Tag: TEMORES

Crece temor a segunda ola de la pandemia en el mundo

Cierre de playas y discotecas, mascarillas obligatorias, prohibición de reuniones masivas: Las restricciones se endurecen en varios países a medida que crece el temor a una segunda ola de la pandemia de Covid-19 y aumentan los casos en Europa y Asia a niveles del primer brote.

Las cifras no paran de crecer. Desde que apareció en China en diciembre, la enfermedad deja ya más de 805.000 muertos y ha contagiado a unos 23,2 millones de personas, según un balance de AFP a partir de fuentes oficiales.

América Latina y el Caribe es la región más afligida, con más de 258.000 muertos y unos 6,7 millones de contagios.

En Europa, los retornos de vacaciones de verano son fuente de contagio en países como Italia, España, Francia y Alemania, en momentos en que se prepara en la región el inicio del nuevo año escolar.

«Estamos en una situación de riesgo», la pandemia «nunca se ha detenido», dijo el ministro de Sanidad francés, Olivier Véran, al diario Journal du Dimanche.

Incluso Corea del Sur, que fue considerado un ejemplo en la lucha contra la pandemia, registró en las últimas 24 horas el mayor número de casos diarios (397) desde principios de marzo e impuso en todo el país, restricciones que se aplicaban en Seul.

«La situación es muy grave y seria y estamos al borde de una pandemia a nivel nacional», afirmó Jung Eun-kyeong, responsable del Centro de Control y Prevención de Enfermedades de Corea del Sur.

Más de la mitad de las muertes por covid-19 en el planeta se registraron en cuatro países: Estados Unidos con cerca de 180.000 decesos, Brasil (unos 115.000), México (más de 60.000) e India.

India, segunda nación más poblada del planeta después de China, superó este domingo los tres millones de casos, al reportar 69.239 nuevos contagios. Sumó 912 muertes para un total de 56.706 decesos, según datos oficiales.

– El agua vuelve a hervir –

Para las autoridades no está siendo fácil controlar las idas y venidas de los veraneantes a las playas, y las reuniones sociales, sobre todo en los jóvenes.

En Perú, 13 personas murieron asfixiadas cuando la policía allanó una discoteca en Lima donde 120 personas participaban en una fiesta que estaba prohibida debido a la pandemia.

Con 27.453 muertos, Perú es el tercer país en América Latina en decesos por la pandemia después de Brasil y México.

Italia, uno de los países europeos más castigados con 35.000 muertos, siguió elevando las cifras de contagio. El domingo anunció 1.210 casos nuevos en 24 horas; muchos de ello en Roma.

Desde hace cinco días, en Italia se ordenó el cierre de discotecas y se impuso en las calles la mascarilla, cuya obligatoriedad también se extiende en ciudades de Francia, y desde hace días en amplios sectores de París, ante una media de unos 4.000 nuevos casos diarios.

También en Alemania, las infecciones aumentaron en los últimos días (más de 2.000 diarios), debido al regreso masivo de alemanes que pasaron vacaciones en zonas de riesgo en el extranjero.

En Irlanda, las autoridades restringieron las reuniones a un máximo de seis personas en un lugar cerrado. Y en Reino Unido y España, las autoridades han vuelto a confinar varias zonas.

– «No supo llevar la pandemia» –

Mientras la pandemia sigue extendiéndose, las carencias en los hospitales, el agotamiento y las bajas remuneraciones del personal médico, y la falta de asistencia para las poblaciones más pobres, siguen provocando malestar y protestas.

En Guatemala, decenas protestaron el sábado para exigir la renuncia del presidente Alejandro Giammattei. «No supo llevar la pandemia (…) no está sabiendo llevar el gobierno; lo más digno es que renuncie», dijo a la AFP Gabriela Morales, frente al Palacio Nacional.

La policía israelí anunció el domingo que detuvo a 30 personas, tras la manifestación en la que miles de personas reclamaron la dimisión del primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, con lemas como «ministro del crimen». Lo acusan de corrupción y de haber gestionado mal el impacto económico de la pandemia.

Pero, con el brutal impacto del virus en la economía, muchos países han optado por reanudar actividades aún cuando la enfermedad sigue propagándose. El Salvador, por ejemplo, reabrirá el lunes los centros comerciales, restaurantes y reanudará el transporte público.

Visitantes llenan parques y playas en EEUU durante el fin de semana largo

En el fin de semana del Día de los Caídos en las Guerras, que marca el inicio no oficial del verano en Estados Unidos, se registraron multitudes en las playas el domingo y advertencias de las autoridades sobre personas que no respetaban el distanciamiento social para evitar los contagios con el coronavirus y se arriesgaban a que resurja el flagelo que ha cobrado la vida de cerca de 100.000 estadounidenses.

Mientras tanto, la Casa Blanca amplió sus restricciones de viajes desde los países muy golpeados por el virus al afirmar que no le permitiría el ingreso a los extranjeros que hayan estado en Brasil recientemente.

Agentes de la policía y de patrullaje en las playas trataron de asegurarse de que las personas mantuvieran su distancia entre ellas mientras absorbían los rayos del sol en la playa, parques y otras áreas recreativas de todo el país.

En la zona de Tampa en Florida, a lo largo de la costa del Golfo de México, las multitudes eran tan grandes que las autoridades tomaron la medida extraordinaria de cerrar los estacionamientos porque ya estaban llenos.

En los programas televisivos de debates del domingo, la doctora Deborah Birx, coordinadora del equipo especial de la Casa Blanca para el coronavirus, se dijo “muy preocupada” ante las imágenes de personas congregadas el fin de semana.

“Realmente queremos ser muy claros todo el tiempo de que el distanciamiento social es absolutamente crucial. Y si usted no puede respetarlo y se encuentra en el exterior, debe usar un cubrebocas”, indicó en el programa “This Week” de la cadena ABC

En Missouri, la población abarrotó los bares y restaurantes en el Lago de los Ozarks, un popular sitio vacacional entre los habitantes de Chicago, durante el fin de semana. En un video se podía ver una piscina repleta en la que la gente descansaba reunida sin mascarillas, reportó la televisora KMOV-TV de San Luis.

En Daytona Beach, Florida, se registraron disparos la noche del sábado en un camino al lado de la playa donde más de 200 personas se habían reunido en un ambiente festivo y donde se bailaba pese a las restricciones. Varias personas resultaron heridas y fueron trasladadas al hospital, de acuerdo con las autoridades.

Crece temor a una segunda ola de contagios de Coronavirus

Muchos países han empezado a suavizar las medidas ordenadas para atajar el coronavirus, pero el temor a que esto provoque una «segunda ola» de contagios sigue presente en la mente de muchos.

Varios países europeos, una decena de Estados de Estados Unidos, Australia y Nueva Zelanda iniciaron su salida del confinamiento, alentados por una desaceleración de los contagios y decesos de la pandemia, que ya causó no obstante más de 240.000 muertos en todo el mundo.

Y es que, si bien el confinamiento evita que el número de personas infectadas se dispare, también hace que solo una mínima parte de la población esté en contacto con el virus y, a raíz de ello, se inmunice potencialmente.

De este modo, según el Instituto Pasteur, menos del 6% de los franceses se habrían contagiado del nuevo coronavirus para el 11 de mayo, cuando Francia empezará a levantar el confinamiento.

Sin embargo, en los lugares más afectados, las tasas de infección tampoco son muy altas, como en Nueva York, donde solo el 21,2% de la población habría generado anticuerpos, según los estudios.

– ¿Una segunda ola en otoño? –

Al no contar todavía con ningún tratamiento ni vacuna, la vuelta a la actividad y la reanudación de los desplazamientos se traducirá inevitablemente en un aumento de los contagios.

Varios estudios de modelización realizados en varios países concluyen que una segunda ola es «muy probable», y que podría tener lugar «a finales de agosto como muy pronto» y «como muy tarde en otoño», según la viróloga Anne Goffard.

Robert Redfield, un alto responsable estadounidense de salud pública, afirmó temer que el próximo invierno se produzca un episodio «aún más difícil que el que acabamos de vivir» si un rebrote del coronavirus coincide con la gripe estacional.

El virólogo Christian Drosten, consejero del gobierno alemán, también advirtió que una segunda ola podría ser más potente que la primera.

En cambio, Pierachille Santus, profesor de neumología en Milán, vaticinó una segunda ola «probablemente menor que la primera» gracias al mantenimiento de las medidas de control, con cerca de un 30% menos de pacientes y enfermos «menos graves».

También hay quien apunta que el nuevo coronavirus podría ser sensible a factores meteorológicos, como lo son otros virus respiratorios.

Sin embargo, aunque varios experimentos en laboratorio «indiquen una reducción de la supervivencia del SARS-CoV-2 en altas temperaturas», nada garantiza que en el mundo real suceda lo mismo, advirtió un grupo de expertos consultados por las Academias de Ciencias de Estados Unidos.

– Varias olas pequeñas –

Para mantener el virus bajo control, se podrá recurrir a mantener medidas como el distanciamiento social, el lavado frecuente de manos o el uso de mascarillas.

Así, por ejemplo, si Francia abandonara el confinamiento sin mantener ese tipo de medidas, el balance final podría ser de 200.000 muertos, frente a unos 165.000 si se mantiene el distanciamiento físico o unos 85.000 si este se combina con el uso de mascarilla, apuntó un estudio realizado por Public Health Expertise.

Asimismo, las autoridades podrían cortar las cadenas de transmisión con controles más estrictos de los focos de contagio.

En este sentido, Didier Pittet, jefe de servicios de prevención y control de infecciones en los Hospitales Universitarios de Ginebra (HUG), destacó la importancia de «tener las máximas capacidades de detección», de aislar a las personas positivas y de poder «realizar una investigación del entorno» de estas últimas.

Tomando esas medidas, «tendríamos una sucesión de pequeñas olas» de contagio, explicó.

Para alcanzar ese objetivo, las autoridades deberán vigilar la tasa de reproducción del virus, que mide el número de personas contagiadas por cada persona infectada.

Sin medidas de control, se calcula que esa tasa es de 3,3. El desafío radica en mantenerla por debajo de 1 para que el número de nuevos casos siga disminuyendo.