Tag: VIRUS

Estudio: niños pueden ser “portadores ocultos” del COVID-19

Un estudio llevado a cabo en dos hospitales de Massachusetts (Estados Unidos) indica que los niños pueden ser “portadores ocultos” del coronavirus y desempeñar un papel mayor de lo pensado en la propagación del COVID-19, según un artículo que publica este jueves la revista científica Journal of Pediatrics.

“Me sorprendieron los altos niveles de virus que encontramos en niños de todas las edades, especialmente en los primeros dos días de la infección”, dijo Lael Yonker, directora del Hospital General de Massachusetts (MGH) y autora principal del estudio, quien dijo que “no esperaba que la carga viral fuese tan elevada”.

“Una piensa en el hospital y en todas las precauciones tomadas para tratar a los adultos enfermos gravemente, pero las cargas virales de estos pacientes hospitalizados son significativamente más bajas que las de un ‘niño sano’ que anda por allí con una carga elevada de SARS-CoV-2”, agregó.

El riesgo de contagio es mayor cuanto más elevada sea la presencia del virus, y aún cuando los niños puedan mostrar los síntomas típicos de COVID-19, como fiebre, descarga nasal y tos, estos a menudo coinciden con enfermedades infantiles comunes como la gripe y el resfriado.

Yonker explicó que esto confunde un diagnóstico acertado de COVID-19, la enfermedad causada por el virus SARS-CoV-2. Además del nivel de carga viral, los investigadores, que incluyeron expertos del Hospital General para Niños de Massachusetts, examinaron la expresión del receptor viral y la respuesta de anticuerpos en niños sanos, niños con infección aguda de SARS-CoV-2 y un número más reducido de niños con síndrome inflamatorio de multisistema.

Los resultados y conclusiones obtenidos de estas investigaciones tienen implicaciones en lo que se refiere a la reapertura de las escuelas, los centros de cuidado infantil y otros sitios donde se congregan niños y existe una interacción cercana con maestras y el personal de las escuelas. “Los niños no son inmunes a esta infección y sus síntomas no se correlacionan con la exposición y la infección”, señaló Alessio Fasano, director del Centro de Investigación de Inmunología y Biología Muconasal en el MGH.

“Durante esta pandemia de COVID-19 hemos examinado principalmente a pacientes con síntomas y por ello hemos llegado a la conclusión errónea de que la gran mayoría de los infectados son adultos”, agregó. “Pero nuestros resultados muestran que los niños no están protegidos contra el virus”, añadió. “No deberíamos descartar a los niños como propagadores potenciales del virus”.

Aunque los niños con COVID-19 no son tan propensos a enfermarse tan gravemente como los adultos, como portadores sin síntomas o con pocos síntomas que concurren a las escuelas pueden propagar la infección y llevar el virus a sus hogares. El artículo apuntó que esto es causa de preocupación particularmente para las familias en los grupos socio-conómicos golpeados más duramente por la pandemia, y los hogares en las cuales los adultos mayores, que son más vulnerables, conviven con ellos en la misma casa.

El estudio encontró que el 51 % de los niños con infección aguda de SARS-CoV-2 provienen de comunidades con ingresos bajos, comparados con el 2 % en las comunidades con ingresos más altos.

“El estudio proporciona datos muy necesarios para que las autoridades adopten las mejores decisiones en lo que se refiere a las escuelas, las guarderías y otras instituciones que atienden a los niños”, señaló Fasano, quien advirtió que los pequeños “son una fuente posible de propagación del virus y hay que tomar esto en cuenta en las fases de reapertura de las escuelas”.

Sepa cómo se transmite el COVID-19 virus la gente “saludable”


Un estudio de Corea del Sur arroja luz sobre uno de los tantos misterios del nuevo coronavirus: por qué las personas infectadas pero sin síntomas tienen la misma cantidad de virus en sus narices que las que los presentan.

Sin saberlo, estas personas que en apariencia están saludables son una de las principales propagadoras del virus que causa COVID-19. 

Esta diseminación “fantasma” del virus es en parte la que lo vuelve tan difícil de contener.

Los científicos analizaron muestras de 193 pacientes con síntomas de COVID y 110 sin síntomas, tomadas durante el mes de marzo en un centro comunitario dedicado a la pandemia de la región de Cheonan.

El 30% de los pacientes sin síntomas se mantuvieron en apariencia “sanos” en todo momento.

Ya desde junio, el doctor Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas de los Estados Unidos, ha estado diciendo en distintas entrevistas que esta transmisión no es inusual, como había informado en un principio la Organización Mundial de la Salud (OMS), sino que representa una de las principales amenazas de la pandemia.

Fauci dijo que aunque por supuesto es bueno para la persona asintomática “sentirse bien y no sufrir los efectos del virus”, a los que contagie tal vez no tengan la misma suerte. Fauci estima que la cifra de asintomáticos podría ser mayor que la que indica el estudio de Corea del Sur, y podría elevarse al 40% de los casos. 

Los participantes en el estudio surcoreano, que se publicó en la revista JAMA Internal Medicine, estaban aislados al momento de dar positivo para COVID-19, por lo que no expusieron a otros al coronavirus.

Los médicos y las enfermeras registraron sus temperaturas y otros síntomas, y analizaron su esputo, en donde puede medirse el virus presente en los pulmones, así como también en sus narices y gargantas.

Así comprobaron que los dos grupos de pacientes, los asintomáticos y los que tenían síntomas, tenían similar carga viral, es decir, cantidad de virus, a lo largo del curso de la infección.

Todos se recuperaron de la enfermedad. Las personas asintomáticas quedaron libres de virus un poco antes: cerca del día 17, en comparación con el día 19 o 20 para los que presentaron síntomas.

Aunque este grupo estaba aislado, millones de personas siguen con su vida cotidiana, van al mercado, al parque, incluso a trabajar sin siquiera saber que tienen COVID.

¿Cómo lo transmiten? Como cualquier otra persona: al hablar, eventualmente toser o tocarse la nariz, la boca, y luego tocar superficies, utensilios u otros objetos. 

Si viven en áreas en donde no se enfatiza el uso de cubrebocas, el riesgo de diseminación del virus por supuesto es mayor.

Aunque nuevos estudios han comenzado a analizar el significado en términos de ciencia y salud pública del grupo de los asintomáticos, China, en donde inició el brote del nuevo coronavirus los advirtió temprano.

Desde el 1 de abril, las autoridades chinas comenzaron a publicar cifras diarias sobre el número de nuevos casos de coronavirus asintomáticos. 

Estas cifras sugirieron que alrededor de cuatro de cada cinco infecciones por coronavirus no causan enfermedad. 

Expertos en salud pública explican que justamente por este grupo de personas que no saben que tienen COVID es extremadamente importante seguir las simples reglas que se piden para frenar la pandemia. 

Son: usar máscara facial en lugares cerrados y públicos, mantener la distancia social de seis pies (dos metros) entre personas que no sean del grupo familiar que vive bajo un mismo techo, y lavarse las manos con agua y jabón con frecuencia.

También enfatizan la importancia de que haya pruebas masivas, y que se realicen rastreos de contactos, para identificar a personas que hayan estado en contacto con una persona con COVID.

Wanda Vázquez asegura que controlan los contagios de COVID-19

La gobernadora Wanda Vázquez aseguró hoy que —pese a la imperante emergencia salubrista por el COVID-19— mantienen controlado los contagios del virus.

“Mantuvimos a la raya un virus letal”, comentó la gobernadora durante su mensaje de presupuesto en el Centro de Bellas Artes en Santurce.

Y aunque felicitó a la ciudadanía por seguir las medidas de distanciamiento físico, pero planteó que no pueden “bajar la guardia” ante los contagios del coronavirus. La semana pasada, la gobernadora anunció una flexibilización del toque de queda y una reapertura de casi todos los comercios e industrias del país.

Hoy, el Departamento de Salud indicó 1,496 positivos confirmados por prueba molecular y 4,615 casos probables —o por pruebas rápidas—.

Asimismo, la mandataria destacó a los Task Force médico y económico en medio de la pandemia del COVID-19. Según trascendió, el Task Force médico no favoreció una segunda reapertura del país incluyendo a los centros comerciales. Tras varios meses de ausencia en los medios, integrantes del Task Force médico fueron vistos en el mensaje de presupuesto de la gobernadora.

Hoy, la gobernadora anunció un presupuesto de $10,214 millones provenientes del Fondo General y un presupuesto consolidado de $28,000 millones. En dicho mensaje, anunció aumentos a miembros de la Policía, bomberos y otros empleados públicos.

Vea cual es el riesgo de superpropagación del COVID-19, en protestas por muerte de George Floyd

Del distanciamiento social a la aglomeración de personas en las calles.

En pocos días, Estados Unidos pasó de protagonizar los titulares como el país con más muertos por covid-19, al alcanzar los 100.000, a ser noticia por las protestas en decenas de ciudades por la muerte del afroestadounidense George Floyd en custodia policial en Minneapolis, Minnesota.

La indignación por la muerte de Floyd llevó a miles de personas a salir a las calles a protestar, en muchos casos de manera pacífica.

Pero en otros, los manifestantes se enfrentaron con la policía, provocando incendios, destrozos y saqueos, lo que llevó a activar la Guardia Nacional en varios estados e implementar medidas de toque de queda.

Todas estas protestas se dan en medio de la pandemia del nuevo coronavirus que sigue vigente y en la que una de las recomendaciones principales para evitar el contagio es el distanciamiento social.

Si bien las manifestaciones se producen al aire libre, lo que podría frenar la transmisión del virus, y muchos de los manifestantes usan máscaras, los riesgos de contagio son claros.

“Existe una clara posibilidad de que estas marchas y protestas contribuyan a la propagación, asegura Joel Wertheim, profesor asistente de Medicina de la Universidad de California, San Diego (EE.UU.).

“Cada vez que grandes grupos de personas se reúnen en medio de una epidemia o pandemia, existe el riesgo de superpropagación en los que una persona contagiosa puede infectar decenas de otras personas a la vez”, dice el especialista a BBC Mundo.

¿Podremos salir de casa antes del verano?

Cuándo volverá la vida a la normalidad tras la pandemia de coronavirus?

La respuesta rápida es: quizá nunca. La nueva normalidad puede ser ésta, y los cambios sociales impuestos por la epidemia pueden ser permanentes.

Por ejemplo: estrecharse las manos como forma de saludo (por no hablar de besarse o abrazarse efusivamente, al modo latino) puede convertirse en una costumbre del pasado, ha indicado Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Enfermedades Infecciosas y miembro destacado del equipo de asesores del presidente, Donald Trump.

“Cuando volvamos gradualmente [a la vida normal], no saltaremos con los dos pies por delante”, explicó Fauci este martes al diario Wall Street Journal.

“¿Qué cosas aún podremos hacer para acercarnos pese a todo a la normalidad? Una de ellas es lavarnos las manos de forma compulsiva. La otra es no volver a estrechar las manos”, añadió, “no creo que lo volvamos a hacer, para ser honestos; no sólo sería bueno para prevenir la enfermedad del coronavirus, probablemente también disminuiría dramáticamente la gripe en este país”.

Como la mayor parte del país bajo orden de quedarse en casa y no salir excepto para tareas esenciales, millones de personas han perdido su trabajo. El distanciamiento social, oscila entre mantener seis pies de distancia de los demás y esta forma extrema de cuarentena comunitaria, está funcionando, aunque sus efectos aún tarden al menos dos semanas en notarse en la cifra de muertos.

[¿Sirve tomar vitamina C? ¿El miedo puede bajar las defensas? Una viróloga responde sus preguntas]

¿Cuándo podremos salir de casa? Según Fauci, levantar las medidas de cuarentena “no es como el interruptor de la luz, encendido y apagado, es una retirada gradual de ciertas restricciones, y tratar de devolver un poco la normalidad a la sociedad”.

En su opinión, será necesario volver a evaluar estas medidas, que por ahora Trump ha extendido hasta el 30 de abril, dependiendo de la evolución del virus.  Pero, antes de ello, será necesario poner en marcha un sistema de tests rápidos y a gran escala para evitar nuevos contagios masivos, lo que implicaría también hacer un seguimiento de nuestros contactos sociales (por ejemplo, rastreando los celulares) y aislar velozmente a quien dé positivo.  

“Esperemos que para finales de la ampliación hasta el 30 de abril de las medidas empecemos a ver la luz al final del túnel y podamos estar muy seguros de que podemos gradualmente acercarnos a ciertos grado de normalidad”, concluyó.

Fuente: Noticias Telemundo