El Reino Unido cortó definitivamente, el jueves, una hora antes de la medianoche, sus lazos con la Unión Europea poniendo fin a 48 años de agitada relación, para convertirse en un país “libre” que emprende un futuro en solitario repleto de desafíos.

“Cuando el sol salga mañana en 2021 (…) el Reino Unido será libre de hacer las cosas de manera diferente, y si es necesario mejor, que nuestros amigos de la UE (…) libre para hacer acuerdos comerciales en todo el mundo y libre para impulsar nuestra ambición”, afirmó el primer ministro Boris Johnson en un mensaje de fin de año más centrado en el coronavirus que en el Brexit.

A las 23h00 (locales y GMT), medianoche del 31 de diciembre en gran parte de la Europa continental, el país abandonó definitivamente la unión aduanera de la UE.