Tag: RESTAURANTES

Estas son las profesiones que se perderán o que crecerán si sigue la pandemia

Cuando se ve la luz al final del túnel en torno al empleo y la crisis económica provocada por la COVID-19 en sectores como el turismo y la hostelería, un nuevo estudio procedente de Estados Unidos plantea distintos escenarios en función de los ‘coletazos’ y consecuencias que acabe dejando la pandemia en el mundo laboral.

Un equipo de economistas de la Oficina de Estadísticas Laborales de EE.UU. (BLS, por sus siglas en inglés) analizó recientemente las implicaciones para el empleo si los hábitos adoptados durante la pandemia se hacen más permanentes -comer menos fuera de casa, trabajar más en remoto e incluso acudir a los médicos a distancia- y las noticias no son buenas para los puestos de trabajo menos cualificados, como camareros o dependientes de tienda.

El estudio, aunque planteado en Estados Unidos, tiene muchos paralelismos para la economía global y también de España. En él se ve cómo el sector servicios puede sufrir una pérdida de empleo frente al auge de los trabajos digitales.

En 2029 podría haber millones de puestos de trabajo menos de los que habría. Cientos de miles de ellos estarían en los sectores de la alimentación y el comercio minorista, fuentes de trabajo tradicionalmente fiables para los que tienen menos formación y habilidades, lo que de hecho instaura algunas de las pérdidas de empleo del año pasado en la estructura de la economía pospandémica.

Hostelería y comercio minorista, donde se perderían más empleos

El sector del comercio minorista, por ejemplo, es uno de los más afectados. Ya se preveía que perdería unos 370.000 puestos de trabajo en los próximos años debido al cambio a las compras online. Según el estudio del BLS, esta cifra se triplicaría hasta alcanzar los 1,1 millones de puestos de trabajo (en Estados Unidos) en el escenario de más impacto posterior a la pandemia, es decir, con un 10% de caída de las ventas en las tiendas.

Antes del inicio de la COVID-19, la BLS esperaba que los restaurantes y bares emplearan a 876.000 personas más en 2029 que las proyectadas en 2019, que sirvieron de referencia para el estudio del impacto de la pandemia. Con un supuesto impacto del 12% en la demanda, la mano de obra en ese sector se reduciría en realidad en 376.000 personas.

Profesiones tecnológicas y científicas, las beneficiadas

Por el contrario, las áreas profesionales digitales y científicas estarían entre las ganadoras si se mantuvieran las tendencias de la pandemia, añadiendo unos 300.000 puestos de trabajo más de aquí a 2029.

El informe también advierte de que la economía en cuestión que surja tras la pandemia no dependerá solo de su evolución, sino también de las políticas públicas que marquen los gobiernos.

“La pandemia del COVID-19 ha causado enormes trastornos a corto plazo en la economía y el mercado laboral de Estados Unidos y también de forma global, pero sus repercusiones a largo plazo siguen sin estar claras”, describe el estudio. Las proyecciones son “un primer intento de identificar las industrias y ocupaciones sujetas a una incertidumbre comparativamente alta como resultado de la pandemia”.

Si miramos los empleos que más crecerán, estos son Administrador de Redes (+11%), Médicos (+22%), Desarrolladores Web (+15%) o Bioquímicos (+8%).

Por su parte, camareros, personal de tienda en venta directa o personal de hoteles podrían ver sus puestos de trabajo caer entre un 10% y un 22%, en función del escenario de la pandemia.

Fuente: El Economista.es

Francia: descubren red ilegal de restaurantes de lujo en pleno funcionamiento, pese al confinamiento

Durante esta jornada se conoció el contenido de un reportaje del canal M6 de Francia, que destapó una red ilegal de restaurantes de lujo en París, en pleno funcionamiento durante la pandemia del Covid-19.

Desde el gobierno galo hubo reacciones y el ministro del Interior, Gérald Darmanin, ordenó una investigación en la materia. Especialmente porque una fuente anónima, que se identificó como el organizador de una fiesta secreta, aseguró —sin dar nombres— que había comido “con varios ministros”.

La fiscalía francesa inició las indagatorias no sólo para identificar a los organizadores y participantes, sino en el contexto en que se desarrollaron estas fiestas, en atención a las normas sanitarias que rigen en el país para enfrentar el coronavirus. Una de ellas es que los restaurantes en Francia cerraron a finales de octubre.

En dichas reuniones, de acuerdo a los testimonios del reportaje, las personas no usan mascarillas ni tampoco respetan la distancia física recomendada para evitar la propagación del virus.

Desde las redes sociales han surgido consignas ciudadanas, siendo una de ellas el hashtag #OnVeutLesNoms, esto es, “queremos los nombres” de quienes participaron en estas fiestas.

Según los registros, más de 5 mil personas en Francia están ingresadas en los cuidados intensivos de los hospitales. El Covid-19 ha cobrado la vida de 96.493 personas desde el inicio de la pandemia en el país europeo, según datos recientes.

Cuomo ordena cerrar de noche bares y restaurantes para frenar segunda ola de COVID-19 en Nueva York

El gobernador de Nueva York Andrew Cuomo anunció este miércoles nuevas medidas de restricción para tratar de frenar la consolidación de una segunda ola de contagios por coronavirus. A partir de este viernes, bares y restaurantes autorizados por la Autoridad Estatal de Bebidas Alcohólicas deberán cerrar a las 10 p.m., al igual que los gimnasios, mientras que las reuniones o fiestas privadas en casas y apartamentos quedan limitadas a 10 personas

El Gobernador anticipó que, de ser necesario, se barajan medidas más enérgicas, como prohibir comer en el interior de bares y restaurantes, para volver a controlar la propagación del virus que produce la COVID-19.

El cierre desde el viernes a las 10 p.m. cubre en general a todos los bares y restaurantes que durante la pandemia y como incentivo a su recuperación, fueron autorizados a vender bebidas alcohólicas.

El anuncio de nuevas medidas coincide con el pronunciamiento que hizo el alcalde Bill de Blasio, quien nuevamente advirtió este miércoles que una segunda ola en la ciudad era inminente.

A través de Twitter De Blasio reveló que la tasa promedio de siete días de resultados positivos en las pruebas en toda la ciudad fue de 2.52%, una tasa vista por última vez a principios de junio, cuando la ciudad empezó a reabrir negocios no esenciales luego del devastador azote de la pandemia en la primavera.

“Esta es nuestra ÚLTIMA oportunidad de detener una segunda ola”, escribió de Blasio en Twitter. “Podemos hacerlo, pero tenemos que actuar AHORA”.

Indicadores del coronavirus en NYC

El alcalde de Nueva York ofreció las siguientes cifras sobre la evolución del virus hasta este miércoles:

  • 94 pacientes ingresados en el hospital.
  • 817 casos nuevos.
  • La tasa de infección promedio de 7 días es 2.52%.

Nueva medida causa confusión

El nuevo toque de queda para bares y restaurantes que entra y vigor desde este viernes, produjo la inmediata reacción de la NYC Hospitality Alliance, la asociación que representa a la industria en la ciudad.

“En el momento del anuncio, el Estado o la Ciudad no han proporcionado a los restaurantes detalles importantes sobre las nuevas restricciones en sus negocios. No saben si las restricciones se aplican a las comidas en el interior o las que se sirven al aire libre, y si los clientes deben salir del restaurante antes de las 10:00 p.m. o si pueden terminar sus comidas después, lo que está creando más confusión. Esperamos que se precise esa información de inmediato”, dijo a través de un comunicado Andrew Rigie, director ejecutivo de la asociación.

La NYC Hospitality Alliance, una entidad sin fines de lucro fundada en 2012 para representar y brindar servicios a restaurantes y establecimientos de vida nocturna en los cinco condados.

Rigie agregó que, estas nuevas restricciones deben justificarse públicamente con datos de rastreo de contactos porque harán aún más difícil la supervivencia de estos pequeños negocios. “Exigimos que nuestros líderes electos brinden apoyo financiero a los restaurantes y bares de nuestra ciudad antes de que cierren permanentemente y dejen sin trabajo a decenas de miles de neoyorquinos”, advirtió.

Los casos aumentan en la ciudad y en el estado

Durante el mes de octubre la Ciudad reportó varios focos del virus en vecindarios de Brooklyn y Queens, desde entonces los casos se han ido incrementado en los cinco condados, incluido Staten Island. De acuerdo con las autoridades de salud, semana pasada, la ciudad de Nueva York registró un promedio de 1,142 casos por día, un aumento del 77% con respecto a las dos semanas anteriores.

Hasta el martes, según el reporte que emite a diario el gobernador Cuomo, en el estado de Nueva York, la tasa promedio de siete días de resultados positivos en las pruebas fue de 2.23%, la cifra más alta desde principios de junio, cuando el estado estaba haciendo menos pruebas que ahora. Este miércoles, el estado reportó 1,628 hospitalizaciones, su total más alto desde mediados de junio. El número de personas hospitalizadas en el estado alcanzó su punto máximo en abril, con varios días en los que superó las 18.000.

Vuelven restricciones en Nueva Jersey y Connecticut 

El repunte del virus ha sido alertado no sólo por las autoridades de Nueva York sino también por las de los estados vecinos, Nueva Jersey Connecticut, región que, al inicio, fue el epicentro de la pandemia.

El gobernador de Nueva Jersey, Philip D. Murphy dispuso nuevos límites al expendio de comidas en interiores de bares y restaurantes que comienzan este jueves por la noche. Murphy declaró que por ahora busca evitar los cierres radicales que paralizaron la economía de la región en marzo. Nueva Jersey ha visto sus hospitalizaciones más del doble en el último mes, de 653 a 1.801, un umbral que se cruzó por última vez en junio.

En Connecticut, las autoridades de salud reportaron que el número de personas hospitalizadas con el virus aumentó, en las áreas donde el brote fue menos severo en la primavera y donde se reabrieron las actividades un poco más rápido.

El gobernador Ned Lamont anunció que ha limitado todas las reuniones privadas en el estado a 10 personas, también ha reducido los límites de capacidad en los restaurantes y ha permitido que los municipios más afectados vuelvan a imponer límites a otros negocios.

De acuerdo con el periódico Hartford Courant, el estado ahora tiene 548 pacientes hospitalizados, su total más alto desde el 29 de mayo. Así mismo, informó este miércoles que la tasa promedio de siete días de resultados positivos en las pruebas fue del 4.1 por ciento, su tasa más alta desde el 1 de junio.

En conjunto, las autoridades de los tres estados han coincidido que podrían radicalizar las medidas restrictivas, lo que resulta en un retroceso después del gradual proceso de reapertura. Por otro lado, las bajas temperaturas en toda la región hacen temer que el virus se propague más rápidamente.