El presidente Donald Trump abandonó el martes una polémica entrevista en el programa ’60 Minutes’ y amenazó con publicar la grabación del encuentro antes de su emisión, programada para el próximo domingo.

“Esto se hará para que todos puedan vislumbrar de que se trata de una entrevista falsa y parcial“, escribió el mandatario en Twitter horas después de su charla con ’60 Minutes’. Trump no dio ejemplos de parcialidad durante su participación en un programa que ya ha criticado en otras ocasiones.

El presidente dio por terminada la sesión de manera abrupta y no hizo una entrevista conjunta con el vicepresidente Mike Pence que estaba programada, según apunta USA Today que cita a dos fuentes cercanas al incidente.

El propio mandatario ha evitado llevar mascarilla en público incluso mientras atravesaba la enfermedad y ha puesto en duda las recomendaciones científicas y sanitarias.