Tribunal concede U$ 125 millones una mujer con síndrome de Down tras ser despedida por Walmart

0

Una exempleada de Walmart con síndrome de Down, que fue despedida tras plantear sus dudas sobre los turnos de trabajo, ha sido indemnizada con 125 millones de dólares (90.7 millones de euros) tras una demanda.

Marlo Spaeth trabajó en una tienda de Walmart en Manitowoc, Wisconsin, desde 1999 hasta que fue despedida en 2015. Spaeth fue descrita por sus gerentes como una “trabajadora muy dura”.

A finales de 2014, la tienda introdujo un sistema de programación informatizado que analizaba el tráfico de clientes para asegurarse de que había suficientes empleados trabajando cuando la tienda estaba más ocupada.

Según The New York Times, el turno de Spaeth, que era de mediodía a las 16:00 horas, pasó a ser de 13:00 a 17:30 horas.

El cambio brusco preocupó a Spaeth. Al parecer, su familia informó a Walmart tras el cambio de turno de 2014: “Tiene miedo de perder el autobús. Tiene miedo de perder la cena. Es un disgusto para ella”.

Los jefes de Walmart se negaron a cambiar su horario de trabajo a petición de su familia. Spaeth recibió entonces dos advertencias por absentismo y por impuntualidad. Ocho meses después, el supermercado rescindió su contrato y se negó a volver a contratarla.

En una sentencia dictada el jueves, un jurado del tribunal federal del este de Wisconsin declaró que Walmart había violado la Ley de Estadounidenses con Discapacidades, que prohíbe la discriminación de cualquier persona con una discapacidad.

“El jurado reconoció, y al parecer se sintió bastante ofendido, que Spaeth perdió su trabajo por la inflexibilidad innecesaria -e ilegal- de Walmart”, dijo Gregory Gochanour, abogado de la Comisión para la Igualdad de Oportunidades en el Empleo (EEOC), que había demandado a Walmart en nombre de Spaeth.

“Los empleadores, por muy grandes que sean, tienen la obligación, según la ley, de evaluar las circunstancias individuales de los empleados con discapacidades a la hora de considerar las solicitudes de adaptaciones razonables”, indicó Julianne Bowman, directora del distrito de Chicago de la EEOC, en un comunicado.

“La petición de Spaeth era sencilla y su denegación alteró profundamente su vida”.

Se le concedió una indemnización de 125 millones de dólares, que Walmart argumentó que se reduciría a 300 mil dólares debido a una ley federal que limita los daños compensatorios y punitivos a esa cifra. También calificó de “irrazonables” las exigencias de la demanda de la EEOC.

“No toleramos ningún tipo de discriminación, y acomodamos rutinariamente a miles de asociados cada año”, precisó el supermercado, en declaraciones recogidas por The Times.

“A menudo ajustamos los horarios de los asociados para satisfacer las expectativas de nuestros clientes y, aunque el horario de Spaeth fue ajustado, se mantuvo dentro de los horarios que ella indicó que estaba disponible”.

Choose your Reaction!
Leave a Comment