Tag: SEATTLE

Estados Unidos Aumentan protestas por injusticia racial en EE.UU.

Los manifestantes por la justicia racial salieron a las calles en varias ciudades de Estados Unidos el sábado, a menudo chocando con la policía.

En la ciudad occidental de Seattle, Washington, la policía declaró disturbios, desplegó granadas de humo y gases lacrimógenos para controlar la manifestación, mientras arrestaba a 45 personas. La policía dijo que más de 20 agentes resultaron heridos.

Alrededor de 2.000 personas marcharon en el barrio de Capitol Hill en la mayor protesta de Black Lives Matter en un mes. La declaración de disturbios se produjo después de que los manifestantes incendiaron un sitio de construcción de un centro de detención juvenil y arrojaron piedras, botellas y fuegos artificiales a los policías.

Los manifestantes levantaron barricadas y llevaron escudos y paraguas caseros para tratar de defenderse de la policía mientras usaban sopladores de hojas para dispersar los gases lacrimógenos. Todas fueron tácticas tomadas de las protestas en otra ciudad occidental, Portland, Oregón, donde los activistas se han enfrentado todas las noches con la policía durante casi dos meses.

Los enfrentamientos en Portland se han intensificado después de que la administración del presidente Donald Trump, envió agentes federales, a pesar de que los funcionarios de la ciudad dijeron que no los solicitaron ni querían el despliegue federal.

Federal officers launch tear gas at a group of demonstrators during a Black Lives Matter protest at the Mark O. Hatfield United…
Agentes federales lanzan gas lacrimógeno a un grupo de manifestantes durante una protesta de Black Lives Matter en el tribunal Mark O. Hatfield de Portland, Oregón, el domingo 26 de julio de 2020.

Las protestas se han producido desde la muerte del 25 de mayo de George Floyd, un hombre negro, mientras estaba bajo custodia policial en Minneapolis, Minnesota. Las protestas contra el abuso policial de las minorías estallaron inicialmente en ciudades de costa a costa, pero han vuelto a estallar en los últimos días en ciudades dispersas.

Trump ha prometido enviar agentes federales de aplicación de la ley a varias ciudades, aparentemente para frenar el crimen callejero que, según él, la policía local no ha podido detener.

El sábado por la noche, en Austin, Texas, un hombre murió cuando alguien disparó en una marcha de Black Lives Matter.

Informes de los medios dicen que el hombre pudo haberse acercado a un vehículo con un rifle antes de que le dispararan.

“Todo lo que sé es que alguien que muere mientras protesta es horrible”, dijo el alcalde Steve Adler de Austin en un comunicado. Adler dijo que está “desconsolado y aturdido”.

En Louisville, Kentucky, un grupo de manifestantes armados pidieron justicia para Breonna Taylor, una mujer negra que murió en Louisville cuando la policía entró a su casa sin previo aviso en una orden de “no tocar” y le disparó en marzo. El novio de Taylor había disparado primero a los oficiales, pensando que eran intrusos.

Un agente de policía fue despedido por el incidente de Taylor, pero no se presentaron cargos contra los otros agentes.

El líder del grupo NFAC, una milicia negra armada involucrada en las protestas, dice que quiere que la investigación policial sobre el asesinato de Taylor sea más transparente.

La policía dice que tres miembros de NFAC resultaron heridos el sábado cuando una de las armas de la milicia se disparó accidentalmente.

Trump califica de “terroristas domésticos” a manifestantes en Seattle

El presidente Donald Trump extendió el jueves una discusión pública en Twitter con la alcaldesa de Seattle y el gobernador del estado de Washington después de que ambos se burlaron de sus amenazas de intervenir en una “zona autónoma” libre de policía establecida en la ciudad por los manifestantes por la muerte de George Floyd, esta semana.

Días antes, los manifestantes que protestaban por la brutalidad policial y el racismo declararon el control sobre el área después de obligar a la policía a desalojar uno de sus recintos en el vecindario, y lo llamaron la “Zona Autónoma de Capitol Hill”.

La llamada “Zona Autónoma de Capitol Hill” en Seattle, Washington, incluye los bloques que rodean el Recinto Este del Departamento de Policía, que fue el sitio de violentos enfrentamientos con los manifestantes contra el racismo y la violencia tras la muerte de George Floyd, y quienes ahora se continúan manifestando de forma pacífica.

En la disputa pública en Twitter, el presidente implicó incluso a Joe Biden, cuando instó a su presunto rival de las elecciones generales en un tweet a “decirle a su radical radical BOSSES de izquierda que se dirigen en la dirección equivocada” y “decirles que salgan de Seattle ahora”. El gobernador Jay Inslee, agregó Trump, “está  pareciendo” tonto “. ¡LEY Y ORDEN!”

Los intercambios comenzaron el miércoles por la noche, cuando Trump acusó en un tuit de que los manifestantes que se habían apoderado de varias cuadras en el barrio de Capitol Hill de Seattle equivalían a “terroristas domésticos”.

Denuncian que reserva india de Seattle pidió suministros para COVID-19 y bolsas para cadáveres

A mediados de marzo, cuando la región de Seattle en el estado de Washington lidió con un brote de coronavirus, un centro de salud comunitario que atiende a la población de nativos americanos del área hizo una solicitud urgente a las agencias de salud del condado, estatales y federales: envíen suministros médicos.

Lo que recibió casi tres semanas después dejó atónitos a los miembros del personal, informa NBC News.

“Mi equipo se quedó pálido”, dijo Esther Lucero, directora ejecutiva de la Junta de Salud de Indios de Seattle. “Pedimos pruebas y nos enviaron una caja de bolsas para cadáveres”.

El centro de la junta de salud, que atiende a unas 6,000 personas al año en Seattle y el condado de King, todavía tiene el paquete, que está lleno de bolsas blancas con cremallera y etiquetas de color beige que dicen “pegar en los pies”.

Lucero dijo que las bolsas para cadáveres fueron un envío equivocado, aunque macabro, de un distribuidor al Departamento de Salud Pública del condado de King.

Abigail Echo-Hawk, directora de investigación de la junta de salud, dijo que cree que el mensaje que envía, incluso sin querer, resuena en las comunidades de nativos americanos en todo Estados Unidos durante la pandemia: hay una falta apremiante de recursos y fondos adecuados que se les prometió.

“La Nación Navajo está en crisis con casos, y hay tribus y otras organizaciones indias en todo el país que están en crisis similares y pueden usar suministros médicos y ayuda, en lugar de ver morir a las personas”, dijo Echo-Hawk. “Esta es una metáfora de lo que está sucediendo”.