Tag: VOTOS

Trump enfrenta adversidades en lucha contra conteo de votos

Los vicarios republicanos del presidente Donald Trump reanudaron el lunes su batalla legal para tratar de suspender el escrutinio de votos en estados clave, como Pensilvania y Michigan, pero enfrentaban un camino cuesta arriba dado el conteo del Colegio Electoral y recientes fallos de las cortes que no encontraron pruebas de un fraude electoral generalizado.

Aunque algunos funcionarios republicanos estatales repitieron la frase de Trump de que sólo deberían contarse los “votos legales”, otros salieron a contrarrestar la narrativa y exhortaron a los votantes, y quizás al presidente, a apoyar los resultados.

“El proceso no ha fallado en nuestro país en más de 200 años, y no va a fallarle a nuestro país este año”, dijo la senadora republicana Susan Collins, quien ganó su reelección y ha felicitado al demócrata Joe Biden por su victoria en la elección presidencial.

Sin embargo, los abogados de Trump estuvieron al pie del cañón seis días después de las elecciones, tal como el abogado personal del mandatario, Rudy Giuliani, había prometido que estarían durante una conferencia de prensa el fin de semana afuera de una empresa de jardinería en el noreste de Filadelfia.

Giuliani criticó el conteo de votos de la ciudad, que favoreció 4-1 a Biden, dándole al demócrata la victoria el sábado tanto en Pensilvania como en las elecciones de Estados Unidos, y afirmó que era “sumamente inquietante”.

A lo largo y ancho del país, los republicanos se han quejado sobre problemas con las firmas, sobres secretos y matasellos en las papeletas, así como de la incapacidad de sus observadores para inspeccionarlos y las extensiones otorgadas para recibir los votos por correo.

Sin embargo, los jueces en todo el país rechazaron en gran medida las impugnaciones republicanas presentadas en los últimos días mientras la campaña buscaba suspender el conteo de votos a medida que la balanza se inclinaba hacia Biden. Trump no ha reconocido su derrota en las elecciones, incluso aunque Biden ya se declaró ganador y empezó a trabajar en los planes de transición.

En la Corte Suprema del país, 10 fiscales generales republicanos presentaron un informe amicus curiae el lunes para apoyar una demanda contra la decisión de Pensilvania de contabilizar los votos por correo que llegaron hasta el viernes. La Corte Suprema de Pensilvania había apoyado de manera unánime la extensión de tres días impuesta por los funcionarios estatales preocupados por las demoras del Servicio Postal y la pandemia de COVID-19. Los fiscales dijeron que la corte usurpó un poder reservado para los legisladores estatales.

La Corte Suprema federal había rechazado acelerar la impugnación, pero la votación fue de 4-4, y tres magistrados expresaron reservas. Los republicanos esperan volver a intentarlo con la nueva jueza Amy Coney Barrett presente en el máximo tribunal estadounidense.

“La decisión ofreció un periodo luego del día de las elecciones, cuando se anunciaron los resultados preliminares, en el que actores sin escrúpulos pudieron tratar de influenciar una apretada elección presidencial”, dijo en un informe la Asociación de Fiscales Generales Republicanos.

Horas antes, un centro de leyes contra el aborto de Michigan presentó una demanda para quejarse sobre los procedimientos de conteo de votos en el condado de Wayne. Un tribunal de apelaciones del estado, en tanto, pidió a la campaña de Trump volver a entablar un caso presentado la semana pasada, señalando que la apelación estaba incompleta.

Y en Arizona, la campaña de Trump pidió en una querella interpuesta el sábado el derecho a inspeccionar miles de votos emitidos en persona el día de las elecciones en la zona metropolitana de Phoenix, alegando que los trabajadores electorales las habían manejado mal.

En Georgia, donde Biden tiene una ligera ventaja sobre Trump pero la contienda sigue demasiado apretada para declarar a un ganador, un funcionario electoral del estado prometió el lunes investigar cualquier problema que encuentren que esté relacionado con la votación.

“Cuando los márgenes son tan cerrados, cualquier cosa pequeña importa”, comentó Gabriel Sterling, quien dirigió la implementación de un nuevo sistema de votación para la oficina del secretario de Estado local.

Sin embargo, expresó frustración con los intentos de mermar la confianza del público en el sistema electoral.

“Los hechos son los hechos, sin importar el resultado”, puntualizó Sterling.

Melania Trump: “Cada voto legal debe ser contado”

La primera dama de EE.UU., Melania Trump, pidió el domingo que se cuente “cada voto legal” y llamó a proteger la democracia del país con “total transparencia”, después de que las proyecciones de los medios dieran la victoria electoral al candidato demócrata, Joe Biden.

“El pueblo estadounidense merece elecciones justas. Cada voto legal -no ilegal- debe ser contado. Debemos proteger nuestra democracia con total transparencia”, escribió la primera dama en Twitter.

La esposa del presidente estadounidense, Donald Trump, se pronunció después de que Biden fuese declarado ganador de los comicios del 3 de noviembre, resultado que el actual gobernante se ha negado a reconocer.

Trump exigió el pasado jueves en su cuenta de Twitter: “¡PAREN EL RECUENTO!”, en letras mayúsculas, y posteriormente reclamó que “¡CUALQUIER VOTO QUE LLEGÓ DESPUÉS DE LAS ELECCIONES NO DEBE SER CONTADO!”.

Al respecto, el portavoz de la campaña del republicano, Jason Miller, explicó ese día a la prensa que el mandatario no quiere que se sigan contando las papeletas que llegaron por correo, un recurso que 65 millones de estadounidenses usaron para evitar aglomeraciones en la jornada electoral debido al coronavirus.

Trump se ha posicionado en contra del voto por correo porque los datos muestran que los demócratas usaron esa fórmula en mayor proporción que los republicanos, que prefirieron esperar a la jornada electoral.

El sábado, Twitter, la red social preferida por Trump, marcó como “cuestionado” un tuit del gobernante en el que se declaraba ganador de las elecciones, cuando los principales medios del país ya han proyectado la victoria de Biden.

En su mensaje, Trump prosiguió las acusaciones de días anteriores según las cuales se habrían producido irregularidades en las votaciones y en el escrutinio, pese a que no existen pruebas de ello.

“A los observadores no se les permitió entrar en las salas de cómputo de los votos. Gané la elección, logré 71.000.000 de votos legales. Cosas malas ocurrieron y no se permitió verlas a nuestros observadores. Jamás antes había ocurrido. Se enviaron millones de papeletas por correo a gente que no las había pedido”, escribió Trump.

Twitter marcó el mensaje con la nota “Esta acusación de fraude electoral es cuestionada” y evitó esconderlo parcialmente o limitar su difusión como sí ha hecho con decenas de tuits del presidente durante los últimos cuatro días, en los que Trump ha insistido en reclamar la victoria y lanzar acusaciones de fraude.

Biden se presentó el sábado en su discurso de la victoria como el líder conciliador que buscará acabar con la polarización en el país y aseguró que “es el momento de sanar a Estados Unidos”.

La victoria de Biden desató celebraciones en distintas ciudades del país, aunque muchos de los partidarios republicanos y el presidente -que este domingo volvió por segundo día consecutivo a su club de golf a las afueras de Washington- se niegan a reconocer los resultados.

Prolongada tensión post electoral ya deja más de 50 detenidos en NYC en medio de protestas

El clima de tensión post electoral en la Gran Manzana sigue inyectando más combustible que podría ser explosivo, mientras continúa el largo duelo cerrado en varios estados clave por la Casa Blanca y a la par que el presidente Donald Trump reitera mensajes que exigen que se “detenga el conteo de los votos”.

Un trabajo de Fernando Martinez publicado en www.eldiariony.com señaló que tras el avivamiento de la coalición nacional ‘Cuenten cada voto’ y los primeros movimientos en la ciudad de Nueva York que lo respaldan,  ya este jueves el Departamento de Policía de la Ciudad de Nueva York (NYPD) salió al paso de las denuncias que  señalan a sus oficiales de haber tratado de evitar las primeras manifestaciones que recorrieron este miércoles en la noche varios puntos de Manhattan.

En un comunicado que divulgaron en medio de una lluvia de cuestionamientos sobre su supuesta agresividad en el momento de las detenciones, la Uniformada precisó que “apreciamos y valoramos la importancia de la libertad de expresión. Nuestra máxima prioridad es y siempre será la seguridad”.

Activistas que marchaban hacia Washington Square Park después de que el aspirante a la reelección republicano anunció que presentará demandas en Michigan y Pensilvania para detener el conteo de votos en curso, relataron que el número de arrestados ascendía a 50. Además, denuncian la obstrucción de componentes policiales a la protesta pacífica. El cuerpo policial confirmó las detenciones.

“Hemos arrestado a quienes intentaron infiltrase en una protesta pacífica encendiendo fuego, arrojando basura, atacando policías y lanzando huevos en Manhattan” especificó la comunicación del NYPD.

Más combustible a las protestas

Pero a medida que aumenta la incertidumbre por el escrutinio electoral en varios estados y el presidente Trump envía mensajes sobre nuevos recursos legales para detener el conteo de los sufragios, también se dispara la posibilidad de nuevas agitaciones. La Ciudad teme que se puedan salir de control.

Por lo menos, nueve manifestaciones con lemas como “Rechaza el fascismo” o “No dejemos que Trump robe las elecciones” se habían registrado en Brooklyn, Manhattan y Queens en las últimas horas.

En localidades como Union Square, en Manhattan, un tradicional centro de concentraciones de activistas por los derechos civiles de la ciudad, el sector comercial seguía protegiendo sus fachadas y gran parte decidió no abrir sus puertas.

El colombo americano Roberto Urquía, de 21 años, un joven estudiante que decidió unirse al movimiento ‘Cuenten cada voto’ predice que si no se respeta “la voluntad de las mayorías las calles no estarán tranquilas”.

Fue muy malo el estreno de las nuevas unidades de NYPD para controlar estas primeras marchas. No había necesidad de tanta violencia. Nosotros sabemos que estamos aquí luchando por la democracia y en contra del fascismo, pero también contra la brutalidad policial. Son dos objetivos”, explicó Roberto.

Trump insiste en que hay “votos ilegales que no deben contarse”

El presidente Donald Trump aseguró esta noche, sin ofrecer evidencia, que hay un esfuerzo concertado para robarle la elección presidencial.”Si cuentan los votos legales, gano fácilmente, si cuentan los votos ilegales, pueden tratar de robarnos las elecciones”, dijo Trump esta noche desde la sala de prensa de la Casa Blanca.
Trump alegó que tiene los votos para prevalecer en la contienda presidencial.

Mientras tanto, jueces de Georgia y Michigan desestimaron rápidamente el jueves las demandas interpuestas por la campaña de Trump, socavando una estrategia legal para atacar la integridad del proceso electoral en estados donde el resultado podría significar la derrota del mandatario.

Filadelfia: manifestantes piden que se cuenten todos los votos

Varios centenares de personas se manifestaron este miércoles en Philadelphia, la principal ciudad del estado de Pennsylvania, para que se cuenten todos los votos y se respete el proceso democrático que debe finalizar con el recuento de las papeletas enviadas por correo.

Los manifestantes pidieron de forma pacífica que se dé tiempo al recuento en la contienda presidencial entre el demócrata, Joe Biden, y el presidente republicano, Donald Trump.

Algunos se concentraron cerca del centro de convenciones, donde se está contando a contrarreloj el voto emitido por correo en Philadelphia, la ciudad más populosa del estado y que lleva retrasos en el conteo por la avalancha de este tipo de papeletas debido a la pandemia de covid-19.

Las concentraciones, que también contaron con la presencia de simpatizantes de Trump, quien ha elevado el temor a un fraude sin aportar pruebas, se dan el día después de los comicios y cuando el estado ha comenzado a retomar el escrutinio del voto por correo, después de una larga noche enfocado en el voto presencial.

Con carteles de “Todos los votos cuentan”, los manifestantes tomaron distintos puntos del centro de la ciudad y se congregaron también cerca de donde miembros de la campaña de Trump explicaron en una rueda de prensa su decisión de demandar a funcionarios electorales de Pennsylvania por no permitirles observar la imparcialidad del proceso, en su opinión sospechoso.

Además, la misma campaña pidió que se detuviera el recuento en Michigan, al tiempo que adelantó que pedirá un nuevo recuento de las papeletas en Wisconsin, donde el margen de Biden es de menos del 1%.

La mayoría de medios da a Biden como vencedor en Michigan y Wisconsin y el propio candidato demócrata confía en que podrá proclamarse vencedor en Pennsylvania, donde Trump mantiene ventaja.

Trump se atribuye la victoria total y trata de parar el recuento acusando a Biden de fraude

Los peores miedos se confirmaron. Pasadas las dos de la madrugada hora local, Donald Trump siguió el guión que se había anticipado al declarar su victoria de forma prematura, pese a que aún faltan por contar 64 millones de sufragios. Con ellos se decidirá la suerte de siete estados y el nombre del ganador. Solo que el presidente no quiere que continúe el recuento. En su intervención desde la Casa Blanca acusó a los demócratas de robarle la victoria y anunció que parará el recuento en el Supremo. «No queremos que encuentren papeletas a las 4 am y las añadan a la cuenta», sugirió.

Nadie pensaba que fuera a aceptar fácilmente una derrota, pero muchos se resistían a pensar que convertiría la noche electoral en un autogolpe de estado para perpetuarse en el poder, en contra de la voluntad popular. «Hemos ganado. Estábamos listos para una gran celebración, y de repente, ¿qué pasó?», se preguntó el presidente frente a las cámaras. «Este es un momento muy triste, es el mayor fraude en la historia de nuestra nación», acusó.

Su rival, Joe Biden, no fue capaz de noquearle con una victoria temprana, pero cuenta con que los estados del cinturón industrial inclinen la balanza a su favor si se les deja contar los votos. Pensilvania, Michigan y Wisconsin tardarán varios días en tener los resultados, abrumados por la ingente cantidad de votos por correo que se han recibido en el año de la pandemia.

Unos 71 millones de estadounidenses ya depositaron su voto

Los estadounidenses están votando de manera anticipada de cara a la elección presidencial del próximo martes, 3 de noviembre, en números sin precedentes, como resultado de los fuertes sentimientos a favor o en contra de los dos principales candidatos y de un deseo de evitar las aglomeraciones en los centros de votación en medio de la pandemia del coronavirus.

Más de 71 millones de personas ya han votado a seis días del día oficial de los comicios, sumando más de la mitad de todos los votos depositados en el 2016, cuyo total fue de 138,8 millones de votos.

Unas dos terceras partes de los votantes tempranos han enviado sus boletas por correo, y el resto ha votado en persona en los recintos de votación temprana en todo el país.

Los expertos electorales dicen que la participación de los votantes para la contienda entre el presidente Donald Trump y su rival demócrata Joe Biden podría ser la más alta desde 1908, cuando el 65% de los votantes del país salió a depositar su papeleta.

Trump, Biden y sus respectivos compañeros de formula, el vicepresidente Mike Pence y la senadora californiana Kamala Harris, continuaban el miércoles haciendo campaña ante los votantes.

Enfocados en Arizona

Tanto Trump como Harris están haciendo campaña este miércoles en Arizona, el estado en el suroeste al lado de la frontera con México que Trump ganó en el 2016 contra la demócrata Hillary Clinton, en su ruta a cuatro años en la Casa Blanca.

Pero las encuestas en ese estado, donde ningún candidato presidencial demócrata ha ganado desde 1996, ahora muestran a Biden ligeramente a la cabeza.

¿Cómo vota EE.UU.?: ¿Qué es el Colegio Electoral?El presidente de EEUU no es electo directamente por el voto popular sino por el voto de los “electores”. Estos forman parte del Colegio Electoral compuesto por 538 electores. El proceso del Colegio Electoral está establecido en la Constitución de EEUU como una manera de encontrar un punto medio entre un voto popular ciudadano y una votación en el Congreso.

El estado tiene 11 de los 270 votos del Colegio Electoral que Trump o Biden necesitarán para alzarse como ganador y ser juramentado el 20 de enero próximo. Las elecciones presidenciales en Estados Unidos se deciden en una forma de democracia indirecta a través del Colegio Electoral, con  538 miembros, y no por el voto popular nacional.

Típicamente, todos los votos del Colegio Electoral de un estado van al candidato que recibe la mayor cantidad de votos populares en cada uno de los 50 estados, siendo los estados más populosos los más decisivos.

Donald Trump no se compromete con “transición pacífica” si pierde las elecciones de noviembre

El presidente estadounidense Donald Trump declinó ayer miércoles comprometerse a una transferencia pacífica del poder si pierde la elección del 3 de noviembre.

“Veremos qué pasa”, dijo Trump en una conferencia de prensa, en respuesta a una pregunta sobre si se comprometía a una transferencia pacífica del poder. “Saben que me he estado quejando muy fuertemente sobre las boletas, y las boletas son un desastre”.

Trump ha estado manteniendo una campaña contra la votación por correo, tuiteando y hablando críticamente sobre el sistema. Más estados están alentando la votación por correo para mantener a salvo a las personas en medio de la pandemia.

El presidente, quien vota por correo, ha tratado de establecer una distinción entre los estados que envían automáticamente boletas a todos los votantes registrados y aquellos que, como Florida, las envían solamente a los votantes que las solicitan.

Trump ha dicho sin evidencia alguna que las votaciones masivas por correo llevarían a un fraude enorme. Los cinco estados que usualmente envían boletas a todos los votantes no han registrado fraude significativo.

El miércoles, Trump pareció insinuar que si los estados se “deshiciesen” del envío de boletas no solicitadas por correo no habría preocupaciones de fraude ni de transferencia pacífica del poder.

“Ustedes van a tener una muy pacífica — no va a haber una trasferencia, francamente”, dijo Trump. “Va a ver una continuación. Las boletas están fuera de control, ustedes los saben, ¿y saben quién lo sabe mejor que nadie? Los demócratas lo saben mejor que nadie”.

Trump también se negó en julio a comprometerse a aceptar los resultados, e hizo declaraciones similares antes de los comicios de 2016.

La campaña del candidato presidencial demócrata Joe Biden respondió el miércoles como lo hizo en julio: “El pueblo estadounidense decidirá esta elección. Y el gobierno de Estados Unidos es perfectamente capaz de sacar de la Casa Blanca a cualquier intruso”.

Es improbable que un caos en estados con votación universal por correo vaya a causar una tabulación imprecisa de los resultados, como insinúa Trump.

Los cinco estados que ya tienen ese tipo de votación han tenido tiempo para fortalecer sus sistemas, mientras que cuatro estados que lo van a adoptar — California, Nueva Jersey, Nevada y Vermont— no lo han hecho. Washington, la capital, también lo va a adoptar.

De esos nueve estados, solamente Nevada no tiene una inclinación clara. Tiene seis votos electorales en juego, y sería decisivo solamente si existe una cuenta muy pareja en la votación presidencial.

California, Nueva Jersey, Vermont y D.C. son abrumadoramente demócratas y casi seguramente serán ganados por Biden.