Tag: RETARDOS

Sepa por qué el cheque de estímulo tarda más en llegar a los latinos

La comunidad latina en Estados Unidos es la que más ha sufrido el retraso del pago federal de hasta $1,200 dólares por contribuyente que el Congreso aprobó el pasado mes de marzo para hacer frente a los problemas económicos derivados de la pandemia del coronavirus.

Casi 7 de cada diez adultos dijo haber recibido el cheque de estímulos antes de que acabara mayo, según un estudio de Urban Institute. Un 74% de los blancos estadounidenses aseguró haberlo cobrado durante ese periodo de unos dos meses. Entre los contribuyentes negros, el porcentaje baja al 69% y los que peor parados son los hispanos con un 64%.

De acuerdo a este análisis de datos, los hogares latinos se vieron más afectados por los retrasos en parte porque los ciudadanos estadounidenses no pudieron recibir sus pagos si sus cónyuges eran inmigrantes indocumentados.

Esta desigualdad también se ve reflejada en función del nivel de renta de las familias. Un 78% de los adultos que están por encima del nivel de pobreza federal confirmaron haber recibido su pago antes de que finalizara de mayo. En cambio, solo un 59% de quienes no rebasan el umbral federal de la pobreza cobraron la ayuda federal en el periodo indicado. Este segundo grupo está formado en buena medida por latinos.

Las demoras entre quienes tienen menos ingresos pueden deberse a que normalmente no hacen su declaración de impuestos porque su nivel de renta anual no llega al mínimo obligatorio. Por tanto, el Servicio de Rentas Internas (IRS, por sus siglas en inglés), que tomó los datos de los contribuyentes que declararon sus finanzas de 2018 y 2019, no tenía la información que necesitaba para hacerles el pago y los propios beneficiarios han tenido que facilitarla.

¿Qué deben hacer las personas que no han recibido la ayuda económica de IRS americano?

La Oficina de Recaudación de Impuestos (IRS) enfrenta un fuerte problema: localizar a más de 12 millones de personas que no han recibido su ayuda económica.

Estas personas o familias tienen ingresos muy bajos, menores a los $12,000 anuales en forma individual o $24,000 en pareja, por lo que no deben presentar impuestos y, por lo tanto, deben utilizar la herramienta de solicitud de ayuda.

“Cualquiera que se registre antes del 15 de octubre recibirá su pago antes de fin de año”, adelantó el IRS la semana pasada.

Sin embargo, IRS no tiene ningún tipo de información actualizada de estas personas a quienes no puede enviarles su cheque de estímulo o tarjeta de débido, según varios reportes que incluyen Forbes y Fox News que citan el Centro de Prioridades Presupuestarias y Políticas.

Los fondos que la oficina de impuestos no ha podido entregar suman más de $12,000 millones de dólares.

“Se necesita un programa de divulgación agresivo a nivel estatal y local para informar a las personas elegibles, que por definición tienen ingresos muy bajos, que son elegibles y para ayudarles a llevar a cabo los pasos necesarios”, escribieron los investigadores. “Estos fondos irían a individuos y familias de ingresos extremadamente bajos en un momento en que la necesidad aumenta debido a la pandemia”.

Un problema adicional es que esas familias tampoco han aplicado a programas federales de ayuda, como cupones de comida o Medicaid, por lo cual se desconocen sus domicilios.

Si usted conoce a una persona que no haya recibido la ayuda económica y es elegible sugiérale utilizar las siguientes guías.

Herramientas:

Estadounidenses sin cuenta de banco deberán esperar semanas para recibir cheques

Cuando la crisis por el coronavirus se hizo sentir con fuerza, el empleador de Akeil Smith recortó su trabajo de asistente sanitaria a domicilio a 25 horas por semana. Su salario de 15 dólares la hora dejó de ser suficiente para pagar el alquiler mensual de 700 dólares y se vio en la necesidad de acudir a centros de distribución de alimentos.

Si bien millones de trabajadores estadounidenses de antemano han recibido un pago de ayuda rápida de parte del Tesoro federal por medio de un depósito bancario directo, Smith se encuentra entre las millones de personas que carecen de una cuenta de banco tradicional y que deben esperar semanas para que les lleguen cheques de papel. Cuando los cheques finalmente llegan, esta población compuesta en su mayor parte por negros e hispanos no suele tener otra opción que usar los costosos servicios de cambio de cheques a fin de tener el dinero en sus manos.

“Yo vivo de cheque a cheque, y justo ahora necesito más comestibles”, declaró Smith, de 35 años, a The Associated Press mientras esperaba en el interior de Payomatic, un pequeño local de cambio de cheques en un vecindario de Brooklyn habitado principalmente por gente de raza negra.

En las seis semanas que han pasado desde que la pandemia paralizó la mayor parte de la economía de Estados Unidos, más de 30 millones de trabajadores estadounidenses han solicitado ayuda por desempleo. El Congreso aprobó un paquete de rescate económico de 2,2 billones de dólares.

En abril, el gobierno empezó a enviar 1.200 dólares por persona, 2.400 por cada matrimonio y otros 500 dólares por cada hijo dependiente de familias pobres y de clase media en todo Estados Unidos. Las familias con mejor posición económica pueden recibir ya sea una cantidad menor o nada, dependiendo de sus ingresos.

Para ayudar a facilitar la entrega de los pagos, el gobierno federal lanzó un portal en línea en el cual las personas proporcionan su información bancaria para recibir un depósito directo. Pero ese sistema no funciona para aquellos sin cuentas de cheques o de ahorros.

Un memo de la Comisión de Recursos y Arbitrios de la Cámara de Representantes obtenido por la AP calculaba que cada semana se emitirán aproximadamente cinco millones de cheques físicos, lo que significa que la mayoría de los trabajadores en apuros podrían verse obligados a esperar semanas antes de recibir el pago.