Las personas que visiten la Casa Blanca podrán ingresar al complejo sin que les revisen la temperatura por primera vez desde mediados de marzo, aunque siguen en vigor otras medidas implementadas debido al coronavirus.

A aquellos que estén cerca del presidente Donald Trump se les revisará la temperatura y serán sometidos a pruebas diagnósticas.

En los últimos tres meses, aquellos que buscaban entrar al complejo de la Casa Blanca debían someterse a revisiones de temperatura y responder a una pregunta sobre si habían presentado algún síntoma relacionado con el COVID-19. La Casa Blanca dijo ayer lunes que suspendería las revisiones de temperatura en el complejo a medida que el Distrito de Columbia ingresa a la segunda fase de la reanudación de actividades económicas.

“Además del distanciamiento social, gel desinfectante de manos, una limpieza profunda regular de todos los espacios de trabajo y el uso voluntario de mascarillas, todos los miembros del personal e invitados que estén cerca del presidente y el vicepresidente seguirán siendo sometidos a revisiones de temperatura y se les preguntará sobre un historial de síntomas, y se les realizará una prueba de COVID-19”, dijo la vocera presidencial Judd Deere.

Esas mismas precauciones seguirán aplicando a la prensa que cubre las actividades del presidente, añadió Deere.

La Asociación de Corresponsales de la Casa Blanca comentó a sus miembros el lunes que las restricciones para cubrir las conferencias de prensa y otros eventos dentro del complejo seguirán en vigor para mantener el distanciamiento social. También pidió a sus miembros seguir trabajando desde casa cuando sea posible y acudir a la Casa Blanca sólo cuando sea necesario, así como seguir utilizando mascarillas.

window.dataLayer = window.dataLayer || []; function gtag(){dataLayer.push(arguments);} gtag(‘js’, new Date()); gtag(‘config’, ‘UA-80000477-2’);