, hasta el grado máximo que permita la ley”.

El gobernador del estado de Nueva York, el demócrata Andrew Cuomo, reaccionó al tema desde su cuenta oficial de Twitter, en la que restó importancia a la amenaza de Trump pero denunció que el presidente “se niegue a proporcionar fondos que los estados y ciudades TIENEN que recibir para recuperarse” de la pandemia del COVID-19.

“(Trump) no es un rey. No puede ‘quitar los fondos’ a la ciudad de Nueva York. Es un ardid ilegal”, opinó Cuomo.

Esta no es la primera vez que Trump intenta privar de fondos federales a las localidades que implementan políticas a las que se opone.

En 2017, trató de hacerlo con las llamadas “ciudades santuario”, aquellas que se niegan a colaborar con las autoridades federales para deportar a inmigrantes indocumentados, pero los tribunales frenaron ese decreto de Trump al considerar que el presidente no puede decidir sobre presupuestos municipales.

En el último mes, Trump ha subido el volumen a su lema de “ley y orden” y lo ha convertido en una bandera electoral de cara a los comicios del 3 de noviembre, e insiste en denunciar a los “anarquistas” y “criminales” que han protagonizado altercados en las manifestaciones contra el racismo, sin distinguirlos de la mayoría que protestaba.

Manifestantes rechazan uso de la Casa Blanca para Convención de Trump

Basta una chispa para comenzar un incendio. Así fue el arranque de la protesta contra el presidente Donald Trump en Washington en la noche del cierre de la Convención Republicana. “Se acabó, váyanse todos a casa”, gritó un chico blanco por un altavoz cuando una multitud apenas comenzaba a reunirse para comenzar la manifestación a las puertas de la Casa Blanca. Un segundo chico con otro altavoz añadió: “El presidente va a hablar, es muy irrespetuoso que estén aquí haciendo ruido”. Dos simpatizantes de Trump se habían aventurado a mezclarse entre la gente para rechazar la protesta, que se encendió un segundo después de que el chico terminó la frase.

Súbitamente inició una movilización para reclamarlo todo: el voto contra Trump, el rechazo a la policía y el respeto por las vidas negras. Los manifestantes se apresuraron a seguir a los dos fanáticos de Trump y la policía lo impidió inmediatamente. Una barrera de agentes quedó cara a cara con decenas de manifestantes que llevaban camisetas del movimiento Black Lives Matter (Las vidas negras importan) y que protestaban por los ya incontables casos de abuso contra los afroamericanos a manos de la policía. “¡Ya no te tengo miedo!”, le gritaba una chica afroamericana a uno de los agentes. Tras varios minutos en los que algunos manifestantes lanzaban objetos a los policías, la manifestación se abrió paso y comenzó a avanzar hacia una de las puertas de acceso a la residencia presidencial.

“¡Sin justicia, no hay paz!” y “¡Trump y Pence, fuera ya!”, gritaban los manifestantes. El grupo partió desde la Plaza Black Lives Matters, justo frente a la Casa Blanca, y se dividió en dos para cercar la residencia que esta noche se convirtió en el escenario para el discurso de aceptación de Trump como candidato republicano a la presidencia. Un grupo con un autobús escolar amarillo se plantó frente a la puerta a la que llegaban los invitados. Un hombre con un disfraz del famoso Baby Trump sostenía un letrero con que le acusaba de ser “mentiroso en jefe”.

En esa puerta, en lugar de policías, el equipo de campaña de Trump vestidos con camisetas rojas explicaban a los invitados las instrucciones para llegar al jardín en el que el presidente dio su discurso. Una burbuja en la que no fue una exigencia usar mascarilla. Durante la semana de la Convención Republicana, las intervenciones de varios miembros del Gobierno se llevaron a cabo en algún salón de la Casa Blanca, incluso Trump grabó momentos como el perdón a un exconvicto de Nevada o la naturalización de cinco extranjeros en los pasillos de la famosa casa. Las protestas también denunciaron el uso de la residencia presidencial como escenario para el evento del Partido Republicano. “Es una Convención Republicana con dinero público”, reclamaba uno de los manifestantes.

Un segundo grupo rodeó la valla que cercó la Casa Blanca y que la dejó aislada de lo que sucedía afuera: de los gritos con mascarilla y la tensión con la policía. El contingente sumó adeptos a lo largo de su recorrido, incluidos varios miembros del Servicio Secreto que se mezclaron entre la multitud, sin siquiera disimular y con pinganillos en los oídos. Algunos manifestantes los enfrentaban a gritos, mientras una chica les mostraba su camiseta: “Si no estás enojado, es que no estás poniendo atención”.

Manifestación en Portland termina en disturbios con múltiples incendios

Múltiples incendios fueron provocados anoche durante una protesta en el edificio de la Asociación de Policía de Portland, Oregón, en Estados Unidos, lo que condujo a una declaración de disturbio y a varias detenciones, según un informe emitido esta mañana por el Buró de Policía de Portland.

“Debido a una preocupación extrema por la seguridad de la vida, el comandante de incidentes determinó que se trató de un disturbio. La urgencia por extinguir el incendio fue extrema. Al parecer, alguien en la multitud lanzó algún tipo de acelerador sobre él pues el incendio estalló rápidamente” , indicó el informe de la policía.

Durante el evento los manifestantes utilizaron vallas metálicas y otros tipos de bloqueos para cerrar las calles. La policía utilizó gas lacrimógeno y otras municiones de control de multitudes después de numerosas advertencias, dijeron funcionarios.

Durante la manifestación fueron detenidas 25 personas, quienes fueron trasladadas al Centro de Detención del condado de Multnomah. La mayoría serán acusadas de interferir con un oficial de paz, causar disturbios o mostrar conducta desordenada.

Mike Schmidt, fiscal de distrito del condado de Multnomah, dijo este mes que los fiscales procedieran con un caso de disturbio sólo si esto incluía una acusación adjunta sobre daños específicos a la propiedad o uso de la fuerza.

Una orden de un juez en una demanda reciente prohíbe a la policía arrestar o utilizar la fuerza contra periodistas durante una manifestación. La policía de Portland dijo que personas con la palabra “Prensa” escrita en su ropa arrojaron piedras a oficiales durante la protesta del lunes y rompieron el parabrisas de un vehículo de la policía.

De acuerdo con un informe de The Oregonian, al menos una persona fue detenida debido a que no se alejó ni mostró una credencial de prensa durante la manifestación del lunes.

Estados Unidos Aumentan protestas por injusticia racial en EE.UU.

Los manifestantes por la justicia racial salieron a las calles en varias ciudades de Estados Unidos el sábado, a menudo chocando con la policía.

En la ciudad occidental de Seattle, Washington, la policía declaró disturbios, desplegó granadas de humo y gases lacrimógenos para controlar la manifestación, mientras arrestaba a 45 personas. La policía dijo que más de 20 agentes resultaron heridos.

Alrededor de 2.000 personas marcharon en el barrio de Capitol Hill en la mayor protesta de Black Lives Matter en un mes. La declaración de disturbios se produjo después de que los manifestantes incendiaron un sitio de construcción de un centro de detención juvenil y arrojaron piedras, botellas y fuegos artificiales a los policías.

Los manifestantes levantaron barricadas y llevaron escudos y paraguas caseros para tratar de defenderse de la policía mientras usaban sopladores de hojas para dispersar los gases lacrimógenos. Todas fueron tácticas tomadas de las protestas en otra ciudad occidental, Portland, Oregón, donde los activistas se han enfrentado todas las noches con la policía durante casi dos meses.

Los enfrentamientos en Portland se han intensificado después de que la administración del presidente Donald Trump, envió agentes federales, a pesar de que los funcionarios de la ciudad dijeron que no los solicitaron ni querían el despliegue federal.

Federal officers launch tear gas at a group of demonstrators during a Black Lives Matter protest at the Mark O. Hatfield United…
Agentes federales lanzan gas lacrimógeno a un grupo de manifestantes durante una protesta de Black Lives Matter en el tribunal Mark O. Hatfield de Portland, Oregón, el domingo 26 de julio de 2020.

Las protestas se han producido desde la muerte del 25 de mayo de George Floyd, un hombre negro, mientras estaba bajo custodia policial en Minneapolis, Minnesota. Las protestas contra el abuso policial de las minorías estallaron inicialmente en ciudades de costa a costa, pero han vuelto a estallar en los últimos días en ciudades dispersas.

Trump ha prometido enviar agentes federales de aplicación de la ley a varias ciudades, aparentemente para frenar el crimen callejero que, según él, la policía local no ha podido detener.

El sábado por la noche, en Austin, Texas, un hombre murió cuando alguien disparó en una marcha de Black Lives Matter.

Informes de los medios dicen que el hombre pudo haberse acercado a un vehículo con un rifle antes de que le dispararan.

“Todo lo que sé es que alguien que muere mientras protesta es horrible”, dijo el alcalde Steve Adler de Austin en un comunicado. Adler dijo que está “desconsolado y aturdido”.

En Louisville, Kentucky, un grupo de manifestantes armados pidieron justicia para Breonna Taylor, una mujer negra que murió en Louisville cuando la policía entró a su casa sin previo aviso en una orden de “no tocar” y le disparó en marzo. El novio de Taylor había disparado primero a los oficiales, pensando que eran intrusos.

Un agente de policía fue despedido por el incidente de Taylor, pero no se presentaron cargos contra los otros agentes.

El líder del grupo NFAC, una milicia negra armada involucrada en las protestas, dice que quiere que la investigación policial sobre el asesinato de Taylor sea más transparente.

La policía dice que tres miembros de NFAC resultaron heridos el sábado cuando una de las armas de la milicia se disparó accidentalmente.

¿Qué está pasando en Portland? ¿Por qué no cesan las protestas?

A casi dos meses del inicio de las protestas en Portland, Oregón, el malestar no cesa. La más reciente manifestación ocurrió en la madrugada del sábado, cuando una multitudinaria manifestación tuvo lugar en los alrededores de la corte federal de justicia de la ciudad estadounidense.

Medios locales indicaron que fueron lanzados fuegos artificiales contra el inmueble, mientras que fuerzas de seguridad federales emplazadas en el lugar lanzaron disparos de gases lacrimógenos a los manifestantes. La multitud había salido a la calle horas después de que un juez federal negó la petición de Oregon para restringir las acciones de agentes federales cuando detienen a gente durante las caóticas manifestaciones que han sacudido la ciudad.

Los hechos recientes han enfrentado a las autoridades locales con el gobierno de Donald Trump. A continuación, exponemos algunos elementos de esta crisis.

¿Qué está pasando en Portland?

Las manifestaciones contra el racismo y la brutalidad policial comenzaron en Portland, Oregón, tras la muerte del afroestadounidense George Floy mientras estaba bajo custodia federal el 25 de mayo pasado.

Casi dos meses después, cuando en muchas ciudades las protestas han cesado, en Portland manifestantes siguen en las calles exigiendo viejas demandas. En los últimos días la situación incluso ha empeorado con la presencia de agentes federales, multiplicando las denuncias de arrestos, tácticas represivas y de brutalidad policial.

Imágenes de medios locales y extranjeros y otras aparecidas en las redes sociales muestran a oficiales federales, enmascarados y sin identificación, disparando gases lacrimógenos y balas de goma contra la  multitud.Descargar archivo  Embed Descargar audio

¿Cuál es la posición del gobierno federal?

La Casa Blanca sostiene que el despliegue de tropas busca proteger las propiedades federales de la ciudad y a los ciudadanos ante lo que considera “acciones violentas de la izquierda radical”.

Pese a los reclamos para la retirada de las fuerzas federales, esta semana el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) aseguró que no tenía intenciones de abandonar Portland.

“EL DHS no va a ceder en sus responsabilidades. No estamos escalando las protestas, estamos protegiendo “, dijo a Fox News Chad Wolf, secretario interino de Seguridad Nacional. Wolf ha dicho de los manifestantes que se trata de una “mafia violenta” y de “anarquistas”.

El comisionado de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza, Mark Morgan, dijo esta semana a través de su cuenta de Twitter que la agencia continuaría arrestando “criminales violentos que están destruyendo propiedades federales”.

Mientras, atribuyó a motivos de “seguridad” el hecho de que los agentes no utilicen identificador.

“No verá nombres en sus uniformes porque estos mismos delincuentes violentos usan esta información para atacarlos a ellos y a sus familias, poniendo a ambos en riesgo. Como comisionado interino, ¡no dejaré que eso suceda!”, escribió.

El gobierno de Trump se dispone a enviar agentes federales o otras ciudades gobernadas por demócratas para combatir la delincuencia. El mandatario emprendió esta campaña dentro de su estrategia de presentarse como un candidato de “ley y orden” para su reelección.

¿Cuál es la posición de las autoridades de Portland?

Las autoridades locales defienden que la mayoría de las manifestaciones han sido pacíficas y que los actos violentos reportados obedecen a pequeños grupos de “alborotadores”.

Las autoridades de Oregón y de la ciudad, todos demócratas, han cuestionado la reacción del gobierno federal republicano. El alcalde de Portland, Ted Wheeler, acusó a los “cientos de agentes federales” de estar “empeorando la situación”.

“Su presencia aquí en realidad está llevando a más violencia y más vandalismo”, dijo días atrás Wheeler a CNN. Se mantene el reclamo de queabandonen la ciudad.

La gobernadora, Kate Brown, apoyó los comentarios del alcalde y acusó Trump de enviar tropas federales a la ciudad para un “teatro político”.

El estado de Oregón había presentado una demanda contra las agencias federales involucradas en los arrestos de la semana pasada, acusándolas de detener ilegalmente a manifestantes. La procuradora general, Ellen Rosenblum, había solicitado una orden de restricción para evitar que los oficiales federales continúen haciendo detenciones.

Pero el juez de distrito de Estados Unidos, Michael Mosman, decretó que el estado carecía de legitimidad para denunciar en nombre de los manifestantes porque la demanda era “altamente inusual y con un conjunto de características particular”.

Oregon solicitaba una orden de alejamiento en nombre de sus residentes no por las lesiones que ya se habían cometido, sino para evitar las que pudiesen ocurrir en un futuro a manos de los agentes federales. Esta combinación hace que el estándar para conceder el reclamo sea muy escaso, y el estado no demostró tener legitimidad en el proceso, escribió Mosman.

¿Qué pasó en la madrugada del sábado?

La agencia AP describió que en la noche del viernes, varios cientos de personas, la mayoría con mascarilla y muchos ellos también con casco, se reunieron cerca de una fuente en la que suelen darse cita los grupos antes de marchar hacia el Palacio de Justicia Mark O. Hatfield, donde estaban desplegados agentes federales.

Los manifestantes corearon lemas y aplaudieron al son atronador de los tambores, parando para escuchar a los oradores, indicó AP. Los grupos Healthcare Workers Protest, Teachers against Tyrants, Lawyers for Black Lives y las Wall of Moms, son algunos de los que participaron en la protesta. 

A medida que avanzaba la noche, los inconformes sacudieron con fuerza la cerca del tribunal y lanzaron fuegos artificiales hacia el inmueble y botellas de cristal, precisó AP. En muchas de las ocasiones, los agentes federales respondieron lanzando gases lacrimógenos y granadas de aturdimiento, indicó el reporte.

Los productos irritantes hicieron que los manifestantes se dispersasen: algunos enfermaron y otros se quedaron frente al tribunal con sopladores de hojas para redirigir los gases de vuelta hacia el inmueble. Los agentes federales tenían maquinas similares para responder.

Medios indicaron que al filo de las tres de la madrugada la mayoría de los manifestantes se habían ido de lugar, y solo algunos pequeños grupos seguían deambulando por las calles.

Expertos temen que protestas antiracismo desaten más contagios del COVID-19 en EEUU

Estados Unidos superó otra barrera negativa sobre la pandemia de coronavirus al alcanzar los 110,845 muertos y acercarse a los dos millones de contagios, pues ya suma 1.95 millones.

Según datos de la Universidad Johns Hopkins, condados de Nueva York, Illinois y California lideran el top cinco de casos por COVID-19.

El condado de Cook, en Chicago, reporta 82,427 contagios; seguido por Los Ángeles con 62,223; Queens con 56,390; Kings (Brooklyn) con 46,026 y El Bronx con 40,904.

Los expertos temen que tras dos semanas de protestas por la muerte de George Floyd los contagios hayan aumentado, debido a la poca distancia social y a que miles de personas no se protegieron adecuadamente con máscaras. De confirmarse la teoría, los datos tendrían que surgir en los próximos días.

La Dra. Patricia Newton, directora ejecutiva y directora médica de Black Psychiatrists of America, considera que la explosión de las protestas tuvo un aliciente al hartazgo de la gente de estar encerrada. Es decir se encontró una excelente excusa para salir. La muerte Floyd fue indignante y no hubo momento para pensarlo dos veces.

“Eso fue lo que desató… y la brutalidad policial encendió el fuego. La gente me dice: ‘Necesito salir de la casa’… Cuando las personas se sienten desesperadas, sienten que no tienen nada que perder y la precaución se va al viento“, expuso la experta a The Washington Post.

Otro experto, Reed V. Tuckson, presidente de la Coalición Afroamericana contra Covid-19, afirma que sigue recordándole a la gente tener cuidado.

“Sigo diciéndole a la gente: ‘No puedes protestar si estás muerto y no puedes protestar si estás en un ventilador’”, reconoció. “Si las personas en su hogar y su comunidad contraen el virus debido a su falta de voluntad para tomar precauciones, ¿a quién están ayudando? Pero cuando la gente se enoja, deja de pensar”.

La tasa de contagios en el país se mantienen entre 18,000 y 20,000 casos nuevos, aunque la cifra de muertos ha bajado.