Rusia amenazó con enviar tropas a Cuba y Venezuela si EEUU y la OTAN se expanden hacia el este de Europa

El vicecanciller ruso Sergei Ryabkov, uno de los más altos diplomáticos del gobierno de Vladimir Putin y quien encabezó la delegación de su país en las conversaciones del lunes en Ginebra, advirtió este jueves que no se puede descartar un despliegue militar de Rusia en Cuba y Venezuela si aumentan las tensiones con Estados Unidos.

Las negociaciones en Ginebra y la reunión de la OTAN y Rusia del miércoles en Viena no lograron reducir la brecha en las demandas de seguridad de Moscú en medio de una acumulación de tropas rusas cerca de Ucrania. Dadas las circunstancias, Rusia tratará de explotar ahora toda su relación con las dictaduras de Nicolás Maduro y Miguel Díaz-Canel.

Hablando en una entrevista con la televisión rusa RTVI, Ryabkov señaló que “todo depende de la acción de nuestros homólogos estadounidenses”, y señaló que el presidente ruso, Vladimir Putin, advirtió que su país podría tomar medidas técnico-militares si Estados Unidos actúa para “provocar” a Rusia y aumentar la presión militar sobre el país.

Ryabkov dijo que Estados Unidos y la OTAN han rechazado la demanda clave de Rusia de garantías que impidan la expansión de la alianza a Ucrania y otras naciones ex soviéticas, y agregó que la marcada diferencia en los enfoques genera dudas sobre la posibilidad de continuar las conversaciones.

La relación de Rusia con Venezuela, Cuba y Nicaragua

Ya en junio del año pasadoRusia reiteró su apoyo a sus aliados en América Latina, fundamentalmente a Cuba, Venezuela y Nicaragua, ante lo que fue calificado como “amenazas externas”

Así lo aseguró el ministro de Defensa ruso, el general del ejército Sergey Shoigu, quien afirmó que aunque las relaciones con esos países son “históricas”, las distintas formas de presión que experimentan en la actualidad hace que necesiten la ayuda de Moscú “más que nunca”.

Aunque el ministro no especificó si dichos países hicieron un pedido formal de ayuda, en un discurso dado durante una conferencia sobre seguridad internacional realizada en Moscú, sí se refirió a las “amenazas” sufridas por ellos, que incluyen la posibilidad de “uso abierto de la fuerza militar” contra esas naciones.

“Es la amenaza del terrorismo, muy ligada a la producción de drogas ilegales y a los permanentes intentos por iniciar revoluciones variadas en esos países”, afirmó Shoigu, de acuerdo con la agencia TASS de noticias.

Las declaraciones de mitad de año llegaron en un momento particularmente sensible en Nicaragua, aislado internacionalmente como consecuencia de las acciones del gobierno de Daniel Ortega, quien ha lanzado una persecución contra candidatos opositores que incluyó una ola de detenciones además de intimidaciones, amenazas y allanamientos.

Sin embargo, la alianza con Moscú no es nueva. En 2014, el presidente Putin realizó una visita sorpresa al país centroamericano, y antes de eso Ortega había manifestado su apoyo a Rusia en varios conflictos regionales, incluido el de Ucrania, y ante las sanciones occidentales.

Fuente: Infobae.com

EEUU y Rusia inician “difícil” diálogo sobre Ucrania y seguridad

Las delegaciones de Estados Unidos y Rusia mantuvieron el domingo (09.01.2022) un primer contacto en Ginebra, donde el lunes se celebrará un diálogo estratégico en el que intentarán reducir las actuales tensiones sobre la cuestión ucraniana.

“La conversación fue difícil, no podía ser fácil”, declaró el viceministro ruso de Exteriores, Serguéi Riabkov, citado por la agencia noticiosa Interfax tras su encuentro con la subsecretaria estadounidense de Estado, Wendy Sherman, durante una cena de trabajo en Ginebra.

Riabkov calificó las conversaciones con Sherman, que se extendieron por dos horas, como “formales”. Ambos tenían previsto celebrar el lunes un día completo de conversaciones.

“Creo que mañana (lunes) no perderemos tiempo”, agregó Riabkov, tras asegurar que él “nunca pierde el optimismo”.

Por su parte, el Departamento de Estado de EE.UU. informó en un comunicado que Sherman insistió a Riabkov en que Washington está “comprometido” con los principios internacionales de soberanía, integridad territorial, y la libertad de las naciones soberanas a elegir sus propias alianzas.

La subsecretaria estadounidense también trasladó al enviado ruso que su país espera poder lograr avances genuinos mediante el uso de la diplomacia y que está dispuesto a debatir con Rusia “ciertas cuestiones bilaterales”, pero no la seguridad europea sin la presencia de sus aliados en ese continente.

Al respecto, el secretario de Estado Antony Blinken rebajó las expectativas de cara a los encuentros por la crisis en Ucrania, al señalar que Washington no espera ningún “avance relevante”, aunque la Casa Blanca se dice dispuesta a negociar con respecto a misiles y maniobras militares. 

“No creo que vayamos a ver ningún avance relevante esta semana. Pondremos cosas sobre la mesa, y los rusos harán lo mismo, y veremos si existe espacio suficiente como para seguir adelante”, indicó Blinken a la cadena CNN. 

En este sentido, Sherman indicó que esas cuestiones deberán ser tratadas en la reunión de Rusia con la Alianza Atlántica en Bruselas del próximo miércoles y en el encuentro del Consejo Permanente de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa del jueves.

El secretario de Estado también reiteró la idea expresada en varias ocasiones por el gobierno estadounidense de que Rusia tiene frente a sí “dos caminos”: el del diálogo y la diplomacia o “el de la confrontación y consecuencias masivas si renueva sus agresiones sobre Ucrania”.

EEUU le da espaldarazo a Ucrania en conflicto con Rusia

Biden dijo que Washington responderá con decisión si Rusia invade territorio ucraniano.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, le dijo ayer a su homólogo ucraniano, Volodimir Zelenski, que Washington y sus aliados “responderán con decisión” si Rusia actúa para invadir a su vecino prooccidental, según dijo la Casa Blanca.

Al informar de la charla telefónica entre ambos, la secretaria de prensa de la Casa Blanca Jen Psaki también dijo que el Biden expresó su apoyo a los esfuerzos diplomáticos, incluidas las conversaciones de alto nivel entre funcionarios rusos y estadounidenses previstas el 9 y 10 de enero en Ginebra.

“El presidente Biden dejó en claro que Estados Unidos y sus aliados y socios responderán de manera decisiva si Rusia llega a invadir Ucrania”, dijo Psaki en un comunicado.

Biden también “reafirmó el compromiso de Estados Unidos con la soberanía e integridad territorial de Ucrania”, agregó.

Por su parte, Ucrania dijo que aprecia el “apoyo inquebrantable” de Estados Unidos. Estas declaraciones fueron hechas por el presidente Volodimir Zelenski tras informar sobre su conversación con su homólogo estadounidense.

“Apreciamos el apoyo inquebrantable a Ucrania”, dijo Zelenski en Twitter, explicando que había conversado con Biden sobre “acciones conjuntas de Ucrania, Estados Unidos y otros socios para mantener la paz en Europa y evitar una escalada”.

La muestra del apoyo de Estados Unidos a Ucrania se produce días después de que Biden advirtió al presidente ruso Vladimir Putin de las graves consecuencias si Moscú invade a su vecino. Washington y sus aliados europeos acusan a Rusia de amenazar a Ucrania con una nueva invasión.

Unas 100.000 tropas rusas se concentran cerca de la frontera del país, donde Putin ya se apoderó de la región de Crimea en 2014, y es acusado de fomentar una guerra separatista prorrusa que estalló ese mismo año en el este. Moscú describe la presencia de tropas como protección contra la expansión de la Otán, pese a que Ucrania no ha sido invitada a ser miembro de la alianza militar.

Por su parte, Putin ha dicho que un nuevo paquete de sanciones puede acarrear la “ruptura total” de las relaciones entre Washington y Moscú.

UE y aliados insisten sobre consecuencias de ataque ruso a Ucrania

Tanto EE. UU. como la Unión Europea han insistido en el resultado que traería para Rusia si decide atacar a su vecina Ucrania.

Los máximos representantes de Exteriores de Estados Unidos y la Unión Europea, Antony Blinken y Josep Borrell, respectivamente, recalcaron el miércoles sus posturas sobre las consecuencias que tendría un eventual ataque de Rusia a Ucrania.

Ambos cancilleres “hicieron hincapié en la necesidad de una acción coordinada para apoyar la soberanía y la integridad territorial de Ucrania y reafirmaron que cualquier nueva agresión militar rusa contra Ucrania tendría consecuencias masivas para la Federación de Rusia”, según declaración del Departamento de Estado de Estados Unidos.

Por su parte, la UE, dijo en una declaración que ambos gobiernos reafirmaron el apoyo “a la soberanía, la independencia y la integridad territorial de Ucrania y enfatizaron la necesidad de que Rusia reduzca la escalada e implemente plenamente los acuerdos de Minsk”.

Rusia ha dispuesto 100.000 tropas a lo largo de su frontera con Ucrania, según estimados occidentales, tras anexarse la península de Crimea en 2014. Estados Unidos, en tanto, ha expresado temores de que Rusia pueda invadir a Ucrania en 2022.

El martes, Blinken dijo que EE. UU. está dispuesto a un intercambio diplomático con el presidente ruso Vladimir Putin, lo que fue recalcado hoy en la conversación con Borrell, al destacar “la importancia de utilizar los canales diplomáticos y los foros internacionales y regionales pertinentes” para solucionar la crisis.

También afloró la preocupación sobre las presiones económicas que actualmente ejerce China sobre Lituania, “que están afectando tanto a las empresas estadounidenses como a las europeas”.

EEUU descartó el despliegue de sus tropas en Ucrania

La concentración de tropas rusas cerca de la frontera con Ucrania llevó a una cumbre virtual entre el presidente Joe Biden y su homólogo ruso, Vladimir Putin.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, afirmó ayer miércoles que no ordenaría el despliegue de tropas estadounidenses en Ucrania para contrarrestar una posible invasión rusa.

“No está sobre la mesa”, dijo Biden a los periodistas en el jardín sur de la Casa Blanca. “La idea de que Estados Unidos va a usar unilateralmente la fuerza para enfrentar a Rusia, si invade Ucrania, no está en las cartas en este momento. Pero lo que sí sucederá es que habrá graves consecuencias”.

Las declaraciones de Biden se produjeron un día después de reunirse virtualmente durante dos horas con el presidente ruso, Vladimir Putin, tras lo cual dijo que Washington y sus aliados europeos tienen “profundas preocupaciones” sobre la concentración de tropas rusas cerca de la frontera con Ucrania y advirtió que responderían con “contundentes” sanciones económicas si Rusia invade el país.SEE ALSO:Blinken y Lavrov acuerdan seguir trabajando para evitar un conflicto en Ucrania

Sin embargo, sin esa perspectiva, altos funcionarios de la Casa Blanca y el Pentágono insistieron el miércoles en que todavía hay formas en que Washington podría reforzar la defensa de Kiev.

Revelan detalles de la tensa conversacion entre Biden y Putin

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, y su par de Rusia, Vladimir Putin, mantuvieron ayer martes una cumbre virtual en medio de la creciente tensión por una posible invasión rusa a Ucrania. El encuentro comenzó minutos después de las 10 a.m. hora de Miami, según informó un funcionario estadounidense, y duró 2 horas y un minuto, según confirmó la Casa Blanca.

“El presidente Biden reiteró su apoyo a la soberanía e integridad territorial de Ucrania y pidió una reducción y un retorno a la diplomacia. Los dos presidentes encomendaron a sus equipos el seguimiento, y Estados Unidos lo hará en estrecha coordinación con aliados y socios”, dice la declaración.

Biden participó de la llamada desde la Sala de Crisis de la Casa Blanca, mientras que Putin lo hizo desde su residencia en Sochi.

La advertencia de Biden a Putin

“Las cosas que no hicimos en 2014 estamos preparados para hacerlas ahora”, le dijo Biden a Putin, según el asesor de seguridad nacional de Estados Unidos, Jake Sullivan, quien informó a los reporteros luego de la cumbre.

La definición de un paquete de sanciones por parte de Estados Unidos y la ayuda no letal a Ucrania no impidieron que Rusia anexara Crimea en 2014, cuando Biden se desempeñaba como vicepresidente.

En ese entonces, Biden abogó en privado por acciones más duras contra Rusia, incluyendo el envío de ayuda letal, según personas familiarizadas con la dinámica interna de la administración de Obama.

Ahora, Biden advierte a Putin que los pasos que Estados Unidos evitó hace siete años están en juego. Eso incluye duras medidas económicas, suministrar a Ucrania material adicional y aumentar la presencia de tropas estadounidenses en el flanco este de la OTAN.

Sullivan se negó a exponer en términos específicos qué pasos advirtió Biden a Putin.

“Preferiríamos comunicar eso directamente a los rusos, no negociar en público, no telegrafiar nuestros golpes”, dijo. “Pero estamos exponiendo a los rusos con cierto detalle los tipos de medidas que tenemos en mente. También estamos coordinando estrechamente con nuestros aliados europeos en eso a un nivel de profunda especificidad

La videollamada se tornó tensa por momentos, según varias fuentes con conocimiento del tema.

Un funcionario de alto rango de la Casa Blanca afirmó que Biden dijo lo siguiente a Putin: “Una nación no puede obligar a otra a cambiar su frontera; una nación no puede decirle a otra que cambie su política; y las naciones no pueden decirle a otras con quién pueden trabajar”.

Qué dijo el Kremlin sobre la llamada

El Kremlin dijo que la videollamada de Putin-Biden fue principalmente sobre la crisis de Ucrania, según una lectura publicada en línea.

La declaración reconoció que Biden enfatizó la “naturaleza amenazante” de los movimientos de tropas rusas cerca de la frontera con Ucrania y describió las medidas de sanción que Estados Unidos y sus aliados están dispuestos a usar en caso de una mayor escalada:

El comunicado también detalla que Putin dijo en respuesta que “la responsabilidad no debe ser transferida a Rusia, ya que es la OTAN la que está haciendo peligrosos intentos de conquistar el territorio ucraniano y está acumulando su potencial militar en nuestras fronteras”.

“Por lo tanto, Rusia está seriamente interesada en obtener garantías confiables y legalmente establecidas que excluyan la expansión de la OTAN en la dirección este y el despliegue de sistemas de armas de ataque ofensivo en los estados adyacentes a Rusia”, agregó el Kremlin.

Biden habla con líderes europeos

Tras la llamada con Putin, Biden mantuvo una conversación con líderes europeos.

“Los líderes subrayaron su apoyo a la soberanía e integridad territorial de Ucrania, así como la necesidad de que Rusia reduzca las tensiones y se involucre en la diplomacia. Acordaron que sus equipos se mantendrán en estrecho contacto, incluso en consulta con los aliados de la OTAN y la UE socios, en un enfoque coordinado e integral”, dijo la Casa Blanca en un comunicado.

Según Sullivan, los líderes de Francia, Alemania, Italia y el Reino Unido estaban en la llamada telefónica.

Así comenzó la llamada

La televisión estatal rusa emitió las primeras imágenes de la videollamada entre Biden y Putin.

Se oye a Biden y a Putin saludarse. “Saludos, señor presidente”, se le oye decir al mandatario de Rusia.

En el clip que fue compartido por los medios estatales, Biden dijo: “Hola, me alegro de verle de nuevo. Lamentablemente, la última vez no pudimos vernos en el G20. Espero que la próxima vez que nos veamos lo hagamos en persona”.

Se puede escuchar a una traductora traduciendo los comentarios de Biden a Putin.

La cumbre supone una de las llamadas más críticas de la presidencia de Biden, en momentos en que recibe duras advertencias de la comunidad de inteligencia estadounidense de que Moscú se está preparando para invadir Ucrania el próximo mes.

Biden advierte a Putin que habrá sanciones si Rusia invade Ucrania

El presidente estadounidense, Joe Biden, dijo a su par Vladimir Putin que Occidente está preocupado por la posibilidad de que Rusia invada Ucrania y advirtió sobre “fuertes medidas económicas y de otro tipo” como castigo si Moscú inicia un conflicto militar, informó la Casa Blanca.

Los dos líderes mantuvieron dos horas de conversaciones sobre Ucrania y otras disputas en una videollamada sobre las relaciones entre Estados Unidos y Rusia, que se han hundido a su nivel más bajo desde el final de la Guerra Fría.

El Kremlin, que antes de la reunión dijo que no esperaba ningún avance en las conversaciones, ha negado albergar intenciones de invadir Ucrania y ha dicho que su postura de tropas es defensiva.

Biden expresó la “profunda preocupación de Estados Unidos y nuestros aliados europeos sobre la escalada de fuerzas de Rusia que rodean a Ucrania”, señaló la Casa Blanca, y “dejó en claro que Estados Unidos y nuestros aliados responderían con medidas económicas y de otro tipo en caso de escalada militar”.

Biden reiteró el apoyo de Washington a la soberanía e integridad territorial de Ucrania, dijo la Casa Blanca, y pidió la desescalada y el uso de los canales diplomáticos.

Imágenes de la televisión rusa mostraron a Biden y Putin saludándose de manera amistosa al comienzo de la cumbre virtual. Los líderes hablaron casi por dos horas, según la Casa Blanca.

Ambas partes dicen que esperan que los dos líderes puedan celebrar una cumbre en persona para discutir los lazos entre las dos naciones, que tienen diferencias de larga data sobre Siria, las sanciones económicas de Washington y los presuntos ciberataques rusos contra empresas estadounidenses.

El gobierno ruso emitió una escueta declaración después de la llamada en la que sostuvo que “las conversaciones entre Vladimir Putin y el presidente de Estados Unidos, Joseph Biden, se llevaron a cabo por videoconferencia”.

Funcionarios estadounidenses dijeron antes del encuentro que las sanciones, que una fuente sostuvo podrían apuntar a los bancos más grandes de Rusia y a la capacidad de Moscú de convertir rublos en dólares y otras monedas, fueron diseñadas para disuadir a Putin de usar las tropas concentradas cerca de la frontera con Ucrania para atacar a su vecino del sur.

Moscú ha expresado su creciente disgusto por la ayuda militar occidental a Ucrania y dijo que quiere garantías de que Kiev no usará la fuerza para intentar recuperar el territorio perdido en el 2014 ante los separatistas respaldados por Rusia, un escenario que su vecino ha descartado.

Buscamos relaciones buenas y predecibles con Estados Unidos. Rusia nunca tuvo la intención de atacar a nadie, pero tenemos nuestras preocupaciones y nuestras líneas rojas”, indicó el portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov.

Ucrania y las potencias de la OTAN acusan a Rusia de acumular tropas cerca de la frontera entre ambos países, lo que ha avivado el temor a un posible ataque. Moscú niega cualquier plan de este tipo y acusa a Kiev de reforzar sus propias fuerzas en el este del país, donde los separatistas apoyados por Rusia controlan gran parte del territorio ucraniano.

Putin ha dicho que quiere garantías jurídicamente vinculantes de que la OTAN no se expandirá más hacia el este y un compromiso de que ciertos tipos de armas no se desplegarán en países cercanos a Rusia, incluida Ucrania.

Antes de las conversaciones, Biden consultó el lunes a sus aliados europeos para discutir posibles sanciones contra Rusia y buscar una postura común fuerte en apoyo de la integridad territorial y la soberanía de Ucrania.

Biden habló con el presidente francés Emmanuel Macron, la canciller alemana Angela Merkel, el primer ministro italiano Mario Draghi y el primer ministro británico Boris Johnson. Todos ellos pidieron a Rusia que rebaje las tensiones y vuelva a la vía diplomática, añadiendo que sus equipos se mantendrán en estrecho contacto.

AMLO busca abrir la totalidad de la frontera entre México y EEUU

Desde Palacio Nacional, el presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró que su gobierno busca reabrir “lo más pronto posible” la frontera norte con Estados Unidos, tras la visita de dos días del secretario de Seguridad Nacional de Estados Unidos, Alejandro Mayorkas.

“No sé cuál fue el resultado (de la visita). Considero que en muy buenos términos se dieron las reuniones”, dijo.

“De todas maneras, vamos a hacer lo que nos corresponde. Vamos a terminar pronto de vacunar para que haya condiciones y se reabra por completo la frontera”, señaló.

El mandatario mexicano, dijo desde su conferencia mañanera que su deseo es que la frontera norte “se abra lo más pronto posible”.

“Estamos en eso y es un tema que se está abordando. Queremos que se abra la frontera lo más pronto posible, Por eso se decidió utilizar estas vacunas para aplicarlas en los 39 municipios fronterizos”, señaló.

Por su parte el canciller mexicano, Marcelo Ebrard, afirmó que compartió la “preocupación sobre la frontera” en la reunión con Alejandro Mayorkas, quien hizo desde el lunes su primer viaje oficial al exterior como titular del Departamento de Seguridad Nacional (DHS, en inglés).

“Ya llevan mucho tiempo las restricciones a las actividades normales, comunes y corrientes, comercio, viajes, turismo, en fin, que dificultan la actividad económica y la vida de esas comunidades”, afirmó Ebrard.

Este martes 15 de junio, Estados Unidos envió a México 1.35 millones de vacunas de Janssen como donación, un cargamento prometido por la vicepresidenta estadounidense, Kamala Harris, y que fueron destinadas para su aplicación en 39 municipios fronterizos del lado mexicano.

El objetivo del Gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador es completar la inmunización en esa región para abrir los pasos fronterizos, cerrados a los viajes no esenciales, tras el duro impacto que ha tenido el cierre para la economía mexicana, que sufrió un desplome del 8,2 % del PIB en 2020 por la pandemia.

Durante su visita de dos días por México, Alejandro Mayorkas sostuvo encuentros con el canciller mexicano, Marcelo Ebrard, la secretaria de Seguridad, Rosa Icela Rodríguez, y otros funcionarios mexicanos para abordar la reapertura de la frontera común, cerrada desde marzo de 2020 por la pandemia de COVID-19.

Reunión entre Biden y Putin causa gran expectación en el mundo

La Villa “La Grange”, en Ginebra Suiza, será el escenario donde los presidentes de Estados Unidos, Joe Biden, y de Rusia, Vladimir Putin, sostendrán una reunión que tendrá una duración de cinco horas, según el programa difundido por el Kremlin.

Quien ya se encuentra en Suiza es el presidente Joe Biden, quien a su llegada señaló “siempre estoy listo”, esto en referencia a su encuentro que tendrá con su homólogo ruso.

El mandatario estadounidense se reunió junto a su secretario de Estado, Antony Blinken, y su asesor de Seguridad Nacional, Jake Sullivan, con el presidente de turno de Suiza, Guy Parmelin, y varios secretarios de Estado del Gobierno helvético.

Por su parte Vladimir Putin llegará mañana directamente de Moscú a Ginebra, en tanto que la delegación que le acompañará aterrizó ya en el aeropuerto local de Cointrin.

Esta delegación rusa está integrada por el asesor para Asuntos Internacionales, Yuri Ushakov; el ministro de Exteriores, Serguéi Lavrov; el viceministro de esa cartera, Serguéi Riabkov; el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov; el embajador ruso en EEUU, Antoli Antónov, y el jefe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas de Rusia, Valeri Guerásimov.

Para el debate de algunos problemas regionales han sido invitados el jefe adjunto de la Presidencia de Rusia, Dmitri Kozak, y el enviado especial de Putin para el arreglo del conflicto en Siria, Alexandr Lavrentiev.

El diálogo que sostendrán ambos mandatarios está causando gran expectación entre la comunidad internacional debido al intercambio de señalamientos en temas como los recientes ciberataques ocurridos en Estados Unidos donde se señala a hackers rusos como los presuntos responsables.

Otros temas que causaron revuelo internacional fueron las declaraciones que hizo Joe Biden al calificar de “asesino” a Vladimir Putin durante una entrevista en televisión, así como la alianza que han formado Rusia y China para enfrentar problemas globales y que son vistos por los miembros del G7 y de la OTAN como un “nuevo desafío”.

La llegada y el formato de la reunión

Las llegadas a la cumbre de los dos presidentes están previstas para las 13:00 hora local (11:00 GMT). Primero llegará Putin y después Biden. Ambos serán recibidos en la Villa La Grange por Parmelin, quien les dedicará unas palabras como anfitrión de la cita.

Después, los tres posarán para una fotografía que capture el inicio de la cumbre entre los líderes de EEUU y Rusia, previsto para las 13:15 (11:15 GMT).

Este encuentro, que se producirá en formato reducido y en el que los dos mandatarios estarán acompañados por Blinken y Lavrov, así como por traductores, según el Kremlin, tendrá lugar en la primera planta de la Villa La Grange, en una de las bibliotecas.

En torno a las 14:30 (12:30 GMT) dará comienzo una primera reunión en formato ampliado con otros cinco miembros de cada una de las dos delegaciones. Una segunda parte con esta estructura continuará a las 16:15 (14:15 GMT).

El formato ampliado estará dedicado, entre otros temas, a conflictos y crisis regionales: Oriente Medio, Siria, Libia y Ucrania, el programa nuclear iraní, el arreglo en Afganistán,y la situación en la península coreana y en Nagorno Karabaj.

La delegación estadounidense ha descartado además por el momento un almuerzo de trabajo en la cumbre. De momento, se desconoce si Putin y Biden mantendrán un encuentro a solas, según el Kremlin.

La primera cumbre entre Joe Biden y Vladimir Putin se celebrará en Ginebra

La primera reunión cara a cara entre el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, y su homólogo ruso Vladimir Putin, se espera que sea el próximo mes en Suiza, así lo informó la Casa Blanca a través de un comunicado en su portal oficial.

Ginebra será la ciudad anfitriona de la reunión largamente discutida entre los dos líderes, quienes se espera que se reúnan del 15 al 16 de junio al concluir el primer viaje internacional de Biden desde que llegó al cargo.

La Casa Blanca envió al asesor de Seguridad Nacional Jake Sullivan a Ginebra esta semana para que se reuniera con su homólogo ruso, dijeron las autoridades, mientras se definen los detalles de la reunión entre Biden y Putin.

Un portavoz de la Casa Blanca se negó a comentar sobre la ubicación final de la ciudad anfitriona hasta que todos los detalles estuvieran definidos.

Putin y Biden barajan una cumbre en junio para frenar una nueva Guerra Fría

El Kremlin anunció hoy que los presidentes de Rusia, Vladímir Putin, y EEUU, Joe Biden, barajan celebrar una cumbre en junio, aunque dicha reunión dependerá mucho de cómo acabe la actual escalada de tensión diplomática entre ambos países.

“Hablan de junio, incluso hay fechas concretas”, dijo el asesor presidencial para Asuntos Internacionales, Yuri Ushakov, a un programa de la televisión pública rusa.

Biden fue el primero en proponer la cumbre durante la conversación telefónica que mantuvo a mediados de abril con Putin, a lo que el Kremlin respondió “positivamente”.

El problema es que desde entonces ambos países se han visto enzarzados en un intercambio de sanciones, expulsión de diplomáticos y listas negras de altos funcionarios.

UNA CUMBRE SIN PREPARAR

Ante la insistencia del reportero, Ushakov no quiso precisar la fecha, pero insistió en que “junio es junio”.

El diplomático admitió que los preparativos para dicha cumbre aún no han comenzado, ya que la decisión de celebrarla aún ni siquiera está tomada.

“Por supuesto, dependiendo de muchos factores tomaremos una decisión”, añadió.

Al respecto, el ministro de Exteriores, Serguéi Lavrov, destacó que la propuesta realizada por Biden durante la conversación telefónica que mantuvo hace dos semanas con Putin fue recibida “positivamente” y “ahora se está estudiando”.

En caso de producirse, sería la primera reunión de alto nivel entre los líderes de ambos países desde que Putin y el expresidente Donald Trump se entrevistaran en Helsinki en julio de 2018.

Putin nunca llegó a celebrar una cumbre con Barack Obama, con el que coincidió cuando regresó al Kremlin en 2012 después de cuatro años como primer ministro.