Unos 9.000 corredores participaron en el maratón internacional de Shanghái el domingo, según varios medios chinos, pese a la pandemia de covid-19. 

Este año los prestigiosos maratones Nueva York, Berlín, Boston y Chicago fueron cancelados. Los de Londres y Tokio estaban reservados para los corredores de élite. 

Para participar en la maratón de Shanghái, los atletas debían someterse a una prueba de detección de covid-19 y llevar una mascarilla antes de la salida e inmediatamente después de la llegada. Algunos la llevaron durante todo el evento. 

Además, el número de participantes era limitado (frente a los 38.000 que participaron en el evento en 2019) y se pidió a los espectadores que no asistieran a la carrera. 

China, donde se detectó por primera vez el nuevo coronavirus el año pasado, ha controlado en gran medida la enfermedad desde mediados de este año mediante test, confinamiento, cuarentenas y control de movimientos. La vida ha vuelto casi a la normalidad, excepto por algunos brotes. 

Sin embargo, este mes se detectaron varios casos locales de contaminación en Shangái, la capital económica de China, que tiene 24 millones de habitantes.

Por otra parte, en India, se disputó el domingo la media maratón de Nueva Delhi pero solo 47 corredores profesionales completaron los 21 kilómetros de esta prueba masculina y femenina.