Aunque la discusión en el Congreso sobre el incremento del cheque de estímulo a $2,000 dólares se detuvo, el tema se volvió clave en la elección en Georgia.

Los contendientes demócratas Jon Ossoff y Raphael Warnock tomaron esa bandera como parte de su campaña, lo que obligó a los republicanos Kelly Loeffler y David Perdue a sumarse.

El presidente electo Joe Biden incluso habló del tema en su mitin del lunes, donde advirtió que si ganan los republicanos podrían bloquear el incremento de $600 a $2,000 dólares.

“Tu elección pondrá fin al bloqueo en Washington sobre el cheque de estímulo de $ 2,000”, dijo. “Si envías a los senadores Perdue y Loeffler de regreso a Washington, esos cheques nunca llegarán. Es así de simple”.

Además de ese tema, una derrota demócrata pondría en riesgo la agenda del presidente electo Biden, pues volvería a encontrar un muro en el Senado.

Sobre el tema de ayuda económica, los contendientes republicanos presionaron a sus colegas en el Senado, incluido al líder Mitch McConnell (Kentucky) para que permitieran el voto del aumento de ayuda, siguiendo la postura del presidente Donald Trump.

Si los competidores demócratas pierden no controlarán el Senado, pero la senadora Loeffler o el exsenador Perdue ganan, los republicanos mantendrán la mayoría.

Los latinos son votantes clave para los contendientes, ya que podrían ayudar a inclinar la balanza, según expertos.