Tag: VACUNA

Algunos ensayos de vacunas para el COVID-19 se realizarían en Puerto Rico

El director del Fideicomiso de Salud Pública, José Rodríguez, aseguró hoy que en Puerto Rico se estarían haciendo ensayos o pruebas de la tercera fase de una de las vacunas para prevenir el contagio de COVID-19 y empezar a minimizar el efecto de la pandemia.

Rodríguez no dio un tiempo determinado de cuando esto empezaría, sin embargo, aseguró que de acuerdo a la experiencia que se tiene con estudios clínicos, va a ser “sumamente difícil” que salga una vacuna este año.

“Nosotros aquí en Puerto Rico vamos a estar comenzando un ‘trial’ para vacunas para el COVID-19. Este va a estar durando por lo menos seis meses adicionales en lo que se recogen los datos, se analizan, se determina si realmente es beneficiosa y si es segura”, dijo el director del Fideicomiso en entrevista con Jugando Pelota Dura.

Esto, lo describió como la apertura de un brazo de fase tres de una de las vacunas.

Rodríguez también aseguró que los últimos gestos de Donald Trump luego de ser dado de alta del hospital por el coronavirus, en el que se le ve quitándose la mascarilla e invitando a no tener miedo, son irresponsables.

De darse una vacuna en los próximos meses, la misma estaría disponible primero para las personas más inmunosuprimidas o para trabajadores esenciales.

Repartirán primeras dosis gratuitas de vacunas COVID-19 en Estados Unidos

Las primeras dosis de la futura vacuna contra el COVID-19 serán distribuidas de manera gratuita en Estados Unidos 24 horas después de que la Administración de Alimentos y Fármacos (FDA, en inglés) apruebe su efectividad y certifique que es segura, se informó este miércoles (16.09.2020).

“Tendremos las vacunas siendo trasladadas a los sitios de distribución en 24 horas”, dijo en una llamada con periodistas el teniente general Paul Ostrowski, que supervisa la logística de la Operación Warp Speed (Máxima Velocidad), lanzada por el gobierno para acelerar los esfuerzos para contener la pandemia.

En este operativo colaboran el Departamento de Defensa con el de Salud y Servicios Humanos (HHS, en inglés) y empresas del sector privado.


Pese a ello, Paul Mango, el vicejefe de gabinete para política en el HHS, apuntó en la llamada que todavía no tienen claro cuándo habrá una vacuna, si bien el presidente Donald Trump ha dicho en varias ocasiones que podría estar lista antes de las elecciones del 3 de noviembre.

Buscan gratuidad total de la vacuna

“Estamos tratando con un mundo lleno de gran incertidumbre. No sabemos cuándo tendremos una vacuna, desconocemos las cantidades, no conocemos la eficacia de esos vacunas”, dijo Mango.

Subrayó que “este proyecto es realmente bastante extraordinario y logísticamente complejo”. Pese a ello, “ningún estadounidense tiene que pagar ningún centavo de su bolsillo para obtener la vacuna y estamos muy cerca de esa aspiración ahora”, prometió.

Trump afirmó el martes que en tres o cuatro semanas habría una vacuna. Pero el director de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), Robert Redfield, dijo al Congreso el miércoles que tomaría de seis a nueve meses aprobar cualquier vacuna para su distribución nacional.

Redfield precisó que cualquier vacuna que esté disponible en noviembre o diciembre tendría “suministros muy limitados” y estaría reservada para personal de emergencias y para las personas más vulnerables al COVID-19.

El aislamiento y la soledad son los enemigos de los adultos mayores sometidos a confinamiento

Los adultos mayores están entre los que tienen el mayor riesgo de fallecer de la COVID-19, de forma que se les está instando a mantener el distanciamiento social durante la pandemia.

Pero los expertos temen que ese aislamiento, mientras los protege de una infección potencialmente letal, pudiera estar erosionando su salud de otras formas.

“Como los adultos mayores están implicándose menos a nivel social y menos activos, sin duda están observando cambios en la función social y en la agudeza cognitiva”, señaló durante una entrevista de HD Live la Dra. Carla Perissinotto, jefa asociada de los programas clínicos geriátricos de la Universidad de California, en San Francisco.

El aislamiento social se ha asociado con un aumento del 50 por ciento en el riesgo de desarrollar una demencia, según un informe publicado a principios de año por la Academia Nacional de Ciencias (National Academy of Sciences, NAS).

El aislamiento también es duro para el cuerpo, según el informe. La soledad se ha asociado con un aumento del 59 por ciento en el riesgo de deterioro funcional y con un aumento del 45 por ciento en el riesgo de muerte.

Las malas relaciones sociales, en específico, parecen aumentar el riesgo de enfermedad cardiaca y accidente cerebrovascular (ACV) de una persona, encontró el informe. Por ejemplo, la soledad entre los pacientes con insuficiencia cardiaca casi cuadruplica su riesgo de morir, y aumenta su riesgo de hospitalización en un 68 por ciento.

Incluso antes de la pandemia, el aislamiento social era un importante problema entre los estadounidenses que envejecían. Se consideraba que más o menos 1 de cada 4 personas de a partir de 65 años estaba socialmente aislada, apuntó el informe de la NAS, y un 43 por ciento de los que tenían a partir de 60 años reportaron que se sentían solos.

Ahora, hace meses que las personas que están en centros de atención a largo plazo no han podido ver a sus seres queridos debido a los confinamientos de la COVID, e incluso los adultos mayores que todavía viven de forma independiente pasan largos periodos sin ver a sus amigos y seres queridos.

“Estamos en esta época de crisis en que tenemos que practicar el distanciamiento social, lo que está literalmente poniendo estos problemas frente a nosotros y haciendo que ahora no los descuidemos como antes”, aseguró Perissinotto.

A Perissinotto y a otros gerontólogos les preocupa que las medidas de distanciamiento social que se usan para proteger a las personas mayores de la COVID-19 estén dañando su salud mental y física, y que esos efectos pudieran ser duraderos.

“Mientras más tiempo sigamos ignorando la importancia de la conexión social, peores serán los resultados y más difícil será volver a un periodo de normalidad”, dijo Perissinotto.

A pesar de esas preocupaciones, Perissinotto advirtió que no se debe dar por sentado que un amigo o familiar mayor se siente infeliz porque está aislado.

“No hay que dar por sentado que porque alguien está solo sienta soledad. Y lo contrario es cierto, que porque esté con otras personas, no sienta soledad”, comentó Perissinotto.

Lo mejor es mantenerse atento a las señales características del deterioro.

“Si muestran más señales de retraimiento e incluso una confusión peor, quizá sea señal de que debe haber más socialización y estímulo”, planteó Perissinotto. “¿Alguien tiene una apariencia más descuidada? ¿Está perdiendo peso?”.

Las personas quizá estén ansiosas o deprimidas por la pandemia, o podrían estar sufriendo problemas médicos como la hipertensión porque tienen dificultades para surtir sus recetas usuales, añadió.

Las personas preocupadas sobre los amigos o parientes mayores deben pedirles que consulten al médico, que puede utilizar herramientas validadas para evaluar si de verdad sufren de soledad o aislamiento, aconsejó Perissinotto.

Las tecnologías como Zoom o FaceTime pueden ayudar a aliviar la soledad de algunos, pero no de todos.

“No funciona con las personas que tienen un deterioro cognitivo, auditivo o visual grave”, lamentó Perissinotto. “Para otros, quizá acentúe más la pérdida de no poder ver a las personas de forma presencial”.

Hay formas creativas de ponerse en contacto con sus seres queridos, para dejarles saber que no están solos.

“Me sorprendió gratamente recibir una carta por correo de alguien que no había visto hacía mucho tiempo”, contó Perissinotto. “Fue una forma nueva de conectar que era tradicional, pero me sentí igual de conectada con esa persona que si la hubiera visto cara a cara”.

Los habitantes de un vecindario quizá también deban verificar que esa persona mayor que vive en la calle de al lado esté bien.

“Mire a su alrededor. Quizá tenga vecinos que crea que están bien. Tocar el timbre y preguntarles si necesitan algo no tiene nada de malo”, añadió Perissinotto

Trump recorre Estados Unidos con la promesa de una vacuna y recuperación económica

Donald Trump se lanzó este martes en una gira por Florida, Carolina del Norte, Michigan, Pensilvania y Nevada en un intento de disputarle votos a su rival demócrata Joe Biden, que pese a su perfil bajo encabeza las encuestas para las elecciones del 3 de noviembre en Estados Unidos.

Cuando faltan ocho semanas para las elecciones presidenciales, el mandatario visitá Jupiter, en Florida, para “vanagloriarse”, en sus propios términos, por los “avances ambientales” logrados durante su mandato en este estado clave.

Frente a la pandemia de coronavirus que ha dejado más de 189.000 muertos en la primera economía del mundo, con niveles históricos de desempleo, el millonario republicano quiere perfilar una promesa doble: la llegada inminente de una vacuna y un espectacular repunte de la economía.

Su postura es culpar a los demócratas de ensombrecer el panorama sanitario y de imponer restricciones excesivas en las ciudades y en los estados que controlan motivados por un cálculo electoral y no por la salud pública.

Pfizer anticipa que su vacuna del Coronavirus terminará fase de pruebas en octubre

La farmacéutica estadounidense Pfizer espera tener para finales de octubre resultados de la última fase de pruebas de su vacuna del coronavirus, según aseguró este jueves su consejero delegado, Albert Bourla.

La empresa ha reclutado ya a unos 23,000 de los 30,000 voluntarios que espera que participen en los ensayos clínicos de la fase 3, la fase final antes de solicitar la aprobación de la vacuna a las autoridades.

“Esperamos que para finales de octubre deberíamos tener suficiente para decir si el producto funciona o no”, señaló Bourla durante una reunión de fabricantes farmacéuticos, según recoge el canal financiero CNBC.

Pfizer está trabajando en su vacuna junto a la compañía BioNTech y ha recibido el respaldo del Gobierno estadounidense para acelerar su desarrollo.

En julio, la Administración de Donald Trump anunció que pagaría a las dos empresas $1,950 millones de dólares para asegurar cientos de millones de dosis de la vacuna si ésta se demuestra efectiva y segura.

Estados Unidos, que ya supera los 6,100,000 casos confirmados de coronavirus y las 185,000 muertes por la enfermedad, tiene por ahora tres vacunas en ensayos clínicos de la fase 3, desarrolladas respectivamente por Moderna y el Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas (NIAID); por Pfizer y BioNTech; y por AstraZeneca y la Universidad de Oxford.

Los gubernamentales Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) han pedido a todos los estados del país estar preparados para distribuir a finales de octubre o principios de noviembre una posible vacuna contra el coronavirus SARS-CoV-2 en caso de que ésta se apruebe.

Según informaron este miércoles el diario The New York Times y la cadena CNN, los CDC enviaron esos documentos el pasado 27 de agosto, el mismo día en que el presidente, Donald Trump, aseguró en su discurso ante la convención republicana que esperaba contar con una vacuna antes del fin de año.

Puerto Rico adelanta 10 investigaciones para detener el Coronavirus

Actualmente la Universidad de Puerto Rico (UPR) realiza 10 investigaciones para prevenir, mitigar y detener el Covid-19.

A estas investigaciones de le distribuirán $1.7 millones que fueron otorgados por el gobierno local, informó el presidente del primer centro docente del País, Jorge Haddock.

Destacados profesores de los recintos de Río Piedras, Mayagüez y Ciencias Médicas investigarán la caracterización inmunológica de la respuesta al nuevo coronavirus en Puerto Rico, la genética del paciente susceptible al Covid-19 y factores estresantes asociados a la pandemia , la identificación y evaluación de inhibidores celulares como nuevos fármacos contra el virus, resultados cognitivos y psicológicos a largo plazo en el puertorriqueño sobreviviente, factores en pacientes asociados con la gravedad de la enfermedad y productos naturales como agentes antivirales, entre otros.

“Estamos muy orgullosos, complacidos y esperanzados con la diversidad y calidad de las propuestas presentadas por nuestros profesores. Estas investigaciones constituyen uno de los proyectos más importantes que se gestan desde la Universidad de Puerto Rico por el impacto que tendrán en la salud del pueblo, no solo en nuestra isla sino a nivel global, y su gran aportación para detener el contagio del Covid-19. Además, es un esfuerzo cónsono con el objetivo institucional de aumentar nuestro porfolio de investigaciones. Felicito a todos los investigadores de nuestra Universidad que tienen en sus manos tan importante encomienda, y les deseamos el mayor de los éxitos en sus trabajos. Confiamos en su capacidad y conocimiento. Tenemos la certeza de que realizarán grandes aportaciones desde Puerto Rico para prevenir y detener el contagio del nuevo coronavirus”, expresó Haddock.

a vicepresidenta de Recursos Externos, la profesora Carmen Bachier, explicó que las 10 propuestas de investigación fueron elegidas entre un total de 38 que compitieron por la distribución de los fondos asignados a la institución en el mes de abril por la gobernadora de Puerto Rico, Wanda Vázquez Garced. Además, se identificaron $23, 526 adicionales del presupuesto institucional.

Bachier detalló que el proceso de evaluación y selección se realizó en colaboración con el Fideicomiso para Ciencia, Tecnología e Investigación de Puerto Rico (FCTIPR). “Estamos sumamente agradecidos por la contribución del Fideicomiso. Tal y como se había anticipado, el Fideicomiso identificó evaluadores externos de 11 países: Estados Unidos, Canadá, Colombia, España, Finlandia, India, Italia, Nueva Zelanda, Sudáfrica, Arabia Saudita y Reino Unido. Estamos muy satisfechos con el proceso que se realizó bajo los más altos estándares de evaluación y transparencia. La pertinencia de los temas de investigación nos llenan de esperanza y optimismo dentro del contexto salubrista que atravesamos”, indicó la vicepresidenta.

Farmacéuticas luchan para presentar una vacuna efectiva contra el virus chino

La compañía estadounidense Johnson & Johnson está preparando el mayor ensayo clínico llevado a cabo hasta el momento por la industria farmacéutica para probar la vacuna contra la COVID-19.

La farmacéutica planea inscribir a 60.000 participantes en un ensayo de fase 3 que comenzará el próximo mes, según la base de datos  de ensayos clínicos del gobierno de EE.UU. Los participantes recibirán una inyección intramuscular (IM) de Ad26.COV2.S  para la prevención del nuevo coronavirus en adultos de 18 años o más.

El pasado mes de julio, la compañía publicaba en Nature los primeros datos de la vacuna. Los datos muestran que la vacuna basada en el vector del serotipo 26 del adenovirus (Ad26) produjo una respuesta inmune robusta, como lo demuestran los “anticuerpos neutralizantes” generados. Anticuerpos que previenen exitosamente la infección posterior y proporcionando protección completa o casi completa de los pulmones del SARS-CoV-2 en primates no humanos (PNH) en estudios preclínicos.

En estos estudios, los investigadores inmunizaron primero a los PNH con un panel de prototipos de vacunas, y seguidamente los expusieron a la infección por SARS-CoV-2. Los científicos determinaron que, de los siete prototipos de vacuna analizados en el estudio, Ad26.COV2.S (mencionado en el artículo de Nature como Ad26-S.PP) fue el que consiguió los mayores niveles de anticuerpos neutralizantes frente al SARS-CoV-2.

El nivel de anticuerpos se correlacionó con el nivel de protección, confirmando observaciones previas y sugiriendo que podrían ser un potencial biomarcador de la protección mediada por la vacuna. Los seis PNH que recibieron una única inmunización con Ad26.COV2.S mostraron niveles no detectables del virus en las vías respiratorias bajas tras la exposición al SARS-CoV-2, y solo uno de los seis mostró niveles muy bajos del virus en el hisopo nasal en dos momentos.

Carrera contrarreloj

La obtención de la vacuna se ha convertido en una carrera contrarreloj de la industria farmacéutica. Pfizer ya ha inscrito a más de 11.000 personas en su ensayo clínico y Moderna inscribió a 8.374 participantes en las primeras tres semanas de su propia prueba.

Por otro lado, la vacuna de AstraZeneca también se encuentra en fase 3 de prueba en el Reino Unido, Brasil y Sudáfrica. La empresa ha inscrito a unos 8.000 participantes en el Reino Unido de los 10.000 previstos. Los investigadores han vacunado a unas 3.000 personas en Brasil y 900 personas en Sudáfrica.

Denuncian que la vacuna ruda puede causar una terrible mutación del virus chino

El plan de Rusia de lanzar su vacuna Sputnik-V para el COVID-19 antes de que los ensayos completos muestren qué tan bien funciona está generando preocupación entre los expertos, que advierten que una inyección parcialmente efectiva puede alentar la mutación del coronavirus. Los virus, incluido el SARS-CoV-2, son conocidos por su capacidad de mutar todo el tiempo y, a menudo, esto tiene poco o ningún impacto en el riesgo que representa para las personas.

Pero a algunos científicos les preocupa que agregar ‘presión evolutiva’ al patógeno mediante el despliegue de lo que podría no ser una vacuna totalmente efectiva podría empeorar las cosas. ‘Una protección que no sea completa podría proporcionar una presión de selección que impulse al virus a evadir los anticuerpos que hay, creando cepas que luego evaden todas las respuestas de la vacuna’, dijo Ian Jones, profesor de virología en la Universidad de Reading de Reino Unido.

‘En ese sentido, una mala vacuna es peor que ninguna vacuna’. Los desarrolladores de la Sputnik-V, así como sus patrocinadores financieros y las autoridades rusas, dicen que la vacuna es segura y que dos meses de ensayos en humanos a pequeña escala han demostrado que funciona. Pero los resultados de esos ensayos no se han hecho públicos, por lo que muchos científicos occidentales se muestran escépticos y advierten contra su uso hasta que se hayan superado todas las pruebas y los obstáculos regulatorios internacionales.

Las pruebas masivas de la potencial vacuna de Rusia para lograr la aprobación del regulador nacional se realizarán en más de 40,000 personas y serán supervisadas por un organismo extranjero cuando comiencen la próxima semana, se informó el jueves. ‘Uno quiere estar seguro de que la vacuna sea eficaz. Realmente no sabemos eso (sobre la vacuna Sputnik)’, dijo Kathryn Edwards, profesora de pediatría y experta en vacunas en la división de enfermedades infecciosas de la Facultad de Medicina de la Universidad de Vanderbilt en Estados Unidos.

Edwards agregó que el riesgo de lo que una vacuna podría hacerle a un virus, en términos de combatirlo, bloquearlo o forzarlo a adaptarse, es ‘siempre una preocupación’. Dan Barouch, especialista del Centro Médico Beth Israel Deaconess de Harvard en Boston, señaló que las tasas de mutación de los coronavirus son mucho más bajas que las de virus como el VIH, pero agregó: ‘Hay muchas desventajas potenciales de usar una vacuna que no funciona. El riesgo de que (el virus) mute es un riesgo teórico’.

Los científicos dicen que se observa una presión evolutiva similar para mutar en patógenos bacterianos que, cuando se enfrentan a antibióticos diseñados para atacarlos, pueden adaptarse para evadir los medicamentos y desarrollar resistencia. La Organización Mundial de la Salud (OMS) describe la resistencia a los antibióticos y el aumento de las superbacterias como una de las mayores amenazas para la salud mundial, la seguridad alimentaria y el desarrollo en la actualidad. Jones enfatizó que las mutaciones virales inducidas por una vacuna son ‘un resultado poco común’, y que cuanto mayor es la eficacia de una vacuna para bloquear la capacidad de un virus de ingresar a las células y replicarse allí, menor es el riesgo de que tenga la oportunidad de circular y ‘aprender’ cómo evadir las defensas de anticuerpos.

‘Si (una vacuna) es completamente esterilizante, el virus no puede entrar, por lo que no puede aprender nada porque nunca tiene la oportunidad’, señaló. ‘Pero si entra y se replica, existe una presión de selección para que evite cualquier anticuerpo que haya sido generado por la vacuna ineficiente. Y no se sabe cuál será el resultado de eso.

¿Es posible hacer rápido y bien una vacuna contra el COVID-19 como pretende Rusia?

Tras anunciar este martes que ha puesto a punto la “primera” vacuna contra la covid-19, bautizada como Sputnik V, Rusia pretende posicionarse al frente de esta carrera planetaria con importantes repercusiones financieras. Pero atención a los efectos del anuncio y a la decepción.

– ¿Cuántas vacunas hay en el mundo?

En la última actualización del 31 de julio, la OMS recensó 26 “vacunas candidatas” en el mundo que estaban siendo probadas en ensayos clínicos (en el hombre) frente a las 11 que había a mediados de junio.Repartición por país u organización de los acuerdos de adquisición de dosis de vacunas contra el coronavirus, o de colaboración para producciones locales© Simon MALFATTO Repartición por país u organización de los acuerdos de adquisición de dosis de vacunas contra el coronavirus, o de colaboración para producciones locales

La mayoría de estos ensayos se encuentran en “fase 1” (destinada principalmente a evaluar la seguridad del producto), o en “fase 2” (donde se prueba la eficacia).

La vacuna rusa, desarrollada por el Centro de Investigación Epidemiológica y Microbiología Nikolai Gamaleya, con el ministerio ruso de Defensa, está en fase 1, según la base de datos de la OMS.

Sin embargo, el fondo soberano ruso implicado en su desarrollo asegura que la fase 3 de los ensayos clínicos empezará este miércoles. Según las autoridades médicas rusas, profesores y personalidades médicas empezarán a ser vacunados a partir de agosto, antes de empezar a administrarla el 1 de enero de 2021 a la población.

– ¿Cuáles son las técnicas?

Algunos equipos trabajan en vacunas clásicas que utilizan un virus desactivado.

También hay vacunas denominadas “subunitarias” a base de proteínas (antígenos) que provocan una respuesta inmunitaria, sin virus.

Otras vacunas, denominadas “de vector viral”, son más innovadoras: utilizan como soporte otro virus al que se transforma y adapta para combatir la covid-19. 

Es la técnica elegida por los rusos así como por la Universidad de Oxford que utiliza un adenovirus (familia de virus muy corrientes) de chimpancé.

Asimismo, otros proyectos se basan en vacunas de “ADN” o de “ARN”, productos experimentales que utilizan material genético modificado.

“Cuantos más candidatos y más tipos de vacunas haya, más probabilidades habrá de conseguir algo”, explicó a la AFP Daniel Floret, vicepresidente de la Comisión Técnica de Vacunaciones.

– ¿Cuáles son los resultados?

El ministerio de Salud ruso asegura que su vacuna permite “generar una inmunidad prolongada”, de hasta “dos años”. El problema es que los datos sobre los que reposan estas afirmaciones no han sido publicados.

“Esta declaración es prematura ya que no sabemos si esta vacuna (o cualquier otra) va a proteger contra la covid-19” ni “cuál será la duración de la inmunidad. En realidad, la distancia con las primeras inmunizaciones en el hombre solo es de unos meses/semanas”, advierte a la AFP la viróloga francesa Marie-Paule Kieny, antigua directora general adjunta de la OMS.

En general, hasta ahora, solo se han publicado los resultados preliminares (fase 1 y 2).

Los últimos, son los de la vacuna candidata de la Universidad de Oxford y el de una empresa china, CanSino, publicados el 20 de julio, que han mostrado que son bien tolerados por los pacientes y provocan “una fuerte respuesta inmunitaria”.

Pero “no sabemos si estos niveles de inmunidad pueden proteger contra la infección (…) ni si esta vacuna puede proteger a los más frágiles de las formas graves de la covid-19”, comentó Jonathan Ball, profesor de virología molecular de la Universidad de Nottingham (Reino Unido).

Un estudio británico publicado a mediados de julio sugiere que la inmunidad basada en anticuerpos podría desaparecer solo en unos meses en el caso de covid-19, lo que amenaza complicar la puesta a punto de una vacuna eficaz a largo plazo.

– ¿Cada vez más rápido?

En todo el mundo, se han acelerado los procedimientos de forma inédita, en particular en China, donde emergió el virus SARS-CoV-2.

Los Estados y las grandes fundaciones se han lanzado a captar fondos internacionales. Esto permite a las empresas empezar la fabricación industrial de sus vacunas al mismo tiempo que trabajan en su elaboración, dos etapas que normalmente son distintas.

Estados Unidos, que cabalga en solitario, ha puesto en marcha la operación “Warp Speed” (más allá de la velocidad de la luz) para acelerar el desarrollo de una vacuna destinada en prioridad a los 300 millones de estadounidenses.

Para ello, el gobierno estadounidense apuesta por varios proyectos y ha invertido miles de millones de dólares en diferentes programas.

Esta carrera desenfrenada tiene tintes de novela de espionaje. Reino Unido, Estados Unidos y Canadá han acusado a los servicios de inteligencia rusos de estar detrás de los ataques que han llevado a cabo piratas informáticos para hacerse con las investigaciones sobre la vacuna. Y en Estados Unidos, dos chinos han sido acusados por motivos similares.

Tanto Moscú como Pekín han refutado dichas acusaciones.

– ¿Problemas de seguridad?

Tras el anuncio ruso, la OMS advirtió de que la homologación de una vacuna exige procedimientos “rigurosos”, entre ellos el examen y la evaluación de todos las datos de seguridad y eficacia requeridos en ensayos clínicos.

“Para autorizar una vacuna contra la covid-19 es necesario que los ensayos clínicos aporten sólidas pruebas sobre su seguridad, su eficacia y su calidad”, alertó la Agencia Europea del Medicamento (EMA).

Y es que ir demasiado rápido en los ensayos clínicos “puede generar problemas” en cuanto a la seguridad, advierte Daniel Floret.

Según él, “uno de los puntos clave será aportar la prueba de que la vacuna no va a causar un empeoramiento de la enfermedad” en las personas vacunadas, lo contrario del objetivo.

Ha ocurrido con monos “en intentos de desarrollo de vacunas contra el MERS-CoV y el SARS”, otros dos coronavirus.

Este fenómeno de agravación de la enfermedad se observó en el hombre en los años 60 con algunas vacunas contra la rubeola, que fueron retiradas, y contra la bronquiolitis del bebé, que fue abandonada.

Asimismo, el anuncio ruso del amplio despliegue de su Sputnik V le parece un poco prematuro a muchos científicos.

“Es una decisión irresponsable e imprudente. Una vacunación masiva con una vacuna que no ha sido bien ensayada carece de ética”, comentó François Balloux de la Universidad de Londres, y advirtió que cualquier problema con las campañas de vacunación sería “desastroso” tanto por sus efectos en la salud de las personas vacunadas como por la desconfianza que generaría en la vacunación.

– ¿Para cuándo una vacuna?

Antes del anuncio ruso, la EMA estimaba que “una vacuna contra la covid-19 lista para ser aprobada y disponible en cantidades suficientes podría llevar al menos hasta principios de 2021” a nivel mundial.

Los más optimistas, empezando por algunas farmacéuticas, aseguran que esto será posible a partir del otoño (boreal). Sin embargo, “no es muy realista” para el profesor Floret, que aboga por “moderar este entusiasmo” y apuesta “como muy pronto, para el primer trimestre de 2021”.

“Sería un logro impresionante”, ya que normalmente esto lleva años.

En el peor de los casos, sigue siendo posible que nunca se logre una vacuna.

¿Cuánto costará la vacuna desarrollada por Oxford contra el Coronavirus?

La Universidad de Oxford está desarrollando una de la vacunas contra el coronavirus que más avances mostró hasta el momento. Consiguió así elevar la esperanza de mucha gente. Pero una de las dudas que se desprenden de ese proyecto está en saber qué costo tendrá una vez que se apruebe en todo el mundo. El director del laboratorio AstraZeneca respondió a esa consulta.

“Nuestro objetivo es suministrar la vacuna a todo el mundo, tenemos un objetivo que es también hacerlo sin beneficio, o sea que entregaremos la vacuna a precio de costo en todo el mundo“, declaró, en diálogo con RTL, Pascal Soriot, director general del laboratorio que trabaja en alianza con Oxford.Newsletters Clarín Coronavirus en la Argentina

Recibir newsletter

Pero cuál ese precio es la incógnita que continúa. “A precio de costo será cerca de 2,5 euros la unidad“, reveló. Al 26 de julio, con el cambio oficial a 83,74, el valor quedaría en unos 209,34 pesos argentinos.

Mirá tambiénLa vacuna contra el coronavirus del laboratorio Moderna entra a la fase 3 del ensayo y la probarán en 30 mil voluntarios

La postura de AstraZeneca se asemeja a la del grupo estadounidense Johnson & Johnson, que espera vender también la vacuna en la que trabaja a precio de costo, pero difiere de los laboratorios Pfizer, Merck y Moderna, quienes confirmaron en una audición en el Congreso estadounidense, que buscarán un beneficio económico, durante.

AztraZeneca, el laboratorio que asegura que venderá la vacuna a precio de costo. (AFP)

AztraZeneca, el laboratorio que asegura que venderá la vacuna a precio de costo. (AFP)

Los primeros ensayos clínicos de la vacuna de AstraZeneca y la Universidad de Oxford produjeron una respuesta inmunitaria importante y demostraron ser seguros para los pacientes. Pero su eficacia deberá ser establecida en un ensayo de fase 3, antes de plantear su comercialización a gran escala.

“Pensamos que estaremos en posibilidades de suministrar la vacuna a fines de año a más tardar”, indicó Soriot. “Trabajamos de acuerdo con los reguladores, intercambiamos datos diarios para que la evaluación se haga rápido. Fabricamos al mismo tiempo que hacemos ensayos clínicos, con lo que ganamos tiempo”, agregó.

AstraZeneca firmó un contrato por 1.200 millones de dólares con el gobierno de Estados Unidos, que prevé la entrega de 300 millones de dosis a precio de costo. La Unión Europea firmó un acuerdo similar en junio.

Habilitaron una página web para inscribirse en el ensayo de la vacuna del coronavirus que se hará en Argentina

Johnson & Johnson, también financiado por la llamada operación “Warp Speed” de la Casa Blanca (456 millones de dólares), dijo que el precio de más de 1.000 millones de dosis no les dejaría ganancias durante la fase de emergencia de la pandemia.

Laboratorio estadounidense Moderna inicia la fase 3 de su vacuna contra el virus chino

La farmacéutica estadounidense Moderna empezó ayer lunes la fase 3 del ensayo de su vacuna experimental contra la enfermedad de la COVID-19 y ha logrado doblar la financiación gubernamental del fármaco hasta 955 millones de dólares, según anunció en nota de prensa.

Moderna señaló que ha modificado su contrato con el organismo BARDA (Biomedical Advanced Research and Development Authority) para que amplíe en 472 millones de dólares la cantidad inicial que iba a destinar al desarrollo de la vacuna mRNA-1273, que entra en su etapa avanzada.

“Tras discusiones con la Administración de Alimentos y Fármacos de EE.UU. y consultas con la Operación “Warp Speed” en los últimos meses, la compañía ha decidido ejecutar una tercera fase del ensayo clínico significativamente más grande, lo que dejaba una brecha en la financiación de BARDA que se cerrará gracias a esta modificación de contrato”, indicó.

El contrato original con ese organismo proveía 483 millones a Moderna para el desarrollo de la vacuna mRNA-1273, que originalmente iba a tener un “número más pequeño de participantes en la fase 3” en comparación con los 30.000 voluntarios que necesitará en Estados Unidos, como informó la firma.

Moderna anunció que ayer lunes 27 de junio empieza la tercera fase de su ensayo dirigido por el Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas de EE.UU., con lo que se convierte en la primera empresa en la carrera estadounidense por la vacuna contra la COVID-19 que entra en esta etapa avanzada.

En esta fase, 30.000 participantes recibirán aleatoriamente una dosis de 100 microgramos del fármaco o una dosis de placebo con el objetivo principal de comprobar si puede “prevenir la enfermedad síntomática de COVID-19”, además de la “prevención” de la infección con el virus que la provoca, SARS-CoV-2, y de casos graves.

“Agradecemos a BARDA su continuo compromiso con mRNA-1273, nuestra vacuna candidata contra COVID-19”, dijo citado en la nota el consejero delegado de Moderna, Stéphane Bancel, quien señaló los “alentadores” datos de la fase 1 que llevan a la firma a pensar que pueden “ayudar a abordar la pandemia” y “prevenir futuros brotes”.

En Estados Unidos, los casos de la COVID-19 ascienden a 4,18 millones con más de 146.000 muertes, de acuerdo a datos de este domingo de la Universidad Johns Hopkins, al tiempo que durante las cuatro últimas jornadas se han registrado récords de 1.000 fallecimientos diarios. 

Científicos de EEUU adelantan vacuna contra el Coronavirus

Científicos en Estados Unidos reportaron resultados positivos en las aplicaciones de la primera vacuna contra el coronavirus probada en el país.

Un estudio de Kaiser Permanente Washington Research Institute publicado en el New England Journal of Medicine reveló que la vacuna estímulo el sistema inmunológico de 45 voluntarios que la tomaron, el cual era el resultado esperado por los científicos.

“Estas son buenas noticias”, dijo el Dr. Anthony Fauci, el principal epidemiólogo de EE.UU.

La vacuna está siendo desarrollada por científicos de los Institutos Nacionales de Salud y la compañía de biotecnología Moderna Inc. La siguiente fase de pruebas empezará el 27 de julio y se espera contar con 30,000 personas para ensayarla.

Los voluntarios desarrollaron anticuerpos neutralizadores en el fluido sanguíneo casi que al mismo nivel de aquellos desarrollados en las personas que superaron el COVID-19.

“Este es un componente esencial que se necesita para avanzar con los ensayos que realmente podrían determinar si la vacuna protege contra la infección”, dijo la Dra. Lisa Jackson, del Kaiser Permanente Washington Research Institute de Seattle.