La jueza asentada en Califirnoa Laurel Beeler suspendió provisionalmente la orden ejecutiva del presidente Donald Trump para descargar la aplicación WeChat.

La decisión fue en respuesta a demandantes que dijeron ser afectados por la prohibición del mandatario.

“La evidencia de los demandantes refleja que WeChat es efectivamente el único medio de comunicación para muchos en la comunidad”, consideró la jueza Beeler en su opinión. “No solo porque China prohíbe otras aplicaciones, sino también porque los hablantes de chino con dominio limitado del inglés no tienen más opciones que WeChat”.

Según un reporte de CNN, la orden también está bajo escrutinio de la Primera Enmienda, ya que la prohibición del mandatario no proporciona suficiente evidencia de que está estrechamente diseñada para resolver las preocupaciones de seguridad nacional.

La jueza incluso se alineó a los demandantes, quienes consideran que si hay preocupaciones de seguridad nacional, el Gobierno de EE.UU. debería prohibir descargar la aplicación en dispositivos gubernamentales.

“Existen alternativas obvias a una prohibición total, como prohibir WeChat en los dispositivos gubernamentales, como ha hecho Australia, o tomar otras medidas para abordar la seguridad de los datos”, expone la magistrada.

El Departamento de Comercio había emitido restricciones contra TikTok y WeChat que debían entrar en vigencia este domingo por la noche.

La jueza Beeler también bloquea el esfuerzo de la Administración Trump para restringir que las empresas de infraestructura de internet transporten o alojen el tráfico de WeChat.