VACUNA

Trabajadores esenciales que quieran entrar a EEUU vía terrestre o por ferry deben presentar comprobante de vacunación

A partir de mañana sábado, 22 de enero, los trabajadores esenciales que intenten cruzar la frontera a Estados Unidos por tierra o ferri que no tengan ciudadanía estadounidense deben presentar una prueba de vacunación completa contra la COVID.

El Departamento de Seguridad Nacional (DHS) precisó que la medida aplica a quienes entren a través de los puertos terrestres y las terminales de transbordadores en las fronteras entre Estados Unidos y México, y entre Estados Unidos y Canadá.

El requisito de vacunación para ingresar a EE.UU. se empezó a aplicar desde el 8 de noviembre cuando se reabrió la frontera para la población en general, pero a los viajeros que no eran considerados trabajadores esenciales.

Con la ampliación de la disposición, ahora los trabajadores considerados esenciales, como enfermeras y conductores de camiones, también deberán cumplir con la orden.

Las fronteras terrestres de Estados Unidos con Canadá y México estuvieron cerradas a los viajes no esenciales durante 20 meses debido al avance de la COVID-19.

“Estos requisitos de viaje actualizados reflejan el compromiso de la Administración Biden-Harris de proteger la salud pública, a la vez que se facilita de forma segura el comercio y los viajes transfronterizos que son fundamentales para nuestra economía”, dijo Alejandro N. Mayorkas, secretario de Seguridad Nacional en un comunicado este jueves.

Requisitos para ingreso a EE.UU. por tierra o ferri:

  • confirmar verbalmente el estatus de vacunación contra la COVID-19
  • proveer prueba validada por los CDC de vacunación contra la COVID
  • presentar un documento de Iniciativa de Viaje del Hemisferio Occidental ( WHTI) como un pasaporte válido, Programa de Tarjeta de Viajero Confiable o Tarjeta Tribal Mejorada
  • estar preparado para presentar cualquier otro documento relevante que solicite el Servicio de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) durante la inspección

Contrario a los viajeros aéreos, las personas que cruzan las fronteras terrestres no están obligadas a mostrar una prueba de COVID-19 negativa.

Con información de La Opinión.com

Revelan que Djokovic es el accionista mayoritario de empresa que busca un tratamiento para la Covid que no requiere vacuna

El Abierto de Australia mostró qué tan reacio es Novak Djokovic a las vacunas contra la covid-19Ahora, pocos días después de que el tenista serbio fuera deportado de ese país por no cumplir con las normas sanitarias para su ingreso, se supo que es propietario junto a su esposa del 80% de las acciones de la biotecnológica danesa QuantBioRes, creada a mediados de 2020 y que busca una cura contra la enfermedad provocada por el coronavirus.

“Él es uno de los fundadores de mi compañía, que fue fundada en junio de 2020”, dijo este miércoles a la agencia AFP el gerente general de QuantBioRes, Ivan Loncarevic.

De acuerdo a información de registros públicos de Dinamarca, el número uno del tenis mundial posee el 40,8% de las acciones y su esposa, Jelena Ristic el 39,2%.

La empresa está desarrollando un producto que inhibe la infección del coronavirus en las células humanas, le explicó Loncarevic a la agencia Reuters.

“Nuestro objetivo es desarrollar una nueva tecnología para combatir virus y bacterias resistentes y decidimos usar la covid como escaparate“, afirmó el ejecutivo.

Subrayó que el tratamiento en el que están trabajando no tiene nada que ver con vacunas.

“Si tenemos éxito con la covid, tendremos éxito con otros virus”, agregó.

Loncarevic contó al diario danés BT cómo llegó al tenista serbio.

“Cuando empecé a trabajar en esto, definí el proyecto, hice un plan de negocios, expliqué quién iba a participar y lo que costaba, e hice un documento oficial que envié a distintas personas que pensé podían estar interesadas”, explicó.

El ejecutivo no quiso revelar el monto de la inversión en la compañía.

QuantBioRes cuenta con unos 11 investigadores en Dinamarca, Australia y Eslovenia, según Loncarevic.

Hasta el momento, Djokovic no ha hecho comentarios respecto a este emprendimiento.

Deportado de Australia

El tenista de 34 años fue deportado de Australia el domingo luego de que una corte de ese país confirmara la cancelación de su visa.

Djokovic, quien no ha querido vacunarse contra la covid, había recibido una exención médica para ingresar a Australia por parte de dos paneles de salud independientes, uno de Tennis Australia y el otro del gobierno estatal de Victoria.

El deportista alegaba que había dado positivio al test de coronavirus a mediados de diciembre y que había superado la enfermedad.

Sin embargo, la Fuerza Fronteriza de Australia detuvo al 20 veces ganador de Grand Slam al ingresar al país el 5 de enero por no cumplir con los requisitos federales de coronavirus y su visa fue revocada, aunque luego un juez le permitió quedarse.

Unos días más tarde, el ministro australiano de Inmigración canceló su visa de nuevo en base a “razones sanitarias y de mantenimiento del orden por ser de interés público”.

La apelación que presentó el deportista no evitó que fuera deportado.

Con información de La Opinión.com

Novak Djokovic aterriza en Dubái deportado de Australia

 estrella del tenis mundial Novak Djokovic aterrizó este lunes (17.01.2022) en Dubái tras ser deportado de Australia por sus reglas de vacunación contra el coronavirus.

El tenista serbio bajó del avión con dos maletas y mascarilla, tras aterrizar a las 05H32 local (01H32 GMT) en el Aeropuerto Internacional de Dubái.

El número uno del tenis iba a ser la figura central en la noche de apertura del Open de Australia, el lunes, pero no pudo participar en el torneo luego de que un tribunal rechazó su intento de permanecer en el país. 

El Open de Australia finalmente comenzó el lunes en Melbourne Park, tras la caótica y polémica disputa en torno a la visa del número uno del tenis mundial, Novak Djokovic, quien finalmente debió dejar el torneo.

Djokovic tenía previsto ser la figura estelar en el partido de la noche, pero el serbio que no está vacunado debió abandonar Australia luego de que un tribunal rechazó sus intentos de permanecer en el país.

El tenista de 34 años salió la noche del domingo de Australia sin alcanzar su sueño de ser el primer hombre en ganar 21 Grand Slam, al menos de momento.

Sin Djokovic, el tercer sembrado Alexander Zverev fue elevado al Rod Laver Arena para cerrar la jornada contra su compatriota alemán Daniel Altmaier.

Alemania logra meta de vacunación: 30 millones de personas

Alemania logró su meta de vacunar a otras 30 millones de personas contra el Covid

El ministro de salud Karl Lauterbach informó que la cifra de 30 millones fue lograda el domingo, reportó la agencia de noticias dpa.

“Hemos logrado un hito importante”, declaró Lauterbach según el despacho. “Podemos estar orgullosos de esto”.

De las nuevas inoculaciones, 25 millones fuieron de refuerzo y 5 millones fueron la primera o la segunda vacuna.

La meta fua anunciada el 18 de noviembre — antes de que asumió el nuevo canciller Olaf Scholz el 8 de diciembre — para contrarrestar el aumento de la cifra diaria de casos nuevos causados por la variante delta y luego que se aletargó el ritmo de inmunizaciones.

El objetivo cobró aun más urgencia tras el surgimiento de la contagiosa variante ómicron y su propagación por Europa.

Las cifras de casos nuevos diarios han estado disminuyendo en Alemania en días recientes, pero el gobierno ha advertido que debido al ómicron podrían aumentar nuevamente.

EEUU está a un paso de aprobar el refuerzo de la vacuna anti Covid-19 para todos los adultos

La Administración de Alimentos y Fármacos (FDA, en inglés) de EE.UU. autorizó este viernes las dosis de refuerzo de las vacunas de Pfizer/BioNTech y Moderna contra la covid-19 para todos los adultos del país.

La autorización para uso de emergencia de esta tercera dosis de los sueros en la población mayor de 18 años solo necesita ahora la luz verde de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC) para que estén disponibles de manera general, algo que podría ocurrir hoy mismo.

Hasta ahora las autoridades sanitarias de EE.UU. habían aprobado el uso de esta tercera dosis para las personas mayores de 65 años, así como los adultos con problemas médicos o elevado riesgo de contraer la enfermedad.

A la espera de la decisión federal, varios estados del país habían permitido ya desde hace semanas la administración de estos sueros de refuerzo para la población adulta.

“Esta autorización para uso de emergencia llega en un momento crítico al entrar en los meses de invierno y encaramos crecientes casos de covid-19 y hospitalizaciones en todo el país”, señaló Stéphane Bancel, consejero delegado de Moderna, en un comunicado.

La media de contagios diarios ha repuntado ligeramente en el país en las últimas semanas, y se encuentra ahora en 83.000 casos; mientras que la de fallecimientos mantiene su progresivo descenso, y está en torno a 1.000.

Estados Unidos es el país más golpeado por la pandemia de covid-19 con más de 768.000 fallecidos desde el inicio de 2020.

Pfizer permitirá que su píldora Covid se fabrique y venda a bajo precio en países pobres

Pfizer anunció el martes un acuerdo para permitir que su prometedor tratamiento Covid-19 se fabrique y venda a bajo costo en los 95 países más pobres que albergan a más de la mitad de la población mundial.

El acuerdo sigue a un acuerdo similar negociado por Merck el mes pasado, y ambas negociaciones tienen el potencial de expandir enormemente la producción global de dos píldoras antivirales simples que podrían alterar el curso de la pandemia al prevenir enfermedades graves por coronavirus.

“El hecho de que ahora tengamos dos licencias de fabricantes en cualquier lugar para estos dos medicamentos es un gran cambio y contrasta enormemente con las licencias restrictivas hasta ahora para las vacunas”, dijo James Love, quien dirige Knowledge Ecology International, una organización sin fines de lucro que investiga el acceso a productos médicos.

Según el acuerdo, Pfizer otorgará una licencia libre de regalías para la píldora a Medicines Patent Pool, una organización sin fines de lucro respaldada por las Naciones Unidas, en un acuerdo que permitirá a los fabricantes obtener una sublicencia.

Recibirán la fórmula de Pfizer para el medicamento y podrán venderlo para su uso en 95 países en desarrollo, principalmente en África y Asia, una vez que los reguladores autoricen el medicamento en esos lugares.

La organización llegó a un acuerdo similar con Merck para que su píldora antiviral molnupiravir se fabrique y venda a bajo costo en los 105 países más pobres.

Sin embargo, existen serias preocupaciones sobre si este paso hará lo suficiente para garantizar un suministro suficiente del medicamento para los países que continúan careciendo de vacunas Covid.

Al igual que el acuerdo con Merck, el acuerdo con Pfizer excluye a varios países más pobres que se han visto gravemente afectados por el virus.

Brasil, que tiene una de las peores cifras de muertes por pandemia del mundo, así como Cuba, Irak, Libia y Jamaica, tendrá que comprar pastillas directamente de Pfizer, muy probablemente a precios más altos en comparación con lo que cobrarán los fabricantes de genéricos, y esos países corren el riesgo de quedarse sin suministros.

China y Rusia, países de ingresos medios que albergan a un total de 1,500 millones de personas, están excluidos de ambos acuerdos, al igual que Brasil.

Aún así, el enfoque de Pfizer sobre su medicamento es marcadamente diferente de la forma en que ha manejado su vacuna Covid.

La compañía ha enviado más de dos mil millones de dosis de vacunas a nivel mundial, pero solo envió alrededor de 167 millones de ellas a los países en desarrollo que albergan alrededor de cuatro mil millones de personas.

No ha proporcionado a ningún fabricante una licencia para fabricar su vacuna Covid, por lo que está en camino de generar $36 mil millones en ingresos este año.

En un ensayo clínico clave, se descubrió que la píldora Pfizer, que se venderá en países ricos bajo la marca Paxlovid, es muy eficaz para prevenir enfermedades graves cuando se administra a voluntarios del estudio no vacunados de alto riesgo poco después de que comenzaron a mostrar síntomas de Covid.

La píldora se necesita con urgencia en lugares donde pocas personas han tenido la oportunidad de vacunarse. Y debido a que es una píldora que se puede tomar en casa, será mucho más fácil de distribuir que los tratamientos que normalmente se administran por vía intravenosa.

“Esto será realmente importante para los países de ingresos bajos y medianos, porque es fácil de tomar, solo un curso corto de cinco días y potencialmente relativamente barato de producir”, dijo Charles Gore, director ejecutivo de Medicines Patent Pool.

Gobierno de Biden pide seguir con regla de vacunación a pesar se suspensión de la corte federal

El gobierno del presidente Joe Biden puso ayer su requerimiento de vacunación para empleados privados en términos de vida o muerte en un documento jurídico con el que intenta se aplique la medida después de que una corte federal suspendió su implementación.

El documento en respuesta a la suspensión ordenada el fin de semana por la Corte Federal de Apelaciones del 5to Circuito, con sede en Nueva Orleans, aseguró que no existe motivo para apresurar un fallo en torno a si la suspensión debe ser permanente, ya que el requerimiento de vacunación no entrará en vigor hasta el 4 de enero. Impedir que la medida entre en vigor únicamente prolongará la pandemia de COVID-19 y “costaría decenas, o tal vez cientos de vidas al día”, señalaron abogados de los departamentos de Justicia y del Trabajo.

Hasta el domingo, el promedio de decesos diarios por siete días en Estados Unidos era de 1.151, pero se desconoce qué tanto influiría el requerimiento de vacunación en empresas privadas en reducir esa cifra.

Las órdenes de vacunarse, incluyendo las aplicables a ciertos empleados federales, son un componente crucial de la estrategia del gobierno de Biden para contener una pandemia que ha dejado 755.000 muertos en Estados Unidos.

El mandato sería aplicable a negocios privados con más de 100 trabajadores. Los empleados que no reciban vacunas antes del 4 de enero tendrían que portar mascarillas y someterse semanalmente a pruebas diagnósticas de coronavirus. Las reglas que emitió la Administración de Seguridad y Salud Ocupacional de Estados Unidos (OSHA por sus iniciales en inglés) la semana pasada crean exenciones para los trabajadores por motivos religiosos y para aquellos que no interactúan presencialmente con compañeros de trabajo o clientes, así como para los que trabajan exclusivamente al aire libre.

Más de dos docenas de procuradores estatales republicanos, comercios, grupos religiosos y asociaciones conservadoras incoaron una demanda en la que aseguraron que el gobierno federal no tiene el derecho de establecer dicha regulación, en parte porque el COVID-19 no es un riesgo específico al lugar de trabajo.

Gobernadora de Nueva York: “Estoy orgullosa que en Puerto Rico no se politizó la vacuna”

La gobernadora de Nueva York, Kathy Hochul, elogió hoy, viernes, los esfuerzos de vacunación en Puerto Rico, lo que a su vez permitió que el archipiélago lograra la tasa más alta de personas inoculadas, y felicitó al País por no haber politizado el proceso de inmunización en contra del COVID-19.

Hochul, quien entró en la silla ejecutiva del estado tras la renuncia de su predecesor, Andrew Cuomo, acompañó al gobernador Pedro Pierluisi Urrutia y al secretario de Salud, Carlos Mellado López, durante un recorrido en un centro de vacunación que se realizó en la Sociedad de Educación y Rehabilitación (SER) de Puerto Rico, en Hato Rey.

Estoy orgullosa de que no han hecho de la vacunación una situación política”, expresó la ejecutiva neoyorquina a preguntas de Metro.

“Los puertorriqueños entienden. No sé cómo puedo cambiar eso allá porque es otra filosofía, pero usaré esa historia para decir que Puerto Rico ha mostrado el camino con casi el 90 por ciento de la población vacunada. Ustedes podrán declarar victoria ante el COVID-19 antes que cualquier estado. Eso es una tremenda lección para aprender y pronto podrán reabrir”, añadió la funcionaria.

Al momento de esta publicación, Puerto Rico cuenta con un 89.4 por ciento de personas mayores de 12 años con al menos una vacuna administrada, según datos suministrados por el Departamento de Salud.

Mientras, un 81.2 por ciento de personas de 12 años o más ya tiene ambas vacunas o su inoculación completada. Esto equivale a 2,546,104 personas con una dosis y 2,331,486 personas con ambas.

En contraste, el estado de Nueva York tiene registrado al 74.5 por ciento de su población con una sola dosis y el 66.8 por ciento con su inoculación completada. El número poblacional de este estado alcanza los 20 millones, según el censo de 2020.

Con información de Metro Puerto Rico

Kamala Harris recibió la vacuna Covid- 19 de refuerzo

La vicepresidenta Kamala Harris recibió el sábado pasado su vacuna de refuerzo COVID-19, después de lo cual alentó a los estadounidenses a hacer lo mismo, diciendo que las vacunas “salvarán su vida”.

“Bueno, recibí la vacuna de refuerzo y quiero alentar a todos a que hagan lo mismo cuando sean elegibles”, dijo Harris después de recibir la vacuna. Y como hemos dicho desde el principio, las vacunas son gratuitas, son seguras y te salvarán la vida”.

La Casa Blanca dijo que Harris califica para la vacuna de refuerzo COVID-19 , que no está disponible para todos los estadounidenses, porque viaja con frecuencia por trabajo e interactúa con una variedad de personas como parte de sus deberes oficiales.

Hasta ahora, las vacunas de refuerzo COVID-19 han sido aprobados para personas de 65 años o más, aquellos con condiciones preexistentes y aquellos con mayor riesgo de exposición debido a su trabajo.

Harris recibió su primera dosis de las vacunas Moderna en diciembre y la segunda el 26 de enero.

La vicepresidenta siguió los pasos de Biden, que recibió su tercera inoculación el pasado 27 de septiembre, en este caso de Pfizer.

En el caso de la vacuna COVID-19 de Moderna, igual que en el de Pfizer, se aprobó la dosis de refuerzo para administrarla seis meses después de recibir la segunda para los mayores de 65 años, así como para personas con enfermedades inmunodepresoras o que vivan o trabajan en lugares de riesgo.

En ese grupo entran los mayores de 65 años, los adultos con enfermedades como la diabetes o la obesidad y los trabajadores con mayor riesgo de contagio —como sanitarios, profesores o empleados de tiendas de alimentación—.

Aproximadamente dos tercios de los estadounidenses, casi 221 millones de personas, han recibido al menos una dosis de vacuna COVID-19 y casi 17 millones han recibido refuerzos, según datos oficiales.

Asesores de FDA recomiendan autorizar la vacuna para niños de 5 a 11 años

Los asesores de vacunas de la Administración de Drogas y Alimentos (FDA) votaron 17 a favor, 0 en contra y un voto de abstención el martes para recomendar la vacuna Covid-19 de Pfizer en niños de 5 a 11 años.

Los miembros del Comité Asesor de Vacunas y Productos Biológicos Relacionados de la FDA estuvieron de acuerdo en que los beneficios de vacunar a los niños más pequeños parecían superar los riesgos, pero algunos miembros se mostraron preocupados por votar para vacunar a una gran población de niños más pequeños según los estudios de unos pocos miles.

Pero la Dra. Amanda Cohn, de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) recordó al comité que los niños han muerto de Covid-19, según CNN. Según los CDC, más de 700 niños menores de 18 años han muerto de Covid-19. “No queremos que los niños mueran de Covid”, dijo Cohn. “Y no queremos niños en la UCI”.

Ahora, la FDA deberá emitir su propia decisión al respecto, que se espera hacia el 1 de noviembre, y más tarde los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC, en inglés) deberán someter a escrutinio la inmunización a este grupo de edad.

Está previsto que el propio comité asesor de los CDC se reúna los próximos días 2 y 3 de noviembre para examinar los datos de la vacuna de Pfizer para los niños de entre 5 y 11 años, antes de que la directora de esa agencia, la Dra. Rochelle Walenksy, tenga la última palabra al respecto.

Durante la sesión de este martes, la experta Hong Yang, asesora de Evaluación de Riesgos-Beneficios de la Oficina de la FDA de Bioestadística y Epidemiología, habló de varios escenarios posibles sobre la evolución de la pandemia.

En todos los casos, los beneficios de inmunizar a los niños “claramente” superan a los riesgos, dijo Yang, que citó la miocarditis, una inflamación del corazón, como uno de los posibles peligros.

Sobre este tema, la experta indicó que, pese a que existe el riesgo teórico de miocarditis en los chicos y que está más presente en los vacunados, sobre todo en varones jóvenes, los beneficios de inmunizarse parece que siguen siendo “fuertes”.

Un pediatra de los CDC, Matthew Oster, quien también intervino en la reunión del comité, destacó que no han detectado mayores tasas de miocarditis causada por las vacunas entre los menores de 12 a 17 años.

En mayo, EE.UU. dio luz verde a la vacuna Covid de Pfizer para adolescentes de 12 años en adelante.

Oster explicó que la miocarditis puede darse en menores con síndrome inflamatorio multisistémico causado por Covid-19.

Según los CDC, pese a desconocerse qué ocasiona exactamente ese síndrome en el que varias partes del cuerpo se inflaman, sí que se sabe que en muchos casos se produce en niños que tuvieron Covid-19 o que estuvieron cerca de un positivo de la enfermedad.

Los CDC siguieron los casos de 5,000 niños con ese síndrome relacionado con Covid-19 y, de acuerdo a Oster, la agencia “no ha visto todavía ninguna señal” que lo conecte con las vacunas.

En concreto, los CDC identificaron a 24 voluntarios que habían sido inmunizados antes de contraer el síndrome, de los que 18 habían sido contagiados de Covid-19.

“No hemos visto altas tasas de MIS-C (como se conoce esa miocarditis) asociada a las vacunas en bebés y niños mayores”, dijo Oster.

Con información de EFE

Si ya tuviste COVID-19, ¿necesitas la vacuna?

Cuando Jonathan Isaac, jugador de baloncesto del equipo Orlando Magic, explicó por qué había elegido no vacunarse contra el coronavirus, conectó con una polémica que tiene meses calentándose: ¿Las personas que han tenido COVID-19 (lo cual según Isaac es su caso) realmente necesitan la vacuna?

Esa pregunta ha impulsado tortuosos conceptos inmunitarios a un debate nacional sobre la obligatoriedad de la vacuna en el que políticos, atletas, profesores de derecho y psiquiatras han opinado sobre la fuerza relativa de la llamada inmunidad natural frente a la protección otorgada por las vacunas.

Pero la respuesta, como casi todo lo relacionado con el virus, es complicada.

Si bien muchas personas que se han recuperado de COVID-19 pueden salir relativamente ilesas de un segundo encuentro con el virus, la fuerza y la durabilidad de su inmunidad dependen de su edad, estado de salud y gravedad de la infección inicial.

“Esa es la cuestión de la infección natural: podrías estar en el extremo muy bajo o en el muy alto, dependiendo del tipo de enfermedad que desarrollaste”, dijo Akiko Iwasaki, inmunóloga de la Universidad de Yale.

Aquellos con una inmunidad natural fuerte podrían estar protegidos de la reinfección hasta un año. Pero según los expertos, ni siquiera ellos deberían ignorar la vacuna. Para empezar, es muy probable que aumentar su inmunidad con una vacuna les proporcione una protección duradera contra todas las variantes.

“Si contrajiste la infección y luego te vacunaste, tienes superpoderes”, dijo Jennifer Gommerman, inmunóloga de la Universidad de Toronto.

Sin el refuerzo de la vacuna, los anticuerpos de una infección se desvanecerán, y dejarán a las personas recuperadas de COVID-19 vulnerables a la reinfección y a enfermedades leves causadas por las variantes, y quizás susceptibles a transmitir el virus a otras personas.

Este es el mismo argumento para brindarles dosis de refuerzo a las personas que cuentan con el esquema completo de vacunación, dijo Michel Nussenzweig, inmunólogo de la Universidad Rockefeller en Nueva York. “Tras un cierto periodo de tiempo o recibirás un refuerzo o te infectarás”, sentenció.

Es difícil analizar la comparación entre la inmunidad otorgada por la infección y la obtenida por la vacunación. Docenas de estudios han profundizado el debate y han llegado a conclusiones contradictorias.

Han surgido algunos patrones consistentes: dos dosis de una vacuna de ARNm producen más anticuerpos, y de forma más fiable, que una infección del coronavirus. Pero los anticuerpos de una infección previa son más diversos que los producidos por las vacunas, por lo que son capaces de defenderse de una gama más amplia de variantes.

Los estudios que promocionan la durabilidad y la fuerza de la inmunidad natural están maniatados por un defecto crucial. Por definición, solo evalúan las respuestas de personas que sobrevivieron al COVID-19. El camino hacia la inmunidad natural es peligroso e incierto, dijo Nussenzweig.

Para empezar, solo del 85 al 90 por ciento de las personas que dan positivo en la prueba del virus y se recuperan tienen anticuerpos detectables. La fuerza y durabilidad de la respuesta varía.

Por ejemplo, si bien la inmunidad obtenida con las vacunas y la infección es comparable entre las personas más jóvenes, dos dosis de las vacunas de ARNm protegieron mejor a los adultos mayores de 65 años que una infección previa.

La investigación publicada en mayo por el equipo de Iwasaki mostró un incremento gradual en el nivel de anticuerpos a medida que aumentó la gravedad de la infección. Cerca del 43 por ciento de las personas recuperadas no tuvieron anticuerpos neutralizantes detectables —del tipo necesario para prevenir la reinfección— según un estudio. Los anticuerpos cayeron a niveles imperceptibles tras aproximadamente dos meses en cerca del 30 por ciento de las personas que se recuperaron.

Otros investigadores podrían encontrar diferentes resultados según la gravedad de la enfermedad en los participantes, dijo Fikadu Tafesse, inmunólogo de la Universidad de Salud y Ciencia de Oregon.

“Si tu grupo analizado consiste solo en individuos hospitalizados, creo que la probabilidad de conseguir anticuerpos perceptibles será mayor”, comentó Tafesse.

En términos de la calidad de los anticuerpos, tiene sentido que la invasión de un virus vivo produzca una respuesta inmunitaria más amplia que la que produciría la inyección de la única proteína codificada en las vacunas, dijeron él y otros.

El virus suele estimular las defensas en la nariz y la garganta —justo el lugar donde se necesitan para prevenir una segunda infección— mientras que las vacunas producen anticuerpos principalmente en la sangre.

“Eso te dará una ventaja en cuanto a la resistencia a una infección posterior”, dijo Gommerman.

Fragmentos del virus también podrían permanecer en el cuerpo durante semanas tras la infección, lo que le daría al sistema inmunitario más tiempo para aprender a combatirlo, mientras que las proteínas transportadas por la vacuna salen rápidamente del cuerpo.

Varios estudios ya han demostrado que las reinfecciones, al menos con las primeras versiones del virus, no son comunes.

En la Clínica Cleveland, ninguno de los 1359 trabajadores de la salud que no se vacunaron tras haber tenido COVID-19, dio positivo por el virus durante muchos meses, señaló Nabin Shrestha, médico de enfermedades infecciosas de la clínica.

Sin embargo, reconoció que los hallazgos deben interpretarse con cautela. La clínica examinó solo a personas que estuvieron visiblemente enfermas, por lo que pudieron haber pasado por alto las reinfecciones que no produjeron síntomas. Los participantes tenían en promedio 39 años, por lo que es posible que los resultados no apliquen para los adultos mayores, que podrían ser más propensos a infectarse de nuevo.

Además, la mayoría de los estudios han dado seguimiento a las personas solo durante un año más o menos, señaló Shrestha. “La pregunta importante es: ‘¿Por cuánto tiempo brindará protección?’, porque sabemos que no será de por vida”, afirmó.

Tampoco está clara la eficacia de la inmunidad contra las variantes más nuevas. La mayoría de los estudios culminaron antes de que la variante delta se volviera dominante, y las investigaciones más recientes presentan irregularidades.

El estudio más citado a favor de la potencia de la inmunidad natural contra la variante delta proviene de Israel.

El estudio reveló que las infecciones posvacunación fueron 13 veces más probables que las reinfecciones en las personas no vacunadas, y las infecciones posvacunación sintomáticas tuvieron 27 veces más probabilidades de presentarse que las reinfecciones sintomáticas.

Para aquellos con la suerte de haberse recuperado del COVID-19, la vacuna sigue siendo la opción ideal, según los expertos. Proporciona un aumento significativo en los niveles de anticuerpos y un escudo inmunitario casi impenetrable, incluso posiblemente contra futuras variantes.