El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, anunció este domingo en su cuenta de Twitter que Rudy Giuliani, su polémico abogado personal y exalcalde de Nueva York, está contagiado de coronavirus. 

“Por mucho el mayor alcalde en la historia de Nueva York, y que ha estado trabajando incansablemente exponiendo la elección más corrupta (¡con diferencia!) en la historia de Estados Unidos, ha dado positivo a virus de China. Mejora pronto Rudy, continuaremos!!!”, tuiteó el mandatario.

Giuliani tuiteó el domingo por la noche que estaba recibiendo “excelentes cuidados” y que se sentía bien. “Me recupero rápidamente y sigo pendiente de todos mis asuntos”, aseguró el letrado.

Giuliani lidera el equipo legal de Trump que está tratando de impugnar las elecciones presidenciales, pese a no tener evidencias de fraude. El martes pasado, la campaña del presidente saliente desautorizó al fiscal general, William Barr, quien ha asegurado que el Departamento de Justicia no ha descubierto pruebas de fraude en las elecciones del pasado 3 de noviembre, en las que se impuso el demócrata Joe Biden.

“Con el debido respeto al fiscal general, no ha habido nada parecido a una investigación del Departamento de Justicia”, apuntaron en un comunicado Rudy Giuliani y Jenna Ellis, abogados de Trump.

Giuliani asistió a una audiencia en el Capitolio de Georgia el jueves, donde estuvo sin usar mascarilla durante varias horas. Varios senadores estatales tampoco usaron máscaras en la audiencia.

El miércoles por la noche, Giuliani estaba en Lansing, Michigan, para testificar en una audiencia legislativa muy inusual de cuatro horas y media en la que presionó a los legisladores republicanos para que ignoraran la certificación de la victoria de Joe Biden en Michigan y nombraran electores a favor de Trump.

No llevaba mascarilla puesta, ni tampoco la abogada Jenna Ellis, que estaba sentada a su lado. En un momento, le preguntó a uno de sus testigos, un trabajador electoral de Detroit, si se sentiría cómoda quitándose la máscara. Pero los legisladores dijeron que podían escucharla.

Antes de la audiencia, Giuliani y la presidenta del Partido Republicano de Michigan, Laura Cox, ninguno de los dos llevaba mascarilla, hicieron una sesión informativa virtual para los activistas republicanos.