Panamá está reactivando gradualmente la reapertura de negocios y lugares de culto tras cinco meses de confinamiento causados por la pandemia del coronavirus.

Un feligrés de avanzada edad en la Iglesia del Carmen, en Ciudad de Panamá, le dijo a la agencia French News Press que estaba feliz de poder asistir a misa en persona por primera vez en cinco meses.

El lunes, iglesias, salones de belleza, tiendas minoristas y autolotes también abrieron nuevamente sus puertas.

Los salones de belleza y las barberías operarán con cita previa solamente y a un 50% de su capacidad, mientras el país intenta dinamizar una economía adormecida.

El gobierno también ha permitido la reactivación de proyectos públicos y privados y autorizó a organizaciones no gubernamentales reanuden sus operaciones.

Panamá ha confirmado más de 82.000 casos de Coronavirus y más de 1.700 muertes.