Thanksgiving

El efecto ‘Thanksgiving’ deja un nuevo récord diario de casos COVID en California

Los expertos en salud pública ya habían advertido que las consecuencias de los viajes y las reuniones de Acción de Gracias se empezarían a ver semanas después. Y así ha sido. California ha vuelto a batir un récord diario de nuevos casos confirmados.

Este nuevo máximo llega en un momento en el que el estado dorado ha sufrido una avalancha de infecciones que ha enviado a más personas al hospital que en cualquier otro momento de la pandemia, según informa Los Angeles Times.

California reportó este lunes que en 24 horas se habían registrado 34,490 nuevos contagios, “una cifra estratosféricamente más elevada que cualquier otro recuento diario”, según el rotativo angelino.

El récord anterior se había registrado el pasado viernes (tres días antes) y era de 22,369 nuevos casos. El aumento de contagios confirmados también fue el más elevado.

Estos datos llegan en el momento que las autoridades sanitarias dijeron que esperaban empezar a ver las consecuencias de los viajes y reuniones de Thanksgiving. “Yo diría que es el comienzo del bache de Thanksgiving”, dijo la directora de Salud Pública del condado de Los Ángeles, Bárbara Ferrer.

Ferrer explicó en su sesión informativa del lunes que los últimos incrementos “reflejan acciones que tomamos a finales de noviembre y que no podemos revertir. Lo que podemos hacer es cambiar nuestras acciones hoy para que, dentro de dos o tres semanas, no estemos informando de un torrente de eventos tan desastroso come este”.

El Thanksgiving de 2020 podría ser el de menor número de viajeros en la historia

El 72% de los estadounidenses ven poco probable viajar con motivo del Día de Acción de Gracias, tradicionalmente la época de mayor número de desplazamientos en el país, y todo debido a la pandemia del coronavirus, según una encuesta de la Asociación Estadounidense de Hoteles y Alojamiento (AHLA) publicada este lunes.

Los desafíos para la industria hotelera como consecuencia de la actual crisis de salud pública se complican todavía más, pues el 69% de los encuestados dudan de que vayan a viajar para Navidad.

“Esta temporada navideña será un momento especialmente difícil para todos los estadounidenses, y nuestra industria no es una excepción”, dijo Chip Rogers, presidente y director ejecutivo de AHLA.

Según el sondeo, solo el 21% de los estadounidenses dicen que es probable que viajen para el Día de Acción de Gracias y el 24 % en Navidad.

Y el panorama no mejora mucho para los primeros meses de 2021, dado que solo el 24% ven factible viajar durante las vacaciones de primavera.

Los viajes de negocios se han visto aun más afectados, y solo el 8% de los estadounidenses dicen que desde que se desató la pandemia en marzo en EE.UU. han realizado un viaje de negocios que requirió pasar una noche fuera de casa.

A ello hay que sumar que solo el 19 % de los encuestados que están empleados actualmente, o el 8% de todos los adultos, esperan viajar por negocios en los próximos seis meses.

Ante este panorama, en el que los viajes de negocios “siguen siendo casi inexistentes”, Rogers insistió en la necesidad de que el actual Congreso apruebe ayudas públicas

“No podemos permitirnos el lujo de esperar hasta que el próximo Congreso preste juramento para recibir alivio. Necesitan ayuda ahora”, dijo el responsable de la patronal hotelera.

La encuesta a 2,200 adultos fue realizada entre el 2 y el 4 de noviembre pasados por la empresa Morning Consult en nombre de AHLA, que destacó que solo el 32 % de los encuestados han realizado un viaje de vacaciones o de placer que implicaba al menos una pernoctación desde marzo pasado.

El 44% de los encuestados dicen que su próxima estadía en un hotel por vacaciones o viajes de placer será dentro de un año o más.

Pero Rogers quiso alentar a la población a viajar y aseguró que sus instalaciones son seguras, después de que los hoteles hayan “mejorado nuestros ya rigurosos protocolos de limpieza”.

El sector turístico es uno de los más afectados por la pandemia, lo que ha provocado despidos masivos en aerolíneas, hoteles y cruceros, entre otros.

Sin más ayuda gubernamental, el 74% de los hoteles dijeron que se verían obligados a realizar más despidos. No se espera que los viajes de negocios y en grupo alcancen los niveles de demanda pico de 2019 nuevamente hasta 2023, destacó AHLA.

EE.UU. es el país más afectado por la covid-19 a nivel mundial, con casi 11 millones de casos confirmados y cerca de 2450.000 muertes, según cifras oficiales.

Alcalde pide no viajar durante ‘Thanksgiving’ y Navidad para evitar un rebrote de casos de COVID-19 en NYC

Las autoridades de Nueva York quieren a toda costa poner un alto muro a la amenaza de una segunda ola de contagios de coronavirus, cuando se inician los meses de mayor movilización de viajeros y grandes reuniones familiares, con motivo de Día de Acción de Gracias y la Navidad.

Y mientras tanto, en las ‘zonas rojas‘ del COVID-19 ubicadas en el centro sur de Brooklyn, incluidas los vecindarios de Borough Park, Mapleton y Midwood, todo indica que continuarán por varias semanas más con el peso de las máximas restricciones. Esto significa que los negocios no esenciales seguirán cerrados, las escuelas funcionarán solo de manera remota y las reuniones religiosas solo serán posible al 25% de la capacidad de esos recintos, cuando las fiestas están a la ‘vuelta de la esquina’.

Aunque la semana pasada se anunció la flexibilización y “cambios de color” en las alertas en el mapa de Brooklyn y Queens, por el descenso de la tasa de infección por debajo del 6%, en los ‘micro clusters’ que siguen compuestos en su alta proporción por hogar de familias judías ortodoxas, por el contrario se reforzará la vigilancia.

El alcalde Bill de Blasio reafirmó este martes que luego de tres semanas que se aplicó el modelo de restricciones hiper localizadas y por niveles en la Gran Manzana, la curva de infecciones sigue en descenso, pero “necesitamos ver claramente qué pasa en las que continúan siendo zonas rojas, ya que podrían estar así mucho más tiempo”.

Sin embargo, los casos de coronavirus superaron en la ciudad durante los últimos siete días el umbral de 550,  aunque a criterio de las autoridades de Salud no es “todavía una señal de alarma” cuando el porcentaje de pacientes en Nueva York sigue siendo el más bajo del país.