El presidente de EE.UU., Donald Trump, dijo que pidió “retrasar las pruebas” porque un aumento en las pruebas conduce a un aumento en los casos de coronavirus.

“Cuando se hacen pruebas en esa magnitud, vas a encontrar más personas, encontrarás más casos. Así que le dije a mi gente que retrasara las pruebas, por favor. Ellos hacen y hacen prueban y prueban. Tenemos pruebas de que la gente no sabe lo que está pasando”, dijo Trump en la manifestación.

Esto ocurre cuando muchos estados, incluido Oklahoma, están experimentando un aumento en los casos de coronavirus y el Dr. Sanjay Gupta de CNN dijo que el aumento en los casos está superando el aumento en las pruebas de coronavirus.

Y hasta el jueves, al menos 21 estados están viendo un aumento en los nuevos casos de una semana a la siguiente, según un análisis de CNN de datos de la Universidad Johns Hopkins.

Hasta este sábado por la tarde, el condado de Tulsa informó la mayoría de los casos, 2.206 en total, según el Departamento de Salud del Estado de Oklahoma. El estado informó recientemente su mayor aumento en un solo día en los casos de coronavirus desde el comienzo de la pandemia.

A principios de semana, Trump calificó las pruebas de “sobrevaloradas” y dijo en una entrevista con el diario The Wall Street Journal que hace que el país se vea mal.

La campaña de Trump culpa a los manifestantes “radicales” y a los medios de comunicación por la falta de público

La campaña de Trump está tratando de culpar a los manifestantes “radicales”, incluso diciendo que algunos supuestamente estaban bloqueando los detectores de metales, por supuestamente ahuyentar a algunos de los partidarios del presidente que iban a asistir a los eventos de la campaña este sábado en Tulsa.

Varios equipos de CNN en el terreno dijeron que no vieron nada de ese tipo de actividad cerca del lugar del evento. Hubo manifestantes en el centro de la ciudad, aunque había un gran perímetro de seguridad que les impedía meterse a unas cuadras de la arena donde se realiza la concentración.

“El presidente Trump se está reuniendo en Tulsa con miles de partidarios enérgicos, un marcado contraste con la somnolienta campaña que Joe Biden dirige desde su sótano en Delaware. Lamentablemente, los manifestantes interfirieron con los partidarios, incluso bloquearon el acceso a los detectores de metales, lo que impidió que la gente entrara a la concentración. Los manifestantes radicales, junto con un ataque implacable de los medios, intentaron ahuyentar a los partidarios del presidente. Estamos orgullosos de los miles que resistieron”, dijo el portavoz de la campaña, Tim Murtaugh, a Ryan Nobles.

Los equipos de CNN en el terreno, incluido uno que ha estado en la entrada principal casi todo el día, dijeron que no han visto evidencia de manifestantes que ingresen a las puertas de seguridad.

Gary Tuchman, quien informó desde varios lugares del centro y habló con múltiples simpatizantes, dijo que nadie mencionó los problemas mencionados en la declaración.