El secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, acusó el jueves de “traidor” al exasesor de seguridad nacional, John Bolton, por sus comentarios en un reciente libro sobre el desempeño del presidente Donald Trump.

“Yo no he leído el libro, pero por los fragmentos que he visto publicados, John Bolton está propagando una serie de mentiras, medias verdades y falsedades rotundas”, dijo Pompeo.

El secretario de Estado añadió que “es triste y peligroso que el papel público final de John Bolton sea el de un traidor que hace daño a Estados Unidos al violar su sagrada confianza con su pueblo”.

El presidente Trump ya ha criticado el libro de Bolton, cuya publicación se espera desde hace meses, calificándolo de “asqueroso y una mentira”.

A copy of "The Room Where It Happened," by former national security adviser John Bolton, is photographed at the White House,…
Facsímil del libro de Bolton “La habitación donde sucedió”.

Entre otras cosas en el libro, Bolton dijo que los demócratas se equivocaron en su investigación del juicio político al enfocarse únicamente en Ucrania y sugirió que “si se hubieran tomado el tiempo para investigar de manera más sistemática sobre el comportamiento de Trump en toda su política exterior, el resultado de la acusación bien podría haber sido diferente”.

Bolton dice también que Trump ha demostrado “un comportamiento fundamentalmente inaceptable que erosionó la legitimidad de la presidencia”.

Pompeo, por su parte, replicó el jueves diciendo: “A todos nuestros amigos del mundo: ustedes saben que los Estados Unidos del presidente Trump es una fuerza para el bien en el mundo.

La Casa Blanca había tratado de impedir la publicación del libro, alegando que contiene materiales que pueden considerarse como información clasificada y de seguridad nacional, e incluso, presentó una demanda el martes ante los tribunales.

El Ejecutivo argumentó que Bolton no respetó los protocolos de control que establece la Casa Blanca para este tipo de publicaciones, lo que supondría “una clara violación de los acuerdos que firmó al aceptar el empleo”.

Por otra parte, la asociación de escritores PEN America afirmó que Trump no quiere simplemente que se publique un libro que lo critica fuertemente.

“El presidente”, dijo el PEN Club, “ha utilizado anteriormente amenazas legales ´formales´ e intimidación para tratar de mantener libros críticos fuera de los estantes”.