El secretario de Defensa de Estados Unidos, Mark Esper, dijo que no respalda invocar la Ley de Insurrección para usar a las Fuerzas Armadas para enfrentar disturbios civiles.

El país está enfrascado desde hace una semana en manifestaciones de protesta por la muerte del afroamericano George Floyd en Minneapolis, Minnesota, cuando se encontraba bajo custodia de la policía, y los brotes de violencia se han multiplicado.

El lunes, el presidente Donald Trump dijo que tomaría acciones militares en las diferentes ciudades y estados del país si las autoridades estatales y locales no controlaban las protestas.

Para poder hacerlo, Trump tendría que invocar una ley federal llamada la Ley de Insurrección de 1807, que permite al presidente desplegar el ejército para “suprimir, en cualquier estado, la insurrección, violencia interna, asamblea o reunión ilegal”.