Tag: SALUD

Científicos aseguran que jugos de frutas pueden combatir el Covid-19

Algunos jugos de frutas pueden ayudar al cuerpo a combatir la Covid-19 de manera efectiva, asegura un nuevo estudio de un grupo de científicos alemanes.

En la publicación se analiza el potencial de los alimentos derivados de las plantas para inactivar el SARS-CoV-2 y el virus de la gripe.

Los investigadores, liderado por científicos del Instituto de Virología Molecular del Centro Médico de la Universidad de Ulm, reveló que el jugo de la aronia melanocarpa, tanto como el de granada (punica granatum) y el té verde (camellia sinensis) actúan contra ambos virus, lo que sugiere que el enjuague bucal con estos líquidos puede reducir la carga viral en la cavidad bucal y disminuir así la transmisión del virus.

La aronia melanocarpa, conocida en Estados Unidos como “chokeberry negra”, es una especie de arbusto originaria del Este de América del Norte. Esta planta se ha introducido y se cultiva en Europa.

Es un arbusto de ramificación, con hojas con verde oscuro brillantes que adquieren un color rojo en el otoño; crece bien al sol y en la semisombra, formando matas por medio de tallos que brotan de las raíces.

Sus flores son blancas o rosadas, aparecen a finales de primavera y producen frutos negros en septiembre. Mucha gente considera que las frutas tienen mal sabor.

Una incubación de cinco minutos con jugo de aronia melanocarpa, de granada o té verde disminuyó la infección en la pesquisa hecha por los científicos alemanes, lo que indica que los productos ensayados son generalmente activos contra los virus del experimento, se indica en la conclusión del estudio publicado en bioRxiv.

Mientras tanto, un tiempo de incubación de 20 minutos fue “sólo marginalmente más potente”, lo que sugiere que el efecto antiviral es de acción rápida.

Los científicos observaron que el jugo de aronia melanocarpa fue varias veces más eficiente para inactivar los virus que otras de las frutas o alimentos probados.

“Una incubación de cinco minutos con jugo de aronia melanocarpa produjo actividades antivirales más potentes e inactivó el virus de la influenza A (IAV), el SARS-CoV-2 y también el AdV5 al 99,99%, 96,98% y 93,23%, respectivamente”, constatan los investigadores.

El SARS-CoV-2 también se redujo aproximadamente en un 80% por el jugo de granada y el té verde tan solo después de un minuto de incubación.

Los científicos recuerdan que el SARS-CoV-2 puede transmitirse antes de que aparezcan síntomas, lo que es particularmente traicionero. Por lo tanto, los autores del estudio recomiendan el enjuague bucal y las gárgaras con los jugos y el té probados para prevenir la propagación del virus durante la actual pandemia de Covid-19.

El uso de jugo de aronia melanocarpa, el de granada o té verde puede ofrecer una posibilidad de reducir al mínimo la propagación de virus respiratorios, aliviar los síntomas y contribuir potencialmente a la prevención de enfermedades, concluyen los autores y agregan que se justifica una investigación clínica de los beneficios de estos alimentos.

Estados Unidos suspenderá chequeo de salud para algunos viajeros

Las autoridades estadounidenses planean suspender el incrementado chequeo sanitario a pasajeros provenientes de ciertos países a partir de la semana próxima y tales viajeros ya no serán obligados a ingresar por alguno de 15 grandes aeropuertos de Estados Unidos.

Tales requisitos fueron establecidos en febrero para contener la propagación del Covid-19. Los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC) informaron que el gobierno anulará esos edictos a partir del lunes.

Los CDC señalaron que el chequeo actual, que incluye la revisión de temperatura y las declaraciones de los viajeros sobre su estado de salud, “es de eficacia limitada” dado a que algunas personas contagiadas no presentan síntomas. La agencia de salud agregó que en su lugar se centrará en otras medidas, entre ellas una respuesta más enérgica a los informes de enfermedad en los aeropuertos, el registro electrónico de los pasajeros para evitar las largas filas y “posibles pruebas para reducir el riesgo de transmisión relacionado con los viajes”.

Los controles adicionales se aplican a personas que arriban de China, Irán, la mayoría de los países de Europa continental, Reino Unido, Irlanda y Brasil. A la mayoría de las personas que arriban de esos países y no son ciudadanos estadounidenses se le ha prohibido la entrada.

El Departamento de Seguridad Nacional no ha respondido de momento a una petición de comentarios al respecto.

Encuesta: los niños pueden trasmitir el Coronavirus de manera similar a los adultos

Todavía no está claro hasta qué punto los niños pueden transmitir el Coronavirus, pero un nuevo estudio sugiere que es posible que puedan transmitirlo tan fácilmente como los adultos infectados, informaron investigadores suizos ayer.

Aunque menos niños que adultos contraen covid-19, menos desarrollan formas graves de la enfermedad y no parecen ser «los principales impulsores de la transmisión», los niños de todas las edades han sido infectados, dijeron los investigadores.

En la encuesta, 23 niños con edades comprendidas entre 7 días y 16 años dieron positivo para covid-19 y todos, menos dos, portaban la misma cantidad de virus que los adultos.

«Nuestros datos muestran que la carga viral en el diagnóstico es comparable a la de los adultos y que los niños sintomáticos de todas las edades eliminan el virus infeccioso en la enfermedad aguda temprana, un requisito previo para una mayor transmisión», escribieron los autores.

Sin embargo, los niños no parecen transmitir el virus de la misma manera que los adultos.

Dijeron que se necesita más investigación para comprender completamente el papel de los niños en la propagación del virus.

El estudio tenía algunas limitaciones, incluido su pequeño tamaño y el uso de muestras de virus sobrantes de las pruebas de diagnóstico de rutina.

¿Por qué el Remdesivir, un fármaco contra el COVID-19 cuesta US$3.000 por paciente si su costo de producción es de US$10?

Era el remdesivir, un fármaco antiviral de la empresa farmacéutica estadounidense Gilead, cuyos primeros ensayos mostraron que podía reducir el tiempo de recuperación de los pacientes contagiados con el coronavirus.

Tras el anuncio, expertos, médicos y políticos alrededor del mundo se plantearon una pregunta: ¿cuánto va a cobrar Gilead por este medicamento en momentos en que solo dos fármacos (el otro es el esteroide dexametasona) han mostrado ser eficaces en la lucha contra el Coronavirus?

Hace unos días se conoció la respuesta.

En Estados Unidos, las aseguradoras deberán pagar US$3.120 por un tratamiento de 5 días por paciente.

Los países desarrollados deberán pagar US$2.340 por tratamiento.

En los países en desarrollo, señaló Gilead en un comunicado, la empresa está entablando negociaciones con fabricantes de fármacos genéricos para que estas naciones puedan tener acceso al medicamento “a un costo sustancialmente reducido”, aunque no se ha especificado la cifra.

“Estamos conscientes de la significativa responsabilidad que acompaña a fijar un precio para remdesivir”, indicó en un comunicado el presidente ejecutivo de Gilead, Daniel O’Day.

“Después de un cuidado considerable, de mucho tiempo y muchas discusiones que esto merece, estamos listos para compartir nuestra decisión”, señaló.

Los observadores señalan que las farmacéuticas tienen derecho a obtener ganancias debido a la enorme suma de dinero que se invierte en el desarrollo y fabricación de un fármaco.

“Hay que partir de la base de que el desarrollo de medicamentos es carísimo“, le dice a BBC Mundo Francisco López-Muñoz, profesor de farmacología y vicerrector de investigación de la Universidad Camilo José Cela, en Madrid.

“Se estima que el coste promedio de un medicamento, desde su descubrimiento hasta su llegada al mercado, es de aproximadamente 1.000 millones de euros (US$1.140 millones)”.

“También está el tiempo. El desarrollo de un medicamento puede llevar hasta 12 años y solo uno de cada 5.000 medicamentos en estudio llega al mercado”.

“A esto hay que sumar la expiración de la patente tras la comercialización, que es de 20 años”.

“En resumen, mucho tiempo de investigación y muy costosa y poco tiempo de obtención de réditos económicos”, afirma el investigador.

Medicina reconvertida

Con el remdesivir, sin embargo, las cosas han sido diferentes porque no es un fármaco nuevo, ni Gilead lo desarrolló específicamente para la covid-19.

El medicamento fue desarrollado inicialmente para la hepatitis C.

Cuando se descubrió que no era efectivo contra esta enfermedad, fue investigado como tratamiento para el virus de ébola, pero tampoco funcionó con esta infección y quedó “archivado en las estanterías de Gilead.

Fue a principios de este año, con el brote del SARS-Cov-2, cuando Gilead decidió volver a probar el fármaco e investigar su potencial contra el coronavirus.

Y estos nuevos ensayos clínicos fueron financiados por los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos, y otros organismos internacionales, es decir, fueron pagados con el dinero de los contribuyentes.

Es por eso que ahora algunos expertos aseguran que, dada la emergencia médica que se vive en el mundo con la pandemia de coronavirus, este fármaco debería ofrecerse al público a costo de producción.

“El asunto con remdesivir es por qué debemos pagar este enorme precio de miles de dólares si Gilead no llevó a cabo las investigaciones para llevarlo al mercado”, le dijo a la BBC el doctor Andrew Hill, investigador del Departamento de Medicina Traslacional de la Universidad de Liverpool, Inglaterra.

“Yo podría aceptar ese precio si la empresa hubiera realizado todas las investigaciones sobre el fármaco, pero estas fueron llevadas a cabo por los Institutos Nacionales de Salud (de Estados Unidos), por la Organización Mundial de la Salud, por científicos chinos, entonces, ¿por qué Gilead debe obtener ganancias con las investigaciones de otros?”, cuestionó.

Gilead no ha publicado cuál es el costo de desarrollo de remdesivir, pero un análisis del Instituto de Revisión Clínica y Económica (ICER), una organización sin ánimo de lucro que evalúa los ensayos y tratamientos médicos en Estados Unidos, calcula que el costo de manufactura del fármaco es de unos US$10 dólares por un tratamiento de 10 días por paciente.

Pero con el nuevo precio fijado por Gilead, una estimación del Royal Bank of Canada muestra que remdesivir podría generarle a la empresa ingresos de US$2.300 millones en 2020, con lo que podría compensar, por mucho, los costos de desarrollo y distribución del medicamento.

Escandalosamente costoso

Tal como señalan los críticos, es “escandaloso” que una farmacéutica se esté beneficiando en momentos de una emergencia global de salud pública.

“No estoy en contra de obtener ganancias en sí mismas, pero encuentro que el precio (de remdesivir) es escandalosamente costoso”, le dice a BBC Mundo el profesor Grahan Dutfield, experto en propiedad intelectual y regulaciones de salud de la Universidad de Leeds, Inglaterra.

“Pero también creo que es muy escandaloso que el gobierno no haya evitado esto. Porque la industria opera en un sistema normativo y ese sistema normativo debe ser regulado por el gobierno”.

“Así que no solo debemos responsabilizar a la compañía. Creo que también debemos responsabilizar a los gobiernos por permitir que esto ocurra“, considera el experto.

La forma como se fijan los precios de los medicamentos varía de país a país.

Como explica el profesor Dutfield, en países como Reino Unido y el resto de Europa, los precios de los medicamentos suelen ser mucho más bajos porque los sistemas sanitarios universales, que son el único comprador, suelen negociar descuentos con los fabricantes.

“El Sistema Nacional de Salud (en Reino Unido) está en una buena posición para fijar un precio justo, basado en discusiones sobre la economía de la salud”, afirma el experto.

“Se fijará un precio que es justo en términos del impacto de ese medicamento en la salud y en la economía de la nación. Y se espera que la empresa farmacéutica esté de acuerdo con ese precio”.

Pero en Estados Unidos, la situación es muy distinta, explica Graham Dutfield.

“Estados Unidos es diferente porque la industria farmacéutica realmente no está sujeta a ningún tipo de control de precio. Las farmacéuticas pueden fjiar sus propios precios”.

Nancy Pelosi apoya voto por correo y asegura que protegerá la salud de los estadounidenses

La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, dijo el domingo pasado que el voto por correo será en las próximas elecciones una opción esencial para la seguridad y bienestar de los estadounidenses.

La demócrata californiana confrontaba así la postura del presidente Donald Trump, que ha dicho, sin fundamento, que la citada modalidad de voto causará fraude y retrasos.

Pelosi defendió el voto por correo y aseguró que miembros de la familia del presidente, incluido Donald Trump Jr., abogaron por ella para una votación especial que hubo a principios de este año en California.

La oposición de Trump al voto por correo le ha llevado a afirmar incluso que podría poner en peligro la integridad de las elecciones, algo que los expertos en el tema niegan.

“Si hacemos universal el voto por correo con millones y millones de papeletas, nunca se sabrá cuál es el resultado real de la elección”, dijo el presidente el viernes. “Será un día muy, muy triste para nuestro país”, agregó.

Pelosi dijo que ella no cree que el voto por correo sea más beneficioso para un partido que para otro pero, según ella, “es esencial por una razón de salud porque nosotros queremos que la gente se quede en casa sin que tengan que juntarse todos el día de las elecciones”.

La demócrata añadió que, además, “si quieren votar en persona, [nos aseguramos] que tenemos suficiente espacio […] de forma que no haya riesgo para su salud”.

La gente no debería tener que elegir entre su salud y su voto. Y eso es muy importante”, aseveró la líder demócrata.

Nuevas preocupaciones por la propagación del COVID-19 en EE.UU.

Funcionarios locales en el sur  de EE.UU. expresaron el domingo nuevas preocupaciones sobre el fuerte aumento en la propagación de la pandemia de coronavirus en los últimos días, incluso mientras el presidente Donald Trump lo ha desestimado como “totalmente inofensivo”.

La alcaldesa Kate Gallego en la ciudad occidental de Phoenix, Arizona, dijo al programa “This Week” de ABC News, “Abrimos (negocios locales) demasiado pronto” después de que inicialmente cerraron en marzo y abril.

“Estamos en una crisis”, dijo, con un total de 59,000 personas infectadas en la ciudad de 1.7 millones de personas. Gallego afirmó que los sitios de prueba de coronavirus “están abrumados”.

Estados Unidos ha registrado más de 50,000 nuevos casos de coronavirus en varios de los días recientes, principalmente en una fila de estados del sur que evitaron un gran brote de casos en marzo y abril, cuando las ciudades en la parte noreste del país, especialmente la ciudad de Nueva York, fueron duramente golpeadas y ahora tienen muchos menos casos.

Florida, el estado más al sudeste de EE.UU., registró más de 11,400 casos nuevos el sábado, mientras algunas grandes ciudades en EE.UU. realizaron celebraciones anuales por el Día de la Independencia, incluso cuando decenas de comunidades más pequeñas cancelaron las suyas por temor a que la gente propague el virus.

“No hay duda de que cuando abrimos, la gente comenzó a socializar” nuevamente en lugares públicos, lo que llevó al nuevo aumento de las infecciones, dijo el alcalde Francis Suárez Miami, Florida, a la cadena de televisión ABC.  Suárez llamó al gran aumento de las infecciones “extremadamente peor”, pero dijo que “si las personas usan una máscara, hay una buena posibilidad de que reduzcamos la propagación”.

El condado de Harris, en Texas, en el área metropolitana de Houston, registró casi una cuarta parte de su total de 35,000 casos de coronavirus el sábado.

La jueza del condado de Harris, Lina Hidalgo, dijo a ABC: “Las ilusiones no son buenas políticas públicas ni políticas de salud. Lo que debemos hacer es lo que funciona: quedarse en casa. Necesitamos ser proactivos”.

Pero  el presidente Trump, en un discurso en una fiesta en la Casa Blanca que organizó el sábado por la noche, dijo que “el 99%” de los nuevos casos son “totalmente inofensivos”, una afirmación dudosa cuando las hospitalizaciones de pacientes enfermos aumentan drásticamente, a pesar de que las personas más jóvenes infectadas ahora generalmente recuperándose dentro de un tiempo. En total, casi 130,000 estadounidenses han muerto por el virus y más de 2.8 millones han sido infectados, con ambas cifras consideradas como las más grandes del mundo.

Trump, que enfrenta una difícil contienda de reelección en noviembre frente al ex vicepresidente Joe Biden, continuó prediciendo que pronto se descubrirá una vacuna contra el coronavirus.

Hacer gárgaras con sal no previene ni mata al Coronavirus

¡En 7 días el Peru puede vencer al coronavirus! ¡Sin gastar ni un centavo (sic)”, dice el texto que acompaña a un video publicado en Facebook el 4 de abril pasado, compartido más de 70.000 veces, donde un hombre explica por qué se deben hacer gárgaras con sal para combatir el nuevo coronavirus. Sin embargo, expertos consultados descartan que esta solución sea efectiva contra el nuevo coronavirus. El consejo, que puede aliviar algunos síntomas de la enfermedad, tampoco figura entre las recomendaciones preventivas de la Organización Mundial de la Salud contra el COVID-19.

“Le explicábamos que tenía que hacer gárgaras de sal permanentemente después de lavarse la boca, antes de acostarse y al levantarse, o al salir a la calle y regresar. ¿Por qué le decíamos esto? Porque ya sabíamos el mecanismo de acción de la hidroxicloroquina: que iba al alveolo, modificaba el pH, y el virus moría”, dice el hombre durante el video que en Facebook suma más de 1 millón de reproducciones (12).

La secuencia figura también en YouTube (1234), con al menos 38.000 reproducciones, Instagram  (1234), con unas 64.000, y Twitter (12). A su vez, fue enviado para su análisis al WhatsApp de AFP Factual.

La persona que habla en el video se identifica como Juan Panay Centeno, químico farmacéutico. Sus títulos universitarios están registrados en la Superintendencia Nacional de Educación Superior Universitaria (Sunedu), como se puede ver aquí.

Al buscar su nombre en el registro nacional del Colegio Químico Farmacéutico de Perú, figura como colegiado. Hasta el momento de esta publicación, la AFP no ha conseguido comunicarse con el Colegio para obtener una vocería. Sin embargo, desde la sección de Lima, emitieron un comunicado el 7 de abril donde alertan sobre “supuestos tratamientos que dicen prevenir o curar la infección por el virus COVID-19 (…) Rechazamos cualquier información que induzca a a asumir una decisión terapéutica que no se sustente en evidencia  científica”.

Por otro lado, en el Registro Nacional de Trabajos de Investigación (dependiente de la Sunedu), se puede encontrar su tesis de maestría en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos

© Proporcionado por AFPCaptura de pantalla realizada el 6 de abril de 2020 de una publicación en Facebook

En la secuencia, el protagonista del video interpela directamente al presidente de Perú y al Ministerio de Salud (MINSA) para que llamen a la población hacer gárgaras de sal. AFP Factual se contactó con la Dirección General de Comunicaciones del MINSA, quienes aseguraron que las afirmaciones del video sobre la efectividad de hacer gárgaras de sal son falsas. De hecho, dichas afirmaciones no figuran en las recomendaciones entregadas en su sitio web

El protagonista del video menciona como fuente de información este artículo del diario español El País: “Hoy, 3 de abril, el diario El País publicó un trabajo de Alemania, de una prestigiosa universidad alemana, que dice literalmente… ‘Muestra que el virus se replica no solo en los pulmones como el SRAS 2002, si no que también se replica de manera activa en la garganta’”.

La publicación del medio español se refiere al seguimiento que hizo el doctor alemán Clemens Wendtner a nueve de sus pacientes y cuyos resultados publicó en la revista Nature, donde a grandes rasgos, señala que el nuevo coronavirus puede llevar su proceso de replicación invadiendo células presentes en la garganta -y no solo en los pulmones. Sin embargo, como otras  hipótesis relativas al nuevo coronavirus, aún está en estudio y, de todas maneras, el artículo no hace mención a realizar gárgaras con sal.

© Proporcionado por AFP

AFP Factual consultó a la químico farmacéutica Olosmira Correa, docente de la Universidad de Chile. Por escrito, explicó que las gárgaras con mezcla de agua y sal puede aliviar los síntomas del nuevo coronavirus, pero no prevenir. Respecto al efecto sobre el pH, también aseguró que la explicación es errónea: “Es complejo explicarlo, pero el pH es regulado en forma interna y no por usar una solución de sal (…) Que el virus se queda en la garganta también es erróneo. Los virus interactúan con las células, se incorporan a ellas, no quedan flotando”.

En el video viralizado, Juan Panay también asegura lo siguiente: “Le explicábamos que tenía que hacer gárgaras de sal permanentemente (…) ¿Por qué le decíamos esto? Porque ya sabíamos el mecanismo de acción de la hidroxicloroquina: que iba al alveolo, modificaba el pH, y el virus moría. Solo por modificación del pH (…) Entonces, al hacer gárgaras de sal, obviamente iba a cambiar el pH de su  garganta y el virus no iba a reposarse para replicar”. 

Al respecto, desde la Universidad Católica de Chile, el docente de la Facultad de Química y Farmacia Cristian Paredes explicó que la hidroxicloroquina “es un fármaco que nació como tratamiento contra la malaria. Ahora algunos estudios franceses la proponen como una alternativa de tratamiento frente a la COVID-19”. 

Efectivamente, explicó Paredes, la hidroxicloroquina “actúa modificando el pH pero en ciertos compartimentos de la célula, pero el agua con sal no modifica el pH”. 

Además, agregó: “el consumo de sal en la cantidad que se propone en el video puede ser riesgoso para pacientes en tratamiento antihipertensivo o con riesgo de desarrollar presión arterial elevada”.

La Organización Mundial de la Salud (OMS), por otro lado, se refiere en su sitio web a los presuntos resultados de enjuagar la nariz con una solución salina: “No hay pruebas que indiquen que esta práctica proteja de la infección por el nuevo coronavirus. Aunque algunas pruebas indican que enjuagarse la nariz regularmente con solución salina puede acelerar la recuperación tras un resfriado común, no se ha demostrado que prevenga las infecciones respiratorias”.

No es la primera vez ni el único idioma en que ha circulado este consejo. Ya en enero pasado, el servicio de verificación de la AFP en Hong Kong publicó este artículo luego de que circularan cientos de publicaciones en Facebook y Weibo (red social de China) asegurando que el médico experto en enfermedades respiratorias Zhong Nanshan recomendaba aplicar esta solución salina en la garganta para evitar el contagio por el nuevo coronavirus.

En aquella ocasión el hospital de la Universidad Médica de Guangzhou, donde trabaja el doctor Zhong Nanshan, aseguró que las publicaciones eran inexactas. En su perfil de Weibo, publicaron lo siguiente: 

“El equipo del académico Zhong en nuestro hospital rechaza oficialmente el rumor: la solución salina ayuda a limpiar la boca y la garganta, y es útil para curar la faringitis. Sin embargo, el nuevo coronavirus invade el tracto respiratorio, que no se puede limpiar con enjuague bucal. En segundo lugar, ningún hallazgo actual ha sugerido que el agua con sal pueda matar al nuevo coronavirus. Por favor, no crea ni difunda el rumor. Gracias”.

Por otro lado, la OMS explicó en ese entonces en un correo electrónico a la AFP que no existe evidencia que respalde este consejo sobre hacer gárgaras con agua y sal. 

Hasta el 7 de abril de 2020, en Perú se registran 2.954 personas contagiadas con el nuevo coronavirus, 107 fallecidos y 1.231 casos dados de alta.

En conclusión, no existe evidencia científica que respalde que las gárgaras de sal ayudan a combatir el contagio por el nuevo coronavirus. Los efectos de la sal tampoco se relacionan con el ingreso del virus a una célula, según especialistas consultados.

Fuente: MSN/AFP

México supera el centenar de muertos por COVID-19

La Secretaría de Salud del Gobierno de México informó que este lunes la cifra de decesos por el COVID-19 es de 125; los casos confirmados son dos mil 439 y hay seis mil 295 casos sospechosos. Al total se han realizado un total de 20, 475 pruebas a lo largo del país.

En la conferencia de prensa de este lunes, el subsecretario de salud, Hugo López-Gatell, señaló que las funerarias de México no se pueden negar a prestar un servicio por el sólo hecho que el deceso haya sido a causa del coronavirus. Invitó a las personas que se enfrenten a este caso a denunciarlo a la Procuraduría Federal del Consumidor.

Fuente: La Opinión.com

Nueva York usa celulares para pedir la ayuda de profesionales de Salud

La ciudad de Nueva York ha enviado un mensaje de emergencia a través de los teléfonos móviles para convocar a personal sanitario voluntario ante el desbordamiento del sistema de salud en el estado, epicentro del coronavirus en Estados Unidos.

El viernes sonaron las alarmas de los teléfonos móviles que se activan cuando las autoridades envían mensajes de alerta a la población, habitualmente por algún fenómeno meteorológico extremo o por la desaparición de niñas o niños. Pero en esta ocasión, la alerta ha sido totalmente distinta.

“Atención a todos los trabajadores de la salud: La ciudad de Nueva York está buscando trabajadores de la salud voluntarios con licencia, para prestar asistencia en centros de atención médica”, dice el mensaje -enviado en inglés y en español- que está acompañado con una dirección web de contacto: NYC.gov/helpnow.

También, Bill De Blasio pidió que se lance un programa nacional de “alistamiento” para personal médico y de enfermería, para afrontar el aumento de pacientes afectados por el coronavirus tanto en Nueva York, como en todo el país. “Si tenemos el personal, si tenemos el equipo, se van a salvar vidas; si no, va a morir gente que no tiene por qué morir”, aseguró De Blasio en una entrevista televisiva.

En su rueda de prensa diaria, un frustrado De Blasio insistió en que había solicitado al Gobierno federal el envío de 1.000 personas graduadas de enfermería, 150 de medicina y 300 terapeutas respiratorios. 

Esta no es la primera vez que las autoridades neoyorquinas solicitan la incorporación de personal sanitario voluntario, aunque nunca antes habían empleado este método. Hasta ayer, 85.000 profesionales sanitarios, 21.000 de los cuales son de otros estados del país, se habían presentado como voluntarios para ayudar en la crisis, explicó el gobernador del estado, Andrew Cuomo. 

Fuente: DW.com/Agencias

Gobernador de Florida emite orden: “Permanezcan seguros en sus casas”

El gobernador Ron DeSantis emitirá una orden ejecutiva para que las personas que residen en los cuatro condados del sur del estado permanezcan en sus casas hasta mediados de mayo y poder así frenar la propagación del coronavirus en esa aérea, que se ha convertido en una zona de gran concentración de casos de COVID-19.

DeSantis hizo el anuncio en una conferencia de prensa el lunes cerca del centro de pruebas de coronavirus ubicado en el estadio Hard Rock en Miami Gardens, en la que participaron los alcaldes del Condado Miami-Dade, Carlos Giménez, de Broward, Dale V.C Holness; de Palm Beach, Dave Kerner, y de Monroe, Heather Carruthers.

“Hoy firmaré una orden ejecutiva sobre las reglas comunes de una orden para permanecer en casa aplicada al sur de Florida. Esto complementa lo que el alcalde Giménez ya ha hecho. Estamos haciendo esto porque el 60 por ciento de los casos de Florida se encuentran en el sureste del estado”, dijo.

Los cuatro condados del sur de Florida que serán sujetos de la orden ejecutiva son Miami-Dade, Broward, Palm Beach y Monroe.

Las noticias locales nunca han sido más importantes

Suscríbase para obtener acceso digital ilimitado a las noticias importantes de su comunidad#TUNOTICIALOCAL

Miami-Dade y Broward registran un elevado número de casos con 1,632 y 1,152 personas contagiadas, respectivamente, según las cifras divulgadas al mediodía del lunes por el Departamento de Salud de Florida.

Explicó que en el sur de Florida hay una comunidad que es la más densamente poblada del estado, “una la zona del Aeropuerto Internacional de Miami que recibe gran parte de los (pasajeros) vuelos internacionales y tiene una estrecha relación entre Florida y la Ciudad de Nueva York”.

“Manténganse seguros en sus casas”, dijo DeSantis en dos ocasiones durante la rueda de prensa.

El gobernador también dijo que creía que el virus estaba “dando vueltas” por los alrededores de Miami durante el Super Bowl. “Tan temprano como en enero y febrero”, pero que las personas desconocían de lo que se trataba, solo pensaron que eran síntomas de gripe.

La vicegobernadora, Jeanette Núñez, quien estaba en la rueda de prensa, dijo que DeSantis también firmó una orden ejecutiva que permite a los policías y al personal de salud recientemente retirado que puedan reincorporarse a la fuerza laboral de inmediato para “unirse a esta lucha contra el COVID-19”.

Las leyes estatales prohíben trabajar con el estado a los empleados retirados durante seis meses, agregó Núñez.

Por su parte, el alcalde Giménez dijo que no considera necesario imponer un toque de queda en el condado, pero las ciudades sí pueden implementarlo en caso de que así lo quieran.

Fuente: El Nuevo Herald

https://www.googletagmanager.com/gtag/js?id=UA-80000477-2

Enfermeros venezolanos cuentan cómo combaten el coronavirus

Jorge (*), enfermero venezolano, lleva lentes usados en áreas quirúrgicas, bata impermeable, guantes y mascarilla cada vez que en sus guardias recientes ha ingresado a los cuidados intensivos del Hospital Universitario a tratar a un paciente positivo de la COVID-19.

El cuadro clínico del hombre aislado es “complicado” y se le dificulta respirar, detalla.

Jorge, a pesar de toda la parafernalia de su uniforme en Venezuela, sabe que no está ni remotamente protegido ante el agresivo contagio del nuevo coronavirus.

“Es una experiencia bastante dura. Piensas si te vas a contagiar o no”, confiesa.

El joven enfermero teme al riesgo de estar frente a frente a la infección en boga. “Me protejo, en realidad, con tres cosas: Dios, los equipos de trabajo; y luego, mis conocimientos”, dice.

Enfermeros entrevistados por la VOA en Venezuela reportan escasez de guantes y mascarillas en sus hospitales y temor en su gremio por el riesgo de contagio. [Foto: Gustavo Ocando Alex]
Enfermeros entrevistados por la VOA en Venezuela reportan escasez de guantes y mascarillas en sus hospitales y temor en su gremio por el riesgo de contagio. [Foto: Gustavo Ocando Alex]

El gobierno en disputa de Nicolás Maduro catalogó el hospital donde trabaja Jorge como “centinela” para atender casos sospechosos o positivos de coronavirus en Zulia, el estado más poblado de Venezuela.

La comisión de expertos para hacer frente a la pandemia, designada por Juan Guaidó, presidente encargado y dirigente de la Asamblea Nacional, denunció la vulnerabilidad del personal de salud.

La última encuesta nacional de esa comisión reporta que 50 por ciento de los médicos y enfermeros de Venezuela reciben dotación “intermitente” de guantes y 27 por ciento no cuenta en lo absoluto con ese tipo de protección sanitaria.

El sondeo reflejó que 88 por ciento de los hospitales tiene servicio de agua potable irregular o no ha recibido el líquido en los últimos siete días. También, 77 por ciento de los médicos y enfermeros encuestados dijo que no hay jabón en sus puestos de trabajo.

Jorge ha notado una “mejoría” en la disponibilidad de equipos sanitarios y medicinas en el Hospital Universitario, pero, -acota-, aún está lejos de estar listo para atender múltiples casos de pacietes portadores de la COVID-19.

“Todavía falta perfeccionar muchas cosas para poder decir: ‘estamos preparados’. Siento que no estamos preparados o no tenemos los recursos para enfrentar esta pandemia”, admite.

Todo sospechoso o positivo por coronavirus que remiten a la unidad de cuidados intensivos de su hospital ya presenta dificultades respiratorias tan acentuadas que amerita respiración mecánica.

“Es una batalla muy dura. Son muchas preguntas y dudas las que te rodean”, cuenta.

“Estamos en alto riesgo”

Gerardo (*), enfermero del Hospital Adolfo Pons, de 46 años, sabía que el equipo de seguridad que su supervisora le entregó al atender su primer caso sospechosos de la COVID-19, hace un par de semanas, no cumplía los estándares.

“Nos dio monos desechables, gorros, batas de cirujano, tapabocas, pero no son adecuados para abordar ese tipo de pacientes. Todos estamos en alto riesgo de contagio”, expone.

Delcy Rodríguez, vicepresidenta del gabinete madurista, anunció la semana pasada que Venezuela recibió de China 55 toneladas de material quirúrgico, 500.000 pruebas rápidas para detectar el coravirus, cinco millones de mascarillas, respiradores y ventiladores de emergencia, y 100.000 trajes de protección.

Gerardo ha atendido ya a cuatro pacientes con síntomas del nuevo coronavirus en sus guardias. No ha notado, hasta el momento, mejoras en los uniformes de protección en su hospital.

“Los hospitales no se encuentran dotados de material ni personal suficiente en caso de que llegase a empeorar la situación de contagio en la ciudad”, declara.

Advierte que ayudará “el tiempo que sea necesario” si la pandemia llegara a agravarse en Maracaibo, a pesar de la “mala” paga que recibe y de su condición de padre de dos niñas.

“Nos mantendremos en pie de lucha por el bienestar de la población”, promete.

Marta (*), enfermera del Hospital Materno Infantil Doctor Eduardo Soto Peña, conocido como “El Cuatricentenario”, no es tan optimista. Al menos dos colegas amigas han desertado.

Señala que no pocos miembros de su gremio se han ausentado de sus puestos de trabajo argumentando que no tienen cómo trasladarse hasta sus hospitales o ambulatorios.

La razón verdadera, indica, es que temen estar expuestos a contagio de la COVID-19.

“Estamos en riesgo porque no tenemos la bioseguridad. No te voy a negar que muchas veces me enojo por la ‘situación país’, pero siempre estoy dispuesta a ayudar. Nací para esto”, explica.

El Colegio de Enfermeros de Caracas denunció en febrero pasado, semanas antes de que se reportara el primer caso de coronavirus en Venezuela, que hay un solo enfermero por cada 40 pacientes en el país, cuando los estándares internacionales son de uno por cada dos pacientes.

La delegación gremial en Zulia reportó hace dos años que al menos 8.000 miembros habían emigrado por falta de “condiciones dignas” en sus puestos de trabajo y en el pago de sus salarios.

Marta trató hace 10 días a un niño de tres años con sintomatología parecida a la del nuevo coronavirus. El pequeño había viajado a Colombia con su familia.

“La doctora de guardia estaba súper angustiada. Dijo que necesitaba una sola enfermera y yo dije que sí. No había medidas de bioseguridad en el hospital, que tiene muy pocas batas. Los tapabocas y los gorros los llevamos por nuestra cuenta”, precisa.

Aislaron al paciente y lo trasladaron luego al Hospital Universitario. Marta, en el momento, sentía que siguió el protocolo a la letra. Pero, repasando después cada detalle, no se sintió tan segura.

“No me sentí que estaba muy bien protegida”, dice.

Fuente: La Voz de América

https://www.googletagmanager.com/gtag/js?id=UA-80000477-2

Trump extiende el distanciamiento social hasta abril 30

Las cifras más recientes: más de 681.000 personas se han contagiado con el nuevo coronavirus, que ya deja más de 31.800 muertos en todo el mundo, según la Universidad Johns Hopkins, que rastrea casos reportados por la Organización Mundial de la Salud y fuentes adicionales.

En otro orden de ideas, trascendió que los floridanos miran con temor cómo los casos de coronavirus siguen en escalada ascendente al pasar de 4,000, mientras que expertos médicos pronostican que Estados Unidos pudiera registrar de entre 100,000 a 200,000 muertos por el COVID-19.

Ante ese escenario el presidente de EEUU, Donald Trump, anunció este domingo que las medidas federales para contener la pandemia serán extendidas hasta el 30 de abril.

Trump dijo en una conferencia en la Casa Blanca que las personas deben quedarse en sus casas y cumplir con el distanciamiento social para evitar el contagio.

El período inicial de distanciamiento social por 15 días al que convocó el gobierno federal expira el lunes, y el mandatario había expresado su interés en relajar las directrices nacionales al menos en las partes del país menos afectadas por el coronavirus.

Fuente: Agencias/CNN