Tres días después de la muerte de George Floyden otro caso de brutalidad policial en Estados Unidos, los ánimos están cada vez más encendidos y por segunda noche consecutiva continuaron los disturbios en Minneapolis, donde este miércoles volvieron a registrarse graves enfrentamientos entre la policía y los manifestantes que dejaron al menos un muerto, así como decenas de edificios quemados y saqueos en el centro de la ciudad.

Un hombre falleció en un tiroteo durante las protestas que tuvieron lugar en la noche del miércoles en Minneapolis tras la muerte de un hombre negro a manos de la policía. Las duras imágenes de su arresto despertaron una ola de indignación en todo el país al ver como un agente lo inmovilizaba con su cabeza aplastada contra el suelo con una de sus rodillas mientras gritaba “no puedo respirar”.

El epicentro de las protestas volvió a ser la comisaría donde Floyd falleció el lunes, hasta donde empezaron a llegar en la tarde del miércoles cientos de personas para exigir que los policías involucrados en su muerte sean encarcelados. Con el paso de las horas las manifestaciones se volvieron más violentas y durante la noche se vivieron escenas de saqueos y quema de edificios en diferentes zonas de la ciudad.

En las imágenes captadas por los canales de televisión locales se vieron varios edificios en llamas así como a los agentes tratando de contener las protestas usando balas de goma y gases lacrimógenos, mientras los manifestantes lanzaban piedras y otros objetos. También se registraron durante la tarde actos de vandalismo en varias tiendas y comercios del centro de Minneapolis.

El departamento de bomberos respondió a una treintena de incendios provocados por los manifestantes durante los violentos choques con la policía, mientras el alcalde de la ciudad, Jacob Frey, hizo un llamamiento al gobernador de Minnesota, Tim Walz, para que envíen a la Guardia Nacional. “No podemos permitir que la tragedia genere más tragedia”, afirmó en su cuenta de Twitter.

“No podemos hacer la vista gorda. Somos nosotros los líderes los que debemos llamar a las cosas por su nombre. George Floyd merece justicia, su familia merece justicia, la comunidad negra merece justicia y nuestra ciudad merece justicia”, dijo en una entrevista a la radio pública NPR en la que pidió que se detenga al agente involucrado, quien solo ha sido despedido junto a otros tres agentes.

La familia Floyd sigue clamando justicia mientras uno de sus hermanos aseguró este jueves que le gustaría que las protestas fueran pacíficas. “La gente está destrozada porque están cansados de ver a hombres negros muriendo constantemente“, dijo Philonise Floyd a la CNN. “No puedo pararlos porque muchos sienten el mismo dolor que yo. Me gustaría que se hiciera de forma pacífica, pero es duro”, añadió