La Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) condenó ayer martes las “numerosas agresiones, detenciones y amenazas” contra periodistas que cubren las protestas sociales, en distintas ciudades de Estados Unidos, desatadas tras la muerte hace una semana del ciudadano afroamericano George Floyd a manos de la policía.

El presidente de la SIP, Christopher Barnes, director de The Gleaner Company (Media) Limited, Kingston, Jamaica, expresó, a través de un comunicado de prensa, que “si bien los periodistas conocen los riesgos a los que se exponen durante la cobertura de protestas sociales, en la mayoría de los casos denunciados, la prensa debidamente identificada, se convirtió también en objetivo de la policía y manifestantes”.

Roberto Rock, presidente de la Comisión de Libertad de Prensa e Información de la SIP y director de La Silla Rota, Ciudad de México, México, subrayó que “cuando se agrede a la prensa se afecta el derecho del público a recibir noticias” e instó a que se garantice la libertad de prensa.

La SIP enumeró en el texto diferentes incidentes, como el arresto en Minneapolis de un corresponsal de CNN, Omar Jiménez, mientras transmitía en vivo, así como la detención de dos miembros su equipo, y el disparo de una bala de goma que recibió la fotoperiodista independiente Linda Tirado, entre otros hechos que involucran a comunicadores de Reuters, MSNBC, CBS News, WAVE News, entre otros.