Tag: RUSIA

Navalny pide a seguidores vencer el miedo y liberar a Rusia “de los ladrones en el poder”

El opositor ruso Alexei Navalny, condenado esta semana a cerca de tres años de cárcel, pidió este jueves (04.02.2021) a sus seguidores vencer el miedo y liberar a Rusia “de los ladrones en el poder”.

“Pueden mantenerse en el poder y utilizarlo para su enriquecimiento personal, apoyándose únicamente en nuestro miedo. Pero si superamos ese miedo, podemos liberar a nuestra patria de los ladrones en el poder. Hagámoslo”, declaró el opositor de 44 años, cuyo encarcelamiento provocó grandes protestas en los últimos días.

“Venganza de Putin” por sobrevivir el envenenamiento

“Y vamos a hacerlo, estamos obligados. Por nosotros y por las generaciones futuras. La verdad está de nuestro lado. Sigan libres”, expresó. “No se dejen engañar por esta ilusión de fuerza”, añadió en alusión a la represión policial.

Navalny también acusó al Kremlin de querer silenciarlo tras haber sobrevivido este verano a un intento de envenenamiento del que acusa al presidente ruso Vladimir Putin.

“La ilegalidad manifiesta a la que he estado sujeto desde que bajé del avión es una venganza de Putin contra mí. Porque sobreviví y me atreví a regresar”, aseguró.

RUSIA: más de 2.800 detenidos en las protestas de apoyo al líder opositor a Putin, Alexei Navalny

La Policía detuvo ayer sábado al menos a 2.800 manifestantes durante las protestas en Rusia en apoyo al líder opositor encarcelado Alexéi Navalny en numerosas ciudades rusas, de las cuales, unos 1.090 detenidos solo en Moscú y más de 380 en San Petersburgo.

Las principales concentraciones tuvieron lugar en estas dos ciudades, con unos 20.000 participantes en cada ciudad, según periodistas de la AFP. También se celebraron marchas en un centenar de localidades más, en un movimiento de contestación inédito en la historia reciente de Rusia. La muchedumbre clamaba lemas como Vladimir “Putin ladrón”, “Navalni, estamos contigo” o “Libertad para los presos políticos”.

Asimismo, Yulia Navalnaya, esposa de Navalny, fue detenida en medio de las marchas que se celebran en todo el país en apoyo al líder opositor, tras ser arrestado el domingo pasado a su regreso el 17 de enero a Rusia de Alemania, donde se recuperaba del envenenamiento que sufrió en 2020 por orden del presidente ruso, Vladímir Putin, según denuncia.

Julia Navalnaya, esposa de Alexei Navalny

“Perdón por la mala calidad. Hay una luz muy pobre dentro del furgón” policial, escribió Navalnaya debajo de una fotografía suya en su cuenta de Instagram.

En la manifestación que tuvo lugar en Moscú, las fuerzas de seguridad comenzaron con las detenciones incluso antes del inicio de la cita a las 14:00 hora local (12:00 CET) y tras dos horas de arrestos, en los que los agentes antidisturbios no rehuyeron el uso de la violencia, la plaza Púshkinskaya fue despejada.

Según pudo constatar Efe, hubo cientos de detenidos en la capital rusa, entre ellos también una aliada muy cercana de Navalny, la política y abogada del Fondo de Lucha contra la Corrupción (FBK) creado por el líder opositor, Liubov Sobol.

La Policía de Moscú había advertido la represión de cualquier protesta no autorizada que “amenace el orden público”.

Acusan a diplomáticos estadounidenses

La embajada estadounidense en Moscú tendrá que dar explicaciones sobre la publicación en su página web del itinerario de las manifestaciones opositoras celebradas este sábado en Rusia en apoyo al líder opositor encarcelado Alexéi Navalni, dijo el ministerio de Relaciones Exteriores.

“Ayer (viernes) la embajada de Estados Unidos en Moscú publicó las ‘rutas de las protestas’ en diversas ciudades rusas y lanzó informaciones sobre una ‘manifestación hacia el Kremlin'”, dijo la portavoz del ministerio ruso, Maria Zakharova, en la red social Facebook. Nuestros “colegas estadounidenses van a tener que venir a dar explicaciones”, agregó.

Policía rusa detiene a opositor Alexei Navalny en aeropuerto de Moscú

La policía detuvo al opositor ruso Alexei Navalny este domingo (17.01.2021) a su llegada al aeropuerto moscovita de Sheremétievo, cuando se disponía a pasar el control de pasaportes, reportaron las agencias de noticias Reuters y AFP.

Los servicios penitenciarios rusos (FSIN) buscaban desde finales de diciembre al carismático activista anticorrupción y enemigo jurado del Kremlin, al que acusan de violar las condiciones de una condena con suspensión de pena de 2014, que lo obliga a presentarse al menos dos veces por semana ante ellos.

Cuando Navalny, de 44 años, se disponía a entregar su pasaporte en el control de fronteras junto a su esposa Yulia, varios policías lo detuvieron, reportó la agencia de noticias AFP. “Continuará detenido hasta la decisión del tribunal”, indicó el FSIN.

Unión Europea y futuro asesor de Biden exigen la liberación de Navalny

El presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, pidió a Moscú su liberación “inmediata”, mientras que Lituania, país de la Unión Europea (UE), urgió a “discutir nuevas sanciones” contra Rusia, y Polonia llamó a una “respuesta rápida”.

Navalny “debe ser liberado inmediatamente”, instó por su parte Jake Sullivan, futuro asesor de seguridad nacional del presidente electo de Estados Unidos, Joe Biden, denunciando además los “ataques del Kremlin” contra el opositor. 

Desde finales de diciembre, el opositor también es objeto de una nueva investigación por fraude, por sospechas de haber gastado para su uso personal 356 millones de rublos (3,9 millones de euros) de donaciones.

“Aquí estoy en casa. No tengo miedo (…) ya que sé que tengo razón y que los casos contra mí están completamente montados. No tengo miedo de nada y los llamo a no temer nada”, declaró Navalny a su llegada a Moscú, poco antes de su detención.

Vladimir Putin felicita a Joe Biden y se dice dispuesto a “colaborar” con él

El presidente ruso, Vladimir Putin, felicitó ayer martes a Joe Biden por su victoria en las elecciones presidenciales estadounidenses de noviembre y se dijo dispuesto a trabajar con él, pese a las deterioradas relaciones bilaterales.

“Por mi parte, estoy listo para una colaboración y para establecer contactos con usted“, dijo Putin en un telegrama, según informó el Kremlin.

El presidente ruso es uno de los pocos dirigentes que esperó la votación del colegio electoral estadounidense a favor de Biden para felicitarle, explicando esta actitud por la incertidumbre que pesaba sobre el resultado de los comicios del 4 de noviembre, debido a que Donald Trump se negaba a reconocer su derrota y presentó varios recursos ante la justicia.

Putin deseó éxito al presidente electo y le garantizó que está convencido de que Rusia y Estados Unidos (…) pueden, pese a sus desacuerdos, resolver numerosos problemas y desafíos” en el mundo, agregó el Kremlin en su comunicado.

Biden prometió firmeza frente a Rusia, acusada de injerencia en el sistema electoral estadounidense para favorecer en 2016 la elección de Trump.

El presidente saliente ha negado siempre que se hubiera beneficiado de algún tipo de acción rusa, al igual de Putin, pese a las conclusiones de investigadores estadounidenses, que provocaron importantes sanciones contra Rusia.

(Con información de AFP)

Fabricantes de vacuna rusa Sputnik V, piden permiso a México para hacer ensayos clínicos

El Canciller de México, Marcelo Ebrard, informó que los fabricantes de la vacuna rusa contra el Covid-19, Sputnik V, entregaron a la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) la documentación para obtener su autorización en México.

“A invitación de México, los fabricantes rusos de la vacuna Sputnik V han presentado solicitud y documentación necesaria a la Cofepris para realizar estudios clínicos en nuestro País y obtener la autorización correspondiente”, indicó Ebrard.

El viernes pasado, el Embajador ruso, Viktor Koronelli, había adelantado que buscaban la autorización para realizar en México parte de su fase 3 de ensayos clínicos.

Koronelli indicó que durante las últimas semanas el Fondo Ruso de Inversión Directa (RDIF) ha sostenido diversas reuniones con la Cancillería mexicana y la Cofepris.

El 11 de agosto, la Sputnik V recibió la aprobación del Ministerio de Salud de Rusia.

Recientemente, las autoridades rusas aseguran que su vacuna mostró una eficacia del 91.4 por ciento en la última fase de ensayos clínicos en aquel país.

El director del Centro Gamaleya, Alexander Gintsburg, enunció que los datos obtenidos permitían “afirmar con seguridad que (Sputnik V) es altamente eficaz y totalmente segura para la salud”.

Conozca la arriesgada carrera de Rusia para vacunar a sus ciudadanos

El nombre mismo ya da constancia de las ambiciones de Rusia: Sputnik V, la principal vacuna rusa contra el coronavirus, está llamada a ser un líder mundial, como su homónimo cósmico.

En agosto, fue la primera vacuna autorizada para uso de emergencia en todo el planeta, aunque para entonces solo había sido probada en unas pocas docenas de personas.

Y ahora la Sputnik V se les está ofreciendo a médicos, maestros y trabajadores sociales como parte de una campaña de vacunación masiva ordenada por el presidente Vladimir Putin.

La orden llegó justo antes del inicio de una campaña similar en Reino Unido, lo que probablemente no es una coincidencia.

Pero las pruebas para verificar que la Sputnik V es segura y realmente funciona todavía no se han completado, lo que hace que algunos rusos la miren con sospecha.

Biden ve a Rusia como la mayor amenaza para EE.UU

El candidato demócrata en las elecciones de EE.UU., Joe Biden, considera a Rusia el país que más “amenaza la seguridad” de su país, mientras que China es su principal competidor, con el que mantiene un pulso que podría volverse “más serio” en los próximos años.

Durante una entrevista emitida este domingo por la cadena CBS News, Biden respondió así a la pregunta de cuál es el país que más amenaza al suyo: “Creo que la mayor amenaza para Estados Unidos ahora mismo, en el sentido de romper nuestra seguridad y nuestras alianzas, es Rusia”.

“Nuestro mayor competidor es China. Y dependiendo de cómo manejemos eso, se decidirá si somos competencia o si acabamos en una competición más seria en el sentido (del uso) de la fuerza”, añadió Biden.

Entrevistado durante el mismo programa de CBS, “60 minutes”, el presidente Donald Trump respondió a la misma pregunta citando únicamente a China, al que describió como “un competidor y un enemigo”.

La inteligencia de Estados Unidos acusó a Rusia de interferir en las elecciones estadounidenses de 2016 y esta semana el FBI aseguró que Moscú está tratando de influir también en los comicios del próximo 3 de noviembre, algo de lo que Washington acusa además a Irán.

La relación entre Estados Unidos y Rusia ha mantenido su tensión bajo el mandato de Trump, cuyo Gobierno ha impuesto varias rondas de sanciones a Moscú, pero el propio presidente estadounidense ha evitado siempre criticar a su homólogo ruso, Vladímir Putin, lo que ha mejorado ligeramente los lazos en los últimos cuatro años.

Biden fue vicepresidente estadounidense bajo el Gobierno de Barack Obama (2009-2017), cuya relación con Putin era muy fría y empeoró tras la anexión rusa de la península ucraniana de Crimea en 2014 y a raíz del conflicto en Siria.

PIDE NO “SUBESTIMAR” A TRUMP

En su entrevista con CBS, Biden también pidió no confiarse de que vaya a ganar a Trump el 3 de noviembre, al afirmar: “Nos sentimos muy bien sobre nuestras opciones, pero no subestimo la forma que tiene él de jugar”.

Precisó que se refería a los “intentos” de Trump “de deslegitimar las elecciones” al sembrar desconfianza en el sistema de voto por correo, algo que según el candidato demócrata solo busca “intimidar” a la gente para que duden de “si merece la pena ir a votar”.

En el mismo programa también participó la compañera de fórmula de Biden, la senadora Kamala Harris, quien soltó una carcajada cuando la periodista le preguntó si gobernará desde una ideología “socialista o progresista” si llega al poder, como asegura Trump.

“No voy a dejarme confinar por la definición de Donald Trump de lo que soy”, aseguró Harris, quien evitó hablar de su ideología y dijo que defenderá las propuestas de Biden, del ala moderada del partido.

Estudio: Irán y Rusia obtienen datos de votantes para intentar influir en las elecciones

Altos cargos de seguridad nacional alertaron este miércoles que Irán y Rusia han obtenido información de los votantes en un intento de interferir en las elecciones estadounidenses de 2020.

“Actores extranjeros pueden usar estos datos para intentar comunicar información falsa a los votantes registrados que esperan que cause confusión, siembre el caos y socave su confianza en la democracia estadounidense”, dijo el miércoles por la noche el director de Inteligencia Nacional, John Ratcliffe, en una conferencia de prensa sorpresa.

Ratcliffe indicó que, por otro lado, Irán estaba detrás de una serie de correos electrónicos amenazantes que recibieron esta semana electores demócratas y que, según el funcionario, están “diseñados para intimidar a los votantes, incitar al malestar social y dañar al presidente [Donald] Trump”.

Autoridades policiales de Florida y la Oficina Federal de Investigaciones (FBI) habían dicho previamente que estaban investigando dichos emails amenazantes enviados presuntamente desde fuera de Estados Unidos. Dichos correos afirman que el remitente es un miembro de Proud Boys, pero el grupo extremista lo niega.

Según las oficinas de los sheriff tanto del condado de Brevard como del de Alachua, quien enviaba el mensaje aseguró pertenecer al grupo “alt-right” y dijo que tenía acceso a la información personal de un votante.

El email se dirigía al votante por su nombre y declaraba que sabía que estaba registrado como demócrata porque había entrado a la infraestructura de votación. “O votas por Trump el día de las elecciones o iremos a por ti”, concluía.

Los mensajes llegaron semanas después de que en el primer debate presidencial Trump no denunciara frontalmente a grupos supremacistas como Proud Boys y, en lugar de eso, le pidiera “esperar”.

Al día siguiente, en conversación con los medios dijo no conocer al grupo, pero ya era tarde. Miembros Proud Boys ya habían celebrado las palabras del presidente en redes sociales e incluso la añadieron al logo. Activistas antifascistas y analistas políticos vieron el mensaje de Trump como una incitación a la violencia contra sus oponentes.

Aumentan las tensiones militares entre EE.UU. y Rusia

Los aviones de combate rusos viraron repetidamente a 30 metros frente a un bombardero B-52 de la Fuerza Aérea de EE.UU. sobre el Mar Negro.

Seis aviones de guerra rusos volaron lo suficientemente cerca de Alaska como para que los F-22 de la Fuerza Aérea los interceptaran.

Y siete soldados estadounidenses resultaron heridos cuando un vehículo blindado ruso embistió deliberadamente a una patrulla estadounidense en el noreste de Siria.

En unos pocos días la semana pasada, las tensiones entre los EE.UU. y los militares rusos se intensificaron en todo el mundo.

La relación entre Washington y Moscú, ya cargada de nuevas pruebas de interferencia electoral, se ha vuelto aún más tensa tras los recientes encuentros militares.

Joe Biden, en un discurso en Pensilvania el lunes, reprendió al Presidente Donald Trump por no haber hablado públicamente del altercado en Siria. “¿Escuchaste al presidente decir una sola palabra? ¿Levantó un dedo?” Biden preguntó.

Biden, el candidato del Partido Demócrata a la presidencia, también criticó a Trump por no haber planteado el tema de las presuntas recompensas rusas a las tropas de EE.UU. en Afganistán durante las múltiples llamadas telefónicas con el presidente ruso Vladimir Putin en los últimos meses.

“Nunca antes un presidente estadounidense había desempeñado un papel tan servil a un líder ruso”, dijo Biden.

“No sólo es peligroso, sino que es humillante y vergonzoso para el resto del mundo”. Nos debilita”.

Biden añadió. “Ni siquiera las tropas americanas pueden sentirse más seguras bajo Trump.”

Trump ha dicho que no sacó a relucir la evaluación de la CIA sobre las recompensas cuando habló con Putin, describiendo los informes de tal inteligencia como un “engaño”. No estaba claro si el presidente sacó el tema en una llamada telefónica con Putin el jueves.

Por el contrario, el Secretario de Estado Mike Pompeo ha dicho que se tomó el tema lo suficientemente en serio como para que él y un alto líder del Pentágono advirtieran a sus homólogos rusos sobre el asunto.

Los incidentes de la semana pasada llegan en un momento en que los críticos de Trump dicen que se ha negado a criticar o desafiar las crecientes agresiones de Rusia hacia Occidente, e incluso se ha acomodado a los deseos de Moscú.

Los Estados Unidos están reduciendo sus despliegues en Alemania en cerca de 12.000 soldados por las objeciones de los aliados de la OTAN, reduciendo una huella militar largamente resentida por el Kremlin.

Trump invitó en junio a Putin a una reunión ampliada del Grupo de los 7 países, a pesar de que Rusia ha sido prohibida de tal

es reuniones de las principales potencias económicas del mundo después de su anexión de Crimea en 2014 y de los ataques al este de Ucrania.

¿Qué hay detrás de la carrera por la vacuna del Coronavirus?

Los científicos estadounidenses esperan que esta vez el presidente Donald Trump realmente crea que todo es un engaño ruso.

Mientras el presidente Vladimir Putin de Rusia declaraba triunfalmente el martes que su país había producido la primera vacuna contra el coronavirus del mundo, a los expertos en salud pública de los Estados Unidos les preocupaba que Trump se sintiera obligado a competir en un concurso de “hombría farmacéutica” y lanzara apresuradamente su propia vacuna, incluso antes de que fuera completamente probada.

“Estoy segura de que esto le dará más impulso para impulsar la I+D y la FDA de EE.UU. para que se muevan más rápidamente”, dijo Margaret Hamburg, comisionada de la Administración de Alimentos y Medicamentos del presidente Barack Obama, en referencia a la investigación y el desarrollo. “Si él cree que las pruebas causan casos, sospecho que puede creer que si no pruebas una vacuna o una droga, debe estar bien”.

El anuncio en Moscú irritó a quienes buscan detener la pandemia en lo que ya se había convertido en una carrera geopolítica entre las mayores potencias del mundo. La vacuna rusa, aprobada sin el tipo de ensayos extensos que se requieren típicamente en Occidente, podría funcionar, dijeron los científicos estadounidenses. Pero si no lo hace, el proceso apresurado podría representar un peligro no sólo para los rusos sino para muchos otros si Trump busca igualar el supuesto logro prematuramente.

La búsqueda de una vacuna ya se ha visto atrapada en un torbellino de presiones mientras la administración Trump se esfuerza por desarrollar un medicamento para combatir un virus que ha matado a más de 164.000 estadounidenses. Dos compañías farmacéuticas han pasado a la fase 3 de ensayos en los Estados Unidos, la etapa final de las pruebas antes de que una vacuna pueda ser aprobada. Pero los científicos han expresado su preocupación de que los ensayos se vean interrumpidos por el deseo de Trump de obtener una victoria política antes de las elecciones generales del 3 de noviembre.

La Casa Blanca ha dicho que los datos, no la política, gobernarán la decisión de aprobar una vacuna, aunque Trump ha vinculado repetidamente su Operación Velocidad Warp al calendario de la campaña. Ha sugerido que una vacuna podría ser lanzada para el día de las elecciones, aunque los científicos dijeron que tomaría hasta principios del próximo año para completar las pruebas.

“Nos va muy bien en todo, incluyendo el Corona, como usted lo llama”, dijo Trump en una entrevista el martes con el presentador de radio Hugh Hewitt. “Pero déjenme decirles que estamos llegando a un final. Estamos llegando a ello, y las vacunas están listas para ser utilizadas. Vamos a estar muy cerca de una vacuna. Estamos listos para distribuirla”.

En una sesión informativa más tarde ese día, el presidente no hizo ningún comentario sobre el anuncio de Rusia, pero se jactó del “tremendo progreso” de la vacuna americana y afirmó que “nos estamos acercando mucho a esa aprobación”.

“La Operación Velocidad Warp es la operación más grande y avanzada de su tipo en cualquier parte del mundo y en cualquier momento de la historia”, dijo, exhibiendo sus ínfulas competitivas.

Putin no vio la necesidad de esperar a que se hicieran más pruebas en Rusia, donde el sistema médico no se considera tan riguroso como en los Estados Unidos, a pesar de la perspectiva de que podría no funcionar como se anuncia o incluso podría resultar inseguro. Pero al hacerlo, puso a Trump en una posición incómoda dada la amistad entre los dos hombres.

“A juzgar por la historia de Trump de aparente deferencia hacia Putin, así como por su continuo deseo personal de ‘ganar’, podría querer replicar en casa lo que él ve como un triunfo de la vacuna rusa”, dijo Monica Schoch-Spana, una investigadora principal del Centro de Seguridad de la Salud de Johns Hopkins.

David Kramer, becario de Rusia en la Universidad Internacional de Florida y ex secretario de estado adjunto del presidente George W. Bush, dijo que Trump debería aprovechar el momento para poner a prueba su deseo de mejorar las relaciones con Rusia.

“Aparte del control de armas, la lucha contra el virus sería un tema en el que nosotros y Rusia deberíamos trabajar juntos y no ser otra fuente de competencia”, dijo. “Sin embargo, la rapidez con la que los rusos han encontrado una vacuna tiene que suscitar preocupación, y corre el riesgo de exacerbar el nivel de desconfianza entre nuestras dos partes si no funciona o incluso hace daño”.

La carrera por la vacuna llega en un momento en el que Washington ya está inmerso en un nuevo debate sobre cómo recalibrar las relaciones entre las dos potencias después de las elecciones. Un grupo de 103 ex secretarios de gabinete, embajadores y otros funcionarios de las administraciones demócratas y republicanas publicaron una carta abierta la semana pasada en Politico pidiendo un esfuerzo para “poner la relación en un camino más constructivo”.

Otro grupo de 33 ex-funcionarios, liderado por Kramer, publicó su respuesta el martes rechazando un nuevo “reset” y argumentando que el régimen de Putin plantea “una amenaza a los intereses y valores americanos, requiriendo un fuerte retroceso”.

La relación ha estado dominada por las secuelas de las elecciones de 2016, cuando Rusia intervino en la campaña americana para ayudar a Trump, según las agencias de inteligencia y una investigación de un consejero especial. Aunque no se presentaron cargos por una supuesta conspiración criminal, Trump ha rechazado incluso que Rusia desempeñara un papel, llamándolo “un engaño”.

Apenas la semana pasada, las agencias de inteligencia de EE.UU. informaron que Rusia todavía estaba tratando de intervenir en las elecciones estadounidenses para ayudar a reelegir a Trump, una conclusión que el presidente también rechazó al instante. “Creo que la última persona que Rusia quiere ver en el cargo es Donald Trump porque nadie ha sido más duro con Rusia que yo, nunca”, dijo en una sesión informativa para los periodistas.

Cuando se le sugirió que eso no era lo que las agencias de inteligencia estaban encontrando, Trump dijo: “Bueno, no me importa lo que diga nadie”.

Se defendió aún más el martes cuando Hewitt preguntó quién había sido más duro con Rusia, Trump u Obama. “Por un factor de 50, yo, ¿de acuerdo?” Trump dijo, argumentando que él envió armas a Ucrania para su continuo conflicto con Rusia.

Sin embargo, como lo hace a menudo, Trump entretejió su respuesta con falacias. Se jactó de haber enviado armas anti-tanque Javelin a Ucrania cuando Obama no lo hizo, lo cual es cierto. Pero lo que Trump no dijo es que su administración prohibió a los ucranianos su uso  y ordenó que se mantuvieran encerradas lejos del frente de batalla.

El presidente también se jactó de que consiguió “que la OTAN pagara 400.000 millones de dólares más al año para protegerse de Rusia”. Eso no es cierto. La OTAN ha proyectado que los aliados aumentarán el gasto militar en un acumulado de 400.000 millones de dólares de 2016 a 2024, es decir, en ocho años, no cada año. De manera similar, Trump dijo que “gastó 2,5 billones de dólares” en el ejército de EE.UU., pero eso lo acredita con cada dólar gastado en defensa durante tres años y luego algunos, no sólo los aumentos que ayudó a impulsar.

Es cierto que su administración ha tomado medidas agresivas para contrarrestar a Rusia en ocasiones – incluyendo sanciones, expulsiones diplomáticas y modestos despliegues de tropas en Europa del Este – pero Trump ha dejado la charla dura a sus subordinados y rara vez, si es que alguna vez, tiene una palabra de crítica hacia Putin, cuyo liderazgo y fuerza ha alabado públicamente.

De hecho, Trump ha hablado repetidamente con Putin en los últimos meses sin levantar ni una sola vez los informes de inteligencia de que Rusia ha pagado recompensas a los combatientes afganos por matar a soldados estadounidenses. Trump descartó los informes de su propia administración como “noticias falsas”.

En una cadena separada de mensajes de Twitter el martes, Trump cuestionó la noción de que confiaba más en Putin que en las agencias de inteligencia de EE.UU., pero luego procedió a explicar por qué dudaría del aparato de seguridad de su propio país, señalando su primer encuentro con oficiales de inteligencia veteranos que más tarde llegó a considerar sus enemigos.

“John Bolton, una de las personas más tontas que he conocido en el gobierno y, tristemente, he conocido a muchos, afirma a menudo que respetaba, e incluso confiaba, en Vladimir Putin de Rusia más que en los de nuestras agencias de inteligencia”, escribió Trump, refiriéndose a su propio ex asesor de seguridad nacional.

“Aunque, por supuesto, eso no es cierto”, continuó, “si las primeras personas que conociste de la llamada Inteligencia Americana eran Policías Sucios que ahora han demostrado ser unos canallas al más alto nivel como James Comey, el probado mentiroso James Clapper, & quizás el más bajo de todos, el loco John Brennan que dirigía la CIA, ¡quizás podrías entender mi reticencia a abrazarlos!”

Así van las compras anticipadas de vacunas contra el virus chino en el mundo

Aunque ninguna vacuna experimental demostró aún total eficacia contra el nuevo coronavirus en ensayos clínicos, ya se han comprado anticipadamente al menos 5 mil 700 millones de dosis en todo el mundo, y los primeros encargos han sido adelantados por los Estados Unidos de Donald Trump.

Tres vacunas occidentales y dos chinas están en la fase 3 de experimentación en millares personas y Rusia anunció el martes haber desarrollado la suya, a la que llamó “Sputnik V” y que será administrada al personal médico desde septiembre antes de terminar los ensayos clínicos.

Numerosas compañías fueron subvencionadas para lanzar la fabricación en paralelo a los ensayos a fin de que puedan entregar millones de dosis en 2021, o tal vez a partir del último trimestre de este año.

La Universidad de Oxford, asociada al grupo farmacéutico sueco-británico AstraZeneca, espera recoger resultados desde septiembre; mientras que la biotecnológica Moderna, en alianza con los centros estadounidenses de salud (CNH), planea obtenerlos a fin de año o, quizás, en noviembre.

EU: 700 millones de dosis

Desde el 30 de marzo el gobierno de Trump fue el primero en subvencionar con cientos de millones de dólares a los desarrolladores de vacunas. Johnson & Johnson recibió 500 millones de dólares.

La operación llamada “Alta Velocidad” (Warp Speed) apunta a que todos los estadounidenses puedan ser vacunados desde enero del año que viene.

Hasta hoy, Washington subvencionó con al menos 9 mil 400 millones de dólares a siete desarrolladores de vacunas y firmó con cinco de ellos contratos de abastecimiento por al menos 700 millones de dosis.

Las empresas o alianzas financiadas por Estados Unidos son: Johnson & Johnson, Moderna, Oxford/AztraZeneca, Novavax, Pfizer/BioNTech, Sanofi/GSK, Merck Sharp and Dohme.

Europa: 700 millones de dosis

Dos de los desarrolladores (Oxford/AztraZeneca y Sanofi/GSK) firmaron o avanzan en negociaciones con la Comisión Europea para suministrar entre ambos 700 millones de vacunas.

La Comisión dijo a la AFP que negocia “en forma muy intensa con muchos desarrolladores”.

La eventual vacuna de AstraZeneca tendrá una “sustancia activa” elaborada por la francesa Novasep en Bélgica.

Reino Unido, Japón, Brasil

Ya fuera de la Unión Europea, Reino Unido negocia separadamente y ha encargado 250 millones de dosis a cuatro desarrolladores.

Japón se aseguró 400 millones de dosis con tres proveedores; incluyendo 250 millones de la estadounidense Novavax.

El gigante farmacéutico nipón Takeda compró los derechos de la vacuna Novavax para el archipiélago, cuyo gobierno subvenciona el negocio. Esta vacuna será producida localmente.

Ese fue también el modelo que siguió Brasil. Además de encargar 100 millones de dosis a AstraZeneca, Brasil se asoció a la china Sinovac para fabricar hasta 120 millones de dosis de su “CoronaVac” que está siendo testeada en brasileños.

China, Rusia

China está muy avanzada en los ensayos clínicos de dos candidatas (Sinovac y Sinopharm), pero sólo se anunciaron algunas alianzas internacionales; como con Brasil y una posible con Indonesia.

Rusia anunció que 20 países, que no identificó, ya le encargaron mil millones de dosis de su vacuna Sputnik V y dijo que con socios extranjeros la capacidad de producción ya es de 500 millones de dosis en cinco países.

Países en desarrollo: 2 mil 400 millones

La coalición para la innovación en epidemias (Cepi) lanzada en 2017 por Noruega, India, la Fundación Bill & Melinda Gates y la organización benéfica Wellcome Trust, quiere asegurar un acceso equitativo a las futuras vacunas.

Cepi ya invirtió 890 millones de dólares para acelerar el desarrollo de nueve proyectos y diversificar riesgos.

Con la llamada alianza para la vacuna (GAVI) se compraron anticipadamente 300 millones dosis a AstraZeneca para decenas de países en vías de desarrollo.

Para abastecer al mundo, miles de millones de dosis deberán salir de las fábricas del gigantesco Instituto Serum de India; el mayor productor mundial de vacunas.