Tag: trump

Trump denuncia que caso penal en su contra es una “cacería de brujas”

El expresidente de Estados Unidos, el empresario Donald Trump, aseguró este miércoles (19.05.2021) que la investigación penal de la Fiscalía de Nueva York contra su conglomerado empresarial es una cacería de brujas de los demócratas, que no quieren que se postule de nuevo a la presidencia en 2024. El republicano emitió un comunicado para referirse al tema.

La fiscal general de Nueva York, Letitia James, anunció la noche del martes que se unirá a la oficina del fiscal del distrito de Manhattan en la indagación penal relacionada con el grupo inmobiliario de Trump y el pago de impuestos. La pesquisa busca comprobar si el conglomerado engañó a prestamistas y compañías de seguros sobre el valor de las propiedades y si pagó los impuestos correspondientes por las transacciones que realizó.

El republicano señaló en un comunicado que se trata de “una continuación de la mayor caza de brujas política en la historia de Estados Unidos” y se mostró como una víctima de investigadores y “testigos mentirosos”, que en esta ocasión “buscan desesperadamente un delito”. La investigación está en curso desde 2019, como un caso civil, al que ahora se agrega el criminal.

Riesgo legal para Trump

“Hemos informado a la Organización Trump que nuestra investigación sobre la organización ya no es de naturaleza puramente civil”, dijo la fiscal James a través de un portavoz. “Ahora estamos investigando activamente a la Organización Trump en materia penal, junto con el fiscal de distrito de Manhattan”, agregó.

El expresidente aseguró que se trata de una campaña de la fiscal James incluso antes de que fuera elegida en ese cargo, la cual buscaba su destitución cuando él era presidente (2017-2021). “Hizo campaña para enjuiciar a Donald Trump incluso antes de saber algo sobre mí”, expresó el republicano, hablando de sí mismo en tercera persona. Agregó que buscan “la destrucción de la suerte política del presidente Donald J. Trump” porque no quieren que se presente de nuevo como candidato.

La notificación de James a la organización supone un nuevo nivel de riesgo legal para el expresidente, ya que el fiscal general ahora puede pedir sanciones penales como parte de la investigación. La oficina del fiscal de distrito de Manhattan está examinando millones de páginas de documentos que incluyen las declaraciones de impuestos del magnate neoyorquino.

Corte suspende proceso de deportación acelerada impuesto por gobierno de Trump

El juez Richard Leon, de la Corte de Distrito de Washington, D.C., suspendió una regla que impedía a los inmigrantes tener acceso a un juicio justo, lo que aceleraría su deportación.

La disposición fue impuesta en las últimas semanas del gobierno del presidente Donald Trump y fue emitida por la Oficina Ejecutiva de Revisión de Inmigración (EOIR), área del Departamento de Justicia (DOJ) que administra los tribunales de inmigración.

La regla publicada el 16 de diciembre del 2020 reducía la capacidad de los jueces en la discreción de los casos, además que sus sentencias podrían ser revertidas fácilmente por la BIA, acusaron activistas que presentaron la demanda.

“La regla general de la Administración Trump niega ilegalmente a los inmigrantes una audiencia justa en la corte e impide la capacidad de los defensores de los inmigrantes para representarlos y defenderlos”, indicaron los grupos defensores en un mensaje conjunto.

Entre otros aspectos, la medida modificaba los procedimientos, a fin de privar a los inmigrantes del acceso a una audiencia, limitar su derecho a presentar pruebas y a seleccionar un abogado.

La coalición de demandantes se integró por la Red Católica de Inmigración Legal Inc., los Servicios de Defensa de Brooklyn (BDS), el Proyecto de Derechos de Inmigrantes y Refugiados de Florence (FIRRP), HIAS (fundada como Sociedad de Ayuda para Inmigrantes Hebreos) y el Centro Nacional de Justicia para Inmigrantes (NIJC), quienes fueron representados por NIJC y Democracy Forward.

El juez Leon ordena que se mantenga la regla previa, al reconocer que los demandantes demostraran los daños a un proceso justo.

“Han demostrado un daño probablemente irreparable sin una suspensión”, dijo el juez, al tiempo que consideró que volver a los lineamientos previos “equilibrará mejor las acciones en juego y servirá al interés público”.

El juez Leon incluso opinó que 30 días para presentar comentarios sobre una regla tan compleja son insuficientes.

Así afecta a inmigrantes

La regla impacta de la siguiente forma a inmigrantes con procesos abiertos:

  • Reduce el tiempo para presentar pruebas
  • Complica a los inmigrantes enonctrar un abogado
  • Prohíbe que la BIA considerar evidencia para protección, como asilo
  • Revierte los procedimientos para determinar la salida voluntaria
  • Permite a la BIA tomar decisiones sin posibilidad de que las partes impugnen esos hechos
  • Elimina la autoridad de los jueces de inmigración y de la BIA para cerrar o reabrir administrativamente los procedimientos.

Medios de EEUU: Trump y su esposa se vacunaron antes de abandonar la Casa Blanca

El expresidente estadounidense Donald Trump y su esposa, Melania, se vacunaron discretamente contra la covid-19 en enero pasado antes de abandonar la Casa Blanca, revelaron este lunes medios de comunicación locales.

No está claro si Trump, quien durante meses se negó a usar en público mascarilla para protegerse de la enfermedad, y la ex primera dama recibieron la primera o ambas dosis de la vacuna.

Tampoco ha trascendido cuál de las vacunas aprobadas en aquel momento para uso de emergencia en EE.UU. -la de Moderna o la de Pfizer- les fue administrada.

Un asesor del exmandatario consultado por el diario The New York Times confirmó que Trump recibió en privado la vacuna en enero.

Ayer, domingo, Trump aseguró en un discurso en la Conferencia de Acción Política Conservadora (CPAC, en inglés) que “todo el mundo debería ir a recibir su inyección”, en su primera intervención pública desde el fin de su mandato, el pasado 20 de enero.

El manejo de este tema por parte del exgobernante contrasta con el de su sucesor, el demócrata Joe Biden, a quien le administraron en público ambas dosis de la vacuna y animó a sus compatriotas a emular su ejemplo.

A finales de septiembre, Trump se contagió con covid-19, junto a su esposa, y tuvo que ser hospitalizado durante tres días en un centro sanitario de Washington DC, del que salió después de que se le administrara el cóctel experimental de anticuerpos de la farmacéutica Regeneron y el antiviral Remdesivir.

Un funcionario gubernamental dijo a mediados de diciembre que a Trump no se le administraría la vacuna de la covid-19 hasta que no se lo recomendara el equipo médico de la Casa Blanca.

Durante su mandato, Trump llegó a reconocer que había llegado a minusvalorar adrede la gravedad de la enfermedad al principio de la pandemia para que no cundiera el pánico entre el público estadounidense, en una serie de entrevistas con el periodista Bob Woodward para su libro “Rage”.

A su llegada a la Casa Blanca, Biden se puso como meta administrar 100 millones de dosis en sus primeros 100 días en el cargo y frenar la propagación de la pandemia en EE.UU., el país más afectado por la covid-19, donde han muerto más de medio millón de personas y más de 28,6 han sido contagiadas con el virus.

Biden revoca medida de Trump que prohibía entrada a familiares de ciudadanos o residentes permanentes

El presidente Joe Biden firmó este miércoles una proclama para dejar sin efecto otra con la que el expresidente Donald Trump que suspendió la entrada de trabajadores temporales, beneficiarios de la lotería de visas de diversidad, solicitantes de green cards y familiares de residentes y ciudadanos estadounidenses.

Biden dijo en un comunicado que la Proclamación 10014 de Trump “no promueve los intereses de Estados Unidos” sino que “por el contrario, perjudica a los Estados Unidos, incluso al impedir que ciertos dependientes inmediatos de ciudadanos estadounidenses y residentes legales permanentes se unan a sus familias en territorio estadounidense”.

El mandatario considera que la directriz que su predecesor impuso en abril de 2020 y extendió en dos ocasiones “también perjudica a las empresas estadounidenses que utilizan talentos de todo el mundo, y a las personas que fueron seleccionadas para recibir o han recibido visas de inmigrante a través de la Lotería de Visas del Año Fiscal 2020”. Además, según sus propias palabras “presenta un riesgo para el mercado laboral del país“.

La orden del exmandatario no solo prohibía la entrada de extranjeros sino que también suspendía los trámites consulares en las embajadas estadounidenses de todo el mundo y frenó la entrada de miles de extranjeros que habían obtenido una de las llamadas visas de diversidad. Estos últimos no podían tramitar y conseguir su visa para viajar a Estados Unidos y corrían el riesgo de “perder su oportunidad de cumplir su sueño en Estados Unidos“.

Biden también ha ordenado a los secretarios de Estado, de Trabajo y de Seguridad Nacional que revisen “cualquier reglamento, orden, política y cualquier otra acción similar desarrollada de conformidad con la Proclamación 10014”.

Congresista: “el Partido Republicano tiene que dejar de ser el partido de la supremacía blanca”

La congresista republicana Liz Cheney ha dicho que el Partido Republicano debe dejar de ser el “partido de la supremacía blanca”.

En comentarios que seguramente avivarán aún más la división entre los republicanos mientras el partido lucha por su futuro, la hija del exvicepresidente Dick Cheney dijo que era vital no ignorar los símbolos del racismo y el extremismo que se exhibieron abiertamente durante los disturbios del 6 de enero en el Capitolio de los Estados Unidos.

“Es muy importante para nosotros ignorar la tentación de apartar la mirada”, dijo.

“Es muy importante, especialmente para nosotros como republicanos, dejar en claro que no somos el partido de la supremacía blanca”.

Ella agregó: “Vieron los símbolos de repulsión igual que el Holocausto en el Capitolio ese día, vieron la bandera confederada ser llevada a través de la rotonda, y creo que nosotros, como republicanos en particular, tenemos el deber y la obligación de oponernos a eso, de defendernos. contra la insurrección”.

Los comentarios de la congresista de Wyoming, que es la tercera republicana de mayor rango en la Cámara de Representantes, se producen más de seis semanas después del motín en el Capitolio de Estados Unidos, cuando cientos de simpatizantes de Donald Trump intentaron impedir que miembros de ambas cámaras del Congreso ratificaran los votos del colegio electoral de Joe Biden.

Lo hicieron después de que Trump celebró una manifestación esa mañana en el National Mall en Washington DC e instó a sus seguidores a “luchar como el infierno”.

Leer más: Los senadores a favor de combustibles fósiles acorralan a la primera mujer indígena nominada al gabinete, llamándola “divisiva”

Posteriormente fue acusado por la Cámara, pero en el Senado, los demócratas se quedaron a 10 votos de la mayoría de dos tercios que necesitaban para condenarlo y posiblemente evitar que vuelva a ocupar el cargo.

Cheney fue una de los 10 republicanos en la Cámara que votaron para acusar a Trump, quien fue acusado de incitar a una insurrección con sus ardientes palabras. Siete senadores republicanos también votaron a favor de condenarlo.

Todos ellos se han enfrentado a la hostilidad de los partidarios más leales de Trump, incluidos otros miembros del Congreso, muchos de los cuales intentaron que la despojen de su papel de liderazgo.

Sin embargo, Cheney ha hecho caso omiso de esos señalamientos y por el contrario, ha redoblado sus críticas a Trump y su descarado populismo, como el partido busca definirse a sí mismo, mientras los demócratas controlan la Casa Blanca, la Cámara y el Senado.

Lo hizo nuevamente el martes, en sus comentarios durante una transmisión en vivo de preguntas y respuestas organizada por el Instituto Reagan.

“Corresponde a todos los que hacen un juramento, mismos que deben proteger y defender la constitución, que reconozcamos lo que sucedió el 6 de enero, que nos comprometemos a que nunca más debe volver a suceder, que reconozcamos el daño que hizo el presidente, el presidente Trump, diciendo que de alguna manera se robaron las elecciones, haciendo esos reclamos durante meses y convocando a la muchedumbre y provocándolos luego del ataque al Capitolio”, dijo.

“Y también, y muy importante, a negarse, a pesar de las múltiples solicitudes de la gente de pedirle que detuviera lo que estaba sucediendo y pedirle que detuviera la violencia para proteger el Capitolio y proteger el conteo de votos electorales… no lo hizo.”

Si bien Trump ya no es presidente y ha sido excluido de Twitter, su presencia cobra gran importancia a medida que los republicanos buscan decidir el mensaje que quieren transmitir a los votantes, mientras miran hacia las elecciones de mitad de período de 2022 cuando Mitch McConnell y otros están decididos a intentar recuperar el control del Senado y la Cámara.

También dijo que era importante para todos los políticos condenar las mentiras y acciones de Trump.

“Es una amenaza existencial para quienes somos y no se puede minimizar ni trivializar”, dijo.

USCIS cancela examen de ciudadanía impuesto por Administración Trump

El examen de ciudadanía impuesto por el gobierno de Donald Trump, el cual comenzó a aplicarse para peticiones presentadas el 1 de diciembre del 2020, fue cancelado por la oficina de Servicios de Ciudadanía y Naturalización (USCIS).

La administración del presidente Joe Biden indicó que habrá un periodo en que los inmigrantes puedan optar por responder esa prueba cívica o la de 2008. Se desconoce el número de casos, pero serían aquéllos que solicitaron la ciudadanía entre el 1 de diciembre del 2020 y 1 de marzo de este año.

La agencia señaló que la propuesta publicada en el Registro Federal recibió más de 2,500 comentarios y, tras su revisión, se decidió volver a la prueba de 2008, que pide a inmigrantes responder correctamente al menos 6 de 10 preguntas de un universo de 100 preguntas. El examen establecido por la Administración Trump exigía contestar correctamente 12 preguntas de 20, de una lista de 128 preguntas posibles.

“Varios comentarios señalaron que hubo poco tiempo de aviso previo antes de la implementación de la prueba de educación cívica de 2020”, indica la agencia. “Debido a los comentarios y de acuerdo con la Orden Ejecutiva sobre el restablecimiento de la fe en nuestros sistemas legales de inmigración y el fortalecimiento de los esfuerzos de integración e inclusión para los nuevos estadounidenses, USCIS volverá a la prueba de 2008”.

Los solicitantes del examen que ya tengan agendadas sus citas para examen de naturalización, antes del 19 de abril, podrán decidir cuál prueba aplicar, ya que podrían haber estudiado para aquella implementada en diciembre pasado.

Quienes soliciten la ciudadanía después del 1 de marzo del 2020 deberán responder a la prueba del 2008.

Para tomar en cuenta

  • A los inmigrantes que solicitaron la naturalización antes del 1 de diciembre de 2020 o que presentarán la solicitud a partir del 1 de marzo de 2021 se les aplicará el examen de 2008.
  • Si los inmigrantes presentaron sus solicitud de ciudadanía entre el 1 de diciembre del 2020 y antes del 1 marzo del 2021 –y sus citas están programadas antes del 19 de abril– podrán tomar la prueba de educación cívica de 2008 o la prueba de educación cívica de 2020.

Biden abre la puerta a los solicitantes de asilo que fueron enviados por Trump a México

Un pequeño grupo de migrantes saluda tímidamente desde un enorme autobús que pone rumbo a la garita fronteriza de San Ysidro, en San Diego (California). Son los primeros que entran a Estados Unidos con casos activos en los Protocolos de Protección de Migrantes (MPP, por sus siglas en inglés), un programa implementado por Donald Trump por el que su país devolvió a México a más de 71.000 solicitantes de asilo, la mayoría centroamericanos, y con el que su sucesor, Joe Biden, prometió acabar en sus primeros días en la Casa Blanca.

Con la entrada de ese grupo a territorio estadounidense, el Gobierno de Biden comenzó el desmantelamiento del programa por el que EE UU enviaba a peligrosas ciudades del país vecino a quienes llegaban a su territorio en busca de protección. La medida puede beneficiar hasta a 26.000 personas que todavía tienen casos activos de MPP y que llevan meses esperando en albergues, campamentos de refugiados y casas particulares en el norte de México a que un juez estadounidense atienda sus solicitudes de asilo. La pandemia paralizó esos procesos y puso a los migrantes en un limbo.

La recepción de solicitantes de asilo en Estados Unidos se puso en marcha este fin de semana, coincidiendo con el primer mes de Biden en la Casa Blanca. El procesamiento comenzó el viernes en la ciudad mexicana de Tijuana (Baja California), el punto de la frontera donde se empezó a implementar los MPP en enero de 2019, y en los próximos días se extenderá a la frontera texana, a los puentes que unen Matamoros (Tamaulipas) con Brownsville y Ciudad Juárez (Chihuahua) con El Paso. Para ello, Washington implementó una plataforma operada en coordinación con el Gobierno mexicano y la asistencia de las agencias de Naciones Unidas encargadas de la atención a migrantes y refugiados, la ACNUR y la Organización Internacional para las migraciones (OIM).

“Hay una necesidad urgente de atender a las personas vulnerables que están en esta situación”, dijo un funcionario de Naciones Unidas en una llamada con los medios en la que explicó cómo funcionaría el proceso. El procedimiento contempla que los solicitantes de asilo rellenen un formulario online para solicitar el traslado a ciudades estadounidenses donde tienen familiares o amigos que los reciban y donde esperarán su cita ante una corte de inmigración. Los beneficiados serán convocados a la frontera 24 horas antes del día asignado para su cruce. Allí se les hará una prueba de antígenos para descartar que están contagiados de coronavirus. Si el resultado sale negativo, serán procesados por la Patrulla Fronteriza y liberados con la fecha de su próxima cita ante un juez. En caso de que algún migrante esté contagiado, se le trasladará a unas instalaciones donde podrá hacer cuarentena antes de cruzar la frontera.

En territorio estadounidense, los migrantes “serán procesados rápidamente y los traerán con nosotros, que los daremos conexión con sus familiares en los lugares donde continuarán sus procesos de inmigración”, explica Norma Pimentel, directora de Caridades Católicas en el Valle del Río Grande. En el albergue de su organización en McAllen (Texas) ya están preparados para recibir a los solicitantes de asilo. Como sucedía antes de que Trump implementara los MPP, les ofrecerán cama y comida y les ayudarán a comprar sus billetes de avión o autobús para que puedan viajar a otros puntos de Estados Unidos, donde sus familiares o amigos los esperan.

“Están muy contentos de que se abrió una puerta y que tienen esperanza de que posiblemente van a entrar a EE UU a continuar su proceso de asilo”, asegura Pimentel. La religiosa dice sentirse contenta después de haber visto sufrir a los solicitantes de asilo —muchos de ellos familias con niños pequeños— en el campamento de migrantes de Matamoros, un asentamiento al lado del Río Grande, donde en los últimos días, con la ola de frío, las temperaturas han caído por debajo de cero grados centígrados. “Las familias están sufriendo muchísimo. Pero sí existe esa esperanza de que hay oportunidad para que su caso sea escuchado correctamente y van a dejar de sufrir por lo menos en estas circunstancias tan inhumanas en las que están”, afirma.

Demuelen santuario de Trump en Atlantic City

El decrépito hotel casino Trump Plaza Casino en Atlantic City, Nueva Jersey, antes sinónimo de lujo y hoy una inmensa carcaza vacía, fue demolido este miércoles con 3.000 cartuchos de dinamita en medio de vítores y aplausos tras cerrar al público hace siete años por falta de mantenimiento.

El detonador fue presionado minutos después de las 09H00 locales (14H00 GMT) y redujo en segundos el afamado hotel casino a una montaña de escombros.

Desde su cierre en 2014 el Trump Plaza Casino, que fue durante muchos años propiedad del expresidente estadounidense Donald Trump, se convirtió en un símbolo del fin de la era del juego en Atlantic City.

El evento atrajo a curiosos que pagaron para poder ver la implosión de cerca.

“Es el fin de una era no tan grandiosa”, dijo al New York Times Jennifer Owen, que pagó 575 dólares en una subasta por un asiento de primera fila y lujoso desayuno en un edificio frente al mar con una vista directa de la demolición.

El hotel y casino, que acogió célebres combates de boxeo a los cuales asistió Trump, abrió en 1984. El magnate inmobiliario, que tuvo varios casinos en la ciudad, cortó lazos con la propiedad en 2009, aunque recibió entonces un pago por el uso de su nombre en los edificios. En 2016, el grupo Icahn Enterprises del especulador de Wall Street Carl Icahn compró el Trump Plaza en un remate judicial.

A mediados de junio el alcalde de Atlantic City, Marty Small, anunció la demolición del Trump Plaza por considerarlo un peligro para los habitantes.

Parte del hotel y casino de Trump ya se encontraba en ruinas

Icahn no ha anunciado qué hará con el terreno, cuya limpieza se extenderá hasta mayo.

“Estamos trabajando con Carl Icahn para traer un proyecto interesante”, dijo el alcalde al diario Press of Atlantic City.

“No tenemos la propiedad del terreno, ni lo controlamos. Tenemos una oportunidad única. Un terreno con vista al mar en el centro de la ciudad no aparece disponible muy seguido”, añadió.

Otros espectaculares casinos que también fueron propiedad del expresidente, el Trump World’s Fair, el Trump Taj Mahal y el Trump Castle (luego rebautizado Trump Marina) también cerraron sus puertas hace años, sepultados por deudas.

Atlantic City aún cuenta con nueve casinos, que estuvieron cerrados durante meses a raíz de la pandemia de coronavirus. Tras reabrir en julio, la ocupación es limitada a un 35%.

Analistas: Trump sigue gozando de gran popularidad en el partido republicano

Con la absolución en su segundo “impeachment”, Donald Trump ha demostrado que mantiene las riendas del Partido Republicano gracias a su enorme popularidad entre los votantes, quienes ya están haciendo pagar un alto precio a los conservadores que quisieron declararle culpable.

Uno de los siete republicanos que apoyó la propuesta de los demócratas para condenar a Trump por el asalto al Capitolio es Bill Cassidy, senador de Luisiana y que anoche fue “censurado” por el Partido Republicano de su estado, en lo que se considera uno de los mayores castigos que puede aplicar una formación local.

No obstante, en una entrevista este domingo en la cadena ABC, Cassidy se mostró confiado en que el tiempo hará entender su decisión a los vecinos de Luisiana y consideró que la formación debe abandonar el culto a la personalidad de Trump para volver a sus valores tradicionales.

“El Partido Republicano es mucho más que una persona. El Partido Republicano son ideas. Fuimos el partido que se fundó para acabar con la esclavitud, fuimos el partido que preservó la Unión, fuimos el partido que aprobó la primera ley de derechos civiles, fuimos el partido que puso fin a la Guerra Fría”, reivindicó.

Con esas palabras, Cassidy retrató la guerra que se libra dentro del Partido Republicano para definir su identidad, ahora que Trump ya no es presidente.

La batalla por el alma de Partido Republicano

Parte de los republicanos quieren que el trumpismo siga atado al partido que lo acogió en 2016 con la llegada de Trump; pero, otros, como Cassidy, temen que esa ala más radical les haga perder votos en el centro y apuestan por volver a los valores tradicionales de la formación.

Además de Cassidy, otros dos republicanos que votaron contra Trump recibieron este domingo críticas de sus constituyentes. Se trata de los senadores Richard Burr de Carolina del Norte y Patrick Toomey de Pensilvania, quienes el próximo año se retiran de la política, por lo que gozaban de más libertad que sus correligionarios para votar a favor de una condena.

De hecho, de los siete republicanos que rompieron filas, solo una de ellos, Lisa Murkowski de Alaska, se presenta a la reelección en 2022; mientras que tres (Cassidy, Susan Collins y Ben Sasse) acaban de ser reelegidos, por lo que no tendrán que enfrentarse a las urnas hasta 2026.

Mientras tanto, Mitt Romney, excandidato presidencial republicano en 2012, se ha consolidado como una figura de oposición a Trump, algo que goza de cierta popularidad en su estado, Utah.

Una líder de la toma al Capitolio declara que obedecía instrucciones de Trump

Una líder del grupo paramilitar Oath Keepers, que planeó y participó junto a otros en el asalto al Capitolio de EE.UU., creía que obedecía instrucciones del entonces presidente Donald Trump, según unos documentos del Departamento de Justicia difundidos por medios locales.

“A medida que se acercaba la inauguración, (JessicaWatkins indicó que estaba esperando instrucciones del presidente Trump, indicaron los fiscales en un documento citado por la cadena CNN.

La organización Southern Poverty Law Center (SPLC), describe a Oath Keepers (Guardianes del Juramento) como “uno de los grupos radicales antigubernamentales más grandes de Estados Unidos en la actualidad”, integrado por “decenas de miles de funcionarios policiales y veteranos militares”.

Para la cadena estadounidense CNN, este es “el lenguaje más directo hasta ahora de los fiscales federales que vinculan los pedidos de apoyo de Trump” con la insurrección, aunque al menos otros cuatro detenidos han declarado que obedecían al expresidente.

“Su preocupación por actuar sin su respaldo quedó patente en un texto del 9 de noviembre de 2020 en el que afirmaba: ‘Me preocupa que esto sea una elaborada trampa. A menos que el propio POTUS (presidente de Estados Unidos) nos active, no es legítimo. El POTUS también tiene derecho a activar unidades. Si Trump me pide que vaya, lo haré. Si no, no puedo confiar en él”, indicó el documento.

Y agregó que Watkins “había percibido su señal deseada a finales de diciembre”.

CNN indicó que los fiscales del Departamento de Justicia abogan por mantener a Watkins, quien fue detenida hace varias semanas, en la cárcel a la espera del juicio.

La mujer es acusada de conspiración y otros cargos relacionados con el asalto violento contra el Capitolio, ocurrido el pasado 6 de enero mientras ambas cámaras del Congreso sesionaban de forma conjunta para certificar el triunfo en las elecciones de noviembre pasado del actual presidente, Joe Biden.

La sesión, que era encabezada por el entonces vicepresidente, Mike Pence, fue interrumpida abruptamente por decenas de seguidores de Trump, en hechos que causaron cinco muertos, entre ellos un policía del Capitolio, y han sido motivo para que la Cámara de Representantes haya activado un juicio político contra Trump que hoy llegó a su tercera jornada en el Senado.

Los seguidores de Trump que asaltaron el Capitolio incluyeron una mezcla de distintos grupos radicalizados, entre ellos el movimiento de ultraderecha Proud Boys y dos milicias de la misma tendencia, Oath Keepers y Three Percenters.

Biden deja sin efecto “emergencia nacional” de Trump en frontera con México

El presidente de Estados Unidos rescindió la “emergencia nacional” en frontera con México con la que Trump justificó uso miles de millones de dólares para gastos militares para la construcción de un muro.

El muro fronterizo entre Estados Unidos y México, aquí en Tijuana

En una carta enviada a la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, divulgada este jueves por la Casa Blanca, Biden dijo que decidió que la declaración de una emergencia nacional en la frontera sur declarada por Trump alegando una crisis migratoria y de seguridad “no tuvo méritos”.

La construcción de una valla a lo largo de los 3.200 kilómetros de la frontera de Estados Unidos con México fue una de las promesas más destacadas de Trump en su campaña presidencial de 2016, pero el Congreso rehusó asignarle la financiación que él pedía.

En su carta, Biden también anunció que será la política de su gobierno “que no se desvíen más dólares de los contribuyentes para la construcción de un muro en la frontera” y que ha ordenado una “revisión cuidadosa de todos los recursos asignados o redirigidos a esa obra”.

El muro fue uno de los componentes de la política migratoria de Trump que incluyó la detención de centenares de miles de inmigrantes indocumentados, restricciones en el asilo para personas que huyen de la violencia o la persecución en sus países, y el envío a México y América Central de decenas de miles de solicitantes de asilo.

Senado analiza plan para bloquear políticamente a Trump

Aunque el juicio político al expresidente Donald Trump avanzará en el Senado, los demócratas no lograrán los votos suficientes para “sentenciarlo”.

El senador Tim Kaine (Virginia) reconoció que aunque el proceso avance, la votación de los republicanos dejó en claro que no se conseguirán los 67 votos para una condena al exmandatario.

“El voto en la moción Paul de ayer dejó completamente en claro que no estaremos cerca de los 67 votos”, indicó.

Sin embargo, el demócrata dijo que hay un plan para “vetar” al expresidente de que se presente en una nueva elección.

Aunque la votación avanzó para continuar el juicio político con 55 demócratas contra 45 republicanos, el resultado sería la absolución del expresidente.

Kaine indicó que la alternativa es “una censura bipartidista” sin que haya un juicio prolongado, pero lo detendría para competir en una elección.

“Podría ser una alternativa”, dijo a los periodistas.

El demócrata dijo que prefiere que el Senado se concentre en la pandemia y el paquete de estímulo.

“Hacer una prueba sabiendo que obtendrás 55 votos como máximo me parece que no es la prioridad correcta de nuestro tiempo”, indicó.